Páginas

domingo, 14 de julio de 2013

Ka-boom rural

Una de las características que hace inconfundible al verano es la proliferación de las fiestas por casi todos los pueblos y comarcas de la geografía española. Estas fiestas, sobre todo las que tienen lugar en pueblos pequeños, pueden resultar realmente bonitas cuando están bien hechas, ya que en ellas podemos encontrar muestras del folclore local, auténticas exquisiteces tradicionales de la zona y gente maja por doquier.

Sin embargo yo no sería un buen blogger si utilizara este maravilloso medio de comunicación que es la "Red de redes" para hacer otra cosa que no sea quejarme, así que a ello voy.

Y es que las fiestas locales de pueblo también tienen algunas características especialmente molestas como por ejemplo... ¡los voladores! (yo los llamo voladores, pero también se conocen como como cohetes o palenques o esa-cosa-que-explota-y-hace-ruido). Nunca he oído a nadie hablar bien de los voladores. Los niños pequeños y los animales domésticos lo pasan fatal por su culpa, los adultos echan pestes porque les sobresaltan o les impiden mantener una conversación, y en el mejor de los casos, las personas más positivas y tolerantes hacia esta costumbre se limitan a decir que no les importa demasiado que haya voladores. Pero nunca he oído a nadie diciendo "qué cohetes más estruendosos, ¡me encantan!". Así que mi pregunta, al más puro estilo Mourinho, es "¿por qué?". Y, en todo caso, ¿por qué tantos?. Puedo comprender un par de chupinazos a mediodía para que la gente se entere de que hay fiesta y llamar un poco la atención, pero ¿son necesarias las retahílas incesantes de voladores?. Ahí dejo la pregunta para que reflexionéis.

Y para acabar, os dejo con un experto en fiestas:

12 comentarios:

  1. Qué bueno el gañán y cuánto tiempo sin verlo : )

    Yo odio los petardos de todo tipo, un año mis padres me llevaron a las fallas y lo pasé fatal. Fue mi Vietnam.

    ResponderEliminar
  2. Doctora, el Gañán es muy bueno, estoy de acuerdo. :)
    Jo, así que "tu Vietnam". Te imagino recordándolo mientras miras a través de una persiana de oficina, como el director Skinner. :D

    ResponderEliminar
  3. Realmente... a alguien le gustarán si siguen existiendo, pero yo no he conocido a nadie. Seguro que se avergüenzan de que les guste algo que odia todo el mundo :D
    Ay, el gañán, qué buenos ratos!

    ResponderEliminar
  4. Hombre, Tarambana, lo de los cohetes me parece una cosa menor. Lo realmente difícil es encontrar a alguien, hoy en día, que emplee la palabra "estruendosos" jajajaja

    ResponderEliminar
  5. Hace poco comentaba con Rune que me dan pánico, que no me gustan, que me molestan y que la noche de san juan no salgo por culpa de ellos.
    Ella me decía que los fuegos artificiales son distintos y es cierto.
    Y creo que si, que hay personas que les encantan porque en epoca de crisis invertir en eso parte de tu dinero tiene que ser porque te gustan si no no se entiende.

    ResponderEliminar
  6. Rune, jaja, buena teoría: los aficionados a los cohetes están escondidos y avergonzados. :D
    Pues sí, qué risas con el Gañán, ¿verdad?. :)

    Speedy, pues sí. Creo que voy a fundar una logia secreta dedicada a continuar con el uso de palabrejas anticuadas como "estruendosos" o "logia". ;D

    Celia, sí, los fuegos artificiales son distintos: son bonitos y además hacen menos ruido. Pero los voladores no forman luces bonitas ni nada, sólo explotan y hacen ruido.
    Pues no sé yo. A lo mejor habría que hacer una encuesta por los pueblos, a ver a quién le gustan los voladores. ¿Te imaginas que sólo hubiera una persona a quien le gusten (el que los tira)?. ;D

    ResponderEliminar
  7. A mi los fuegos artificiales me encanta, pero es verdad que los petardos no tienen tanta gracia...y ademas esos pequeñitos al alcance de cualquiera son peligrosos!!!
    Y mmm yo no soy muy de pueblos ni de fiestas de pueblos...prefiero las ciudades con sus fiestas...pero para gustos...

    ResponderEliminar
  8. Cómo se añora el humor de la hora chanante... Ymás que los cobetes (como diría el Gañán) me fastidian más los petardos, tanto ruido, tanto ruido (y que me perdonen los valencianos)

    La cosa es quejarse, pero si no hubieran cobetes, petardos... seguro que los echaríamos en falta.


    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Verillo, estoy de acuerdo: los fuegos artificiales pueden ser muy bonitos. Pero a los petardos no les veo la gracia.
    Yo tampoco soy demasiado aficionado a las fiestas de los pueblos, pero sí que me he pasado por algunas en alguna ocasión. De ahí mi experiencia en la documentación de esta entrada. ;P

    Sese, la Hora Chanante era muy divertida, estoy de acuerdo en que se les echa de menos.
    No sé si echaríamos en falta los "cobetes" y los petardos... Pero es verdad: la cosa es quejarse. :D

    ResponderEliminar
  10. Hola Tarambana:

    Ya de vuelta por estos rumbos.

    Que decirte que comparto todo lo que dices. Yo trabajo en el medio rural y generalmente hago guardias lod días de fiestas del pueblo donde está el centro de salud (será en agosto). Esos días lo que más me preocupa es las quemaduras en menores de edad que están a la vuelta de la esquina. El año pasado un chico de 15 años perdió dos dedos de la mano izquierda.

    También las fiestas de los pueblos cercanos. Está semana empiezan las de uno que...mejor no digo nada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Me he divertido mucho con el post, y es cierto que uno tiene una mayor tendencia a quejarse en internet. Menos mal que el tema de las fiestas no se sufre mucho aquí en Lima.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Manuel, ¡bienvenido de nuevo!. Espero que hayas tenido muy buenas vacaciones y te haya dado tiempo a descansar y divertirte mucho. Ahora hay que afrontar el regreso con calma y un poco de estoicismo, me temo. ;)
    Esos petardos que utiliza la gente y que son peligrosos los entiendo todavía menos que los voladores: la gente debería entender que son peligrosos y deberían tener cuidado y alejarlos de los niños. (Una verdadera pena lo que comentas del chaval de 15 años, por cierto).
    En fin, esperemos que este año haya más suerte... y más sentido común.

    Arion, me alegra que te haya resultado divertida la entrada. :)
    En Lima sois afortunados si no hay tanta tradición de cohetes. De todos modos, en las ciudades es verdad que se suelen sufrir menos estas cosas, porque son más grandes y suele estar todo más "estandarizado".

    ResponderEliminar