Páginas

lunes, 25 de marzo de 2013

Nostalgia y paparruchas

Hoy he estado en mi vieja facultad recogiendo unos documentos (hablo de ella como si fuera historia antigua, jeje) y me ha traido gratos recuerdos. En aquel edificio aprendí unas cuantas cosas, tanto académicas como vitales, y conocí a mucha buena gente. Tuve la suerte de coincidir con muy buenos compañeros con los que enseguida trabé amistad. Nos prestábamos los apuntes, criticábamos a los profes que nos hacían la vida imposible (vaya risas), y arreglábamos el mundo en nuestros debates de cafetería. También nos poníamos nerviosos mutuamente en los prolegómenos de los exámenes ("¿tú te has estudiado el modelo de no-sé-qué de Fulanito?" "¡¿¡no me jodas que eso entraba!?!") y nos volvíamos a poner nerviosos a la salida (yo no, yo cuando salía de un exámen entraba en el nirvana: es igual cómo me hubiera salido, la cosa era que me lo había quitado de encima, y esa sensación es pura calma). En fin, que estaba bien todo aquello.

Últimamente he oído que en algunos sitios el ambiente es cada vez peor. La gente en vez de colaborar, compite. Hay compañeros de clase que no les prestan sus apuntes a los demás (no puedo entender esto, de verdad), la gente desconfía unos de otros y, en resumidas cuentas, parece que en vez de compañeros sean enemigos. Me parece una pena (y una estupidez) que haya gente que actúe así. A ver cuándo se enteran de que, para un ratillo que estamos en este mundo, es mucho mejor pasarlo colaborando y haciéndolo un poco más agradable que esforzándonos en fastidiar al prójimo. En fin, esto ha sido un despotrique genérico, pero si eres de esos que sólo piensa en competir, que sepas que te equivocas: eso de la competición sólo beneficia a unos pocos que nos miran desde arriba con una sonrisa burlona mientras nosotros los pringaos nos peleamos por las migajas que se les caen a ellos. 

En fin, como la entrada me ha quedado muy raruna (¿es una entrada alegre o de enfadarse?), dejo una tira cómica que tenía rodando por el disco duro y que encontré en internet hace tiempo. Es una chorrada, pero me parto con ella :D


16 comentarios:

  1. No sé cuántos años nos llevamos pero cuando yo estudiaba, aunque se estilaba un falso compañerismo y se prestaban los apuntes, había quien era de esa especie competitiva. Aunque yo tengo poco que decir aquí porque durante algunos esos años tomaba apuntes de unas asignaturas y de otras los pedía (y prestaba los míos) a veces entendía a alguien que decía que no a quien no pisaba las clases, porque ellos se los curraban. De todos modos, creo que no te refieres a esos casos, sino a la gente en general, que ya no se apoya.
    Por cierto, me encanta esa tira :D

    ResponderEliminar
  2. Pued vaya futuro nos espera si ya de tan jovencillos son tan rancios. Que con la edad se agria el caracter. Tienes mucha razon de que se vive mejor dando que negando. Pero la gente a veces se da cuenta demasiado tarde.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón, la competencia entre compañeros es algo inútil. Claro que el compañerismo también lo es. Y la amistad y el amor... todo será inútil y en vano cuando se cumpla la profecía, me haga con las gotas de sol sagradas y el mundo esté bajo mis pies... whajajajaja

    Por cierto, si te gustan las viñetas de ese tipo pásate por aquí.

    ResponderEliminar
  4. Hace 22 años que deje la facultad. Había compañeros y tambien rancios como los que describes.

    Yo grababa las clases y luego las transcribía. Las prestaba para que sacaran copia.

    luego me enteré que un "amigo" las vendía...

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Rune, supongo que también hay gente que le echa un poco de morro a la hora de pedir apuntes. Aún así, yo siempre fui partidario de prestarle mis apuntes a quien los necesite (supongo que tendría que ser algún caso muy concreto y muy exagerado para que no los preste, no sé). Pero sí, como dices, me refiero a la gente que tiene como norma general no ser solidario con los demás.
    jeje, me alegra que te haya gustado la tira :D

    Celia, pues sí, hay gente que se echa a perder bien pronto :D De todos modos, debo aclarar que hablo de oídas, porque mi experiencia fue siempre muy positiva y de mucho compañerismo.
    Y estoy de acuerdo contigo: vale más dar que negar.

    Doctora, veo que estás completamente en el lado oscuro :D Na, seguro que si dominaras el mundo serías una dictadora la mar de maja. Eso si, seguro que el Atlético de Madrid saldría muy beneficiado... :D
    Gracias por el enlace, no lo conocía :)

    Manuel, uf, eso de vender los apuntes es otra cosa que no entiendo. Si lo normal es lo contrario: lo normal es aquello de discutir sobre quien invita al café porque todos queremos invitar.
    Pero veo que tú si que eras un buen compañero (y un buen estudiante: bien pensado lo de grabar las clases; yo sólo confiaba en mi memoria y en mi capacidad sobrehumana para tomar unos apuntes breves pero que incluían casi todo lo relevante) :D

    ResponderEliminar
  6. En mi carrera pasaba lo mismo y jamás lo entendí... porque mira, que los alumnos no sean colaborativos en carreras en las que se busca que los futuros trabajadores se saquen los ojos unos a otros pues bueno, era de esperar, pero en lo mío, pedagogía, en la que se supone que los profesionales han de colaborar, trabajar en equipo y de forma multidisciplinar... pues me parece una barbaridad que haya personas que se lo tomen como una competición porque no han comprendido de qué va la cosa. Que vamos, que a lo mío no te metes por quererte hacer rico.

    Para mí siempre han sido un orgullo mis apuntes y, por lo tanto, cuando me los pedían los daba con una sonrisa en la cara. Es más, subí los apuntes de una de las asignaturas hueso de la carrera, hechos con el sudor de mi frente y ampliados con la bibliografía, a scribd porque el resultado fue tan maravilloso que debía compartirlo con el resto de la humanidad (sí, estaba muy orgullosa de ellos).

    En fin, es muy triste que la gente sea tan poco colaborativa entre ella. Creo que el mundo sería un poquito mejor (y avanzaríamos mucho más rápido) si en vez de ponernos la zancadilla unos a otros aprendiéramos a trabajar en equipo para un fin común.

    ResponderEliminar
  7. Hombre, competir es una ESTUPIDEZ partiendo de la base que la notas de la carrera no sirven para ABSOLUTAMENTE nada en el mundo real. En realidad, y por desgracia, muchas veces ni siquiera importa tener la carrera terminada o no.

    ResponderEliminar
  8. sigues vivo!!! que emoción! un abrazo!! :D

    ResponderEliminar
  9. a manolo le han alegrado el día.. genial! :)

    ResponderEliminar
  10. A mi al principio me molestaba un poco que peña que pasaba de ir a la facultad, luego me pidiera el taco de apuntes de la asignatura tal o cual una semana antes para fotocopiarlos, pero llegué pronto a la conclusión de que yo iba (y por ende pillaba apuntes) porque me gustaban las clases, y quien no iba, se lo perdía :D sí, me gustaba, lo añoro de hecho ... Así que no me costaba dejar apuntes, hubo quien aprobó gracias a ellos, pero ¿y qué? cuando yo necesité algo, también me lo dejaron.

    Claro que luego empecé otra carrera y las cosas ya no eran lo mismo, ¡lo que costaba que alguien te dejara un mísero apunte! uff

    Dependerá de la gente ¿y de la facultad? jeje

    besus

    ResponderEliminar
  11. En mi carrera depende, yo siempre he ido a clases por la tarde y como éramos pocos nos pasábamos los apuntes sin problema, pero el grupo de la mañana tenía una fama... el año pasado nos cambiamos a ese grupo y de verdad que eran supercompetitivos y se cabreaban si alguien les pedía los apuntes, a mí me parece ridículo, pero bueno que cada uno haga lo que quiera xD
    Tomate

    ResponderEliminar
  12. Jill, lo dicho, no se entiende el comportamiento de alguna gente.
    jeje, sé a lo que te refieres: cuando te salen bien unos apuntes casi hasta es un orgullo prestarlos (yo presumo de tener una caligrafía bastante legible y unos apuntes bastante buenos, así que me pasa un poco como a ti). Fue un detallazo por tu parte subirlos a internet y todo. :)
    Y estoy de acuerdísimo con lo que comentas al final: si la colaboración fuese más habitual, seguro que ya estaríamos viviendo en un mundo mucho más avanzado.

    Speedy, normalmente estaría de acuerdo contigo, pero casualmente ayer envié una solicitud para trabajar de bacario y una de las cosas que me pedían era la nota media de la carrera... :D
    Sea como fuere, es mucho mejor ayudarse mutuamente. :)

    Histerica, ¡hola!. Si, yo me mantengo por aqui ininterrumpidamente :D

    Raúl, jajaja, sí, Manolo está encantado :D

    Ío, sí, es verdad que hay gente que le echa un poco de jeta. Pero, como dices, es peor para ellos.
    Entiendo lo que dices de disfrutar de las clases: siempre hay alguna asignatura tostón, pero las asignaturas interesantes pueden ser una gozada.
    Y, sí, supongo que en cada sitio y con cada grupo de compañeros es diferente. Por lo que veo, tú contribuyes a ampliar el grupo de los compañeros majos allí donde estás, eso está muy bien :)

    Tomate, veo que has experimentado los dos tipos de compañeros: los colaborativos y los competitivos. Y veo que estamos de acuerdo en preferir el estilo colaborativo. :)

    ResponderEliminar
  13. Yo siempre he sido de las de "hoy por tí y mañana por mí" me parece una gilipoyez lo de la falta de compañerismo, luego cuando les haga falta a ver con que cara van al resto...
    Me he partido con la viñeta, es taaan buena la cara final!
    Besos!
    Pimiento

    ResponderEliminar
  14. Pimiento, es que, como mínimo, ese debería ser un motivo para ayudarse: tener la posibilidad de que todos puedan contar con todos. Las cosas serían mucho más fáciles y cómodas.
    jajaja, me pasa lo mismo con la tira, me parto al ver la cara de Manolo al final :D

    ResponderEliminar
  15. yo tenía una compañera así en BUP, menuda imbécil, la verdad!

    ResponderEliminar
  16. A. Sandler, yo tampoco le veo sentido a ese comportamiento. En fin, allá ella.
    ¡Buen puente!

    ResponderEliminar