Páginas

viernes, 15 de abril de 2011

De pulpos inteligentes y humanos no tanto

Es un hecho constatado que los pulpos son animales marinos muy listos. En muchas ocasiones se ha probado que son capaces de resolver laberintos relativamente complicados, abrir recipientes y hacer cosas por el estilo. A raiz de esta habilidad de los pulpos para acceder a recipientes cerrados que contienen comida, a algún tipo listo con visión empresarial se le ocurrió durante el pasado mundial de fútbol de Sudáfrica poner dos recipientes con comida delante de un pulpo al que llamó Paul y dejar que escogiese el que prefiriese. La gracia está en que en cada uno de los recipientes había un dibujo con la bandera o el escudo de cada uno de los equipos que se enfrentarían en el próximo partido. Así daban a entender que el recipiente que eligiese el pulpo Paul sería el del equipo ganador del ecuentro.

Todo esto no pasaría de una ocurrencia de alguien que se aburre en su trabajo si no fuera por que la prensa, en su gran labor de información y servicio público, no dejó de darle bombo al pulpo en cuestión. Duarante el mundial no podías ver la sección de deportes de un telediario sin que apareciese el dichoso pulpo y los chistecillos de rigor.

Pues bien, hoy estaba viendo la sección de deportes de un telediario y veo que ya están otra vez dando la lata con un pulpo (que ya no es el viejo Paul, puesto que aquél murió hace meses). Un montón de cámaras de televisión y fotógrafos de prensa retrataban sin parar a los nuevos pulpos "adivinos" para pronosticar el resultado del proximo partido entre el Real Madrid y el F.C. Barcelona. Y yo digo, ¿soy el único que se ha cansado de la bromita?. Dejen en paz a los pulpos y hablen de noticias de verdad, o por lo menos invéntense otra chorrada distinta, señores de la prensa.

1 comentario:

  1. Interesantísima reflexión. Siempre he pensado que este tipo de tonterías absurdas sólo sirven para distraer al pueblo de los problemas de verdad. El problema no es que esto exista. El verdadero problema es que esto le guste a la gente. Mientras sigamos esclavizados con este tipo de majaderías seguiremos yendo a remolque. Aunque a eso ya estamos acostumbrados.
    Repito, interesante reflexión.

    ResponderEliminar