Páginas

martes, 31 de diciembre de 2013

¡Feliz año!

Se nos acaba 2013. La Nochevieja está aquí al lado, las uvas nos esperan y dentro de unas horas estrenamos año. Así que me paso por aquí brevemente para desearos una noche muy divertida y una fenomenal entrada de año.

¡Feliz 2014!

domingo, 22 de diciembre de 2013

Mi novia extraterrestre (y otras apasionantes aventuras)

Se llama Liara, tiene 109 años y piel azul. Es una broker de información e historiadora galáctica, es muy inteligente y es una experta en tácticas. Seguramente te preguntas cómo hemos acabado juntos, y la verdad es que yo también me lo pregunto a veces. Al principio todo fue bastante confuso: la Tierra estaba sufriendo una invasión a gran escala por parte de unos seres sintéticos conocidos como Los Segadores y a mi me ordenaron salir en mi nave en busca de aliados por toda la galaxia. Una de las primeras amigas que encontré fue Liara, que estaba en Marte investigando algún medio para hacer frente a los invasores. Enseguida se unió a mi tripulación y juntos comenzamos a recavar apoyos y salvar vidas a lo largo y ancho del universo. Después de muchos viajes y de prestar nuestra ayuda aquí y allá, hemos logrado una gran alianza y creo que es posible que acabemos salvando a todos.

Me despierto en una habitación de una casa que ha conocido tiempos mejores. Estoy sobre una camilla y un hombre con bigote canoso me mira e intenta tranquilizarme. "Te he remendado lo mejor que he podido, chico", creo que me dice. Es el Dr. Mitchell y estoy en Goodsprings, un pueblecito del medio-oeste americano, alrededor del cual sólo hay piedras y lagartos mutantes. La Tierra se ha convertido en un agujero humeante de radiactividad y polvo, pero yo vuelvo a recordar algunas cosas. Soy mensajero, llevaba un paquete a New Vegas y fui asaltado por una banda liderada por el hombre del traje de cuadros. Me pegaron un tiro y me dieron por muerto. Ahora que estoy otra vez recuperado voy a buscar al hombre del traje: creo que me debe unas cuantas explicaciones...

En estos casos recuerdo el pasado. Las cosas eran más alegres entonces, aunque no estaban exentas de peligros. Recuerdo aquella vez en que me metí en un buen lío cuando menos me lo esperaba. Yo me dirigía a la universidad de Berkeley para presentar mi tesis, ella apareció de la nada y la atropellé con mi coche: a eso lo llamo yo empezar con mal pie. La llevé al hospital y allí me enteré de que unos hombres la estaban persiguiendo. Me las arreglé para sacarla de allí y acabamos viviendo una gran aventura mientras recorríamos los Estados Unidos de costa a costa, huyendo de mafiosos, saliendo de líos y encontrando los más inesperados amigos. Unos malos muy malosos, un jugoso botín, una chica preciosa y 6000 kilómetros de aventuras y risas. Buenos tiempos.
______________________________________
Cada vez juego menos con videojuegos. Supongo que a medida que me hago mayor cada vez tengo menos tiempo o me vuelvo más selectivo (o un poco de todo). Sin embargo me doy cuenta de que el videojuego se ha convertido en los últimos años en una forma más de arte. Del mismo modo que el cine, el teatro o la literatura, los videojuegos se han convertido en una buena plataforma para contar historias. No todo son disparos y "marcianitos". Cada vez más, la industria del videojuego cuenta con los servicios de guionistas, animadores y otros artistas procedentes del cine, la televisión y la literatura, y en ocasiones logran productos realmente notables llenos de aventuras y entretenimiento.

El relatillo confuso que he puesto sobre estas líneas es un compendio/resumen/plagio del argumento de tres videojuegos (Mass Effect 3, Fallout New Vegas y Runaway) y pretendo recordar con ello que a veces puede estar bien explorar otras plataformas de entretenimiento a parte de las más mayoritarias (cine, tele, literatura). A veces se encuentran gratas sorpresas en lugares menos frecuentados: cómics, juegos, museos...
________________________________________
Y como me ha quedado una entrada muy rara, ya para rematar (y sin venir a cuento), aquí dejo una muestra de otra plataforma alternativa desde la que se puede repartir algo de entretenimiento: los anuncios. Buen provecho. ;D

jueves, 19 de diciembre de 2013

Espines

Aviso: Se avecina una de mis entradas científicas-tostón. Si no te gustan estas cosas puedes pasar olímpicamente, pero recuerda que nunca se sabe si vas a necesitar estos conocimientos para ganarte un quesito del Trivial... :P

He encontrado una serie muy divertida y (un poco) empollona, titulada Paradoja Temporal, que seguro que gustará a los aficionados a la ciencia en general y a esas cosillas curiosas de la física moderna en particular. En ella sus dos protagonistas le echan mucha imaginación para doblegar las leyes del universo a su antojo desde el sofá de casa. A continuación dejo el capítulo titulado Espines, que nos acerca con mucho sentido del humor a algunos interesantes conceptos cuánticos como el espín y el Principio de Indeterminación (más o menos).



Dibujo esquemático de un átomo.
Pero, ¿qué es el espín?. Se trata de una de esas propiedades de las partículas cuánticas (partículas muy pequeñitas) que resultan difíciles de comparar con eventos de nuestra vida diaria. Para hacernos una idea del concepto de espín podemos empezar por imaginar un átomo según la imágen clásica que todos tenemos: se trata de una estructura formada por cierto número de electrones que giran entorno a un núcleo de protones y neutrones (véase imágen), de modo parecido a como los planetas del Sistema Solar giran entorno al Sol. En ese sentido podría decirse que los electrones realizan un movimiento de "traslación" alrededor del núcleo del átomo.

Pero en el caso del Sistema Solar, sabemos que los planetas (la Tierra, por ejemplo) no sólo giran entorno al Sol, sino que también lo hacen sobre sí mismos. La Tierra da vueltas sobre su propio eje (movimiento de "rotación") dando lugar a la noche y el día. ¿Sucede algo parecido con partículas como los electrones?. Err... vamos a pensarlo un poco.

Lo que pasa es que, si analizamos detenidamente un movimiento de rotación (el de la Tierra, por ejemplo) veremos que los puntos que se mueven son los que se encuentran entorno al eje de rotación, pero no los puntos que forman parte de ese eje. Si encontráramos el centro justo del eje de rotación de la Tierra, veríamos que ese eje extremadamente fino no se mueve, y sin embargo el resto de partículas entorno a él sí que lo hacen (de hecho, a medida que nos alejamos del eje, las partículas se mueven más rápido, puesto que esa es la única manera de "mantener el ritmo") (es lo mismo que un grupo de atletas que corren por sus respectivas calles en una pista de atletismo intentando mantenerse paralelos: el corredor de la calle interior [cercana al eje de rotación] puede ir más despacio, mientras que el corredor de la calle exterior debe correr más deprisa para mantenerse a la misma altura que el corredor del interior).

El corredor azul va más despacio que el rojo. Un corredor situado en el eje ni siquiera se movería.


 Lo curioso de las partículas elementales, como los electrones, es que son tan pequeñas que son como un único punto. Son "todo eje". El electrón no tiene parte exterior que gire, sólo tiene el eje que está justo en medio. Así que, ¿puede tener movimiento de rotación?. Tiene otra cosa: espín.

El espín viene a ser el equivalente del movimiento de rotación de un electrón. Se sabe que existe porque ciertos experimentos han demostrado que esa es la única explicación para ciertos comportamientos de la materia en relación a fuerzas como el electromagnetismo, por ejemplo.

Así que, entre nosotros (para entendernos), podríamos decir que el espín es el moviemiento de rotación de las partículas cuánticas.

Sin embargo conviene recalcar que el espín no es algo que les pasa a las partículas, sino una propiedad intrínseca de éstas. Un electrón no puede rotar más o menos deprisa, sino que rota siempre igual. El espín de un electrón forma parte de lo que es ese electrón. Si tuviera otro espín entonces no sería un electrón, sería otra cosa.

A veces, dos partículas muy parecidas en muchos aspectos (incluído el espín) pueden estar unidas de manera muy profunda a pesar de estar "situadas" en lugares muy lejanos en el espacio. Es como si se mimetizaran la una con la otra y el universo no supiera distinguirlas, permitiéndoles hacer algunos trucos realmente asombrosos sin que nadie se de cuenta. Pero de eso ya hablaré otro día... ;)

lunes, 16 de diciembre de 2013

Supertarambana

Los expertos ya están investigando el caso.
El mundo está lleno de eventos y personas extraordinarias. La ciencia observa, analiza y describe todos estos fenómenos con la intención de hallar explicaciones que nos ayuden a comprenderlos. Pero a veces, sólo a veces, la naturaleza pone ante nuestros ojos algunos misterios que quedan más allá de nuestra comprensión y nos llenan de perplejidad y picuetismo.

Últimamente me he dado cuenta de que yo mismo soy el depositario de una de esas características, llamémoslas "dones" o "superpoderes" si lo preferís, que desafían a la lógica del más inteligente estudioso y la imaginación del más inquieto cineasta.

Con mis nuevas habilidades recientemente descubietas todavía me pregunto las causas de mi suerte y mi maldición. Tal vez he sido mordido por un caracol kryptoniano, o soy descendiente de una antigua estirpe de dioses nórdicos (yo creo que va a ser esto) o quizás soy un antiguo ser inmortal que vive entre los humanos hasta el día en que otro inmortal me encuentre y debamos batirnos en un duelo a espada...

A estas alturas habrá quien se pregunte cuál es mi extraña habilidad no-tan-secreta. ¿Supervelocidad?. ¿Superinteligencia?. ¿Superfuerza?. En realidad es algo incluso más curioso. En el último par de meses me he medido tres veces, y las tres he medido distinto. De momento me muevo en una horquilla comprendida entre los 1,74 y los 1,77 m., pero seguiré entrenando para desarrollar mis superpoderes de crecimiento. Prometo usarlos para hacer el bien protegiendo a los débiles, impidiendo atracos y haciéndome gigante para poder avisaros cuando llueva. Estáis en buenas manos.

(Vale, reconozco que después de la introducción el superpoder ha resultado un poco mierder. Y reconozco que no es del todo imposible que la causa de los extraños acontecimientos sea que me han medido mal y no que yo haya crecido y menguado. Pero yo "quiero creer"). (Y además el otro día vi una araña que tenía pinta de ser radiactiva, así que no descartemos ninguna opción).

martes, 10 de diciembre de 2013

Un par de segundas partes

Durante el pasado puente he visto un par de pelis relativamente nuevas, así que he pensado en contar por aquí mis impresiones sobre ellas. Como siempre, procuraré no desvelar las tramas.

Thor: El Mundo Oscuro

En un momento dado de este puente me encontraba yo en casa, sin nada que hacer y viendo un capítulo de Los Simpson. En el capítulo en cuestión Homer se iba al cine él solo y Marge se sorprendía de que no hubiera ido con ella. Y yo, que tengo a Homer por un auténtico modelo de conducta me dije "¡ea! yo también me voy al cine solo". Dicho y hecho: puse rumbo al centro comercial y acabé viendo las nuevas aventuras del Dios del Trueno junto a un animado grupito de quinceañeros.

En esta ocasión nuestro musculitos asgardiano favorito tiene que hacer frente a Malekith y los elfos oscuros, una antigua especie alienígena que lleva desde el principio de los tiempos intentando sumir al universo en la oscuridad con ayuda de una sustancia muy peligrosa llamada "éter".

Para empezar debo decir que la peli es entretenida y que si te gustan los paisajes bonitos, los superhéroes y los efectos especiales, te lo puedes pasar bien porque tiene un guión bastante sólido y un desarrollo adecuado. Sin embargo en todo el metraje no he podido evitar pensar que se han equivocado de historia. Me explico: mi idea de Thor es la de un personaje mitológico, fantástico y mágico. (Nótese que he dicho "mágico", palabra de la misma familia que "magia", que es un concepto al que los cineastas marvelitas parecen ser alérgicos). Sin embargo en esta peli, en un absurdo intento por dar "realismo" a la trama (porque la historia de un melenas rubio que va por ahí volando agarrado a un martillo tiene que parecer real, como todos sabemos), no paran de reventar cualquier situación mágica o maravillosa dando una explicación pseudocientífica que aclare que estos o aquellos personajes no son dioses o monstruos, sino alienígenas con una tecnología desconocida. El resultado es que, lo que podría haber sido una aventura épica y fantástica, al estilo de El Señor de los Anillos pero con más acción y humor, se ha acabado convirtiendo en una especie de Star Trek a medio gas. Normalmente no me quejo de que las películas tengan estética espacial y científica, pero en esta ocasión creo que han errado el enfoque.

De todos modos, lo dicho, si te adaptas a la deriva del guión y te acostumbras a ver a Thor y sus amigos como seres más parecidos a E.T. que a los de las antiguas mitologías, el filme no está mal. Es bastante previsible y realmente no ofrece una historia especialmente nueva, pero está llevada con solvencia, con coherencia y, cuando no lo estropean con explicaciones innecesarias o chistes torpes, un cierto sentido de la maravilla que puede hacer disfrutar a nuestro niño interior.

Lo mejor: Loki (Tom Hiddleston). Frigga (René Russo) y su relación con Loki. Aunque no estoy de acuerdo con el enfoque, las escenas de ciencia-ficción con naves espaciales y tecnología futurista son muy bonitas.

Lo peor: Jane Foster (Natalie Portman) sobra por completo: si todo lo que le ocurre a ese personaje le hubiera pasado a Sif (Jamie Alexander) la peli hubiera ganado muchos puntos. Un enfoque más mítico y menos científico (o, por lo menos, que se hubiera mantenido más neutral entre las dos cosas, como pasó en la primera peli) hubiera favorecido al film y al personaje.



Gru 2: Mi villano favorito

Este finde largo también he visto la segunda parte de Gru: mi villano favorito. Ya había visto la primera, que me había gustado mucho con ese estilo pasota, gamberrete y tierno tan peculiar, y quería comprobar si en la segunda han mantenido el tipo.

En Gru 2, el villano calvorota más simpático se ha convertido en todo un padrazo que prácticamente ha abandonado su vida de superdelincuente para criar a sus tres simpatiquísimas hijas. Sin embargo el robo de una peligrosa sustancia por parte de un nuevo villano desconocido hará que una organización secreta contra el crimen solicite los servicios de Gru dada su experiencia como ex-malo.

Si bien es cierto que Gru 2 ya no puede sorprender como la primera parte, también es verdad que conserva su particular sentido del humor y sus toques distintivos. Los gags protagonizados por los minions siguen dando un toque gracioso a la película, Gru sigue siendo igual de delicadamente bruto y torpemente cariñoso, y las tres niñas siguen siendo igual de adorables que antes. Además, el nuevo villano, aunque no alcanza el nivel del inimitable y tronchante Vector de la primera parte, también tiene unos cuantos puntazos.

En resumen, si te ha gustado la primera peli, seguro que disfrutas también de esta, que no supera a su predecesora pero sí que la iguala o se le acerca bastante.

Lo mejor: La niñas. Eduardo el mexicano (y su hijo). La historia de El Macho y su última "machada".

Lo peor: El villano y su plan flojean un poco.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Trailers

Últimamente ando algo desconectado (literalmente: he tenido problemas con la conexión a internet, pero parece que todo se va normalizando), así que he pensado en pasarme por aquí a saludar y... ejem... no sé... hablar de... ¿qué tal está el tiempo por ahí?. Porque aquí está fresquillo, pero supongo que es normal porque estamos en otoño... o.O

Hala, y ahora que hemos roto el hielo vamos a ver trailers frikis, que para eso estamos aquí.

Empiezo por una peli de cuya existencia me enteré hace poco y de la cual todavía no tengo claro qué esperarme. Se titula Monuments Men, y cuenta una historia basada en hechos reales de un curioso equipo de soldados que durante la II Guerra Mundial se dedicó a localizar y recuperar obras de arte de manos de los nazis. Podremos verla a partir del 21 de febrero del año que viene.


También tenemos trailer de las nuevas aventuras del Capitán América, que esta vez se las verá con el Soldado de Invierno. A priori no tiene tan mala pinta como había pensado en un primer momento (y si además sale Robert Redford, más buenas noticias). Eso sí, Scarlett Johanson será muy guapa y todo lo que queráis, pero no tiene la pinta de rusa fría y mortífera que debería ser la Viuda Negra... Estreno previsto para el 28 de marzo de 2014.


La nueva peli de Spider-Man también ha empezado ya su ronda de trailers. En esta ocasión el arácnido favorito de todos se enfrentará a Electro (y al Rino y al ¿Duende Verde?). No sé si no estaré un poco saturado de superhéroes para cuando se estrene esta peli, pero igualmente dejo el trailer por aquí, a ver qué opináis. El estreno será el 16 de abril del año próximo.


Espero que tengáis buen puente y, por mi parte, intentaré volver con la programación habitual cuanto antes.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Moda femenina...

...para mujeres emprendedoras que no se detienen ante ningún obstáculo (incluso aunque el obstáculo sea una puerta cerrada con llave).


En esta web tienen unos pendientes con forma de ganzúas. Así puedes "allanar moradas" sin dejar de estar divina. Si es que lo que no haya en internet... :D

P.d. Para que los amigos varones no se sientan desatendidos, también hay frikadas que pueden disfrutar tanto ellos como ellas. Por ejemplo, unos sables de luz para dedos. ¡Que la fuerza te acompañe!.

En fin, cuanta chorradica hay por el mundo...

sábado, 23 de noviembre de 2013

Liebster

Hace poco le concedieron el Premio Liebster a Doctora (aquí está la entrada que le dedicó al acontecimiento). Y como ella es así de encantadora y generosa, le ha faltado tiempo para compartirlo con vuestro tarambana favorito (bueno, y con más gente, pero hoy el que va a presumir de premio soy yo). Así que ¡gracias, Doctora!.
Pero todo el mundo sabe que "un gran pod-, digo, premio conlleva una gran responsabilidad", y en este caso hay que cumplir con unas cuantas normas, a saber:

1. Nombrar, agradecer y seguir al blog que te nominó.
2. Responder a las once preguntas que te han planteado.
3. Nominar a 11 blogs con menos de 100 seguidores y dárselo a conocer.
4. Plantear 11 nuevas preguntas.

Lo primero creo que ya está hecho, pero por si acaso lo recalco: ¡visitad El Día de la Espectadora!, es un blog de cine muy especial, con criticas muy variadas y mucho ingenio y sentido del humor. No os arrepentiréis. 
Y, Doctora, ¡gracias! (ahora mismo coloco el premio en mi "palmarés" del menú de la derecha, para lucirlo con orgullo).

Y ahora la parte difícil: responder a las preguntas.

1. Si tuvieras que cambiarle el nombre a tu blog, ¿cuál le pondrías?.
A veces lo he pensado, pero me frustra lo poco creativo que soy para estas cosas. La Terraza es un nombre ultra-soso (fue el primer nombre que se me ocurrió según estaba creando el blog), así que estaría bien encontrar un nombre más divertido e ingenioso. No sé, ¿"El descansillo"? ¿"El soportal"?. :P

2. Conoces a tu pareja ideal, te enamoras y el sentimiento es mutuo, pero de pronto un día te dice que en su opinión todos los que escriben blogs son unos gilipollas, ¿qué haces?.
Le oculto mi blog y vivo con ella toda mi vida manteniéndola engañada. Al final, cuando esté en mi lecho de muerte, le pediré que se acerque y le diré con mi último aliento "¡todos estos años he tenido un blog! ¡chincha rebincha!". Así yo conservo el blog y ella confirma que tenía razón en cuanto al gilipollismo. (Como véis, sólo pienso en hacer feliz a la mujer amada).

3. Entre no volver a escribir en un blog nunca o no volver a tener sexo oral nunca, ¿qué elegirías?.
¿Y sería para siempre? ¿Después de elegir, ni siquiera la puntita... de la tecla "shift"?. Difícil decisión. Pero tiendo a pensar que me quedaría con el blog.

4. A partir del mes que viene la única forma de escribir un blog es pagar una mensualidad, ¿cuánto es el máximo que estarías dispuesto a pagar?.
Mi primer impulso ha sido responder "¡nada! ¡no pagaría!". Después me he dado cuenta de lo que acabo de decir en la pregunta anterior y, en comparación, me he sentido muy tacaño. No sé, imagino que podría pagar una cuota baja... Aunque, puestos a pagar, casi mejor quedamos todos en una cafetería para relacionarnos a la antigua usanza, ¿no?.

5. Aparece un nuevo comentarista en tu blog, parece muy majo y educado, pero acaba todos sus comentarios diciendo "Viva España, viva el rey, viva el orden y la ley", ¿qué haces?.
¡Uy, qué majo! ¡Pero si rima!.

6. Si tu blog empezase a hablarte, ¿irías al psiquiatra o lo aceptarías como un amigo más?.
Qué locura, ¿verdad?, que un blog te hable, jejeje, eso es imposible, jujuju, ¡los blogs no hablan!.
(Algún día "Terraci" y yo nos fugaremos y viviremos felices en Matrix).

7. Se planta en tu casa un inspector de hacienda y te pregunta si tienes un blog, ¿le dices la verdad o lo niegas para quitarte de líos?.
Me encanta esta pregunta: destila un terror adorable por Hacienda. :D
Pero creo que sería sincero, que Hacienda somos todos y estoy concienciado.

8. Descubres que tu bloguero favorito es en realidad Ana Botella, ¿qué haces?.
Dudaría entre poner "flin" a nuestra relación o invitarla a tomar una "relaxing cup of café con leche". Todavía tengo que pensarlo, pero no os quepa duda de que "estoy trabajando en ellouuu".

9. ¿Si te pagasen 20.000 euros te tatuarías el símbolo de Blogger en el cuello?.
No soy muy de tatuajes. Pero supongo que podría hacer el esfuerzo (siempre y cuando el tatuaje sea del tamaño de una peca y me lo pueda quitar con láser al día siguiente). :P

10. De pronto un día se te aparece la Virgen María, te mira fijamente, te dice "Tu blog es una mierda, colega" y desaparece sin más, ¿qué haces?.
Pensaría "pero qué pesada es usted, ¡la virgen!". :P
En serio, creo que acepto bien las críticas. Si alguien me dice que no le gusta algo de lo que hago, supongo que intentaría mejorar en la medida de lo posible. Ni me preocupo ni me enfado, intento tomarme las cosas de manera positiva.

11. Crees que en la blogsfera hay demasiados blogs que hablan sobre...
Sobre películas de Lindsay Lohan. Uf, son una plaga... ;D
La verdad es que no creo que haya demasiados blogs de ningún tipo. Creo que este es un medio de comunicación muy interesante porque permite a todo el mundo compartir sus ideas y aficiones de manera sencilla, así que está bien que la gente escriba blogs si le apetece.

Pues esto ya está. Ahora tocaría repartir el premio, pero ya sabéis que es algo que me cuesta mucho y no hago nunca (soy un rebelde, qué le vamos a hacer). Así que, ahí lo dejo para que lo recoja quien quiera de los habituales que os pasáis por este blog de vez en cuando, porque todos os lo merecéis (y no lo digo por decir, que de verdad que me siento muy afortunado por haberme encontrado con gente tan maja a través del blog).

Y voy a plantear las 11 preguntas, por si alguien está por la labor de responder:

1. Si tuvieras acceso a una máquina del tiempo y sólo pudieras hacer dos viajes (ida y vuelta), ¿qué época visitarías?.

2. Aparece un genio y te dice que, durante un rato, puede hacer realidad el argumento de una película de cine y convertirte en el personaje de esa peli que quieras. ¿Qué película y personaje eliges?.

3. ¿Qué tal dibujas? (Opcional: Demuéstralo).

4. Un consejo para los nuevos blogueros que vayan a empezar ahora.

5. ¿Qué tiene de bueno tener un blog?.

6. Dime una entrada de tu propio blog que te guste especialmente.

7. ¿Cuál es tu onomatopeya favorita?.

8. ¿Cuántas preguntas me faltan para acabar este cuestionario?.

9. Recomiéndame alguna página web que te guste.

10. Dime alguna afición que tengas.

11. ¿Eres capaz de morderte un codo?.

Pues con esto y un bizcocho... (mmm... bizcocho...) doy la entrada por terminada. ¡Que tengáis buen finde!.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Terror al acecho

Nota: La siguiente historia está basada en hechos reales.

La noche era densa y fría, y cubría toda la ciudad con su oscuro manto. Tan solo las farolas, con su luz anaranjada y mortecina luchaban contra la negrura, aunque casi parecía que lo estuvieran haciendo con desgana. En comparación, mi piso parecía un lugar cálido y seguro. Al menos las luces encendidas de las habitaciones y los sólidos tabiques daban una sensación de seguridad. Parecían establecer una barrera infranqueable que mantenía separado el interior agradable y luminoso del exterior tenebroso y amenazador. Pero pronto comprobaría lo equivocado que estaba en este asunto.

Llegado cierto momento, decidí que debía ducharme. Pensé que así ahorraría tiempo, porque no tendría que hacerlo a la mañana siguiente. Visto en perspectiva, casi es gracioso comprobar la clase de cosas a las que damos importancia cuando nos creemos a salvo...

Estaba tan tranquilo, repasando mentalmente mis jugadas de ajedrez y resolviendo el problema de la gravedad cuántica al tiempo que recordaba un viejo poema de Lope de Vega (bah, ¿a quién quiero engañar?, pensaba en pelis frikis y me preguntaba qué habría para cenar) mientras realizaba las acciones por puro instinto: recoger el dispensador de la ducha (la alcachofa) y activar ligeramente el monomando en busca de la temperatura ideal. Miré el suelo de la bañera justo antes de entrar, y allí estaba... eso.

Representación artística del ser.
Aquel ser imposible me miraba con sus ojos de perturbado, como impaciente por probar mi sangre. Tentado estuve de soltar un gritito como una nenaza, pero en lugar de eso me contuve. Porque hay momentos en que un hombre debe aguantarse las ganas de dar grititos y debe enfrentarse a su destino. En ese momento todo mi cuerpo se convirtió en un arma letal. Mis pulsaciones aumentaron, mis pupilas se dilataron, las uñas de mis pies siguieron igual porque el estrés agudo no afecta especialmente a las uñas de los pies... Miré a mi alrededor y comprobé que la ducha aún estaba en mi mano y que el otro brazo estaba cerca del monomando. En aquel momento decidí que aquella sería mi arma.

Me lancé rápido como el rayo hacia el monomando, sabiendo que sólo tendría una oportunidad. Lo activé con decisión y un torrente de agua fría (hay que ahorrar energía) salió en dirección a mi enemigo. Y no falló. El ser se fue por el sumidero y la victoria fue mía.

Ahora siento remordimientos por haber sido tan duro con una cochinilla (o similar). Y por no limpiar el baño de manera tan concienzuda como, según parece, debería. :P

sábado, 9 de noviembre de 2013

Escarrancao

Estoy todo "escarrancao". Me duele la espalda, tengo un tobillo lesionado y me duele un codo. Además estos días estoy medio acatarrado. Y esta mañana ha aparecido una bolsa de cacahuetes en mi casa así que llevo todo el día comiéndolos (los cacahuetes es una de esas cosas que, cuando empiezas a comerlas, ya no puedes parar) así que no descarto una obstrucción intestinal o algo así en el futuro próximo. En resumidas cuentas, que estoy hecho una piltrafilla.

Recuerdo los viejos tiempos, allá por... la semana pasada. Cuando caminaba por ahí sin dolores, sintiéndome joven y sano. En aquella época podía caminar por la ciudad durante horas, y un paquete de clinex me duraba por lo menos tres días. Mi atractivo jovial y mi espalda no dolorida no sólo me permitían obtener la simpatía de las muchachas sino que también me proporcinaban el placer de estornudar sin que las vértebras me hagan "catacroker". En aquellos tiempos dedicaba las tardes a hacer cosas (bueno, tampoco exageremos) en vez de a estar en el sofá de casa viendo toda la programación de la TDT y leyendo comics viejunos (debo reconocer que esto último no está mal del todo).

Pero ahora soy un viejales que se limita a recordar con nostalgia aquellas dulces épocas. Vosotros los jóvenes no apreciáis lo que tenéis. Pero ya me comprenderéis en el futuro... dentro de una semana (o por ahí) cuando pilléis la gripe de este año. Entonces recordaréis a este anciano semanal y pensaréis "¡qué razón tenía el viejo Tarambana!".

Pues eso, que tengáis buen finde. Y bebed mucho zumo de naranja. :P

domingo, 3 de noviembre de 2013

La misteriosa (des)conocida

Hace unos días me encontraba tranquilamente caminando por la calle. Serían más o menos las 20 h., así que no era tarde pero ya se había hecho de noche. Yo iba de regreso a casa después hacer unos recados vespertinos. En un momento dado entré en una calle que estaba completamente vacía (era una calle peatonal cortita en la que no hay comercios, así que tiene poco público) y que me quedaba bien para atajar camino a casa. Y allí me crucé con ella.

Yo iba a uvas, tal como es costumbre en mi, pero en un momento de lucidez levanté la mirada y vi que había una chica caminando por la misma calle y que estaba a punto de cruzarse conmigo. Puse mis ojos de mirar de lejos (véase ejemplo) e intenté averiguar si la conocía. Era más o menos de mi edad, morenita, con gafitas, guapilla... (no sé por qué he empezado a hablar como Flanders)... y se parecía a una chica que conocí hace tiempo (compañera de un curso en su día) y con la que hace años que no coincidía. "Se parecía", he aquí la clave del asunto.

Soy un tipo educado (al menos eso intento). Así que cuando veo a una persona conocida acostumbro a saludar. Un simple "hola, qué tal", un "hola" si tengo prisa, o incluso un socorrido "¡ey!" con algunos coleguillas es suficiente. Sin embargo en mi anticuado manual de buenos modales también está la idea de no dar la vara a una chica desconocida, máxime si estamos en una calle solitaria y es de noche. Así que se abría ante mi una disyuntiva de difícil solución: para conservar mi porte de caballero (siempre pienso que decir estas cosas quedaría mejor si llevara un monóculo) debía dar las buenas noches a la misteriosa dama en caso de ser conocida, sin embargo, en caso de ser una desconocida, lo cortés hubiera sido pasar de largo sin cruzar palabra. Pero yo, en aquellas circunstancias, todavía no había decidido si era conocida o desconocida.

En estas disquisitudes me hallaba yo cuando mi mirada y la suya se cruzaron, haciendo que la situación se volviera todavía más curiosa. Ya estábamos casi a la misma altura y mis ojos miraban hacia los suyos y los suyos hacia los míos. Así que ella me sonrió. Más bien, hizo una especie de tímida sonrisilla. De hecho era tan tímida que no me quedó claro si su significado era "¡uy, cuanto tiempo, compañero de curso al que hace mucho que no veía!" o por el contrario significaba "¡uy! un misterioso y atractivo desconocido me está mirando, ¡sonreiré y me ruborizaré!" (sí, mi autoestima mola mucho). Vamos, que la sonrisilla de la chica no me aclaró si nos conocíamos o no. Sin embargo me obligaba a responder de alguna manera. Así que yo también le sonreí. En realidad hice un amago de media sonrisa que no dejaba claro si le estaba dedicando un gesto simpático o si estaba sufriendo una parálisis facial (espero que ella lo haya interpretado de la primera manera).

Y a continuación dejo varios finales alternativos para esta historia, para que elijas el que más te guste:

Final La cruda realidad:
Nos fuimos cada uno por su lado y, a día de hoy, sigo sin estar seguro de si conocía o no a la chica misteriosa.

Final Romántico:
Ya nos habíamos cruzado cuando yo me dí la vuelta para verla marchar. Entonces ella también se giró y nuestras miradas volvieron a cruzarse. Me dije "¡qué diablos!", caminé hacia ella, la agarré por la cintura y la besé apasionadamente mientras sonaba esta música. Fuimos felices, comimos perdices y hoy vivimos en un castillo junto al Loira.

Final Hollywood:
Nos cruzamos y justo entonces mi sentido arácnido se activó, así que me giré para ver qué pasaba. La chica en realidad no era una chica, sino un organismo cibernético con forma de chica enviado desde el futuro para asesinarme. Afortunadamente en ese momento aparecieron Schwarzenegger, Stallone y Chuck Norris en un Harrier del ejército americano y me rescataron. Hoy los cuatro sobrevivimos como soldados de fortuna: si usted tiene un problema y nos encuentra, tal vez pueda contratarnos.

Hala, que tengáis buen domingo, mangurrianes. ;P

jueves, 31 de octubre de 2013

Una de trailers

Hace algún tiempo que no doy la brasa respecto al cine de superhéroes. Pero he pensado que hoy es un día tan bueno como cualquier otro para acercar un par de trailers y echar un vistazo al futuro (y presente) del cine marvelita.

Ya han estrenado el trailer de X-Men: Días del futuro pasado, la peli que promete adaptar a la pantalla grande la mítica saga llena de viajes en el tiempo, centinelas y demás cosas chulas.


Por cierto, no dejéis de visitar la web de Trask Industries. Un detalle curioso que seguro que los más frikillos sabréis apreciar. ;)

Por otra parte, hoy mismo se estrena la nueva peli de Thor. La verdad es que todavía no me he decidido a verla (creo que estoy un poco saturado), pero ahí dejo el trailer, a ver qué opináis:

 

martes, 29 de octubre de 2013

Nostalgia televisiva

He encontrado el siguiente video y he tenido que compartirlo. Una recopilación para recordar los dibujos que veíamos en los 90. ¡Qué recuerdos!.


Algunos no los conocía, pero me ha encantado encontrar otros que ya ni recordaba, como Pepper Ann, o La banda del patio. De Tintín nunca me he olvidado. Tampoco de Spiderman. Y qué ratos más divertidos pasé con Agallas el perro cobarde ("¡perro estúpido!"). Y ¿qué me decís del Laboratorio de Dexter? (donde "vive el niño más listo del mundo, pero su hermana Dee Dee hace añicos sus experimentos"). Al menos sí que recuerdo la receta para crear unas nenitas perfectas: ¡azúcar, especias y muchas cosas bonitas! (pero si añades accidentalmente la sustancia X, te salen Las Supernenas). :D

Por aquí ya había puesto alguna otra entrada para dejarse llevar por la nostalgia:
Series de los viejos tiempos
Series de los viejos tiempos II.

Disfrutad de lo que queda de semana, viejunos. ;)

martes, 22 de octubre de 2013

Gravity

He visto Gravity, la película de Alfonso Cuarón protagonizada por Sandra Bullock y George Clooney, así que contaré brevemente qué me ha parecido (intentando no desvelar la trama). Pero antes que nada, la sinopsis:

Gravity cuenta la peripecia de un par de astronautas que se encuentran en el espacio realizando unas reparaciones rutinarias. Lo que debería ser un paseo espacial breve y sencillo se convierte en una lucha desesperada por la supervivencia a causa de un accidente.

No puedo contar mucho más acerca de la trama o su desarrollo porque no quiero desvelar demasiadas cosas y, sobre todo, porque no hay mucha más trama que contar. Y esa es parte de la grandeza de esta película: su sencillez. En Gravity no encontramos enrevesados argumentos o complicadas tramas llenas de giros inesperados. Gravity destaca por su brutal y descarnada sencillez, por ser tan simple y a la vez tan grande y emocionante. Porque no narra una aventura inverosímil, sino un accidente y unas circunstancias del todo creíbles.

Sus personajes, lejos del estereotipo de héroe de la películas de ciencia-ficción, destacan por su humanidad, por su normalidad. Son personas preparadas pero, al fin y al cabo, seres humanos que se ven sometidos a las circunstancias más extremas. Se ven inmersos en un accidente que ocurre lejos de todo, donde nadie puede ayudarles, donde nadie puede siquiera oírles pedir ayuda. Así que hacen lo que haría cualquier humano en su situación: lo posible por sobrevivir. Aquí no hay "machadas" de héroe americano, aquí no hay comentarios ingeniosos o romances que no vienen a cuento. Gravity nos cuenta algo cuya apariencia es de realidad, nos cuenta lo que hacen dos personas que intentan ponerse a salvo y regresar a casa.

El desarrollo de la película, con su ritmo imparable nos mantiene todo el tiempo en vilo, y su cuidadísima ambientación (merece la pena verla en 3D) nos hace sentir que realmente estamos allí arriba, compartiendo las angustias y las esperanzas de sus protagonistas. Porque Gravity tiene las dos cosas: nos hace pasar momentos de verdadera preocupación acompañando a su protagonista y sintiendo la enorme soledad e impotencia del espacio exterior, pero también deja entrever en todo momento una leve esperanza (ya sea en forma de asa a la que agarrarse cuando todo lo demás falla, de botón que proporciona un breve impulso o de simple determinación por encontrar una solución cuando casi todas parecen inviables).

En resumen, Gravity me ha gustado. Si el cine es un arte cuyo principal objetivo (o uno de los más importantes) es emocionar, Gravity ha logrado con creces su objetivo. Me ha emocionado (hay que ser de piedra para no emocionarse con esta película). Una de esas historias que merece la pena disfrutar (y hacerlo en la pantalla grande del cine, a ser posible). Un espectáculo impresionante, bello, agobiante, esperanzador, intrigante, creíble, fantástico, inspirador y fabuloso. Me ha gustado. :)

Lo mejor: Emociona (de verdad). La interpretación de sus actores principales (la mejor interpretación que he visto de Sandra Bullock). Todo lo visual. El guión y el ritmo (prácticamente cada uno de los 90 minutos que dura merece la pena).

Lo peor: La historia del pasado de la astronauta Stone sobra un poco.

jueves, 17 de octubre de 2013

Terror en la cafetería

¿Qué harías si fueses a una cafetería y presenciaras lo imposible?. Los clientes de este establecimiento pasaron un rato realmente extraño cuando una chica aparentemente normal desató su furia... con sobrenaturales consecuencias.



La broma forma parte de la campaña publicitaria de una película de terror, Carrie, que llegará a los cines próximamente. Hay que reconocer que han sido originales.

Aprovecho para recordar que por aquí ya habíamos visto alguna broma publicitaria un poquito "acongojante" para sus sufridas víctimas.

domingo, 13 de octubre de 2013

Música de blogs

Creo que a (casi) todos nos gusta escuchar algo de música de vez en cuando. Pero hay que reconocer que la mejor manera de disfrutar de estos momentos es en compañía de los amigos. De los amigos blogueros, para más señas. A continuación traigo una selección con algunas de las músicas más molonas, frikis, divertidas o especiales que he visto en vuestros blogs. ¡Al turrón!:

Para empezar, cuando uno busca música molona y no quiere equivocarse, debe acudir a los expertos. Y si además de molona quieres que sea música rockera, nadie es más experta que Rune Carter. Tengo entendido que a ella le gusta mucho La Chispa Adecuada (y quiero pensar que la escasez de camisetas del cantante no tiene nada que ver). ¡A disfrutar!:



De todos modos, de la selección de Rune voy a permitirme enlazar también esta joya. (E intenta escucharla sin partirte de risa). ;)

Pero si queremos echarnos unas risas musicales y bailar dando rienda suelta a nuestro lado más friki, a quien debemos acudir es a Lunatika Lovegood. Si procede de su blog, seguro que es friki y ¡muy divertido!. What does the fox say?.



Por otra parte, algunos bloggers, como León, apuestan por las canciones en las que lo importante es el mensaje (bueno, y si salen algunas chicas guapas, tampoco nos quejamos). No os equivoquéis: lo más sexy de este videoclip son los mandos de la NES, los comics y Stan Lee. ¡Que vivan las (auténticas) chicas geeks y gamers!. :P


Y es que, hablando geeks (a quienes también se les suele atribuir cierta afición a la ciencia), hay que reconocer que cuando se ponen serios, algunos son capaces de cosas realmente admirables. Un ejemplo del máximo nivel es Chris Hadfield y su versión de Space Oddity grabada en la Estación Espacial Internacional (y no es por fardar, pero ya la habíamos visto por aquí alguna vez). Una maravilla que merece la pena disfrutar:



En fin, que me encanta salir por el mundo virtual con vosotros: conocéis los sitios donde ponen la mejor música. (Y luego voy yo y la mezclo toda sin orden ni concierto). :D

Me he dejado en el tintero un montón más de canciones estupendas (o absurdas o raras o de risa) ofrecidas por bloggers maravillosos, pero el espacio se agota y tampoco es cuestión de traerlo todo de golpe. Si veo que esta entrada os gusta, otro día sigo con el recorrido musical por vuestros blogs. ¡Hasta pronto!.

domingo, 6 de octubre de 2013

Superheroes vs. leyes

Estaba viendo alguna que otra noticia que ya circula por internet acerca del rodaje de la nueva peli de Los Vengadores (cuyo estreno será en 2015, así que todavía toca esperar bastante), pero entre datos de los personajes que intervendrán, actores que aparecerán en el nuevo proyecto y demás historias, leo algo que (ya no) me sorprende, porque da una idea de los niveles de estupidez a los que puede llegar el ser humano a veces.

La cosa es que para la nueva peli planean introducir a los personajes de Wanda y Pietro Maximoff (o La Bruja Escarlata y Mercurio), que son dos superhéroes mutantes que en los cómics comparten plantel tanto con Los Vengadores como con La Patrulla X. Lo gracioso es que la nueva peli de los vengatas estará producida por Marvel, pero los derechos de los personajes mutantes (Patrulla X) pertenecen a la Fox. Así que, por la magia de los derechos de autor y demás gilichorradas, resulta que en la peli de Los Vengadores podrán mostrar a ambos personajes, pero no podrán decir que son "mutantes" ni utilizar sus nombres "civiles" (Wanda y Pietro).


Que digo yo, a ver... ¿nos hemos vuelto locos o qué?. Son dos personajes de ficción y quieren sacarlos en una peli, ¿no será más lógico que se pueda decir sobre ellos lo que considere oportuno el guionista y que les pueda llamar por el nombre que le apetezca? ¿No viviríamos en un mundo mejor si la gente, en vez de esgrimir leyes absurdas para dar la vara a los demás, se ayudara mutuamente?.

Ya sé que aquí sólo hablo de los derechos de uso de un par de personajes de ficción, asunto que en realidad no tiene ninguna importancia. Pero no puedo evitar pensar que es un ejemplo más de los absurdos en que caemos continuamente los humanos y de lo estúpidamente que nos complicamos la vida. (Bueno, y de las tonterías que hacen a veces los americanos, sobre todo cuando tienen a su disposición dinero y abogados). :P

P.d. Aprovecho para comentar que Elizabeth Olsen y Aaron Johnson podrían ser los elegidos para interpretar a este par de heroicos hermanos. Además, a continuación dejo el primer teaser de la nueva peli de Los Vengadores, que no muestra gran cosa (hay que tener en cuenta que el film ni siquiera se ha empezado a rodar todavía), pero presenta el aspecto que tendrá el temible Ultron (a quien pondrá voz el actor James Spader).

jueves, 3 de octubre de 2013

Pelotas en juego

El otro día llegué a casa después de clase y me puse a ver la tele (ya sabéis, la típica hora de la siesta en la sobremesa). Estaban poniendo una peli que se titula Pelotas en juego, título que ya da una idea del nivel que se puede esperar del film (nivel mierder, para entendernos). Pero que no se diga que no le dí una oportunidad... :P

El argumento es más o menos el siguiente: un ex-campeón de ping-pong que actualmente se dedica a hacer espectáculos de habilidad en un bar-teatro de poca monta, es reclutado por el FBI para asistir a un campeonato secreto internacional de tenis de mesa y destapar una peligrosa red criminal que se esconde detrás del torneo.

Antes de continuar debo avisar: Pelotas en juego es una peli muy mala. Es una de esas comedias rematadamente malas que te hacen pensar "¿por qué estaré perdiendo el tiempo viendo esta chorrada?". Sin embargo a mi me debió pillar con el día tonto, porque me reí bien a gusto en varias ocasiones.

Realmente no hay mucho que decir sobre esta peli. Se trata de una parodia de las típicas películas de deportes en las que el héroe debe entrenarse para ganar la competición final contra un rival maloso. De hecho no falta de nada: tenemos al héroe (que en esta ocasión es un fracasado pero con increíbles aptitudes para el ping-pong), al venerable maestro que le enseñará a creer en sí mismo y a ganar a toda costa (una suerte de señor Miyagi ciego y gamberrete) e incluso a la chica (una bella jugadora de ping-pong y karateka de caracter algo voluble). Y para rematar el reparto, también tenemos a un agente del FBI que sueña con convertirse en una especie de 007, pero al que han asignado la misión más ridícula que existe.

La historia no da para mucho, pero si estás receptivo cuando la veas, te puedes partir de risa viendo imposibles partidas de ping-pong a velocidad de vértigo contra los rivales más extraños.

Lo mejor: La mayoría de los chistes no son tan sumamente previsibles como parecen, y cuando lo son, no se regodean en ellos excesivamente. Las "cortesanas" de la mansión de Feng (expertas en artes sensuales y eróticas). El maestro ciego y sus "¿qué me he perdido?" en los momentos más inoportunos. Las ridículamente épicas partidas de ping-pong.

Lo peor: Al final la peli se hace larga porque se vuelve "más de lo mismo" con tanta tontería. Es una peli muy simplona: todos los chistes son en plan payaso, no busques humor inteligente.

En definitiva, que si tienes uno de esos días tontos en los que te da la risa por cualquier cosa, puedes pasártelo pipa con esta peli. Pero advertidos quedáis de que es muy mala (no lo digo por decir), así que no me responsabilizo de que os quedéis con cara de "¿qué leches estoy viendo?".

sábado, 28 de septiembre de 2013

Dale otra vuelta

Siempre me han gustado los juegos de lógica, las curiosidades matemáticas y las paradojas. Las hay más sencillas y más complicadas, pero muchas de ellas pueden sacarnos una sonrisa, porque se suelen servir de nuestra inteligencia y nuestro sentido común para llevarnos al absurdo. No hace falta ser un experto en ciencia o filosofía para disfrutar de estos juegos, puesto que se basan en el sentido común, en las conclusiones a las que llegamos todos cuando recorremos ciertas líneas de pensamiento.

En la Grecia clásica estos juegos de lógica debían estar bastante de moda, porque inventaron algunos bastante simpáticos. Una de las paradojas clásicas más famosas es la de Aquiles y la tortuga. La idea es que, utilizando únicamente la lógica matemática de la manera más estricta, llegaríamos a la conclusión de que Aquiles (que suponemos que era muy rápido) perdería en una carrera contra una tortuga. El razonamiento es muy simple: antes de empezar la carrera, Aquiles le daría una pequeña ventaja a la tortuga, por lo que el animal estaría por delante del hombre. Como Aquiles es muy rápido, no tardaría mucho en recorrer la distancia de regalo que le concedió a la tortuga, sin embargo, cuando hubiera llegado al punto donde estaba la tortuga, ésta ya no estaría allí, sino un poco más adelante. Por ello, a continuación Aquiles tendría que recorrer una nueva distancia para llegar al punto donde se encuentra la tortuga. Pero, una vez más, cuando lo hubiera hecho, la tortuga se habría movido nuevamente y seguiría por delante del corredor. Y así sucesivamente. Siempre que Aquiles llegase al punto donde se encontraba la tortuga, ésta ya habría avanzado algo y se encontraría por delante. Por supuesto este razonamiento hace "trampas", porque la física no funciona así y todos sabemos que la realidad es que el corredor adelantaría a la tortuga sin problemas, pero no deja de ofrecer un ejercicio lógico entretenido.

Las matemáticas también nos ofrecen momentos curiosos ayudándonos desvelar los sesgos (los errores) a los que nos lleva nuestra intuición. Una curiosidad matemática bastante conocida es la Paradoja del Cumpleaños. Imaginemos que estamos en una sala con un grupo aleatorio de personas, en total hay 23 personas en la sala. ¿Cuántas probabilidades crees que hay de que el cumpleaños de 2 de esas personas sea el mismo día del mismo mes?. La mayoría de la gente tiende a pensar que son muy bajas: sería mucha casualidad que de un grupo de sólo 23 personas, dos de ellas tengan el cumpleaños el mismo día. Sin embargo la estadística nos dice que es muy probable que ocurra esta coincidencia: hay un 50,7% de probabilidades de que ocurra. De hecho, si hay 50 personas en un mismo sitio y les preguntamos qué día es su cumpleaños, hay más de un 97% de probabilidades de que 2 o más de ellas coincidan. Aunque este juego se suele conocer como Paradoja del Cumpleños, en realidad no es ninguna paradoja, sino un hecho demostrable matemáticamente y en la práctica. En este enlace puedes ver la demostración matemática (que es bastante sencilla, no deja de ser un problema de fracciones).

De todos modos, si la cosa va de jugar con la lógica, mis favoritas son las contradicciones. Me hacen mucha gracia las frases del estilo de generalizar siempre es malo o yo siempre miento. Las hay muy divertidas.

En fin, aquí lo dejo, que ha quedado una entrada muy rara. En cualquier caso, cuando no tengas otra cosa que hacer, ya sabes que siempre puedes echarte unas risas haciendo un poco de lógica casera. ;)

domingo, 22 de septiembre de 2013

Principales secundarios

Cuando vemos una película la mayor parte de nuestra atención se dirige al protagonista y a los personajes principales. La trama gira entorno a ellos y es por ellos por quienes sentimos más afecto, simpatía o preocupación a medida que avanza el metraje. Sin embargo el cine no sería lo mismo sin la ayuda de cierto tipo de personajes que a menudo pasan algo más desapercibidos, pero que también se ganan al público de manera más o menos sutil y ayudan a los protagonistas a destacar. Hablo de los secundarios.

Algunos actores han dedicado gran parte de su carrera a dar vida a personajes secundarios. Aunque por lo general no son tan famosos como los protagonistas, a base de verlos continuamente acompañando a nuestros héroes y villanos favoritos, también han logrado hacerse un hueco en nuestros corazones. A continuación presento mi particular lista (un poco friki) de actores secundarios por los que siento especial simpatía.

Michael Ironside. Empiezo a lo grande. Uno de los secundarios más carismáticos que hay. Este actor americano ha participado en gran cantidad de películas, muchas de ellas con cierto componente fantástico o de ciencia-ficción que le ha convertido en toda una estrella para los que tenemos cierta debilidad por lo friki. Especializado en papeles de villano (pero no exclusivamente), puedes encontrarlo en títulos como Desafío Total, Starship Troopers, Terminator Salvation o en un breve pero acertado cameo en X-Men: Primera Generación.

Rachel Ticotin. Una gran actriz secundaria a la que siempre me gusta encontrarme en la pantalla grande. No suele interpretar papeles especialmente llamativos pero aporta un toque de delicadeza a casi todos ellos que hace que su presencia se agradezca. Si bien ha hecho toda clase de papeles, su especialidad está en el cine de acción, rodeada de tipos duros y moviéndose como pez en el agua en papeles donde combina esa delicadeza que mencionaba antes con un caracter duro e independiente. Por así decirlo, sabe combinar perfectamente el estereotipo femenino más suave y agradable con el más independiente y moderno. Puedes ver algunos de sus trabajos destacados en Desafío Total, Un día de furia o Con-Air.

Manuel Alexandre. Probablemente nuestro actor secundario patrio más célebre. Especializado en papeles de anciano bueno y sabio aunque algo inocentón, Alexandre ha participado en infinidad de películas como secundario. Sólo al final de su carrera hizo algún papel principal (por ejemplo en el olvidable, y perdón por el juego de palabras, drama sobre el Alzheimer ¿Y tú quien eres?). Me cuesta traer a la memoria las películas en la que lo he visto (aunque, al mismo tiempo, tengo la sensación de que han sido muchas), pero podría destacar Pídele cuentas al reyElsa y Fred y la serie de televisión un poco chunga pero de indudable carisma Los ladrones van a la oficina.

Steve Buscemi. Un gran actor muy valorado en Hollywood por su capacidad para meterse en prácticamente cualquier papel. Debido tanto a su físico como a sus aptitudes interpretativas se le da especialmente bien interpretar a personajes inquietantes, pero también es verdad que se le da bien prácticamente todo: le he visto hacer de bueno, de malo, de tonto, de listo, de rico, de pobre... Podemos ver su arte en títulos como Armaggedon, El Gran Lebowski, La Isla o la agobiante e inquietante Fargo.


Pues aquí lo dejo por ahora. La próxima vez que veas una película, acuérdate de los secundarios, que también son muy importantes. ¡Buen finde!.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Televicio

Este finde he estado un poco pachucho. Estar malo no es nada divertido porque toses y te duele la cabeza y tienes fiebre, etc. Pero cuando atraviesas una gripe-catarro no hay otra solución que aguantar como buenamente puedas mientras hablas con voz sexy y ves mucho la tele.

La televisión... ¿cómo decirlo?. Podría decir muchas cosas acerca de la tele, ese medio de comunicación tan universal, que trae información y entretenimiento a las vidas de la gente de todo el mundo. De las muchas cosas que podría decir sobre la tele, creo que lo más destacable es que tiene mucha programación chorras.

El otro día, por ejemplo, puse el canal Cosmo (que viene de Cosmopolitan) (llevaba un rato zappeando y acabé ahí, no me juzguéis con severidad). La cosa es que reponían el estreno de un programa que por lo visto iba a ser la repanocha, así que me dije a mi mismo "a ver de qué va esto". El programa se llama "We love Tamara" y viene a ser una especie de documental acerca de la vida de una chica que se llama Tamara. Y ya. No da para más. Es una moza majilla y más bien pija que va por ahí andando y hablando y montando en coche. Y ya está. También reconozco que sólo vi 10 minutos de programa, pero aquello no tenía visos de conducir a ninguna parte.

Pero lo bueno de la tele es que siempre tienes la opción de darle al mando y cambiar de canal. Navegando entre reposiciones de series, americanos subastando antigüedades y tertulias mañaneras, es probable que acabes encontrando algo que te suba la moral. Mejor dicho: alguien. Y ese alguien es ¡Jackie Chan!. Me encanta ver pelis de Jackie Chan cuando estoy malo (este finde he visto dos) (que me encante no quiere decir que haya que empacharse). Mezcla a la perfección la acción y el humor. En sus pelis siempre hay un montón de tortas pero todas ellas están hechas con el divertidísimo e inconfundible sello de Jackie Chan. Y además, al final de casi todas sus pelis, ponen un montón de tomas falsas con todos los golpes y accidentes que tiene el pobre Jackie durante el rodaje (por cierto, los de la Sexta han cortado los créditos del final y las consiguientes tomas falsas, ¡muy mal!).

En fin, que la buena noticia es que sigo vivo y no se me han paralizado los dedos ni nada que me impida actualizar, así que ya estoy por aquí. Quizás esté un poco lento y falto de inspiración estos días, pero sé que me seguiréis queriendo porque este blog es legen... espera... ¡dario!. (Uf, tengo que desintoxicarme de tele). ;)

sábado, 7 de septiembre de 2013

"De toda la vida"

La historia de las ciencias está llena de curiosos experimentos. Hoy traigo uno que me parece muy simpático e interesante (tal vez pelín cruel), y que creo que merece la pena conocer. Pongo directamente la explicación que han hecho en la web Microsiervos, que es muy breve y clara:
Monos y Plátanos
Un grupo de científicos encerró a cinco monos en una jaula, en cuyo centro colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de plátanos.
Cuando uno de los monos subía la escalera para agarrar los plátanos los científicos lanzaban un chorro de agua fría sobre los que se quedaban en el suelo.
Pasado algún tiempo, los monos aprendieron la relación entre la escalera y el agua, de modo que cuando un mono iba a subir la escalera, los otros lo molían a palos.
Después de haberse repetido varias veces la experiencia, ningún mono osaba subir la escalera, a pesar de la tentación de los plátanos.
Entonces, los científicos sustituyeron a uno de los monos por otro nuevo.
Lo primero que hizo el mono novato nada más ver los plátanos fue subir la escalera. Los otros, rápidamente, le bajaron y le pegaron antes de que saliera el agua fría sobre ellos.
Después de algunas palizas, el nuevo integrante del grupo nunca más subió por la escalera.
Un segundo mono fue sustituido, y ocurrió lo mismo con el que entró en su lugar.
El primer sustituido participó con especial entusiasmo en la paliza al nuevo.
Un tercero fue cambiado, y se repitió el suceso.
El cuarto, y finalmente el quinto de los monos originales fueron sustituidos también por otros nuevos.
Los científicos se quedaron con un grupo de cinco monos que, a pesar de no haber recibido nunca una ducha de agua fría, continuaban golpeando a aquél que intentaba llegar hasta los plátanos.
Si fuera posible preguntar a alguno de ellos por qué pegaban con tanto ímpetu al que subía a por los plátanos, con certeza ésta sería la respuesta: «No lo sé. Aquí, las cosas siempre se han hecho así».

sábado, 31 de agosto de 2013

Oblivion

He visto Oblivion, la película de ciencia-ficción protagonizada por Tom Cruise de principios de este año. No sabía muy bien a qué atenerme porque he visto críticas bastante variopintas: desde las que dicen que es aburrida y dispersa hasta otras que hablan de buen cine imaginativo y emocionante. Contaré lo que opino yo (evitando desvelar la trama).

La historia de Oblivion se situa en un futuro en el que la Tierra ha sido invadida por una especie extraterrestre. La invasión ha terminado y la Humanidad ha ganado la guerra a costa de utilizar armas de destrucción masiva que han dejado el planeta, en gran parte, inhabitable. Así que lo que queda de la Humanidad ha emigrado a Titán (una de las lunas de Saturno) y en la Tierra sólo quedan varias máquinas para generar energía y el técnico de mantenimiento Jack Harper (Tom Cruise) y su compañera, que llevan una vida tranquila y rutinaria.

No quiero contar más acerca del argumento porque creo que lo mejor es que lo descubras por ti mismo si decides ver la peli (de hecho los trailers desvelan más de lo que me hubiera gustado).

Oblivion es una película para dejar volar la imaginación. He leído críticas en las que reprochaban la escasez de escenas de acción, sin embargo a mi hasta me han parecido demasiadas las que hay. Es decir, las escenas de acción de Oblivion están bien hechas, pero está claro que esta no es una película de acción. Esta es ciencia-ficción a la antigua usanza, de la que busca ese sentido de la maravilla y la aventura tan puramente cinematográfico mientras trata los grandes temas humanos como el hogar, el amor (o las conexiones humanas) y la libertad. 

No hace falta decir que a mi me ha gustado. Todo en esta película parece estar hecho con mimo, combinando una agradable modestia en la narración y en la sencillez de fondo de la historia con la majestuosidad de los efectos visuales hollywoodienses. Tom Cruise hace su papel a la perfección, confiriendo a su personaje un optimismo e incluso cierto toque de inocencia que nos hace conectar con él, y Andrea Riseborough hace de contrapunto perfecto para Cruise, logrando que los personajes de ambos actores recorran caminos prácticamente paralelos pero en sentidos opuestos.

En resumen, esta es una peli para ver tranquilamente y disfrutar echándole imaginación. Una historia en la que las cosas no son lo que parecen y que nos sorprende con giros inesperados, sencillos pero eficaces. Una de esas películas para pasar un rato de puro entretenimiento siempre y cuando seas capaz de entretenerte sin necesidad de continuos disparos, sólo con una historia de exploración e intriga para descubrir la verdad. Probablemente sea una de esas películas que a algunas personas les gustará y a otras les decepcionará pero, hasta que no la veas, no sabrás en cual de los grupos estás.

Lo mejor: Lo visual: desde los paisajes hasta el diseño de la tecnología. La comedida y acertada interpretación de Tom Cruise. El ritmo de la historia, que va sin prisa pero sin pausa desde el inicio hasta el desenlace.

Lo peor: Algunas escenas de acción, aunque bien rodadas, irrumpen como un martillazo en la trama. El personaje de Morgan Freeman podría haber dado algo más de sí.

Nota: Esta vez no he enlazado ningún trailer porque opino que desvelan demasiado de la trama. (Qué manía tienen últimamente de destripar media peli en los trailers). :P

viernes, 23 de agosto de 2013

Gila

A continuación dejo un monólogo de Miguel Gila (en esta ocasión sin teléfono) en el que nos cuenta la historia de su vida. Genial. :D

domingo, 18 de agosto de 2013

Nata y lecciones vitales

Soy un tipo sencillo: me gusta el chocolate espeso y que los trenes salgan a su hora. (¿Por qué estará tan extendido eso de que el chocolate deba estar espeso? Es decir, el chocolate espeso mola, pero aunque esté un poco más líquido sigue estando rico, ¿no?). Bueno, la cosa es que soy un tipo sencillo, eso es lo que quería decir. 

Pero el mundo es complicado y a la gente le gustan las cosas enrevesadas más que a un tonto una gorra a cuadros (hay gorras a cuadros muy bonitas, ahora que lo pienso), así que la gente sencilla como yo se encuentra un poco perdida cuando oye hablar de algunas verdades universales enunciadas por gente complicada. Una de estas verdades es aquella de la estrecha relación entre amor y odio, y todo eso de que del amor al odio hay un trecho muy pequeño. Porque, llamadme raro, pero si siento amor me resulta imposible sentir odio a la vez. Puedo sentir decepción o tristeza o picor en un codo, pero odio... creo que no.

Afortunadamente la vida está llena de sorprendentes lecciones vitales de las que podemos aprender si estamos atentos. Hoy he tenido uno de esos momentos. Puedes llamarlo epifanía, revelación... o tontuna, pero ha sido muy esclarecedor. Hoy he sentido amor-odio.

Estaba yo en casa preparándome un café instantáneo, de esos de poner café y leche en una taza y luego calentarlo en el microondas, cuando vi ese fenómeno de la naturaleza que logró abrirme los ojos y hacerme pensar de una manera completamente nueva. Hablo de... ¡la telilla!. Sí amigos, sobre mi café se había formado una telilla de nata. Algunos de vosotros pensaréis que eso se debe a que la nata se ha separado de la leche a causa del calor y se ha quedado flotando en la superficie... ¡pues no!. No era nata lo que había sobre mi café, sino una profunda lección vital. (Bueno, sí, era nata, lo reconozco). 

Y es que una parte de mí sabía que esa nata era algo bueno: significa que la leche está bien y que tiene cierta cantidad de grasas naturales que alimentan mucho y saben bien. (Todo esto entra en la parte de "amor"). Sin embargo la telilla también da cosica, y se te queda pegada a la cucharilla y, bueno, que queda feo. (Y esta es la parte de "odio"). Así que la telilla de nata sobre la leche produjo una lucha de sentimientos encontrados en mi interior, una pugna titánica y silenciosa para decidir si aquello era algo bueno o algo malo. (Al final retiré la telilla y me bebí el café, que se estaba quedando frío con tanta pugna y tanta tontería).

Pues hala, espero que os haya gustado la profunda entrada que he escrito acerca de tomarme un café. Otro día os cuento cómo descubrí el verdadero significado de la Navidad mientras me ataba los cordones de los zapatos, o cómo alcancé la sabiduría metafísica mientras me cepillaba los dientes. :P

jueves, 15 de agosto de 2013

miércoles, 14 de agosto de 2013

Cuestión de semántica

Hay veces que nos cuesta trabajo entendernos. Todos tenemos muy claras nuestras ideas (bueno, supongamos que es así) y, en nuestra cabeza, nos parece muy obvio lo que queremos decir, pero no siempre resulta fácil transmitirlo con éxito al resto de nuestros congéneres. De todas maneras no deberíamos sorprendernos cada vez que sufrimos algún malentendido porque, donde la comunicación humana ya es de por sí compleja debido a la riqueza de conceptos que utilizamos y las sutilezas propias de la entonación y el lenguaje no verbal, en muchas ocasiones ni siquiera utilizamos las mismas palabras para referirnos a las cosas.

Hace poco pasé un rato muy divertido cuando una compañera de clase nos explicó algunos malentendidos que había tenido debido a su experiencia en el uso de las máquinas del suicidio. Para ella el concepto "máquina del suicidio" resulta muy natural y cotidiano, tanto que en algunas ocasiones no dudó en pedir a terceras personas que fueran en su lugar a hacer uso de tan singulares máquinas, logrando así una cara de sorpresa mayúscula en sus interlocutores. Supongo que a estas alturas ya te habrás dado cuenta de que las máquinas a las que se refiere mi compañera no son aquellas que aparecían en Futurama, sino unas mucho más amables y alegres: las máquinas expendedoras de chucherías. La idea de llamar a estas máquinas "máquinas del suicidio" surgió al darse cuenta de que siempre que seleccionamos un producto que queremos comprar en ellas, el objeto cae desde la balda donde se encuentra almacenado, prácticamente como si se estuviera "suicidando" arrojándose al vacío. El problema es que, lo que comenzó como una broma, ha terminado convirtiéndose en parte del vocabulario cotidiano hasta tal punto que puede salir a colación en cualquier momento y provocar un extraño malentendido que no deja claro si le estamos pidiendo a otra persona que nos compre un refresco o que pase a "mejor vida".

Pero los malentendidos pueden darse en cualquier momento y con cualquier persona, sobre todo cuando nos referimos a ciertos conceptos para los que no tenemos una nomenclatura claramente delimitada. Eso me pasó una vez, cuando un niño de unos cinco años me dijo con gran naturalidad que tenía un "tijano" en una mano. El niño, si bien es verdad que era pequeño, también tenía suficiente vocabulario como para expresarse con claridad, así que me quedé bastante perplejo ante semejante vocablo. Afortunadamente su madre me explicó el significado de esta palabra (que a día de hoy no tengo claro al 100% si de verdad existe o si era un invento del chiquillo). Un "tijano" es, según parece, uno de esos pequeños pellejos que nos salen a veces en los dedos, cerca de las uñas. También se le conoce como "padrastro" en algunos sitios.

Sea como fuere, está claro que entender a la gente que vive a nuestro alrededor no es tarea fácil (no tanto como puede parecer a primera vista), así que merece la pena tomarse las relaciones humanas con un poco de paciencia y buen humor, y estar siempre preparados para llevarnos alguna que otra sorpresa.

jueves, 8 de agosto de 2013

Punk Rock Jesús

Últimamente leo cada vez menos cómics, pero intento diversificar más la selección para aprovechar al máximo los momentos que le dedico a esta bonita (y desconocida para gran parte de la gente que, curiosamente, sí que es aficionada a la literatura y al arte) afición. En este intento de cambiar un poco de palo me hice recientemente con Punk Rock Jesús, un tebeo de la línea Vértigo de DC (la parte más independiente y adulta de la editorial) del que había leído buenas críticas y que prometía crear cierta polémica. A continuación comento mis impresiones acerca del libro.

La historia de Punk Rock Jesús está ambientada en un futuro próximo, cuando una gran compañía de entretenimiento decide crear el reality show definitivo: traer a la vida a un clon de Jesucristo y retransmitir su vida minuto a minuto. A partir de una muestra de ADN del Santo Sudario y una madre jóven y virgen, traen a la vida al niño que está destinado a convertirse en un nuevo mesías para algunos, una auténtica blasfemia para otros y un chico normal para los demás. Pero lo que nadie esperaba es que el pequeño Chris (así se llama el clon) acabe convirtiéndose en un adolescente ateo y rebelde aficionado al punk rock y con ganas de agitar muchas conciencias.

Cuando uno ve el título y la sinopsis de esta historia, no sabe muy bien qué esperarse: ¿una historia polémica que nos haga reflexionar? ¿una adaptación moderna de la Biblia? ¿los desvaríos de algún escritor que quiere vender tebeos y utiliza el nombre de Jesús como reclamo publicitario?. Afortunadamente Punk Rock Jesús logra presentar algo nuevo y diferente, lo cual es una buena noticia en si misma. Fruto del recién adquirido ateísmo de su autor, el cómic pretende enviar un mensaje de reflexión sobre las religiones y los efectos (positivos y negativos, aunque poniendo más énfasis en los negativos) que tienen sobre las personas. Pero sobre todo se adivina un interés especial por llamar la atención acerca del uso que ciertos sectores de la sociedad hacen de las creencias de la gente y de la capacidad que estas creencias tienen para movilizar y enfrentar a las personas. Podría decirse (así lo entiendo yo) que Punk Rock Jesús es principalmente un alegato en contra de los fanatismos de cualquier tipo, de ese afán que tienen algunas personas por creerse en posesión de la verdad (ya sean estas personas creyentes o ateas).

Pero, si bien Punk Rock Jesús tiene una lectura social e intelectual, tampoco debemos llamarnos a engaño: no nos encontramos ante un ensayo de filosofía o de sociología, sino un tebeo de ciencia-ficción pensado para entretener. A lo largo de las páginas del libro encontraremos todo lo necesario para engancharnos a la lectura de la historia, incluyendo alta tecnología, personajes diversos y problemáticos (cabe destacar a Thomas McKael, el sombrío pero muy especial guardaespaldas del protagonista, o la Dra. Epstein, todo un ejemplo de como crear a un personaje que no es ni bueno ni malo, sino que se mueve a la perfección en una amplia gama de "grises"), y amplias dosis de acción incluyendo disparos y persecuciones.

Con todo, debo decir que, aunque no negaré que Punk Rock Jesús es una lectura entretenida y curiosa a la que merece la pena echar un vistazo, tampoco es la panacea del "noveno arte". Tanto los guiones como el dibujo de su autor completo, Sean Murphy, son buenos y a menudo plantean buenas ideas, pero no alcanzan el grado de brillantez necesario para considerar esta historia como una obra de culto. Digo esto porque he leído alguna crítica en la que se comparaba la capacidad de innovación y la inteligencia de este cómic con grandes iconos del medio como el Watchmen de Alan Moore, cosa que debo desmentir porque me parece exagerar bastante. 

Punk Rock Jesús es, en resumen, un buen cómic que ofrece algo diferente a quien le da una oportunidad. Un historia adulta que mezcla emoción, acción y crítica social en un cóctel que no es perfecto, pero sí legible. Se echa en falta una narrativa visual más ágil en algunas páginas, y hay personajes a los que no se les llega a sacar todo el partido que podrían haber ofrecido, pero aún así el resultado final es una obra a la que podemos aprobar con holgura, lo cual no es poco (pero tampoco mucho). :P


Lo mejor: Hay momentos bien conseguidos, como la doble página en la que el prota decide empezar a estudiar por sí mismo y escuchar otro tipo de música. El personaje de Gwen Fairling, cuya historia es triste pero está bien contada. La historia del pasado de Thomas McKael, todo un alegato en contra de los extremismos y la violencia... contada con mucha violencia. Creo que el cómic mantiene el respeto hacia todas las creencias en todo momento (y también las critica a todas cuando se vuelven extremas: religiosas, científicas y económicas).

Lo peor: Las tres o cuatro viñetas finales, que fastidian la imágen que nos habían dado de un personaje importante por una inexplicable ansia de hacer escenas violentas (aclaro que el cómic en general no es excesivamente sangriento, se puede leer). Hay personajes y situaciones que no quedan del todo bien retratados.