Páginas

domingo, 25 de marzo de 2012

El hombre indestructible (I)

Roberts cayó al suelo dejando varios cables al aire y derramando gran cantidad de líquido de transmisión. El cañón de la pistola de Ray todavía humeaba.
- ¿Como diablos sabías que no era humano? -preguntó Sara, que permanecía a su lado con su arma también entre las manos.
- No lo sabía. Pero si le hubiera dejado, habría activado el sistema de seguridad y ahora estaríamos fritos -respondió Ray mirando el cadáver artificial que yacía frente a él.- Hay que largarse de aquí.
- No voy a ninguna parte: yo soy de la policía, así que me quedo a aclarar todo esto. Y tú también.
- Mira "agente", o esa placa tuya te hace inmune a las balas o más vale que vengas conmigo perdiendo el culo, porque dentro de cinco minutos los hombres de Roberts van a llegar y se van a cargar a todo ser vivo que quede en esta habitación. No se dedican a hablar, sino a hacer limpieza ¿me he expresado con claridad? -sentenció Ray con más impaciencia de la que nunca había mostrado abiertamente.

Los dos salieron corriendo del despacho de Roberts en dirección al pasillo principal. Ray disparó al botón de llamada del ascensor y abrió las puertas, momentáneamente desbloqueadas, con sus manos. Después invitó a Sara a pasar con un movimiento de cabeza.
- ¿Estás loco? ¿Pretendes que me tire por el hueco del ascensor? –preguntó Sara con incredulidad.
- Tienes dos opciones: o te tiras por el hueco del ascensor o esperas aquí a los hombres de Roberts. Si eliges la primera opción es posible que te mates, si eliges la segunda, casi seguro que te matarán. –los pasos veloces de toda la legión de guardias de seguridad de Roberts se empezaban a oir cada vez más cerca- Ya están llegando, así que decídete de una vez.
Sara se lanzó al hueco, y se agarró a los cables del ascensor para evitar caer más de veinte pisos. Ray le siguió. Ambos comenzaron a trepar hacia arriba. Aunque normalmente intentar huir de un edificio subiendo suele ser la mejor manera de llegar a una zona sin salida, en aquel caso la subida parecía la mejor opción, puesto que bajar veinte pisos a pulso por un cable no era una alternativa demasiado segura. Cuando llegaron a lo más alto, se salieron del hueco y alcanzaron una puerta de mantenimiento que comunicaba con la azotea del rascacielos. La atravesaron y la dejaron cerrada a sus espaldas.

_______________
Ray despertó sobre una cama, en el interior de una habitación blanca. Miró a su alrededor: ni ventanas ni respiraderos, sólo la puerta de salida, cerrada con llave. No llevaba esposas ni ligaduras de ningún tipo, sin embargo la cabeza todavía le retumbaba, probablemente por los efectos de algún sedante que le hubieran administrado. De repente la puerta se abrió y una figura familiar entró en la habitación.
-Buenos días, Ray. ¿Sorprendido de verme? –preguntó Roberts, que vestía un traje oscuro con una corbata marrón, y que tenía un aspecto sorprendentemente saludable para alguien que había sido tiroteado y dado por muerto (o desactivado).
-La verdad es que no. Ya sabes lo que dicen: “mala hierba nunca muere”. –respondió Ray, a quien todavía le costaba hablar debido al dolor de cabeza.
-Me alegra que todavía tengas respuestas ingeniosas en mente, eso es síntoma de lucidez. Y no quisiera que te falte ni una pizca de lucidez para disfrutar de lo que os tenemos preparado a ti y a esa entrometida amiguita tuya...

11 comentarios:

  1. Por supuesto que yo misma decido tirarme por el hueco del ascensor con mi capa mágica jejeje :p

    ResponderEliminar
  2. Pues yo subir a pulso por un cable como que no puedo... Así que me matarían los hombres de Roberts... Jeje!

    ResponderEliminar
  3. Estela, tú habrías podido con los hombres de Roberts sin problemas ;D

    Doctora, uf, yo todavía estoy palpitando :D

    Azahara, tú habrías encontrado una salida mejor, pero es que estos personajes son un poco burros. :D

    Agradezco vuestros comentarios, pero releyéndolo veo que ha quedado un poco mierder porque lo he resumido mucho (y porque la literatura de ficción no se me da muy bien). De todos modos, si me animo a continuarlo, va a mejorar (Sara tiene algunos ases en la manga, no es la secundaria que parece).

    ResponderEliminar
  4. A mi me ha gustado mucho el relato. Habrá continuación??

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Si esa Sara es como la Connor nos podemos esperar lo mejor! jajajaj

    1besico!

    ResponderEliminar
  6. Manuel, gracias. Tenía en mente dos partes más: una en la que cuento lo que pasó antes de este relato, y otra que cuenta el final de la historia. Ya veremos si finalmente las publico...

    Fiona, no lo había pensado (y eso que tiene puntos en comun, con el malo artificial y todo) :D Gracias por tu visita!

    ResponderEliminar
  7. Yuju! no me esperaba un relato!!!! me ha gustado mucho, no te ha quedado nada mierder :P Si crees que está muy condensado puedes probar a hacer las dos partes que dices un poco más extensas, creo que el público de por aquí no tendrá problemas en leer un poquito más :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Exter, gracias! Siempre es agradable leer comentarios tan amables como el tuyo. Ya veremos qué hago con la continuación cuando tenga tiempo, intentaré que quede aceptable como mínimo. Buena semana!

    ResponderEliminar
  9. jajaja, ¿mierder?????? Qué tipo de calificativo literario es ese? ya te lo digo yo, uno que NO sirve para calificar este relato ;P

    ResponderEliminar
  10. Speedy, ya ves qué calificativo tan simpático... ;D Gracias!

    ResponderEliminar