Páginas

martes, 19 de febrero de 2013

Pete el guapo

Voy a dedicar esta entrada a un personaje que se está haciendo ilustre (irritantemente ilustre) en mi ciudad. Como no sé su nombre lo llamaré "Pete el guapo", no porque se llame Pete ni porque sea guapo, sino porque su comportamiento tiene ciertos paralelismos con el personaje de Los Simpson que tenía el mismo nombre (vamos, que toca música a cambio de monedas y que, una vez que ha empezado a tocar, no hay manera de que pare).

"Pete el guapo" es un músico callejero que últimamente pulula por el centro de la ciudad armado con un órgano eléctrico bastante grande y unos bufles amplificadores para asegurarse de que su "arte" se escuche en toda la calle donde esté situado. En vista de esta descripción tal vez pienses "qué tipo más majo, que se dedica a conmover el corazón de los peatones con bellas baladas y románticas melodías" (sí, imagino que tienes unos pensamientos muy pomposos). Pero la cosa no es del todo así. 

El modus operandi de nuestro "Pete" es sentarse en su silla de tijera frente al piano (órgano), colocar un bote lleno de piruletas sobre el instrumento para ofrecérselas a los niños que pasan por delante (debo acalarar que el hombre tiene una pinta, digamos, peculiar: los padres de los niños se ponen bastante nerviosos intentando rechazar educadamente los dulces), y ponerse a tocar canciones a todo volumen. Las canciones suelen ser clásicos bastante conocidos (pasodobles y cosas así), así que todos sabemos más o menos qué notas deberían sonar. Pero "Pete", cuyo lema parece ser "se aprende practicando", no es que toque demasiado bien, así que es frecuente escuchar notas fuera de sitio, equivocaciones y estrépitos varios (porque le gusta poner el instrumento en modo taladratímpanos super agudo). Además, como es un tipo marchoso, acompaña todas sus actuaciones de una de esas bases de percusión que traen de serie los órganos eléctricos, así que la pachanga está asegurada. (Nota: no sabrás lo que es el auténtico ritmo hasta que escuches el "Que viva España" de Manolo Escobar con un sonoro chunta-chunta de fondo).

En resumen, que una persona puede estar dándose un paseo tan tranquila por la calle al tiempo que recuerda un chiste gracioso, o resuelve mentalmente una complicada ecuación, o discute sobre el caso Bárcenas con su acompañante... y de repente deja de oir sus propios pensamientos para llenar todo su cerebro con la versión tecno de Paquito el Chocolatero a todo volumen.

Así que, "Pete", si algún día lees esto, mi única petición es que bajes un poquito el volumen de tu música y te tomes descansos más largos. Sé que eso hará que tu arte llegue a menos gente, pero recuerda que "las mejores fragancias siempre van en frascos pequeños". ;)

13 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajaja que bueno!
    Que poco se imagina el hombre que por al red ya le dedican entradas

    ResponderEliminar
  3. jaja, seguro que de no tener nombre artístico, querría ser Pete El Guapo :D

    ResponderEliminar
  4. En mi barrio había un anciano que en su día había trabajado vendiendo frutos secos en las ferias y se pasaba por las calles pregonando que tenía pipas y regalices, a parte de la lista de precios. Era incluso peor que Pete el guapo, porque este señor lo hacia por demencia, sin afán de lucro.

    ResponderEliminar
  5. Oh dios mio!!! http://youtu.be/R3opHaSHdLM
    Pobre de ti!!! de verdad!!!! insoportable el tema acordeon unido a musico callejero!!!

    ResponderEliminar
  6. No sabes cuanto te entiendo...

    Cuando vivía en Madrid, un organillero se ponía en la esquina de la calle antes de llegar a mi portal...Lo odiaba con toda mi alma...

    Ahora solo escucho los pajaritos en la mañana...Pero esto es otro cantar ;D...A veces parecido al organillero ;D

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Celia, jeje, ¿quién sabe?: no me extrañaría que alguien hubiera escrito algo ya de este gran artista :D

    Ío, claro que sí: una cosa es que yo no entienda bien su arte y otra distinta que no le proponga un buen nombre artístico... :D

    Doctora, tu barrio es una maravilla: ahí es imposible aburrirse! :D (Pero, en serio, pobre hombre el vendedor de chuches).

    Verillo, jaja, Janice y su "oh-dios-mío", qué grande!
    No, pero "Pete el guapo" no usa acordeón, usa un organillo electrico con unos altavoces enormes: ¡es mucho más escandaloso que un acordeón! :D
    (Por cierto, por otra parte de la ciudad a veces se pone un acordeonista muy bueno. No es como la mayoría, este es más sutil y toca mucho mejor, y te aseguro que es agradable: hace que te replantees la relativamente mala fama del acordeón).

    Manuel, yo a veces pienso en la gente que vive en las calles donde se pone este músico, y la verdad es que tiene que ser un tormento: se tiene que oir dentro de casa y todo :D
    Y, sí, lo de los pajaritos es otro cantar :D

    ResponderEliminar
  8. Qué exagerado! Mejor escuchar a Pete que hablar del caso Bárcenas jajaja

    ResponderEliminar
  9. Pagaría por saber qué pasa por el cerebro de la gente así, al menos durante unas horas... :D

    ResponderEliminar
  10. Durante un tiempo hubo un primo de tu Pete por mi calle tocando el violín o más bien rompiéndolo, madre mía que chirríos soltaba eso! menos mal que duró poco...
    Saludos!
    Tomate

    ResponderEliminar
  11. Speedy, jaja, no sé que decirte: las dos cosas están a un nivel parecido :D

    Rune, da la sensación de que a él sus músicas le encantan: se le ve muy feliz cuando toca :D

    Tomate, uf, es que el violín es un peligro porque casi no tiene término medio: hay gente que toca de maravilla pero hay otra gente que hace que parezca un gato al que le están pisando la cola :D

    ResponderEliminar
  12. Y no lleva una cabra que haga piruetas sobre un taburete? jejeje! Es lo único que le falta al señor Pete el guapo!

    Yo estos casos los sufro a menudo en el metro de Barcelona... También llevan el chunta-chunta de fondo y van pasando por los vagones, pero con un volumne que es insoportable! Dan ganas de echarse a correr! Encima vas con tu mp3 tan tranquilita y lo tienes hasta que apagar porque por mucho que te lo subas, sólo se oye el acordeón, guitarra, o lo que lleve y el chunta chunta de las narices!

    Desde aquí todo mi apoyo querido Tarambana. :)

    ResponderEliminar
  13. Azahara, es que en el metro, al ser un espacio cerrado, la cosa puede ser todavía peor!
    De todos modos, para ser justos, hay que aclarar que también hay muchos músicos callejeros muy buenos a los que es un placer escuchar.
    ¡Buen finde!

    ResponderEliminar