Páginas

domingo, 4 de diciembre de 2011

El curioso caso de Phineas Gage

Seguramente a los que hayan estudiado algo relacionado con anatomía o función cerebral les suene mucho el nombre de Phineas Gage, porque el caso de este trabajador del ferrocarril norteamericano del siglo XIX sirve todavía hoy como ejemplo para el estudio de las lesiones cerebrales adquiridas en escuelas y facultades de todo el mundo.

Phineas Gage tenía un trabajo peligroso en una época en que la prevención de riesgos laborales todavía no había avanzado mucho. Se dedicaba a empujar dinamita con una barra de metal hacia el interior de agujeros hechos en la roca, con el objetivo de realizar posteriores voladuras que permitieran construir vías de tren. En una ocasión, mientras realizaba su trabajo, una de las cargas explosivas estalló antes de tiempo, empujando su herramienta de trabajo (la barra de metal) hacia arriba, con tan mala suerte que entró desde abajo por una mejilla y atravesó su cabeza hasta salir por el cráneo. Sólo con explicar el accidente a uno se le ponen los pelos de punta, y es que no es para menos.


Pero, después de tan desagradable experiencia, y a pesar de que una barra de metal le atravesó parte del cerebro, Phineas Gage sobrevivió (y para muestra, pongo una fotografía suya sosteniendo la barra que le hizo famoso).

Lo interesante del caso es que Mr. Gage se recuperó de su lesión. A pesar de haber sufrido tan aparatoso accidente, su herida cicatrizó, recuperó la consciencia, volvió a caminar, a hablar... a hacer, en definitiva, una vida normal. Bueno, normal del todo no.

Y es que Phineas Gage comenzó a sufrir ciertos efectos secundarios después de su accidente. El que otrora fuera un hombre educado y prudente, se convirtió en poco tiempo en una persona irascible, impaciente, voluble y desinhibida. A pesar de que su recuperación "física" fue total, su personalidad había cambiado por completo.


Años después, cuando las neurociencias fueron avanzando más (en parte gracias al estudio del caso de Phineas Gage) se descubrió que la barra de metal había dañado la corteza cerebral del lóbulo frontal del paciente. Esta zona del cerebro, como sabemos hoy, se ocupa, entre otras cosas, del razonamiento, la planificación del futuro, el pensamiento abstracto (en gran medida) y la personalidad. Phineas Gage no había sufrido daños en el habla, la memoria, los sentidos o la inteligencia general, pero había perdido aquello que le convertía en él mismo.

Pero, gracias a su legado, hoy sabemos más sobre el cerebro y podemos solucionar más problemas y mejorar la calidad de vida de muchas personas.

18 comentarios:

  1. En un principio iba a poner una imagen con la reconstrucción virtual de la lesión (que tampoco es que fuese demasiado fea, porque es un dibujo bastante esquemático), pero he decidido no ponerla por si a alguién le resultara desagradable. No obstante, si queréis haceros una idea más gráfica de la localización de la lesión cerebral de Phineas Gage, podéis buscrlo en Wikipedia, que tiene algún dibujo bastante preciso.

    ResponderEliminar
  2. Ha sido un caso interesante, este de Mr Gage, porque desde ahí se formuló el desarrollo de una técnica que ya esta en desuso La lobectomia frontal, para justamente tratar las alteraciones de conducta.

    Me recordó la película Frances de unos años ya, sobre la vida de esta actriz a la que le hiceron esta operación.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. que interesante! siempre me ha sorprendido que parte de la personalidad de alguien este de una manera tan física localizada en un punto exacto del cerebro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Manuel, es verdad, vaya cosas que se les hizo a los enfermos mentales a lo largo de la historia, pobre gente. No recuerdo ahora quién era, pero había un médico que hacía tantas lobectomias al mes que ideó un método para hacerlas más rápido, que consistía en acceder al lóbulo frontal mediante una incisión en el interior de la boca del paciente, y luego hacía un destrozo tremendo en el cerebro. En fin, afortunadamente se avanzó mucho en estas ciencias.

    Celia, realmente el cerebro está lleno de conexiones, pero es verdad que cada parte tiene su "especialidad". Me alegra que la entrada te haya resultado interesante!

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante el articulo, me sorprende que el pobre hombre alla sobrevivido, lastima que ssu personalidad se vio afectada.

    Estudias medicina o piscologia??? por curiosidad.

    SALUDOS.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bueno encontrar al viejo Phineas por aquí!.
    En cuanto a lo que comentáis, creo que el médico que se especializó en lobotomias fue Walter Freeman. Si no recuerdo mal, creo que este señor accedía al lóbulo frontal por el ojo. Cosas de la vida...

    ResponderEliminar
  7. WarrioR, me alegra que te haya interesado. La verdad es que haber sobrevivido a un accidente así en aquella época fue todo un logro. Estudio un poco de psicología, sí. Saludos.

    Isra(el), jeje, si, el viejo Phineas ataca de nuevo. Es verdad, el médico era Freeman y hacía las lobotomías desde el interior del ojo (no de la boca, como puse antes, qué despiste), gracias por aclararlo.

    ResponderEliminar
  8. Orale, no había escuchado nada de esto hasta ahora y créeme que estoy con la boca abierta, uno a veces anda por ahí sin saber tanta cosa que en un momento para uno puede ser inexplicable cuando para la ciencia ya hay una razón de su existencia.

    Sin duda que sorprende la manera en como por un caso a estudiar se descubre toda una teoría.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Hola,para nada conocía esta historia, y sabes, me pareció muy interesante. Un conocido hace algun tiempo sufrió un accidente en motocicleta, lo atropelló un auto y tuvo una fuerte lesión en su cabeza, y desde entonces también se vio un cambio en su comportamiento, quizá en menor medida le sucedió una lesión en esa parte del cerebro lo cual alteró un poco su personalidad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Socias, estoy de acuerdo, es un caso curioso. Gracias por vuestra visita!

    Alezhi, el cerebro es bastante complejo, y las lesiones pueden tener consecuencias diversas. De todas maneras, con la rehabilitación adecuada, muchas veces se logran mejoras sorprendentes. Me alegra que la entrada te haya parecido interesante!

    ResponderEliminar
  11. Lunatika, cuanto tiempo! Me alegra leerte de nuevo. Estoy de acuerdo, un caso curioso.

    ResponderEliminar
  12. Vaya... munuda historia quiero otra, quiero otra.... más!!!!!

    Un besazo Tarambana MUAKKKKKK

    ResponderEliminar
  13. Estela, estoy de acuerdo, es una historia sorprendente. Procuraré poner más en el futuro, aunque espero que no incluyan accidentes como el del pobre Phineas Gage. :)

    ResponderEliminar
  14. ES muy interesante, no lo sabia...el accidente es un poco desagradable :S pero oye, no te acostaras sin saber una cosa más jaja
    besos

    ResponderEliminar
  15. Twiggy, me alegro de haber contribuido a enseñarte la lección del día :D Gracias por la visita!

    ResponderEliminar
  16. Joer, la parte del cerebro donde está nuestra personalidad? Hasta la personalidad depende del cerebro? A mi me daba la sensación de que es más cosa del ambiente en el que vives, de cómo te educan, no? ¡qué cosas aprende una, oye! ;P

    ResponderEliminar
  17. Speedygirl, a ver, claro que la personalidad depende del ambiente. Pero el cerebro debe procesar e integrar esas cosas que va aprendiendo del ambiente en alguna parte. Así, por ejemplo, está comprobado que lesiones en las áreas de Brodmann 44 y 45 provocan Afasia de Broca, que impide hablar al paciente. Obviamente nadie duda que aprendemos a hablar gracias a la interacción con el ambiente (alguien de fuera nos enseña a hablar, no nacemos hablando español), pero hay una parte del cerebro que debe ocuparse de aprender esas cosas y ponerlas en práctica, y cuando esta área falla, nos encontramos con problemas en esa habilidad. Es algo puramente físico.
    Por poner otro ejemplo, todos sabemos que un ciclista aprendió a montar en bici porque alguien le enseñó. Nadie diría que la habilidad para andar en bici reside en nuestro interior y está ubicada en las piernas. Sin embargo, si ese ciclista pierde las piernas en un accidente, no podrá andar en bici, por mucho que el ambiente sea el encargado de enseñar a andar en bici.
    A Phineas Gage le pasó un poco esto: efectivamente el ambiente le hizo desarrollar una personalidad, pero perdió la parte del cuerpo que le permitía poner en práctica esa personalidad, la parte del cuerpo donde estaba almacenada o donde se desarrollaba esa personalidad que él aprendió.
    Por tu comentario deduzco que estás al dia de estas cosas, ¿estudias algo relacionado con el tema?

    ResponderEliminar