Páginas

domingo, 13 de noviembre de 2011

El precio de la extinción

La semana pasada comenzó la costera de la angula, es decir, la temporada de pesca de este valorado pez. Como ocurre cada año, en esta ocasión se han pescado sólo unos gramos (entorno a 2 kg. en total) porque no quedan más en los rios. Los pescadores aparecen en televisión con una mezcla de orgullo por sus capturas y queja dirigida a no se sabe muy bien quién por la escasez de estos pececitos. También suele aparecer en televisión el orgulloso comprador de tan preciado manjar, que suele ser el dueño de algún restaurante y que este año ha pagado más de 800 € por cada kilo.

Las angulas son los alevines (las crías recién nacidas) de las anguilas. Por tanto, cada vez que se pescan, se reducen la probabilidades de supervivencia de esta especie de pez de río. Parece que hoy en día todos estamos bastante concienciados con aquello de "pezqueñines no, gracias", todos sabemos que no debemos consumir crías de pez que no hayan tenido la oportunidad de desobar al menos una vez, porque si lo hacemos estaremos situando a esa especie en peligro de extinción. Pero curiosamente esta reflexión no suele surgir cuando hablamos de angulas.

Hasta hace pocos años, los ríos de las regiones del Cantábrico (y supongo que también del resto de España) estaban rebosantes de vida, y especialmente de anguilas, que son peces muy resistentes y llenos de vitalidad. Pero hoy día es dificil encontrar alguna cuando nos asomamos al cauce de un río. Los pescadores culpan de esta escasez a la contaminación, a los cormoranes y a otras causas, y yo no digo que no tengan parte de razón, pero desde luego la pesca masiva de alevines está exterminando a la especie. Este año han pescado 2 kg. de angulas. El año que viene probablemente pesquen sólo 1 kg. Y algún día no quedará nada que pescar. No sé a qué esperan para prohibir la pesca de angulas (por lo menos durante unos años, hasta que la especie se recupere un poco).

Por favor, recuerda que cuando comes alevines pones en peligro de extinción a toda una especie. Aunque te puedas permitir comer un plato de angulas, no lo hagas. Hay muchos platos exquisitos en la alta cocina que no requieren el exterminio de toda una variedad de seres vivos.

12 comentarios:

  1. No quiero ofender a nadie, pero realmente el ser humano a veces me parece idiota.
    ¿ Es necesario pagar esa barbaridad de dinero por un alimento?
    Lo que no sabia era que ademas estaban en peligro de extinción, entonces ya me parece vergonzoso, que unos por forrares y otros por lucir su poder económico estén a punto de acabar con una especie.
    Gracias por la información.

    ResponderEliminar
  2. :S yo nunca he comido eso, pero me parece muy triste que a estas alturas nadie haya hecho nada, pobre animalito, deberiamos ir con la naturaleza y no a su contra
    xx

    ResponderEliminar
  3. Me siento afortunada, no me gustan las angulas. Y me parece ridículo que incluso se hayan hecho clases de sus sucedáneos y la gula sea mejor que la nosecuanto y sus precios también se disparen en navidades. ¿Estamos locos?
    Un abrazo, un placer haberte encontrado.

    ResponderEliminar
  4. Ya ves...No regodeamos en nuestra propia ignorancia...

    Y lo peor de todo es que le echamos la culpa a los demás

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Celia, pues sí, no se comprende. Hay gente que necesita lucirse y le importa muy poco que sea a costa de toda una especie. Gracias a ti por tu atención.

    Twiggy, estoy de acuerdo. Es necesario que se proteja a estos peces. Si no se van a acabar y ya nadie podrá disfrutarlos, ni en la naturaleza ni en la cocina.

    Mientrasleo, de hecho los expertos dicen que esos sucedáneos como las Gulas tienen un sabor parecido al de las angulas, y además son sanos. A mi me gustan estos inventos, que además son baratos y no contribuyen a dañar los ríos.

    Manuel, pues sí, hay cierta tendencia a echar la culpa a los demás. Creo que lo más productivo es intentar hacer lo que podamos nosotros, que en este caso es no comprar ni consumir angulas (y, si se presenta la ocasión, intentar concienciar a los demás).

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Pues a mí no me gustan, debe ser porque me caló hondo el pezqueñines no, gracias, jeje! Esperemos que hagan algo antes de que sea demasiado tarde para estos animales...

    ResponderEliminar
  8. Es muy triste esa situación, y más triste aún el saber que es una más de las especies que están en peligro de extinción por nuestra culpa, somos a veces tan tontos que pensamos que los recursos son inagotables, que nos la pasamos explotándolos, pero no nos preocupamos por reponer lo que tomamos de la naturaleza, en México uno de los peces en peligro de extinción es el pejelagarto y al igual que en España, los pescadores se ponen orgullosos de haber pescado un ejemplar, y se conforman con pensar que al menos esa vez pudieron conseguir uno de ellos.

    En fin, dejar de participar en esos actos no soluciona el problema, pero al menos no nos hace cómplices de actos que perjudican el entorno de todos.

    ResponderEliminar
  9. Histerica, sí, pero sólo los que no coman plantas en peligro de extinción ;D

    Azahara, pues sí, a ver si se toma la decisión de vedar la pesca de angulas antes de que se acaben del todo.

    Alezhi, estoy de acuerdo. Por otra parte, dejar de participar en estos actos (consumo de alevines y especies amenazadas) sí que creo que contribuye a solucionar en parte el problema (porque estaremos protegiendo a estas especies) (y además no seremos cómplices de su extinción, como dices).

    ResponderEliminar
  10. Tarambana, no te lo creerás pero no sabía que la angula era el pezqueñín de la anguila. Me he quedado flipada. Por qué dejan pescarlos? Yo nunca lo he probado (y desde luego que no pienso hacerlo), pero la gula de toda la vida está bien rica, no hace falta más.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Lili, pues sí, las angulas son los alevines de las anguilas. Me alegra que hayas decidido no comer angulas. A mi también me gustan las "gulas": están muy ricas y son sanas, así que muy bien.

    ResponderEliminar