Páginas

domingo, 11 de diciembre de 2011

Los mejores peores sitios para pararse

En la vida a veces es bueno pararse un momento para reflexionar, para hablar con unos amigos o simplemente para atarse los cordones de los zapatos. Mucha gente tiene muy claro que esto es así. Lo que ya no tienen tan claro es que no todos los sitios son igual de buenos para tomarnos estos momentos de calma y contemplación. Ahí va un ranking con los 3 sitios en los que no te deberías parar:

1. Final de una escalera mecánica. Este parece uno de los sitios preferidos de algunas personas para comentar cosas con sus acompañantes (y generalmente comentar cosas que requieren tal grado de concentración, que no les queda ni una gota de energía intelectual para seguir caminando a la vez). El modus operandi de estos individuos consiste en ir tranquila y normalmente en su peldaño de la escalera mecánica, y al llegar al extremo dar un saltito para salir de la parte móvil de la máquina y quedarse quietos en los primeros diez centímetros de tierra firme que hay justo después. El problema de detenerse a conversar o a contemplar el paisaje en estos momentos tan delicados es que la escalera mecánica sigue en funcionamiento y, por tanto, sigue escupiendo gente a su extremo, haciendo así que se forme lo que en lenguaje técnico se conoce como "amontonamiento" o "pifostio".

2. Puerta de un edificio. Parece ser que las salidas de los edificios, sobre todo si son edificios públicos, son lugares especialmente acogedores para algunos humanos. La zona que queda justo debajo del marco de una puerta otorga una seguridad en caso de terremoto que los individuos más miedosos son incapaces de abandonar. Es por ello que se da con frecuencia la situación de intentar salir o entrar de un edificio (facultad, administración pública, etc.) y haya que meter tripa y embadurnarse con 3 en 1 todo el cuerpo para lograr atravesar el umbral que se encuentra poblado por esta gente cuya afición es detenerse allí donde menos conviene.

3. Estrechamiento de acera. En ocasiones las aceras tienen tramos más estrechos en ciertas ubicaciones concretas de las calles. Estos estrechamientos se pueden deber a la existencia de una zona en obras, la presencia de un charco, u otras causas. Lo que ocurre en estas zonas estrechas de tránsito es que las fuerzas cósmicas tienden a confluir y hacen que las probabilidades de encontrarse a un conocido justo en el momento de pasar por ahí se multipliquen. Es por ello que muchas veces, justo cuando nos disponemos a pasar, una o varias personas se detienen y obstruyen el paso, obligando a los demás peatones a invadir la calzada o, en el caso de peatones de la tercera edad o público un poco vinagre en general, a decir un improperio que contribuya a despejar la zona.

Gracias por vuestra atención, queridos visitantes. En próximas entregas hablaré de "Por qué los profesores y catedráticos de universidad son incapaces de activar el proyector para poner un power point". Hasta entonces, que paséis un buen domingo, y disculpad la entrada chorras.

6 comentarios:

  1. La cúspide de estas situaciones se da en la puerta de los colegios. Además ahí lo peor no es la concentración de personal que se monta cada vez que los niños salen, sino que tienes que seguir sufriéndolo por las aceras colindantes debido a que los niños y las madres van bloqueando el camino a paso de tortuga. Esquivar a gente que se para en medio jode, pero adelantar a gente en movimento...
    Me gustó la entrada :)

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajaja, estos estudios sociológicos son muy necesarios para la vida cotidiana. Y ese de por qué profesores de universidad son incapaces de activar el proyector me corroe aún hoy por dentro de la curiosidad :D

    ResponderEliminar
  3. El punto dos lo certifico...

    Muchas veces en el centro de salud donde trabajo, hay que decirle a los pacientes que deben dejar paso.
    No sabes cuanto le gusta quedarse en la rampa para las sillas de ruedas...

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. me encantan estos estudios sociológicos

    ResponderEliminar
  5. jajaja, muy bueno, los "pifostios" (qué palaabreja más chula y que poco se utiliza, eh?)al final de las escaleras mecánicas están a la orden del día. Y los estrechamientos de acera son más multitudinarios cuando además hay carritos de bebé de por medio. ;P

    Speedy

    ResponderEliminar
  6. Doctora, es verdad, esas aglomeraciones a la salida de los colegios son un caos, hay que ser muy hábil para adelantarlos. Me la apunto, jeje. Me alegra que te haya gustado la entrada. Que tengas buena semana!

    Exter, claro que si, un estudio muy útil en el dia a dia XD Sí, tendré que investigar qué les pasa a los profes universitarios con los proyectores, jejeje. Feliz semana, Exter!

    Manuel, es que la entrada a un centro de salud es un sitio muy acogedor, hay gente que no se puede resistir a pasar alli la mañana... :D
    Buena semana!

    Celia, gracias, ya ves que lo he hecho con mucho rigor científico... ;D
    Que tengas buena semana!

    Speedy, hay que utilizar las palabras "tecnicas", claro que sí ;D Veo que lo de las escaleras mecánicas no me ha pasado solo a mi.
    Buena semana!

    ResponderEliminar