Páginas

lunes, 27 de mayo de 2013

La sencillez de antaño

Cuando veo una película actual o una serie de televisión o leo un libro, a veces echo de menos la inocencia y la sencillez de antes. En realidad "echar de menos" no es la expresión adecuada porque las obras antiguas a las que me refiero las estoy descubriendo desde hace relativamente poco. Lo que quiero decir es que siento una conexión especial, un relax extra cuando veo estas pelis viejunas.

En las obras de ficción actuales prima el realismo, la crudeza, el detalle. Una película de acción es buena si hay muchos tiros y litros de sangre, una bélica es admirable cuanto más horribles sean las escenas de combate, una histórica debe representar fielmente los estragos del hambre y las enfermedades en sus personajes, incluso una película romántica es buena cuanto más plausibles sean las situaciones de estrés y sufrimiento de la pareja protagonista. Bueno, tal vez haya exagerado un poco todo esto, pero seguro que estamos de acuerdo en que se pone mucho énfasis en la necesidad de que todo parezca "real". Y eso está muy bien, es decir, que nadie me malinterprete, me gustan como al que más pelis actuales llenas de efectos especiales, persecuciones frenéticas, investigaciones detalladas, chistes verdes, referencias a temas de actualidad, violencia (en la medida en que sea necesaria, que tampoco es cuestión de pasarse de la raya) y demás cosas chulas.

Pero hay otro tipo de cine (también series y literatura, pero me voy a centrar en el cine) en el que se daba importancia a otras cosas, y que no era ni mejor ni peor que el actual, simplemente era distinto. Hablo de las películas que hoy consideramos antiguas.

En las películas antiguas, las de mediados del siglo XX, no importa demasiado que los decorados no fuesen perfectos, o que cuando una escena trascurría en el interior de un coche se viera cómo el paisaje pasaba por el exterior haciendo movimientos extraños, o que los personajes se pelearan a puñetazos y por turnos, o que el insulto más gordo que se pudiera escuchar en todo el metraje fuera "¡embustero!". En aquellas películas era el espectador el que tenía que poner de su parte, el que tenía que imaginar que aquellas situaciones realmente eran posibles.

Escribo esta entrada pensando en pelis como Con la muerte en los talones, Espartaco, El tesoro de Sierra Madre, La extraña pareja o Conspiración de silencio (he mezclado de todo aquí). Todas ellas son épicas, o graciosas, o intrigantes... pero también son "inocentonas". Creo que de vez en cuando está bien darle una oportunidad a alguno de estos clásicos, totalmente libres de escenas sangrientas realistas pero con todo el sabor de la aventura. Quizá hable más a fondo de alguna de ellas en el futuro, pero de momento me limito a recordar a todo el mundo que, para esos días en que no sabes qué ver en la tele, seguro que te lo puedes pasar bien con un clásico. Los hay realmente entretenidos.

18 comentarios:

  1. Y que nadie olvide uno de los mejores musicales que ha habido "West Side Story"

    ResponderEliminar
  2. A mí me pasa como a ti! me refiero a ese "relax", y es que, cabe la posibilidad de que la peli en sí no me esté gustando demasiado, pero esas características que has descrito, esa inocencia, me transmite paz, no sé si porque me recuerda a mi niñez y me siento tranquila porque sí. En serio que no sé por qué es, porque me pasa con pelis que me gustan y con pelis que me dan igual.
    Buah, si vieras las risas que me echo, mezcladas con semisiestas cuando pillo una peli de Paco Martínez Soria!!! jaaaajajajajajajaja, qué tranquilidad que me dan, es mejor que el yoga! o las de Bud Spencer, qué paz me dan y qué risa que me dan, como cuando era chica, de verdad!
    :D

    ResponderEliminar
  3. Bueno, yo de hecho sigo arrastrando ese romanticismo a algunos géneros. Por ejemplo, no me mola nada de nada que en las pelis del oeste, de romanos o de la edad media que se hacen ahora digan tacos. ¿No decían tacos en esas épocas?, pues seguro, pero tengo el recuerdo de esas pelis de hace años donde no los decían y ahora al oírlos me chirría.

    ResponderEliminar
  4. Yo me crié con ese tipo de películas. entonces la pasaban por TV, en un programa llamado Cine Mattine...

    De vez en cuando me veo alguna de esas viejas películas. Hemos estado buscado una serie llamada los Monters, que me gustaba mucho de pequeño. La hemos encontrado, pero el audio es con acento español y no me suena igual. Buscamos todavía con audio latino ;D

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Sarah, la única vez que ví West Side Story entera fue en el instituto, pero no recuerdo en qué asignatura. :D (supongo que sería en clase de inglés).
    Desde luego es todo un clásico, y hay que reconocer que el mundo sería un lugar mejor si los gamberros se pelearan chasqueando los dedos y haciendo complicadas coreografías callejeras. :D

    Rune, efectivamente, es una maravilla ver una peli con esa tranquilidad.
    ¿Tú también eres fan de Paco Martinez Soria?. Yo también me lo paso en grande con sus pelis. Me divierto mucho con todas las situaciones y lo inocente que es todo. Me alegra ver que no somos tan raros con estas aficiones. :D
    Y las de Bud Spencer y Terence Hill son clásicos. De vez en cuando ponen alguna por la mañana en La 1, y ahí estoy yo, esperando a ver las tortas que pega Bud. :D

    Doctora, estoy totalmente de acuerdo contigo: ¡esas pelis no deberían tener tacos!. Como mucho puede haber algún "¡bastardo!" en las del Oeste, pero nada más. :D

    Manuel, estas pelis tenían un atractivo especial, ¿verdad?.
    Lo del acento español o latino es una maldición que nos persigue a todos: quien busca cosas en español de España se encuentra con montones de series y películas en latino, y quien las busca en latino se las encuentra todas en español europeo. :D
    Espero que encuentres esa serie con audio latino, que siempre es más agradable escuchar estas cosas de igual manera que en los viejos tiempos.

    ResponderEliminar
  6. Ey, pues es bastante cierto eso de las movies, sabes, yo coincido contigo, por un lado, hay movies en las que sí se aprecia todo el realismo, pero la verdad es que ya dejan poco a la imaginación tan deteriorada hoy en día para muchas personas. Ahorita no se me viene a la mente, pero había pelis que sin muchos efectos, incluso sin gran presupuesto lograron captar mi atención, ya recordé una, se llama 12 Angry men, es a blanco y negro y la verdad me mantuvo atrapada, en ratitos se puso pesada, pero aun así, que buena movie, y sin tanto lujo de realismo y efectos especiales, de hecho creo que ni hay jeje.

    Pero pues todo tiene su encanto, y tampoc niego que hay películas que disfruto mucho con todo y que ya hasta se ven casi los poros capilares jaja.

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que hasta hace poco siempre que veía por la tele alguna peli más antigua decía pfff esa tiene muchos años fuera! Pero recientemente me he puesto a ver algunas y si, los argumentos no son grandiosos ni los efectos ni nada pero no lo necesitan, están muy bien y molan mucho ^^
    Tomate

    ResponderEliminar
  8. los "clásicos" del cine son atemporales, resisten bien el paso del tiempo, se pueden disfrutar siempre. has citado buenos ejemplos!

    ResponderEliminar
  9. Alezhi, eso es, hay pelis que consiguen atraparnos sin necesidad de demasiados medios técnicos. Tienen algo especial.
    Y también es verdad que eso no nos hace disfrutar menos de las actuales, que tienen tantos efectos especiales e imágenes impactantes.

    Tomate, sí, a mi también me pasaba: al ver una película antigua me daba un poco de prevención. Pero en el momento en que empiezas a darles una oportunidad, ves que hay algunas muy entretenidas (y también las hay malas, hay que saber elegir). ;)

    Raúl, eso es: hay clásicos que resisten muy bien el paso del tiempo, ya sea porque son buenas historias que siempre nos enganchan o porque el paso del tiempo les ha dado un toque anticuado (en el buen sentido) que hoy en día nos resulta simpático.
    Gracias, he mezclado un poco de todo en los ejemplos.

    ResponderEliminar
  10. Muy cierto que el cine, cuanto mas antiguo, mas ingenuo era, al igual que lo eran los espectadores. Los primeros espectaculos de sombras causaban furor, Nosferatu asustaba con sus juegos de luces... Segun el espectador se ha ido acostumbrando, el nivel de efectismo ha ido creciendo y viceversa...
    Seria muy interesante, si pudieramos hacer un experimento, viajando a traves del tiempo, y hacer ver a un telespectador de los anyos 20 una pelicula de la saga "Saw" (por ejemplo). Creo que ese espectador directamente moriria de un ataque al corazon.
    Yo soy muy fan del cine clasico americano y tanto "con la muerte en los talones" como "Espartaco" se ecuentran entre mis peliculas preferidas.
    Tambien "Historias de filadelfia" (el sentido del humor me parece tan actual, que resulta increible), "Casablanca", "La Gran evasion", "Esplendor en la hierba", "El arbol de la vida", "Lo que el viento se llevo", etc... Eso eran peliculones.
    Y ojo, que "Bienvenido Mr Marshall" o "El verdugo", de Berlanga no se quedan atras. "Belle de jour", otra gran pelicula.

    ResponderEliminar
  11. Me fascina el cine clasico, y teniendo que me muero por Cary, poco te voy a contar...
    Aun asi diria, que no todo el cine clasico es bueno solo por ser clasico...y ahora se que me ganare unos cuantos enemigos...Yo Ciudadano Kane, ni la entiendo ni me gusta...a pesar de estar considerada una de las mejores peliculas de la historia...

    ResponderEliminar
  12. Stuffen, efectivamente, cuando vemos una peli antigua hoy en día, nos parece muy ingenua. Pero ese es parte del atractivo, ¿no?. :)
    Lo de enseñarles películas actuales a gente antigua también lo he pensado en ocasiones. Seguro que alucinarían. (Pero la verdad es que las de Saw ni siquiera las veo yo en la actualidad: que no tengo ganas de sufrir). :D
    Qué grande Bienvenido Mr. Marshall. :D

    Verillo, estoy de acuerdo, hay muchas películas antiguas malas. Pero bueno, supongo que en todas las épocas hay cine bueno y cine malo, así que tenemos que tener cuidado al seleccionarlo.
    Ciudadano Kane creo que no la he visto, pero en vista de tu comentario creo que no tendré ninguna prisa por ponerme a ello próximamente.

    ResponderEliminar
  13. Al igual que Tomate nunca he visto muchas pelis antiguas, a parte de algún clasicazo, pero me gustaría ver más, sí. Creo que se pueden valorar más las actuaciones que en las pelis de ahora.
    Besos!
    Pimiento

    ResponderEliminar
  14. Pimiento, a mi me pasaba lo mismo: hay una época en que lo normal es que no hayas visto muchas pelis antiguas porque, en un primer momento, como no tienen imágenes llamativas y demás (tienen pinta de aburridas), no te pones a verlas. De todos modos, cuando empiezas a cogerles el gustillo ves que se puede disfrutar mucho con algunas. Pero ten en cuenta que probablemente te parezcan bastante ingenuas en general.

    ResponderEliminar
  15. Completamente de acuerdo, es más tolero mejor una película normalita viejuna que una actual, que acostumbran a ser pretenciosas y quedarse en la anécdota, vamos con unos buenos efectos especiales parece que basta y se olvidan de lo más importante: de la película.

    SAludos ( y siguiendo con Berlanga: PLÁCIDO)

    ResponderEliminar
  16. Sese, a veces digo medio en broma que en algunas películas actuales harían bien en invertir menos dinero en efectos especiales y más en guionistas con buenas ideas. Veo que estarías de acuerdo con eso. :D
    Todavía no he visto Plácido, pero tomo nota para el futuro.

    ResponderEliminar
  17. Con la muerte en los talones es la mejor peli de la historia, con el mejor prota de la historia y la mejor banda sonora de la historia. Y no hay más que hablar jajajaja

    ResponderEliminar
  18. Speedy, jaja, veo que lo tienes claro. :D
    La verdad es que es una película especial, a mi también me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar