Páginas

lunes, 18 de abril de 2011

Astronomía para principiantes

Siempre me ha gustado mucho la astronomía. Cuando hay una noche despejada y no estoy en una ciudad llena de luces, me encanta quedarme mirando al cielo. Me resulta muy entretenido mirar estrellas, planetas, la Estación Espacial Internacional (que muchas noches es visible a simple vista como un punto muy brillante en el cielo) o la luna.

Para entretenerse mirando la noche no hace falta gran cosa: sólo levantar la vista y observar. Pero a veces uno quiere algo más, quiere ver más detalles o mirar con sus propios ojos algunas nebulosas, estrellas y planetas que no se pueden ver a simple vista. En estos casos hace falta un telescopio. Para los principiantes (como yo) se puede reducir la búsqueda de telescopios a dos tipos: refractor (o galileano) y reflector (o Newton). El telescopio refractor se basa en un sistema de lentes que amplifica la luz y permite ver mejor los objetos celestes. Se caracteriza por su aspecto largo y estrecho, la idea que todos tenemos de cómo debe ser un telescopio. El telescopio reflector por su parte funciona mediante un sistema de espejos y lentes, y permite ver mejor los objetos celestes pero también permite campos visuales mayores, por lo que algunos astrónomos prefieren este sistema para ver grandes nebulosas o grupos de estrellas. Se caracteriza por tener un tubo grueso y generalmente no tan largo como en los refractores. En este enlace hay un sencillo e interesante artículo sobre telescopios de iniciación, y en este otro enlace se pueden aprender las pautas básicas para empezar a aficionarse a esta bella ciencia.

Dicho todo esto sólo me queda dejar un video del cielo nocturno de Tenerife, para crear afición:

The Mountain

1 comentario:

  1. Me podríais recomendar un telescópio para iniciados? Me han dicho que los telescópios celestrom son una buena opción! Qué os parece?

    ResponderEliminar