Páginas

viernes, 22 de febrero de 2013

El espíritu de los 90

Hace poco me he hecho con un libro que recopila cómics de superhéroes que se habían publicado originalmente en el año 1999. Dejando aparte mi frikismo natural y mi afición a las historias con final feliz, me lo estoy pasando en grande con este libro porque me recuerda a ese ya casi olvidado espíritu de los 90. Me explico.

En la actualidad, entre la crisis económica mundial, las crisis políticas, los conflictos de todo tipo, etc., hay una especie de clima de hastío, cansancio y pesimismo que se hace notar a la mínima oportunidad. Cuando uno ve una película o una serie de televisión o incluso lee un cómic de superhéroes actual, ese clima de mal rollo se filtra por todas partes. Las tramas suelen hablar de terroristas, de peligros diversos e invisibles, y de problemas que se suceden uno tras otro sin que podamos hacer otra cosa que no sea ir remendándolos para evitar males mayores.

Sin embargo esto no siempre fue así. Hubo una época bella, optimista y divertida en la que la gente no sólo se dedicaba a lidiar con aluviones de problemas, sino que además imaginaba futuros brillantes, esperanzadores y espectaculares. Hubo una época en la que la televisión hablaba del siglo XXI como un momento futurista que nos traería tecnología, comodidad, bienestar y grandísimas oportunidades. Hubo una época en la que cuando te encontrabas a un amigo por la calle y le preguntabas "¿qué tal?", en vez de responder "vamos tirando, pero ya sabes que está muy mal la cosa", lo que hacía era sonreirte, darte una palmada en el hombro y contarte un chiste. Como decía alguien de alguna película (no recuerdo cuál era), "hubo una época después de la Guerra Fría y antes de la guerra contra el terrorismo en la que nuestra mayor preocupación era saber con quién se acostaba el presidente de los EEUU".

Lo que quiero decir es que leyendo el libro del que hablaba al principio he vuelto a recordar aquel espíritu optimista de antaño (de hace 14 años ya), y me ha encantado. Ha sido como quitarme de encima un nubarrón y volver a llenar mi imaginación de futuribles buenos. Por un momento he vuelto a pensar con impaciencia aquello de "cuando sea mayor..." sin preocuparme por cómo van a estar las pensiones cuando llegue ese día.

En fin, sólo quería decirlo para intentar recordaros que el mundo sigue girando igual que en 1999, y que merece la pena intentar ver el futuro con optimismo. No porque crea que el futuro va a ser necesariamente bueno (eso no lo sé), sino porque haciendo esto el presente mejora de manera ostensible (comprobado). ;)

P.d. Ahora que lo pienso, me ha quedado una entrada bastante chorras. La idea era transmitir un poco de bienestar, pero me ha quedado algo más parecido a esas frases manidas de autoayuda al estilo "hoy puede ser un gran día" o "aguanta nena". En fin, de todos modos espero que la disfrutéis igualmente, porque ahora que la he escrito voy a publicarla :P

7 comentarios:

  1. Pues a mí me ha gustado tu entrada ^^ me ha alegrao el día un poco más, venga lo que venga podemos con ello, y sino llamamos a Chuck Norris jaja
    Saludos tomatiles!

    ResponderEliminar
  2. A mi también me ha gustado la entrada :)

    ResponderEliminar
  3. Eso es lo que yo sentí cuando Marvel empezó con la Civil War. Realmente es anterior a la crisis (empezó en el 2006) y tiene más influencia del 11-S que de otra cosa, pero no me moló nada. Vale que era una trama muy adulta, muy dramática, pero no me gustó eso de que los buenos se dividieran y se enfrentasen entre ellos. Leías los comics y eran todo malos rollos, agustias, te quedabas mal.

    Prefiero mil veces los comics de antes, los buenos se enfrentaban a los malos y al carajo. No hacía falta enredar tanto ni poner las cosas tan políticas. Vale que le tenían que dar un giro a los comics, pero perdieron optimismo. Yo me ponía a leer comics para divertirme, no para seguir con los dramas del telediario.

    Sea como sea, aunque como lectora de comics te entienda y me haya explayado no te confundas, la entrada me ha parecido ñoña, eh ;P

    ResponderEliminar
  4. Tomate, eres un cielo. Y, jaja, ¡así se habla!.

    Ío, ays, eso se lo dirás a todos... :D

    Doctora, creo que se me ha acelerado el corazón al leer tu comentario :D . No puedo estar más de acuerdo contigo. El caso es que hay un montón de gente por ahí que dice que Civil War estuvo muy bien. Pero, lo dicho, que a mi tampoco me gustó y por los mismos motivos que a ti.
    Y, en fin, tomo nota de la crítica (me das una de cal y otra de arena) :D

    ResponderEliminar
  5. A mí también me ha gustado mucho, transmites optimismo, que tanto bien hace y, además, jo, es curioso eso que cuentas, no me había parado a pensarlo, no sólo en los cómics, que yo no soy de cómics, sino en todo, seguro que con un mínimo análisis de cualquier cosa vemos que todo está cubierto de un manto gris desde hace tiempo. Habrá que echar mano de la memoria para dibujar un futuro mejor, y luego que el futuro sea como le de la gana, pero al menos intentaremos dibujar algo agradable...
    Yo cada día más siento refugio en la ciencia ficción de hace años, me hace desconectar de esta realidad gris de una manera tan brutal que me cuesta mucho elegir otro tipo de lectura...

    ResponderEliminar
  6. Te digo algo Tarambana:

    Peco de optimista en muchas oportunidades. En esta, quizás más aún que otras. Como bien dices, el mundo sigue girando igual que en 1999 y lo seguiráhaciendo en 2030, con crisis, sin crisis con o sin nosotros.

    Lo importante es difrstar ese momento que tienes para vivir, sin remordimiento y sabiendo que ha dejado una huella que sirve para mejorar tu presente y cambiar tu futuro.

    Note quedo mal. Es dar esperanza, que a veces, por la misma personalidad de cada uno se pierde en el camino

    Saludos y A seguir siendo optimista

    ResponderEliminar
  7. Rune, coincido contigo: la ciencia ficción viejuna (siglo XX) también es un excelente modo de desconectar y de imaginar futuros atractivos y sorprendentes. En la actualidad muchas veces casi parece como si hubiera un niebla en la imaginación de todo el mundo que impide ver un futuro que merezca la pena, un futuro como los de Asimov, Dick o Verne.
    Pero todavía hay esperanza, que estamos nosotros para levantar el ánimo al personal :D

    Manuel, me parece muy bien que seas optimista (yo también lo intento): es lo más cómodo y lo más agradable! Y estoy de acuerdo contigo: hay que disfrutar del momento. Se puede ser consciente de la realidad y trabajar para mejorarla sin amargarse.
    Gracias, y a seguir siendo optimistas todos! :)

    ResponderEliminar