Páginas

domingo, 19 de febrero de 2012

El viejo prestamista

Leyendo un libro de texto de instituto, me he encontrado con una pequeña historia para poner a funcionar nuestra creatividad. Es la siguiente:

Un viejo prestamista prometió cancelar la deuda a un comerciante y no enviarlo a la carcel si éste último le daba en matrimonio a su hija. Horrorizados y desesperados ante semejante propuesta, el comerciante y su hija dejaron que la Providencia decidiera. El prestamista dijo que pondría una piedra blanca y una negra en una bolsa y que la joven extraería una. Si elegía la blanca, la deuda se cancelaría y la joven sería libre. Si sacaba la negra, la joven tendría que casarse con el usurero aunque la deuda se cancelaría. Si la muchacha se negaba a extraer una piedra, su padre iría a la cárcel. De un montón de piedras, el prestamista recogió dos y rápidamente las metió en la bolsa; pero la joven le vio levantar dos de color negro. ¿Qué harías si estuvieras en lugar de ella?.

13 comentarios:

  1. Antes de escoger una de las dos piedras le pido mirar dentro de la bolsa para comprobar que hay dos una blanca y otra negra.... y si hay dos negras se lo digo... todo el mundo puede equivocarse jijiji ^.^

    ResponderEliminar
  2. Hace tiempo leí un relato similar pero en vez de dos piedras el protagonista tenía que escoger entre dos papeles, en uno supuestamente ponía inocente y en otro culpable.
    Como el hombre sabía que el juez (que era un cabrón) había puesto "culpable" en los dos papeles lo que hizo fue coger un papel y sin abrirlo se lo tragó, de modo que como en el papel que quedó también ponía "culpable" se sobreentendió que el que se había tragado era el "inocente" y quedó libre.
    Aquí la solución sería la misma, coger una de las piedras (que supongo que no eran muy grandes) y tragársela sin que nadie la viera ;P

    ResponderEliminar
  3. Jooooooder Doctora, no me ha dado tiempo a poner yo también la solución que la sabía... Jajajajaja, qué va, estas cosillas se me dan fatal, el ingenio no me da para mucho. Supongo que habría cogido otra piedra para tirársela a la cabeza o algo así :D
    Besitos Tarambana, y feliz domingo de actualizaciones ;)

    ResponderEliminar
  4. Veo que hay gente con muchos recursos por aqui. Seguro que ninguna de vosotras se casaría a la fuerza con un viejo prestamista maloso... :D

    Tenemos la solución diplomática, la solución creativa (aunque no sé yo qué digestión le espera a la chica con una piedra entre pecho y espalda...) y la solución "a lo Chuck Norris" :D

    Yo no conocía la respuesta, pero se me había ocurrido alguna (menos ingeniosa, eso está claro) como 1) cambiar la apuesta en el último momento (inventarme que prefiero salvarme si saco la negra) o 2) hacer trampa y llevar una piedra blanca en la mano (a ver cómo demuestra él que he hecho trampa). 3) También está la idea de pedir que todo se haga con una bolsa transparente y mis ojos vendados (si hay testigos). 4) Por último, está la siempre socorrida idea de dejar al usurero el honor de sacar él una piedra, eso si, teniendo en cuenta que la piedra negra perjudica a quien la saca, así que si saca una negra se va con las manos vacias.

    ResponderEliminar
  5. Míralo que apañado, qué montón de respuestas... Bueno, de esta tarde de domingo sacamos una enseñanza: no hay que pedir nunca dinero prestado... y tener hijos tampoco... y, creo que ya está :D

    ResponderEliminar
  6. Llegué tarde, pero me gusta la primera respuesta ;D

    La de llevar una piedra blanca, también me gusta...ahora tragrásela, como que complicado ;D

    ResponderEliminar
  7. jajaja, tu solución era hacer trampa, Tarambana? así, así, dando ejemplo! XDDDDDDD

    ResponderEliminar
  8. Me han encantado las opciones de solución que ustedes se han dado, Estelita usando la diplomacia y doctora usando el ingenio, pero esa solución que tú mismo das sobre pedirle a él que sacara primero la piedra para que la que quedara en el costal decidiera la suerte de la chica, muy interesante relato.

    Saludos y que inicies muy bien la semana :)

    ResponderEliminar
  9. Exter, me parece que te quedaste un poco traumatizada después de aquella reunión de amigos con hijos plastas :D
    De todas maneras, me alegra que el relato haya resultado educativo. ;D

    Manuel, yo ya no salgo de casa sin una piedra blanca en el bolsillo :D

    Speedy, no es hacer trampa, es hacer justicia XD

    Alezhi, tenemos soluciones para todos los gustos. Buena semana para ti también!

    ResponderEliminar
  10. Yo hubiera optado por la solución a lo Chuck Norris :P

    ResponderEliminar
  11. Lunatika, si consigues deshacerte del prestamista, todo vale! :D

    ResponderEliminar
  12. Caray lo que me perdi, que interesante.

    Veo que ante estas cosas , yo que me creo una mujer de recursos me quedo bloqueada...

    Que de ideas por dios , estais hechos unos linces!

    ResponderEliminar
  13. Celia, seguro que se te habría ocurrido algo, pero es que ya habían salido muchas ideas! (este blog lo visita gente muy creativa, eso es así) ;)

    ResponderEliminar