Páginas

jueves, 6 de junio de 2013

El éxito justo

Me he dado cuenta de que en algunas situaciones lo mejor es alcanzar el "éxito justo", esto es, ni demasiado éxito ni carencia de él. Sólo lo necesario para ir bien, pero no tanto como para atraer demasiadas atenciones.

Esta reflexión me viene a la cabeza cuando pienso principalmente en dos géneros artísticos: el cine y los cómics. Ambos medios se caracterizan por estar controlados por grandes empresas que manejan mucho dinero y que tienen cierta tendencia a interferir en la producción artística a fin de asegurarse una clientela amplia y, por consiguiente, unos beneficios jugosos.

En el caso del cine los ejemplos son claros cuando pensamos en algunas segundas o terceras partes de sagas cinematográficas que, a pesar de contar con un presupuesto elevado, han resultado decepcionantes para el público acostumbrado a las primeras partes, normalmente más modestas pero también más sorprendentes e imaginativas. En este sentido me vienen a la cabeza películas como Matrix, que después de una primera parte espectacular y novedosa que creó escuela dentro del séptimo arte (recordemos que fue pionera en el uso del "tiempo bala" y otros efectos visuales), dio paso a dos secuelas que, si bien tenían momentos interesantes y mucha acción, no lograron hacernos sentir la vibrante sensación de novedad ni la ingenua fascinación de la primera parte. Cosas parecidas ocurrieron con otras secuelas en las que ideas originales y atractivas se acabaron convirtiendo en películas del montón cuando se utilizaron para hacer caja (El Padrino 3, Terminator 3, Superman 3 y 4, etc.).

En el mundo de los cómics estas cosas suceden de manera, si cabe, todavía más descarada. En el momento en que un personaje de segunda tiene cierto éxito hay tendencia a arrebatárselo a los artistas que estaban haciendo un buen trabajo y ponerlo en manos de guionistas estrella de esos que hacen trabajos para Hollywood y para series de televisión, y que aseguran bastante publicidad a la hora de realizar secuelas. Pero en muchos casos se acaba perdiendo el encanto de las discretas pero especiales obras originales y todo se acaba pareciendo a las típicas series de televisión americanas.

Un guionista de cómics que, a mi entender, ha logrado el éxito justo para hacernos disfrutar de su trabajo es Peter David. Si no eres aficionado a los cómics probablemente este nombre no te diga nada, pero si has leído algo de este medio, es casi seguro que conoces parte de su obra. Este guionista, uno de los más veteranos del noveno arte, se ha mantenido a un nivel artístico muy alto desde sus inicios en este mundillo (allá por los años 80). Parte de su encanto está en su capacidad para crear trabajos originales e intrigantes que tienen suficiente éxito como para que no los retiren del mercado, pero no tanto como para que algún mandamás se fije en ellos y quiera aportar sus "brillantes" ideas.

En fin, como casi siempre que acabo hablando de cómics, hoy no tenía mucho que contar pero me apetecía pasarme por aquí a saludar. Así que, ¡hola!. Y mejor voy terminando la entrada, porque no sé muy bien a dónde pretendía llegar.

13 comentarios:

  1. En los comics lo que hacían de vez en cuando era cambiar de bando a un villano cuando tenía tirón entre el público. Así, Veneno fue bueno a principio de los 90, y tuvo hasta serie propia. Con Masacre hicieron algo así y se cargaron al personaje.

    A la larga siempre que se exprime mucho una idea la acaban cagando, ya sea en el cine, los comics o la tele.

    ResponderEliminar
  2. De cómics no tengo ni idea así que poco o nada puedo comentar.

    Y en cuanto al cine, encuentro que es un medio muy arriesgado para poder mostrar el verdadero talento, depende de tantas variables que no dependen del director, por ejemplo.

    Así me he acostumbrado a juzgar, sobre todo a directores, por las buenas películas que hacen y perdonarles las otras que probablemente son necesarias para poder ganar la pasta para hacer lo que quiera.

    No sé si éste era el espíritu de la entrada pero es lo que me ha sugerido.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Tienes razon!
    Aunque la fama y el éxito son demasiado tentadores y claro nos hacen querer más...
    Aunque en mi opinión Matrix y sus secuelas son buenas!
    Y por cierto aprovecho para comentarte ya que decías que no sabías quien era que si eres seguidor de Matrix recordarás a la capitana Niobe, pues ella es la mujer de Will Smith

    ResponderEliminar
  4. Doctora, efectivamente, buen ejemplo el que has puesto: a veces cuando un personaje secundario o un villano tiene cierto éxito, se empeñan en explotarlo demasiado y acaban robándole parte de la identidad por la que caía simpático.
    Yo de Masacre he leído poco, pero ya veo (por este y otros comentarios) que a tí te gustaba en su etapa como villano. Si tengo ocasión, les echaré un vistazo a esos comics. :)

    Sese, tienes razón: hay películas malas o simplemente "del montón" que están hechas para recaudar dinero, pero no debemos enfadarnos con esos directores porque es su manera de conseguir financiación para otros proyectos. Recuerdo que en alguna ocasión el actor George Clooney comentaba que de vez en cuando hacía películas taquilleras y luego utilizaba parte del dinero que ganaba para hacer otras películas independientes (por lo general mucho menos lucrativas).

    Verillo, eso es: cuando un concepto tiene éxito resulta muy tentador seguir aprovechando el tirón.
    A tampoco me parecieron malas del todo las secuelas de Matrix, pero no me sorprendieron tanto como la primera.
    No sabía que esa actriz era la esposa de Will Smith, gracias por comentármelo, jeje.

    ResponderEliminar
  5. Buenas! Pues la verdad es que no soy aficionada a los comics (no porque no me gusten, a alguno me he enganchado, pero no me he puesto a ello) pero en cuanto al Padrino 3 discrepo, creo que tanto la 2 como la 3 mejoran a la primera.

    ResponderEliminar
  6. Hola Tarambana:

    A veces el dicho popular se cumple: Segundas partes nunca fueron buenas. Las secuelas a veces son espectaculares, pero muchas veces como refieres en el caso de matrix, son predecibles luego de la primera entrega. Los spin off quizás funcionen mejor (aunque no me gusta esa serie, Aida es un ejemplo de ello).

    Me gusta el trabajo de David, sobretodo cuando escribía en Acuaman. También leí algunos de Hulk.

    El problema a veces es querer explotar la idea al máxio hasta agotarla. Creo que dosificando iría mejor.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Interesante la reflexión que planteas: el éxito intermedio puede ser una bendición para la serie. Pero es que además de lo que comentas, hay otra cosa, que es cuando el guionista se endiosa y empieza a parir churros, como ha sido el caso de Mark Millar, que está bastante echado a perder.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Cualquier cosa de la vida la puedes comparar con los comic, ¿verdad? jajaja

    ResponderEliminar
  9. Estoy muy de acuerdo contigo. A ver, respecto a los cómics no tengo ni idea, pero en el cine sí. Pocas segundas partes son mejores que las primeras, que las hay eh? (Terminator o El caballero oscuro sí). Pero de terceras partes mejores que las segundas o primeras... jeje, no recuerdo ninguna!

    Un besico, ya he vuelto!!

    ResponderEliminar
  10. Sarah, a ver, es verdad que las críticas al Padrino 3 a veces son un poco exageradas: a mi también me parece que es una peli bastante buena, pero creo que está un escalón por debajo de las 2 primeras. De todos modos, veo que no coincidimos en esto, así que volveré a ver el Padrino 3 cuando tenga ocasión, que a lo mejor conecto mejor con ella la próxima vez. :)

    Manuel, es que las segundas partes pierden el factor sorpresa de las primeras, así que deberían ser muy buenas para que no nos parezcan "más de lo mismo". El problema es que a veces ni siquiera se esfuerzan en intentarlo: se limitan a continuar con lo mismo de la película anterior.
    De David en Aquaman no he leído nada (he leído poco DC en mi vida), pero sobre su Hulk ya había leído críticas muy buenas. Tengo pendiente leer Futuro imperfecto. Por mi parte, yo te recomiendo X-Factor. :)

    León, lo he pensado a veces: en comic lo mejor (para el aficionado) son las series con ese "éxito intermedio".
    Uf, y lo de los guionistas estrella es un horror. Yo ya he decidido no leer ninguna entrevista de guionistas de comic, porque los acabo odiando y luego me cuesta más trabajo disfrutar de sus series (recuerdo que algo así me pasó con Brian K. Vaughan, que me gustaba mucho y hasta estoy de acuerdo con muchas cosas que dice, pero leí una entrevista suya en la que usaba un tono tan chulito que me fastidió) :D
    Millar encima anda metido en Hollywood, así que la fama se le ha subido mucho a la cabeza.

    Speedy, jaja, sí, todo se puede comparar con los cómics y con Los Simpson. :D
    Ays, qué frikillo soy... :D

    Azahara, has puesto dos ejemplos perfectos de buenas segundas partes: esas dos pelis también me gustaron mucho. :)
    Y, sí, me parece que las peores son las terceras partes. :D

    ResponderEliminar
  11. Si entiendo completamente de lo que hablas, si tienes muy poco exito te cancelan. Pero si tienes demasiado se roban tu historia, la vuelven muy comercial, cambian todo y la arruinan.

    Y la otra razón por la que te entiendo, es porque X-Factor es mi comic favorito de todo marvel comics xD.

    Antes era ultimate spider-man pero lo arruinaron y x-factor el segundo.

    SALUDOS.

    ResponderEliminar
  12. WarrioR, exacto, eso suele pasar.
    jeje, X-Factor es una serie muy buena.
    Yo no he leído muchos números, pero los que he leído me han gustado mucho. Y estoy de acuerdo en que Layla Miller es un personaje muy conseguido: dulce e inquietante a partes iguales. Me gustó mucho cómo resolvieron el asunto de las "cosas que sabe".

    ResponderEliminar