Páginas

jueves, 25 de julio de 2013

Más dimensiones de lo que parece

Tal como podemos constatar en nuestra experiencia diaria, vivimos en un universo constituido en 4 dimensiones: 3 dimensiones espaciales (largo, ancho, alto) y una temporal. Esto nos lo dice la lógica y la experiencia. Podemos situar cualquier objeto del universo con 4 datos referentes a estas dimensiones. Por ejemplo, puedo explicar cuál es la posición exacta de una persona aludiendo a las coordenadas de latitud y longitud (largo y ancho sobre la superficie de la Tierra), la altura (por ejemplo, si está en un piso elevado de un edificio o en un submarino bajo el agua) y la hora a la que va a estar en ese lugar concreto.

Sin embargo, aunque casi parece cosa de ciencia-ficción, no es descabellado pensar que el universo pueda ser más complejo de lo que pensamos. Podrían existir más dimensiones espaciales además de las 3 que todos conocemos. Antes de intentar imaginar lo que supondría descubrir una cuarta dimensión espacial, planteémonos un ejercicio mental para entender lo que supondría descubrir una nueva dimensión. (En adelante me centraré en las dimensiones espaciales, olvidémonos del tiempo).

Imaginemos un universo bidimensional (de 2 dimensiones). Este universo sólo existe a lo largo y a lo ancho. Es como la superficie de un folio. Todos sus habitantes son completamente planos y sólo se pueden desplazar a lo largo y a lo ancho de su universo-folio. Para ellos no existen los conceptos de arriba o abajo, ni siquiera pueden imaginarlos. Supongamos que nosotros, desde nuestro universo en 3D logramos interactuar con los habitantes del universo-folio. Si les habláramos desde arriba podrían escucharnos, pero no comprenderían de dónde viene nuestra voz porque son incapaces de mirar hacia arriba (es más, ni siquiera conciben el significado de la palabra "arriba"). Si tocáramos el universo folio con un dedo, sus habitantes quedarían desconcertados, puesto que serían incapaces de percibir el dedo en toda su longitud, tan sólo verían aparecer de la nada una huella dactilar justo en el momento en que tocamos el folio. Por último, si lográramos explicarles a esos habitantes del universo-folio lo que significan los conceptos "arriba" y "abajo", y lograran adaptarse a un universo tridimensional, no hace falta decir que su vida cambiaría radicalmente.

El siguiente video explica la esencia de este clásico ejercicio teórico (es un video un poco ñoño, pero creo que sirve para transmitir la idea).



Del mismo modo que para el círculo del video parecía muy extraña la idea de una 3ª dimensión, a nosotros nos resulta chocante pensar en una 4ª dimensión espacial. El primero en plantearse esta posibilidad fue el matemático polaco Theodor Kaluza a finales del siglo XIX. Desde entonces, mucha gente le ha dado vueltas a esta posibilidad que, si bien parecía metemáticamente posible, también parecía incompatible con nuestra experiencia diaria.

Algunas teorías de la física moderna como las teorías cuánticas y la teoría de supercuerdas (un modelo teórico sobre el universo que comenzó a plantearse hacia los años 70 del siglo pasado y que intenta dar una explicación del universo desde una perspectiva diferente a la estándar) (si acaso hablaré de ella otro día), han vuelto a poner de moda esta idea de un universo con más dimensiones de las que podemos apreciar a simple vista. Estas teorías indican que es posible que haya varias dimensiones más de las que conocemos, pero que no las vemos porque son muy pequeñas o se encuentran fuera de nuestro alcance.

Descubrir y experimentar más allá de toda duda estas nuevas dimensiones supondría toda una revolución. Significaría que en nuestro universo se puede viajar (podrían hacerlo ciertas partículas) de más maneras de las que conocemos, y supondría una manera completamente nueva de concebir nuestro entorno. Cosas que hoy día son imposibles en el campo del manejo de la energía o el comportamiento de la materia podrían volverse factibles. Sólo tenemos que aprender a mirar en otras direcciones que no están ni delante ni detrás de nosotros, ni a un lado, ni encima ni debajo, sino... en otro sitio. ;)

8 comentarios:

  1. Una entrada ligerita para el verano... JEJEJE No en serio, me ha parecido muy interesante y lo ha explicado muy bien. Aunque acojona un poco pensar que no estén viendo desde otra dimensión que no podemos ni concebir...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me ha hecho tracia que el círculo tuviera testamento ;P

    Tú de niño debías ser de esos chavales que en verano se ponían a hacer cuadernos de Vacaciones Santillana por placer, ¿no?.

    ResponderEliminar
  3. me encanta la lección, porque con lo negado que soy para comprender las teorías de la física, hipótesis científicas, en general, así puedo apuntalar conceptos básicos. "física para torpes", como diría forges. me viene de perlas :)

    ResponderEliminar
  4. León, jaja, pues que conste que la he mega-resumido porque veía que me quedaba demasiado larga (he hecho lo que he podido). Gracias por la parte que me toca (la de explicarlo). :)
    Me alegra mucho que te haya resultado interesante.

    Doctora, jaja, sí, el circulito estaba preparado para cualquier cosa: tenía dinero, pasaporte y testamento... no sé yo si no estaría metido en algún asunto sucio... ;D
    jaja, jope, qué concepto más chungo tienes de mi... (La verdad es que un verano le pedí a mi madre que me comprara un libro de esos. Al final hice una sola página en todo el verano). :P

    Raúl, pues algunas teorías, como las de supercuerdas, describen la estructura fundamental del universo aludiendo a unas pequeñas estructuras (las cuerdas) que a menudo se comparan con las cuerdas de una guitarra cuando vibran. Seguro que un músico como tú está en un posición privilegiada para hacerse una idea clara de esa teoría... (algún día hablaré de ello por aqui, pero dentro de un tiempo, que si no la gente se me aburre) ;)
    Muchas gracias, me anima mucho saber que la entrada te ha parecido interesante. :)

    ResponderEliminar
  5. Hola Tarambana:

    Las teorías dimensionales demuestran lo poco que sabemos del universo.

    Seremos parte de una dimensión incomprendida (de momento) para nosotros?? o incluso parte de un universo mayor??

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante el articulo, me recuerdas un poco, "ya sabes leo comics" el comic de los 4 fantasticos, Richards siempre esta hayando otros mundos, como la zona negativa o el microverso y cosas así,

    Seria sorprendente conocer una nueva dimensión.

    ResponderEliminar
  7. Manuel, desde luego parece claro que todavía queda mucho por descubrir a nuestro alrededor. Hay mucha posibilidades por explorar. :)

    WarrioR, los escritores de ciencia-ficción, tanto en comics como en cine o literatura escrita siempre se han inspirado en estos descubrimientos para elaborar sus historias. Apuesto a que Stan Lee se encontró con algún artículo o algún documental acerca de estos temas antes de inventar el Microverso... ;D
    Por cierto, a mi también me gustan mucho Los 4 Fantásticos. :)

    ResponderEliminar