Páginas

jueves, 20 de junio de 2013

Críticas destructivas

Seguramente hoy en día prácticamente todo el mundo sabe quién es Justin Bieber. Yo, que no soy especialmente aficionado ni a los cotilleos de famosos ni a la música que escuchan los quinceañeros actuales, me enteré hace relativamente poco (supongo que hará un año o así). Lo curioso es la manera que tuve de saber algo de este cantante que parece estar tan de moda hoy en día.

Todo empezó un día en que yo me encontraba ocioso, mientras navegaba por internet sin ton ni son. Después de las visitas de rigor a los blogs, a las webs de comics y cine, a los periódicos online y a YouTube, desemboqué en un foro de esos en los que la gente da su opinión sobre cualquier cosa. En aquella ocasión parece ser que el tema del día era, por lo visto, un tal Justin Bieber. Y todo el mundo lo ponía a parir. Que si "no canta un bombín", que si "tiene pinta de marica", que si "sus fans son adolescentes tontas"... y un largo etcétera en esa dinámica. Y yo, que no tenía ni pajolera idea de quién era el cantante en cuestión, lo que hice fue meter su nombre en Google para enterarme de quién era el personaje merecedor de semajantes improperios. Con posterioridad, cuando fui recavando más datos (más que nada porque empezaron a sacarlo en la tele y en todas partes), me dí cuenta de que el chaval es un cantante, y que hay cierta polémica entorno a él porque no debe ser especialmente bueno en lo suyo (esto lo digo por críticas de gente "seria" que he oído, pero tampoco es que yo sea ningún experto musical, y además en estos asuntos sobre gustos no hay nada escrito) pero se ha convertido en todo un fenómeno económico gracias a la publicidad, el merchandising y los derechos de imágen.

A lo que voy, lo que me sorprende es comprobar la cantidad de energía que parecía invertir mucha gente en criticar al amigo Justin. Es decir, cuando a mi no me gusta un tipo de música, me limito a no escucharla y ya está. No me meto en internet a despellejar al cantante y a todos sus fans. Entiendo que, aunque a mi no me guste ese tipo de música, otras personas pueden tener opiniones diferentes, y eso no es algo negativo o que deba hacerme enfadar de ninguna manera.

Internet, con todo eso del anonimato, es un medio perfecto para que la gente haga este tipo de críticas que no están destinadas a lograr ninguna mejoría concreta ni a arreglar nada, sencillamente parecen servir para que alguien se "desestrese" insultando a alguien que se encuentra a miles de kilómetros de distancia. Supongo que en esta entrada sólo quería compartir mi perplejidad por este tipo de comportamientos que resultan, cuando menos, curiosos.

Pero bueno, si soltar toda esta bilis en algún foro de internet hace que esas personas se diviertan o se relajen, supongo que habrá que verle el lado positivo. Puede que en algunos casos resulte casi "terapéutico". De todos modos, animo a todo el mundo a no enfadarse o indignarse por cosas tan poco importantes (me parece) como lo puede ser la mayor o menor calidad musical de un cantante y a ser educados también en internet, aunque nuestra identidad quede oculta.

Y para terminar, dejo una canción de unos que, al igual que Bieber, también repiten mucho eso de "Baby, baby", pero que posiblemente os guste más que las del mencionado cantante (espero acertar).

8 comentarios:

  1. A mi tampoco me gusta el cantante en cuestión.

    Coincido en que si no me gusta, simplemente no lo escucho (ignoro podría ser la palabra).

    El anonimato...da mucha lengua, poco cerebro.

    Saludos Tarambana. Cómo va el curso??

    ResponderEliminar
  2. Yo también tardé en enterarme de la existencia de este chaval, y aunque tienes razón hay que entender que algunos personajes saturen.

    Si tienes a un tío que no soportas todo el día en la tele, las revistas, sonando en la radio, y además de repelente resulta que su música te resulta horrible es normal que acabes harto, por mucho que quieras evitarlo.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que ni siquiera le he escuchado cantar, pero lo que he escuchado o visto de el no es muy alentador, por lo que puedo entender que haya gente que tenga miedo de que semejante "ninyato con pocas luces" abduzca a las quinceanyeras de medio mundo (o mundo entero), quizas con tan mala y dramatica suerte de que su propia prole se encuentre entre las desdichadas-descerebradas.
    Lo ultimo que escuche de este personaje, es que con motivo de un concierto que dio en Amsterdam, visito la Casa de Anna Frank y se le ocurrio firmar en el libro de visitas.
    Parece ser que puso una perla tal que: "Ha sido realmente inspirador poder venir aquí. Ana fue una chica estupenda. Con algo de suerte hubiese sido una belieber".
    Asi que, por mi que le critiquen (tampoco es tanto castigo para alguien tan petardo y pedorr, no?).
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. De Justin sé poco o nada y las críticas destructivas me dan hasta pereza, pero tengo una pregunta: ¿Cómo puedes decir en el mismo párrafo "no canta un bombín" y términos como "recavando" o "improperios"? jajajaja sí que va a ser que eres un hombre de contrastes, sí... ;P

    ResponderEliminar
  5. Manuel, estoy de acuerdo: no merece la pena prestar demasiada atención. Yo sólo he oído trozos de canciones porque las ponen a veces en la tele o en la radio mientras dan noticias sobre él (normalmente por polémicas poco interesantes que se crean entorno a él).
    Efectivamente: cuando hay anonimato algunas personas hablan mucho sin pensar. Pero "allá ellos".
    El curso va muy bien, gracias. De momento estoy aprendiendo a manejar bien los programas del Office (el Access es el más complicado) :D

    Doctora, es verdad: con estos personajes dan tanto la vara en los medios de comunicación que también es comprensible que mucha gente acabe muy harta.
    Pero bueno, tengamos paciencia... y hagamos zapping cuando nos den la brasa. ;D

    Stuffen, sí, por una parte entiendo que la gente prefiera que las quinceañeras de su familia tengan otras aficiones. Pero por otra parte, ya se sabe que las quinceañeras siempre son aficionadas a estas cosas (reconócelo: seguro que tú también tenías a algún cantante famosillo en tu carpeta del instituto) :D
    Lo que comentas del museo de Ana Frank... en fin, comentario chorras por su parte. No sé si se habrá enterado bien de quién era Ana Frank y las circunstancias que vivió.
    Y, sí, no estoy en contra de que le critiquen, que conste. Es sólo que me parece que algunas personas se enfadan en exceso cuando se ponen a criticar o se exceden con los insultos, y creo que eso es negativo para las propias personas que profieren las críticas porque les pone de mal humor a ellos mismos y les hace comportarse de manera desagradable. Pero por mi parte no hay problema con que se critiquen con calma las cosas que no gusten. :)

    Speedy, jajaja, ya ves: soy imprevisible. :D

    ResponderEliminar
  6. Yo tampoco entiendo las críticas destructivas, supongo que alivian de otras cargas a quien las suelta, así que les doy la duda del efecto terapeútico...

    Y, mátame, pero la canción de Baby baby baby ohhh! a mí se me pega mucho jajaja, aunque no me guste nada más de Justin :P

    ¡Buen finde!

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo, y lo triste, lo realmente triste es que los que ponen tanto empeño en hundirlo, atacarlo y criticarlo son ADULTOS!!! eso es lo realmente preocupante, este chaval empezo a cantar siendo un niño, casi se puede decir que aun lo es...y no entiendo como personas adultas, tios y tias hechos y derechos gasten tanto tiempo en un chaval inofensivo, que no te gusta, no lo escuches, pero es triste que se dedique mas energia en tratar de hundir a un adolescente que no hace daño a nadie (sinceramente pienso, que en el fondo hay mucho de envida en ello)en vez de luchar un poquito mas y atacar a los que realmente nos estan jodiendo...

    ResponderEliminar
  8. Ío, pobrecica, te imagino escuchando esa canción en secreto, intentando que nadie se entere... ;D (Pues está muy bien que te guste y que la disfrutes. Por mi parte, a mí ni fú ni fá, la verdad).
    ¡Buen finde!

    Verillo, las críticas sosegadas y educadas sí que creo que están bien: hay gente que ve que entorno a estas modas se crea un gran negocio que es un poco "timo" y quieren expresar su opinión.
    Pero, como comentas, lo que no tiene sentido es insultar a lo burro al chaval o dedicarle tanta atención a estos asuntos.

    ResponderEliminar