Páginas

viernes, 19 de abril de 2013

Manual femenino de ligue

De vez en cuando leo blogs de chicas por ahí (¡puedo dejarlo cuando quiera! ¡que yo controlo!) y me he dado cuenta de que hay mucha fémina en busca de un príncipe azul con quien emparejarse para luego poder despotricar de él con sus amigas. Sin embargo, y aunque esto parezca inaudito, algunas de ellas dicen tener muchas dificultades para llamar su atención. Así que, en un alarde de generosidad y aburrimiento sin parangón, he decidido dar algunos consejos a estas chicas para que por fin sean capaces de atraer a su lado al hombre de sus sueños. Pasen y vean estos sencillos trucos 100% efectivos y salidos de una mente masculina (y un poco grillada, en vista de la entrada que ha quedado).

1. La dama en apuros.

Hace tiempo escuché a alguien decir que "nada le gusta más a un hombre que rescatar a una damisela en apuros". Me hizo gracia porque tuve que reconocer que algo de razón sí que tenía. A los hombres nos gusta sentirnos útiles. De algún modo, cada vez que colaboramos con una chica sentimos que estamos haciendo algo realmente importante y que somos necesarios, aunque la situación sea de lo más vulgar. Así que, si eres una chica, una buena forma de establecer un vínculo con un hombre es pedirle que te eche una mano con algo. Hay muchos ejemplos de tareas cotidianas en las que un hombre puede ayudar: desde alcanzarte algo que está en una balda demasiado alta de una estantería (si el chico es más alto que la chica) hasta abrirte un bote de mermelada, pasando por ayudarte a hacer alguna gestión. Puedes agradecerle estos rescates dándole una conversación agradable, siendo amable con él o simplemente sonriendo.

Precauciones: En primer lugar, asegúrate de que el chico en cuestión va a tener éxito al ayudarte, puesto que lo que quieres es que te ayude y se sienta bien al hacerlo. Por ejemplo, pídele que te abra el bote mermelada sólo si sabes con seguridad que va a ser capaz de abrirlo (y por tanto de demostrarte su hercúlea fuerza). Recuerda que quieres que se sienta útil, que tenga éxito. Por otra parte, recuerda que "la virtud está en el término medio". Es decir, que una cosa es que le pidas algún favor de vez en cuando, pero tampoco es cuestión de tener al pobre muchacho todo el día trabajando para tí. Queremos que él se sienta útil, pero no queremos que tú parezcas incapaz de hacer nada.

2. Piropos femeninos.

Las mujeres estáis acostumbradas a ser receptoras de piropos. Vuestros familiares, vuestras amigas y vuestros pretendientes os dicen cosas bonitas sobre vuestro aspecto físico, vuestra forma de moveros o vuestra ropa continuamente. Es algo muy arraigado en nuestra cultura. Sin embargo los hombres estamos menos acostumbrados. Esto hace que cualquier piropo, aunque no sea demasiado creativo ni demasiado interesante nos resulte llamativo. Por eso, si tienes cerca a tu objetivo parejil, tal vez quieras decirle en voz alta alguna de esas características que le hacen tan "irresistible". La buena noticia con esto es que vas a tener éxito incluso aunque seas una chica tímida, porque no se trata de que le digas nada espectacular. Se trata de decir las cosas con sencillez, sin complicarse (por ejemplo, "me gusta tu forma de andar, jeje"). No hay que romperse la cabeza buscando una fórmula intrincada para decir las cosas, basta con decirlas. Este tipo de expresiones dichas con tono amistoso son fáciles de colar en una conversación y tampoco son excesivamente comprometedoras, si es que eres tímida.

3. Caerse y levantarse.

Es habitual sentir una aplastante sensación de fracaso cuando la pareja potencial nos ve haciendo el ridículo. He visto a muchas chicas diciendo cosas como "tierra trágame" porque dijeron algo inconveniente en presencia del guaperas de turno o porque tenían un trozo de lechuga entre los dientes o cualquier otra variante de ridículo. Pero lo cierto es que hacer un poco el ridículo no es necesariamente tan desastroso. A veces, cuando vemos a una chica cometiendo un error y poniéndose consiguientemente colorada lo que pasa por nuestra cabeza no es "¡has cometido un error! ¡aléjate de mi!", sino que sentimos una gran empatía (casi seguro que el chico de tus sueños también ha cometido algún error en su vida). Nos da un poco la risa (sin querer), pensamos "pobrecilla, qué apuro debe estar pasando" y nos entran ganas de ayudar (en cierto modo, una mujer que hace el ridículo también es una "dama en apuros"). A veces, ver a una persona en una de estas situaciones de vulnerabilidad es lo que nos hace darnos cuenta de que es un ser humano, no un bicho raro al que no sabemos si deberíamos acercarnos. No me malinterpretes: tampoco es cuestión de pasarse el día haciendo el tonto, sólo digo que si metes la pata de manera fortuita no es el fin del mundo. No sé qué imagen de tipos duros damos desde fuera pero, creeme, los hombres podemos ser muy comprensivos.
_________________________________________________
Pues con esto voy a terminar la entrada, que ya me estoy cansando y además me empiezo a sentir avergonzado por escribir una entrada tan a lo Cosmopolitan (ahora que lo pienso, creo que nunca he leído una Cosmopolitan. Una vez intenté leer una Vogue... pero eso os lo cuento otro día).
Pues eso, ahora que llega el calor primaveral, espero que te apliques el cuento y pongas en marcha tus habilidades seductoras. ¡Tú sí que molas, nena!. 

14 comentarios:

  1. Oooh, qué frase final más guay para animarnos a todas a comentar!
    Pues lo del bote que se resiste a ser abierto lo he descubierto hace poco. Siempre he sido muy de "esto lo abro yo sí o sí" y desde que me partí el codo perdí algo de mi fuerza sobrehumana y vi que pedir ayuda para abrir un bote era algo así como decirle "oh, gran hombre entre los hombres, saca de este apuro a esta pobre damisela!".
    Te ha quedado muy bien la entrada y no me había parado a pensar nunca en el punto 3 :)
    Menos mal que las imágenes del post nos dan pistas de dónde nos encontramos, si no, bien podría haber pensado que me había colado en alguna de las webs de las citadas revistas :D

    ResponderEliminar
  2. jajajaj me has dejado...(sin palabras) esto es de revista femenina total!!! En serio tu eres colaborador de cosmopolitan, verdad? jeje
    Un post muy curioso e interesante...aunque bueno otra cosa es ponerlo en practica!!
    FEliz viernes!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo desde que tengo mi maza ya no se me resiste ningún bote y no la cambio por nada.

    ResponderEliminar
  4. Yo prefiero pegarle 400 caramochazos al bote antes que dárselo a alguien para que me lo abra.
    Lo de los piropos no soy muy dada a hacerlos, prefiero ir insultando, lo se, soy muy maja.
    Y lo último, bueno estoy tan acostumbrada a hacer el ridículo que ya ni se me pasa por la cabeza lo de tierra trágame xD
    Total, que mis dotes de ligar no son muy buenas que digamos jaja
    Tomate

    ResponderEliminar
  5. El punto número uno...Me tocó cmabiar una rueda hace algunos años a una dama...Al final resultó que su compañero (o novio) que estaba escondido, sabía cambiarlo... ;D

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Mira que buenos consejos jeje, yo también soy de los que cree que trabajas en esa revista en secreto jeje.

    Me encanto que para el primer consejo pongas una imagen de superman rescatando a loise.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Rune, jaja, sí, lo de los botes cerrados al vacío es un clásico.
    Gracias por ser tan benévola ;)
    Y las imágenes, ¿acaso hay algo más romántico que Leela y Fry?. :D

    Verillo, jaja. Pues tal vez deba llevarles un currículum... :D
    Nada nada, ponerlo en práctica es facilísimo. Solo hay que buscar a un sujeto experimental y a disfrutar :D
    ¡Feliz fin de semana!

    Doctora, es que ningún hombre puede competir con una maza. Bueno, tal vez Stallone en traje... ;D

    Tomate, vamos, que cuando llamas "guapo" a un chico ya sabe que no tiene nada que hacer :D
    Tú sigues otra estrategia menos ñoña que la de esta entrada. Pero seguro que los tienes a todos loquitos igualmente ;D

    Manuel, un auténtico caballero se arriesga a que le pasen estas cosas :D

    WarrioR, pero no se lo cuentes a nadie, que es un secreto... :D
    Superman es todo un ligón: siempre rescatando damas en apuros y además con esos calzoncillos tan ceñidos :D

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado la entrada, rezumas dulzura compresión y simpatía en cada frase.
    Te has criado entre chicas?
    Se que no me vas a contestar, reservas muy bien tu intimidad. Pero te lo tenía que decir.
    Y aunque realmente te ha quedado cosmopolitan total y eso es muy gracioso viniendo de un chico, te ha quedado genial y eso que a mi la revista no me gusta nada.
    Sabes que la primera vez que comentaste en mi blog (o eso recuerdo yo) fue en una entrada similar en la que decía cosas que me ponen de un chico?

    ResponderEliminar
  9. estás hecho un profesional! me parecen unos consejos muy sensatos, aunque más que una "falsa" damisela en apuros, casi me impresiona más una dama que demuestre su potencial para sacarme de un apuro a mi! :)

    ResponderEliminar
  10. Celia, jeje, ¡gracias!. No me he criado especialmente entre chicas, así que no tengo excusa para ser así de blando :D

    Raúl, es verdad, eso también es importante: que formen equipo con nosotros y sepamos que están ahí cuando hay que sacarnos de algún berenjenal :D

    ResponderEliminar
  11. Peaso entrada!! Me encanta!!! He de reconocer que yo he puesto en práctica estos consejillos... Creo que los tres! Así que debo ser una ligadora nata, jjejejeje!

    En serio, hay chicas que les parece machista, pero yo a veces le he pedido al chico que me gusta que me ayude a abrir algo o a subir algo que pesa a una estantería... sólo por coquetear y buscar un acercamiento, con carita de buena y poniendo ojitos de "te necesito". La verdad es que te das cuenta de que a los chicos les gusta y se sienten bien, y se crea un momento muy bonito, no?

    Decir cosas bonitas, las digo, porque vosotros también necesitáis mimos, claro que sí. Y lo del ridículo... que te va a contar una que tira el desayuno al contenedor de la basura? ;)

    Besitos!

    ResponderEliminar
  12. Azahara, jaja, eres una experta :D
    No creo que pedir ayuda cuando hace falta sea machista, sencillamente es ser humanos. Otra cosa sería crear una dependencia exgerada, pero no es de eso de lo que hablamos aquí.
    Está claro que no necesitas consejos de estos: con lo amable y lo cariñosa que eres tienes cualidades de sobra. :)

    ResponderEliminar
  13. Es decir, que las técnicas clásicas siguen funcionando, ¿no? jajaja

    ResponderEliminar
  14. Speedy, jaja, los clásicos nunca fallan :D

    ResponderEliminar