Páginas

sábado, 2 de marzo de 2013

Periodistuchos

Estoy muy enfadado con los periodistas de este país. Tanto que no descarto decir algún taco en esta entrada, algo así como "¡rayos y centellas!" (ay, qué a gusto me he quedado. Lamento que hayáis tenido que verme así, pero eso es lo que pasa cuando me enfado) :P

Ahora en serio, me estoy dando cuenta (me he dado cuenta hace ya tiempo) de que es dificilísimo encontrar periodistas mínimamente objetivos. Ni siquiera lo intentan. Mires el periódico que mires, el canal de televisión, la emisora de radio, la página de internet o el medio de comunicación supuestamente informativo que sea, no hay manera de descubrir datos objetivos y ciertos. Y lo que es peor, además muchas veces intentan despistarte o engañarte deliberadamente, lo cual es todavía peor.

Se supone que la prensa escrita (los periódicos) es una de las fuentes más fiables de información de actualidad. Es, por así decirlo, el hogar del periodismo más puro. Pues últimamente cada vez que abro un periódico o lo leo en internet acabo de los nervios, porque siento que tengo que estar al quite para descubrir cuándo están intentando metérmela doblada.

En el caso de los periódicos conservadores hay una práctica muy común que consiste en poner titulares que lleven a error (o directamente falsos). Hace poco leía una noticia en cierto periódico importante acerca del caso Campeón (una trama de corrupción en la que están presuntamente implicados algunos políticos). El caso es que en aquella noticia en particular, el titular decía algo así como que habían descubierto una conexión muy clara entre ciertas empresas, políticos y la trama de corrupción. Como mucha gente se lee sólo el titular mientras se toma el café, muchos habrán pensado "qué malos todos estos que apaerecen mencionados en el titular y el subtítulo". Sin embargo, cuando uno se lee la noticia entera, se da cuenta de que en el cuerpo de la noticia dice prácticamente lo contrario. Vamos, que el supuesto escándalo que daba a entender el titular no era tal, y que la noticia era más bien poco importante (era poco importante el asunto concreto del que hablaba esta noticia, no el caso al completo, que se está investigando actualmente). Claro, supongo que esto cubre las espaldas a los dueños del periódico, puesto que pueden decir que ellos no mintieron: que estaba todo explicado en el cuerpo de la noticia. Pero yo digo que cuando un titular te hace pensar una cosa y luego el cuerpo de la noticia te hace pensar lo contrario, ese titular está mal hecho y claramente pensado para inducir a error. Y eso está mal. Moraleja para nosotros los consumidores: lee siempre la noticia entera, no te quedes sólo con el titular. Ya sé que es una vara y a veces no apetece leerse todo el rollo, pero es la única manera de enterarse de si te están dando gato por liebre.

Por otra parte, también hay queja sobre los periódicos más supuestamente de izquierdas. En el caso de estos me saca de mis casillas cómo a veces sencillamente pasan olímpicamente de la noticia para quedarse con el chascarrillo. Por ejemplo, hace poco leía en la edición en internet de otro cierto periódico importante una noticia acerca la aparición de carne de caballo en preparados de carne etiquetados como ternera (por cierto, la carne de caballo no es mala, que quede claro, simplemente no se puede vender como ternera porque es engañar al consumidor, no porque sea venenosa ni nada por el estilo). El caso es que se había encontrado carne de caballo en los preparados de ternera de cierta gran marca. Pues el periódico decía en un titular, como con cierta ironía, que no era extraño que se hubiera encontrado esta irregularidad, ya que los preparados de esta marca son muy baratos. Una vez más, en el cuerpo de la noticia venía todo acalarado y bien expresado, pero quien sólo leyera el titular se quedaría con la idea de que las cosas baratas o las cosas en general hechas por esa marca son malas, cosa a todas luces falsa. Por supuesto, lo que dirán los del periódico es que si alguien piensa esto es culpa suya: ¡haberse leído la noticia entera!. Pero todos sabemos que no mucha gente lee periódicos enteros, hasta la última coma.

Pero si que hay una cosa que todos lo periodistas parecen saber explicar bien y con todo lujo de detalles: lo que les concierne a ellos. Por ejemplo, sobre el caso de presunta financiación irregular del PP en el que presuntamente estaría implicado Luis Bárcenas, según el periódico que leas puedes descubrir unas cosas u otras, pero lo que todos hemos visto por todas partes y tenemos total y absolutamente claro es que Bárcenas les enseñó el dedo (corte de manga, peineta o como lo llemeis vosotros) a los periodistas. Que no creo que yo sea sospechoso de ser fan de Bárcenas ni mucho menos, pero ¿dónde quedó aquello de que el periodista no debe ser el protagonista de la noticia?. Que una cosa es dar el apunte de que aquello sucedió, y otra cosa es darle la importancia tremenda que le dieron y sacar la foto del dedo de este hombre hasta en la sopa.

En fin, ya sé que la entrada me ha quedado larguísima y es un tostón, pero quería desahogarme. A ver si hay suerte y esto lo lee algún jóven estudiante de periodismo, y algún día volvemos a tener un poco de ética periodística por estos lares (por cierto, cómo echo de menos los cursos de ética periodística de Juanjo de la Iglesia en el CQC original). Yo volveré con la amena programación habitual dentro de poco. ¡Hasta pronto!.

11 comentarios:

  1. Lávate la boca con jabón pero ya! y no vuelvas a decir semejantes palabrotas!! jaja
    Imparcialidad? que ser eso? hay periódicos de un signo y otros del contrario y cada uno cuenta las cosas como le interesa y si hablamos de los deportivos ni te cuento...
    Saludos ^^
    Tomate

    ResponderEliminar
  2. Yo vengo de un país donde lamentablemente la corrupción campea de norte a sur y de este a oeste. Un caso de corrupción tapaba a otro que a su vez cubría los anteriores, por la magnitud.

    En Venezuela, hasta la llegada del chabestia, los medios de comunicación no tenía orientación política, es decir, cada periodista, en la cadena de TV, emisora de radio o periódico en el que trabajara o colaborar era dueño de su opinión y respondía por ello. Esto en principio hacía que fuese más fiables sus opiniones.
    Luego de la llegada de chabestia, se politizó todo, incluso la opinión periodística...Y comenzó una situsción similar a la actual en España, donde según mi corriente política, digo o dejo de decir.

    Parece que la idea es vender o que sintonicen mi dial o cadena...Atraer con un titular "amañado" o con una imagen interesante, pero de photoshop...Es la tónica actual.

    Saludos Tarambana. Una reflexión que más de un periodista debiese leer.

    ResponderEliminar
  3. Yo vengo de un país donde lamentablemente la corrupción campea de norte a sur y de este a oeste. Un caso de corrupción tapaba a otro que a su vez cubría los anteriores, por la magnitud.

    En Venezuela, hasta la llegada del chabestia, los medios de comunicación no tenía orientación política, es decir, cada periodista, en la cadena de TV, emisora de radio o periódico en el que trabajara o colaborar era dueño de su opinión y respondía por ello. Esto en principio hacía que fuese más fiables sus opiniones.
    Luego de la llegada de chabestia, se politizó todo, incluso la opinión periodística...Y comenzó una situsción similar a la actual en España, donde según mi corriente política, digo o dejo de decir.

    Parece que la idea es vender o que sintonicen mi dial o cadena...Atraer con un titular "amañado" o con una imagen interesante, pero de photoshop...Es la tónica actual.

    Saludos Tarambana. Una reflexión que más de un periodista debiese leer.

    ResponderEliminar
  4. La cosa ha degenerado tanto que si hoy en día le preguntan a un niño de 7 años qué es un periodista no creo que tenga ni puta idea.

    Lo malo es que parece que hay periodistas consagrados que tampoco lo saben.

    ResponderEliminar
  5. La gente habla mucho de lo malos que son los periodistas... y la realidad de la vida es que el 99% de los periodistas son mileuristas que tiene que alimentar a sus familias y que, para sobrevivir, no tienen más remedio que hacer lo que sus jefes supremos les digan. Curiosamente, nadie habla de esos jefes supremos de los medios de comunicación, que DESDE LUEGO no son periodistas, que no les importa ni la información ni la verdad, solo ganar dinero y que los partidos políticos, uno u otros, les deban favores que luego tengan que pagarles de alguna forma.

    ResponderEliminar
  6. A mi me sorprendió muchísimo que "el mundo" sacase la historia de Barcenas, con lo de derechas que es y fijate... yo prefiero leer a periodistas en vez de periódicos, aunque siempre tengo en cuenta del signo político al que le tiran más, la cuestión principal está en querer estar informado de verdad uno mismo.
    Besos!
    Pimiento

    ResponderEliminar
  7. Tomate, tienes toda la razón del mundo: parece que cada uno se dedica a defender su tesis en vez de informar. Es una pena que sea así.
    ¡Buena próxima semana! :)

    Manuel, me parece que en todas partes pasa algo parecido: la parcialidad periodística no me parece que sea "mérito" exclusivo de Chavez :D
    De hecho, en Venezuela hay medios chavistas y medios opositores, y me parece (por lo que voy viendo desde aquí) que los dos bandos tienen una credibilidad discutible. (Pero eso pasa también en España, en el resto de Europa, en EEUU...).
    En cualquier caso, es una lástima que los medios de información se conviertan en medios publicitarios, en vez de hacer de manera neutral su labor.

    Doctora, estoy de acuerdo en que hay muy poco cuidado con el periodismo: un niño se llevará una sorpresa cuando le digan que, en teoría, los que escriben periódicos deberían ser imparciales.

    Speedy, estoy al corriente de la precariedad laboral dentro de la profesión (de esta y de otras): hay mucho mileurista... y mucho que ni siquiera es mileurista (becarios de esos de 600 € y así). Me parece imperdonable que se de una situación tan mala en una profesión como esta.
    Pero mi crítica no iba hacia los errores que puedan cometer estos currantes o la selección de noticias que publiquen por obligación, sino hacia las personas que escriben noticias claramente engañosas (que son muchos, por lo que he podido comprobar). Si escribes un titular que dice "norte" y luego resulta que la noticia de verdad era "sur", eso está mal hecho, lo haga quien lo haga y gane lo que gane. Y por supuesto, a la hora de repartir las responsabilidades estoy de acuerdo en que debemos mirar hacia los jefazos que mueven los hilos.

    Pimiento, sí, me pasó lo mismo respecto a Bárcenas y El Mundo, fue sorprendente.
    Está bien eso de fijarse en el periodista para saber de qué pie cojea y estar preparados. Yo procuro leer lo que dicen sobre el mismo acontecimiento varios periódicos. Es sorprendente lo distinto que puede parecer el mismo hecho según lo leas en El País, El Mundo o Público.

    ResponderEliminar
  8. Ostras tío, ya no me acordaba de los cursos de ética periodística!!!! jooooo, qué recuerdos!
    Del resto me perdonas que no diga nada porque me quema mucho la sangre y si me quema la sangre la prensa escrita, ver las noticias por la tele es que me mata, aaaaaaaaaaargh!

    ResponderEliminar
  9. Rune, jeje, los cursos de ética periodística molaban, ¿verdad? :)
    La verdad es que es bastante desesperante todo esto de la falta de objetividad por parte de los medios de comunicación. En fin, habrá que seguir leyendo las noticias con mucho cuidado y contrastando cada palabra por varias fuentes como si fuésemos detectives, no queda otro remedio.

    ResponderEliminar
  10. Sabes, en México la prensa hace tiempo que dejó de ser confiable y creíble, la verdad es que si no están vendidos están amenazados, claro ejemplo es el nuevo presidente que tenemos, el cual fue sujeto de una amplia campaña publicitaria de parte de los medios de comunicación que se supone deberían de ser imparciales, entiendo tu frustración, y es cuando te das cuenta que hace falta encontrar otras fuentes de información porque aparte de que nos engañan, se ríen de nosotros pensando que nos creemos todo lo que nos dicen.

    ResponderEliminar
  11. Alezhi, precisamente hoy escuché en la radio a un periodista mexicano (Javier Garza, creo que se llama) que hablaba de las dificultades para ejercer la profesión en Mexico. El problema de la violencia es algo que hay que solucionar cuanto antes.
    En fin, esperemos que todo mejore, y que llegue pronto una remesa de medios de comunicación objetivos tanto a Europa como a América.

    ResponderEliminar