Páginas

miércoles, 6 de marzo de 2013

Cosa de hombres

Llega un momento en la vida de todo hombre en que sabe que ya no es un niño. Es un momento especial en el que todo cambia, en el que uno debe hacer algo para lo que lleva preparándose desde pequeño. Un momento para sacar al machote que todos llevamos dentro y dejar que tome las riendas, para enfrentarse con uno mismo, para bautizarse con sangre y metal como lo hicieron nuestros antepasados antes que nosotros... Efectivamente, estoy hablando del afeitado.

Existen varios motivos para afeitarse: puede ser que tengas que asistir a una boda/bautizo/funeral, puede que tengas una barba que te da calor y quieras librarte de ella, puede que tengas 14 años y quieras desprenderte de esa pelusilla que te sale encima de la boca, o sencillamente puede que te guste el tacto de tu barbilla justo después de afeitarte (queda suave como el culo de una rana, os lo garantizo). El caso es que, tarde o temprano, todos los varones tenemos que afeitarnos.

El afeitado no tiene por qué ser tan traumático como parece desde fuera. A ver, es verdad que consiste en restregarse una cuchilla afilada por la cara intentando quitar la mayor cantidad posible de pelos y la menor cantidad posible de piel, cosa en la que a veces tenemos un éxito dispar (dicho así sí que da un poco de canguelo, ¿no?). Pero si se hace bien y con cuidado, es posible obtener un afeitado limpio, apurado y no demasiado sangriento.

El primer paso para un buen afeitado es humedecerse la cara. Este paso es una vara porque cuando es invierno te da frío y cuando es verano... sigue siendo una lata porque no te apetece estar delante del espejo del baño mojándote la jeta como un tontaco. Pero es un paso sencillo, así que lo haces y punto. Después pasas a lo siguiente, que consiste en ponerte espuma de afeitar. Para ello echas un poco de espuma de afeitar en tu mano izquierda (o en la derecha si eres zurdo) y posteriormente te embadurnas bien el careto (o la zona peluda que sea, lo que haga cada uno con su vello no es cosa mía). Sabrás que has llevado a buen término este paso cuando veas que tu cara está llena de espuma... y también tus manos, y parte de tus brazos, y el lavabo, y un goterón que te ha caído en la camiseta y... en fin, que tendrás espuma en la cara.

Después de todo esto llega el momento más crítico, la hora de la verdad: llega el momento de afeitarse propiamente. Hay dos teorías sobre la mejor manera de deslizar la maquinilla: unos dicen que es mejor "a pelo" y otros dicen que "a contrapelo" (esto lo sé porque en una de la películas de Arma Letal se pasan todo el rato hablando sobre cuál de las dos maneras de afeitarse es mejor. Se conoce que es un tema de conversación recurrente entre los tipos duros). Mi consejo es que lo hagas como que te apetezca, que tampoco le vas a dedicar tanto cuidado a un afeitado, ¡que somos machotes, leñe!.

Por último te lavas la cara, te quitas la espuma sobrante, te tapas los cortes que puedas tener con papelitos chiquitines (esto de los "papelitos chiquitines" siempre me recuerda a Homer Simpson), y ya estás listo para presentarte en sociedad (bueno, también te puedes poner un poco de loción para después del afeitado, que huele bien, se supone que te suaviza la piel y escuece un poco).

Pues eso es todo. Sí: he escrito una entrada sobre el afeitado. Creo que no se puede buscar un tema más chorras en el mundo. Otro día hablaré sobre las manitas de los Tiranosaurios Rex (en comparación con el resto del cuerpo, tenían unas manos muy pequeñas ¿no?; eso da para un par de entradas por lo menos).

18 comentarios:

  1. mmm pues muy instructivo, no descarto ponerme una barba postiza y comprobar si funciona tu estrategia jaja
    Saludos de una tomatina sin barba... por ahora jajaja

    ResponderEliminar
  2. Pues eso instructivo, pero sobre todo me dejas con una gran duda...cuantos culos de rana has tocado para saber lo suaves que estan??? eso si que me preocupa!!!

    ResponderEliminar
  3. Me reído con esto...Básicamente porque está mañana, luego de muchos años, me he vuelto a cortar al afeitarme ;D

    Mi hijo anda en esos asuntos ahora.

    Saludos Tarambana

    ResponderEliminar
  4. Tomate, jaja, muy bien, sí, pruébalo con una barba postiza, que es toda una experiencia :D
    Saludos, Tomatina :)

    Verillo, ¿tú nunca has tocado un culo de rana? Pues es un pasatiempo muy común... :D

    Manuel, jeje, bueno, yo me corto aproximadamente el 50% de las veces, así que te entiendo :D
    Tu chaval se está haciendo mayor. :)

    ResponderEliminar
  5. Madre mía como está el patio!! jajajaja

    ResponderEliminar
  6. Me ha agradado bastante tu entrada, y es que de verdad a varios les hace falta tener un how to hasta de como lavarse las manos jajaja. Me parece comico cuando veo a un galan muy afeitadito, pero con varios puntitos rojos, señales de guerra entre él y la navaja, y siempre me he preguntado, bueno que tan dificil ha de ser eso que siempre algien sale herido XD

    Gracias por tu comentario en mi entrada.

    ResponderEliminar
  7. Estas entradas didácticas que te marcas, lo mismo sobre el efecto Doppler o la velocidad de la luz que sobre el arte del afeitado (ejem ejem), tienen su punto eh :D

    Un besín

    ResponderEliminar
  8. No sé al resto del público femenino, pero a mí me ha hecho mucha gracia, y desde la primera línea ya estaba pensando en lo de los papelitos de Homer :D qué grande Homer... jaaaaaaajajajajajaja
    Lo de las manitas de los Tiranosaurus merece una entrada! nunca han podido ponerse un sombrero los pobres!

    ResponderEliminar
  9. Homer y sus papelitos, él si que sabe afeitarse! Afeitarse con cuchillas no tiene mérito, debes probar a hacerlo con una navaja ^^
    Pimiento

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja no esta mal la entrada con lo que a mi me gusta afeitar a los chicos!! Me ha gustado leerte.
    Sabes que he afeitado una cabeza con cuchilla? es todo un arte
    jejejeje

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Speedy, jaja, nunca se sabe lo que te puedes encontrar en este blog :D

    Alezhi, bueno, no te creas que es tan facil. Más que nada porque muchas veces nos entra prisa por acabar así que lo hacemos rápido y acabamos "hechos un mapa" :D
    Un placer comentar :)

    Ío, es que tengo mucha sabiduría que compartir con la humanidad :D
    (Por cierto, nota mental para mi: tengo que escribir otra de mis famosas entradas de física) :P

    Rune, jaja, es que Homer es una fuente inagotable de sabiduría popular :D
    Y sí, pobres Tiranosaurus. Una vida sin ponerse un sombrero no es una vida plena :D

    Pimiento, pues tiene que estar bien eso de afeitarse a navaja. Nunca lo he hecho, pero seguro que mola. Tengo que añadirlo a mi lista de cosas por hacer, junto a ponerme un monóculo y un sombrero de copa :D
    (De todos modos, será mejor que lo haga cerca de un hospital por si acaso) :D

    Celia, pues, por lo que cuentas, creo que serías la persona perfecta para ser la maquilladora/peluquera de Bruce Willis. :D
    Me alegra que te haya gustado la entrada :)

    ResponderEliminar
  12. Traumático es arrancarse a tirones el pelo del sobaco. Lo del afeitado no es nada comparado con eso, a no ser que sufras Parkinson.

    Siempre me ha hecho gracia lo de que los padres enseñen a sus hijos a afeitarse, me parece algo tan simple que lo veo tonto. Es como si a un chaval de 14 años tuvieras que enseñarle a lavarse las manos, es de cajón.

    Lo realmente intrigante es la mención que has hecho sobre el culo de las ranas. No me meto en la vida sexual de nadie, pero qué asco.

    ResponderEliminar
  13. Doctora, jaja, tal como lo cuentas, es verdad que lo del sobaco tiene pinta de ser más traumático todavía.
    Veo que el comentario sobre el culo de las ranas ha triunfado: cuanta polémica ha suscitado! :D

    ResponderEliminar
  14. Ilustrativo, sin duda alguna. Y es curioso porque nunca me habían explicado con tanto detalle este momento tan crucial en el día a día de un hombre. Parecía más sencillo... os compadezco. O no. Mejor que no haga ninguna mujer de por aquí una entrada sobre los días de menstruación.

    Esperaremos con ilusión la entrada sobre las manos indiscutiblemente pequeñas en comparación con el resto del cuerpo de los Tiranosaurios Rex :)

    ResponderEliminar
  15. Jajajaj es que tengo un clon de bruce en casa jajajajaja

    ResponderEliminar
  16. J. Vela, el caso es que ya he leído alguna entrada de algún blog acerca del ciclo menstrual y sus consecuencias físicas-emocionales-nosecuantascosasmás (¿no será que sois un poco exageradillas?) ;D
    Y, jaja, sí, las manos de los Tiranosaurios merecen un estudio a fondo :D
    Bienvenida al blog, nos leemos!

    Celia, jaja, pues seguro que está encantado de tener en casa a una peluquera tan buena ;)

    ResponderEliminar
  17. Y la pereza que da!!!! claro que peor debe ser depilarse como las mujeres.

    Lo menos hace tres añlños que no me afeito como describes, he optado por una rasuradora y dejarme la barba al uno o al dos.

    Más cómodo

    ResponderEliminar
  18. Sese, pues sí, da mucha pereza, jeje.
    Ya que te afeitas con máquina, ¿no has probado una de esas máquinas eléctricas de afeitado? La gente que se acostumbra a ellas suele quedar bastante contenta (lo digo por si te apetece afeitarte del todo en vez de dejarlo al 1 o al 2). En todo caso, haces bien: está claro que optas por una opción muy práctica.

    ResponderEliminar