Páginas

domingo, 11 de septiembre de 2011

Sólido, líquido, gaseoso... plasma

Seguro que recuerdas una de las lecciones más básicas de física del colegio: los 3 estados de la materia (que son sólido, líquido y gaseoso). El agua es uno de los compuestos que podemos encontrar con más facilidad en los tres estados: el agua sólida es hielo, el agua líquida es agua líquida (ya sabes, la que sale por el grifo), y el agua gaseosa es vapor de agua.

Pero el universo es mucho más variado que esto, y hoy en día sabemos que la realidad es que la materia puede presentar muchos más estados. No profundizaré sobre todos los estados posibles de la materia porque son muchos (alrededor de quince, si no estoy muy despistado) y no soy ningún experto. Pero si que voy a hablar del conocido como cuarto estado de la materia: el plasma.

El plasma es uno de los estados más frecuentes de la materia en el universo. La meteria que compone el sol, la materia que hace que una bombilla de bajo consumo se ilumine, la materia que sale despedida cuando un meteorito o un trasbordador espacial choca con la atmósfera de la Tierra son ejemplos de materia en estado de plasma.

Cuando la materia se encuentra en este estado, su aspecto es parecido al del estado gaseoso, pero la diferencia es que los átomos que la componen se mueven libremente, otorgando ciertas propiedades especiales a la materia. Cuanto más alta es la temperatura, con más velocidad se mueven los átomos, de tal manera que al chocar desprenden electrones. El resultado es que la materia en este estado es una excelente conductora de la electricidad y resulta fácilmente manipulable mediante campos magnéticos. De esta manera se puede aprovechar para hacer funcionar bombillas muy eficientes, televisiones de plasma, etc.

(Las imágenes son de internet. Para más información sobre el plasma, puedes consultar en Wikipedia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario