Páginas

lunes, 1 de abril de 2013

Identidades

La identidad es algo muy importante para los seres humanos. Nos definimos a nosotros mismos y a los demás según una identidad. Parte de ella permanece inalterable y otra parte cambia según el contexto, pero en cualquier caso nos ofrece un marco de conducta, un atajo a la hora de comportarnos que nos facilita mucho la vida.

Si nos deshiciéramos de nuestra identidad e intentásemos comportarnos en cada situación de acuerdo únicamente a criterios objetivos, nuestra vida sería muy complicada. A cada instante deberíamos decidir cómo nos sentimos, qué persona nos cae mejor o peor, qué es correcto para cada momento, qué es lo próximo que vamos a pensar, etc. En lugar de eso, lo que hacemos es crear una identidad, interpretar un personaje concreto que se comporta de manera parecida en situaciones parecidas. Uno puede considerarse a si mismo tímido, extravertido, optimista, pesimista, de derechas, de izquierdas, pijo, sencillo, prudente, atrevido... y un montón más de adjetivos que describen cómo soy. Del mismo modo, los demás también nos verán (nos clasificarán) de acuerdo a una descripción parecida.

La creencia general es que primero está la identidad y después el comportamiento. Por ejemplo, "Fulanito siempre cuenta chistes porque es muy alegre" [alegre=identidad; contar chistes=comportamiento]. Sin embargo, no hay nada que indique que la relación sea tan lineal ni tan unidireccional. No es nada descabellado pensar que en algunos casos lo que realmente ocurre es que "Fulanito es muy alegre porque siempre cuenta chistes". Es decir, que del mismo modo que nuestra identidad modula y, hasta cierto punto, controla nuestro comportamiento, nosotros también podemos influir en nuestra identidad (o nuestra personalidad si lo prefieres, no uso estas palabras en sentido científico estricto, es solo para entendernos) a través de lo que decidamos hacer con nuestro comportamiento. Solo tenemos que distanciarnos un poco e intentar ver lo que hacemos con cierta objetividad.

Puedes pensar que eres tímido (por ejemplo), pero debes recordar que eso no es más que parte de tu personaje en la vida. Ser tímido no es algo que forma parte de tí intrínsecamente, es sólo parte de esa identidad, de ese atajo comportamental que ha escogido tu cerebro para ayudarte a decidir con rapidez como comportarte. Es una sugerencia de tu mente, te sugiere que no hables con la gente o que te sientas agitado cuando estás en una situación social. Pero no debes olvidar que puedes decidir hacer caso o no a esa sugerencia (dentro de unos límites). Lo mejor si quieres cambiar esa parte de tu identidad es que empieces poco a poco a comportarte de otra manera, a hacer caso omiso de tu timidez en situaciones sencillas. Por ejemplo, si vas de compras con otra persona y tenéis que preguntarle algo al vendedor, sé tú (la persona tímida) quien pregunte. Si vas a un restaurante con otras personas, sé tú la persona que hable con el camarero para pedir la comida o la cuenta al acabar. Si suena el teléfono, sé tú quien lo coja y hable con quien sea. De esa manera, poco a poco, tu personalidad dejará de ser tan tímida. Tu comportamiento influirá en tu identidad, y no solo al revés. (Ahora, por favor, que nadie "coja el rábano por las hojas" y vaya a lanzar a una persona tímida de cabeza a una situación social complicadísima, que tampoco es cuestión de hacer sufrir al personal y además puede ser muy contraproducente. Las cosas hay que hacerlas poco a poco, con calma).
___________________________________________
Bueno, como ves hoy no se me ocurría nada que escribir pero tenía ganas de actualizar, así que he colado esta entradilla a lo Punset. En cualquier caso, quería pasarme a saludar, así que ¡hola!. Espero que te hayas adaptado bien al cambio de hora. Y como ya se acaba la entrada, ¡hasta luego! :D

17 comentarios:

  1. Chorradas, todo el mundo sabe que lo que realmente determina el comportamiento es la última peli o serie que hayas visto. Por ejemplo yo esta Semana Santa he estado viendo "Juego de tronos" y ahora me siento de lo más intrépida y medieval, así que deja de escribir cosas de este estilo o propondré al consejo municipal que seas quemado en la hoguera.

    ResponderEliminar
  2. muy sensatas tus recomendaciones, "ante todo mucha calma", como decían siniestro total! :)

    ResponderEliminar
  3. El pensamiento definitivamente influye en nosotros. En algunos casos, la opinión de tercero determina incluso el comportamiento. Las "etiquetas", que nos colocan terceras personas en algunos pesan como el granito...

    Saludos Tarambana.

    ResponderEliminar
  4. Doctora, pues sí, tienes razón. Mira lo que hizo este chaval después de ver alguna de las pelis de Batman... :D

    Raúl, eso es, si hay que elegir es mejor hacer las cosas bien que hacerlas rápido.

    Manuel, estoy de acuerdo contigo. De todos modos nosotros también tenemos la oportunidad de ejercer influencia a la inversa si lo hacemos correctamente.

    ResponderEliminar
  5. Nuestra conducta también viene modelada por las consecuencias que han tenido conductas similares en el pasado. Si contar chistes ha sido exitoso es más probable que contemos chistes que si en cambio nadie se ha reído cuando lo hemos hecho (y mucho más si nos han pegado). xD

    Últimamente he estado reflexionando mucho sobre esto porque muchas veces quién creemos que somos no es cómo los otros nos ven, ya que nos atribuyen unas características diferentes a las que nosotros nos atribuimos... y otras veces creemos que somos de una determinada manera y luego nos damos cuenta, en un momento crítico, de que no somos cómo creíamos y que ante según que situaciones que preveíamos una conducta determinada reaccionamos de una forma totalmente distinta.

    OMG, no sé si lo que he escrito es comprensible ahora mismo. xD

    ResponderEliminar
  6. He dejado de leer en el tercer parrafo porque yo no leo entradas que no usen las palabras en sentido científico estricto jajajaja

    (Ahora en serio, Nuevo-Punset, estas entradas molan. Hay debate para rato, pero yo no lo empiezo, que ya son las mil... y me ha sentado fatal el cambio horario ;P)

    ResponderEliminar
  7. Es algo super interesante eso de la identidad y el comportamiento, de verdad es un tema que encuentro fascinante, y me gusta mucho pensar en todo ello que te ayuda a ir labrando esa identidad, el cogerte ese comportamiento que vaya acorde a lo que crees que es mejor para ti. Ayer precisamente pensaba sobre eso, leía unas cosas que escribí hace tiempo, y veo como esas cosas que atravesé en la adolescencia, son responsable de las actitudes y comportamientos actuales, todo un tema, bastante interesante.

    Saludos :D

    ResponderEliminar
  8. Interesante, pero los introvertidos te digo yo que no lo tenemos tan fácil...

    ResponderEliminar
  9. Que interesante punto de vista.
    Yo estoy totalmente convencida de que se puede cambiar nuestra personalidad, pero hay cosas que parecen imposibles de cambiar.
    Aunque querer es poder!

    ResponderEliminar
  10. Entonces en resumen,¿podemos ser como nos de la gana?? y crees que si le digo a mi cerebro, eres listo y tienes suerte, empezaré a ser más lista y a tener suerte y por lo tanto me tocará la quiniela?
    Tomate

    ResponderEliminar
  11. Jill, jeje, se te entiende a la perfección. Es verdad que la conducta está fuertemente influida por las consecuencias que ha tenido en el pasado. Y es verdad que a veces tenemos una imagen de nosotros mismos diferente de la que perciben los demás.
    Lo único que podemos hacer es preguntar a los demás cómo nos ven para hacernos una idea. También es cierto que nos comportamos de manera diferente según el contexto, así que es probable que distintos grupos de amigos nos veas de manera ligeramente diferente.

    Speedy, jaja, vale.
    La verdad es que este cambio de hora es un horror. Yo también estoy adaptándome todavía :)
    Y, uf, veo que me escribiste a la 1 h. de la noche, así que entiendo que a esas horas no se puede estar de humor para debates virtuales :D

    Alezhi, efectivamente, nuestra experiencia influye mucho en el desarrollo de nuestra identidad. De todos modos no debemos olvidar que casi todo en nuestra mente es maleable: siempre podemos "entrenar" algunas cosas para cambiarlas.

    Ío, asumo que lo has pronunciado poniendo la voz de Punset. :D

    Sarah, no, nunca he dicho que sea fácil. Sólo digo que es posible. Poco a poco. ;)

    Celia, lo que no se puede pretender es cambiar cosas tremendas de la noche a la mañana. Pero tampoco hay que darse por vencidos antes de intentarlo. Normalmente, si somos pacientes y sistemáticos, podemos ir "entrenando" muchas habilidades poco a poco.

    Tomate, tampoco es eso. Pero si hacemos por la labor podemos acercarnos más a ser "como nos de la gana". Una persona tímida no se va a convertir en un showman de un día para otro, pero si que puede conseguir en pocas semanas que no le cueste demasiado presentar un trabajo oral delante de sus compañeros de clase (por ejemplo). Pero para eso tendrá que entrenarse primero.
    La idea, en resumen, es que no estamos "condenados" a ser de una manera rígida y concreta desde que nacemos hasta que nos morimos: casi siempre podemos influir, aunque sea de manera sutil.

    ResponderEliminar
  12. Nunca viene mal en recordar lo que has puesto, muchas veces nos escondemos detrás de ese "es que yo soy así y asá" y no pensamos en que eso es una soberana tontería que se puede cambiar.
    Pimiento

    ResponderEliminar
  13. Muy Punset y sus Redes este post...yo opino parecido a Dra aunque con matices: a) los tíos se comportan para agradar a la chati que le gusta en cuestión y b) la chati en cuestión se descojona viéndonos hacer el panoli!

    ResponderEliminar
  14. Pimiento, eso es. No está mal ser realistas, pero tampoco hay que resignarse antes de tiempo. Normalmente, si lo intentamos de manera ordenada, podemos cambiar cosas poco a poco.

    A. Sandler, jeje, pues sí. Cuando estamos cerca de ellas se nos fastidian todos los planes de comportamiento. Suerte que de vez en cuando a alguna le hacen gracia nuestras chorradas (o no demasiada vergüenza ajena) y logra ver más allá del panoli exterior (cosa dificil, porque algunos somos muuuy panolis) :D

    ResponderEliminar
  15. Hola Punsetbana! Con lo que me mola a mí filosofar! :D

    Muy interesante. Precisamente de este tema hablamos hace poco en un curso ue hice de reiki. Y el maestro nos dijo que se tiene a etiquetar y hemmos de huir de esas etiquetas, es decir, hay que ser y dejarse ser como uno es en todo momemnto. Igual eres una persona alegre, pero si tienes una época de mala hostia pues la tienes porque tú tienes tus motivos, y no piensas "uy, es que yo no soy a sí, voy a cambiar de cara para que la gente no diga nada". No sé si me explico...

    Somos de muchas maneras, yo soy muy divertida y loca a veces, en cambio tengo mi lado reflexivo y zen. Puedo ser muy dulce a veces y otras me gustaría ponerme el traje de Catwoman y dar patadas... Así que he de ser como soy en cada momento. :)

    Ay, vaya rollo te he metido... :)

    ResponderEliminar
  16. Azahara, es verdad que hay que tener claro que algunos cambios de comportamiento o de emociones son naturales. Hay gente que en el momento en que no están contentísimos ya piensa que tienen una depresión o alguna otra cosa rara, no entienden que los cambios emocionales son naturales y adaptativos.
    Sobre "etiquetar" a la gente, lo que pasa es que es algo muy cómodo. Es un heurístico (un atajo) que utilizamos habitualmente y que nos ayuda en el día a día porque nos ahorra tiempo y esfuerzo. De todos modos, como dices, debemos tener claro que este "truco" no es preciso y que incluye un margen de error importante porque ninguna persona se puede reducir a una descripción breve a partir de una muestra reducida de sus comportamientos.
    De todos modos, siempre podemos entrenar nuestro comportamiento para cambiar algunas cosas. Estamos muy bien preparados para aprender y adaptarnos, lo que quiere decir que podemos cambiar muchas cosas de nosotros mismos si el contexto lo requiere.
    (Veo tu "rollo" y subo a "rollo y medio") ;D

    ResponderEliminar