Páginas

domingo, 18 de agosto de 2013

Nata y lecciones vitales

Soy un tipo sencillo: me gusta el chocolate espeso y que los trenes salgan a su hora. (¿Por qué estará tan extendido eso de que el chocolate deba estar espeso? Es decir, el chocolate espeso mola, pero aunque esté un poco más líquido sigue estando rico, ¿no?). Bueno, la cosa es que soy un tipo sencillo, eso es lo que quería decir. 

Pero el mundo es complicado y a la gente le gustan las cosas enrevesadas más que a un tonto una gorra a cuadros (hay gorras a cuadros muy bonitas, ahora que lo pienso), así que la gente sencilla como yo se encuentra un poco perdida cuando oye hablar de algunas verdades universales enunciadas por gente complicada. Una de estas verdades es aquella de la estrecha relación entre amor y odio, y todo eso de que del amor al odio hay un trecho muy pequeño. Porque, llamadme raro, pero si siento amor me resulta imposible sentir odio a la vez. Puedo sentir decepción o tristeza o picor en un codo, pero odio... creo que no.

Afortunadamente la vida está llena de sorprendentes lecciones vitales de las que podemos aprender si estamos atentos. Hoy he tenido uno de esos momentos. Puedes llamarlo epifanía, revelación... o tontuna, pero ha sido muy esclarecedor. Hoy he sentido amor-odio.

Estaba yo en casa preparándome un café instantáneo, de esos de poner café y leche en una taza y luego calentarlo en el microondas, cuando vi ese fenómeno de la naturaleza que logró abrirme los ojos y hacerme pensar de una manera completamente nueva. Hablo de... ¡la telilla!. Sí amigos, sobre mi café se había formado una telilla de nata. Algunos de vosotros pensaréis que eso se debe a que la nata se ha separado de la leche a causa del calor y se ha quedado flotando en la superficie... ¡pues no!. No era nata lo que había sobre mi café, sino una profunda lección vital. (Bueno, sí, era nata, lo reconozco). 

Y es que una parte de mí sabía que esa nata era algo bueno: significa que la leche está bien y que tiene cierta cantidad de grasas naturales que alimentan mucho y saben bien. (Todo esto entra en la parte de "amor"). Sin embargo la telilla también da cosica, y se te queda pegada a la cucharilla y, bueno, que queda feo. (Y esta es la parte de "odio"). Así que la telilla de nata sobre la leche produjo una lucha de sentimientos encontrados en mi interior, una pugna titánica y silenciosa para decidir si aquello era algo bueno o algo malo. (Al final retiré la telilla y me bebí el café, que se estaba quedando frío con tanta pugna y tanta tontería).

Pues hala, espero que os haya gustado la profunda entrada que he escrito acerca de tomarme un café. Otro día os cuento cómo descubrí el verdadero significado de la Navidad mientras me ataba los cordones de los zapatos, o cómo alcancé la sabiduría metafísica mientras me cepillaba los dientes. :P

9 comentarios:

  1. Una gran revelación...Yo también tengo ese sentimiento encontrado cuando hay telilla...No me da cosica...da otro tipo de emociones ;D

    Saludos Tarambana

    ResponderEliminar
  2. Es genial como hablando de algo tan simple como el día que te quedó la telilla de nata del café haces reír a quien te lee. xD

    ResponderEliminar
  3. Sólo el hecho de llamarlo "telilla" ya da grima. Joder, no quiero ni pensar lo que se te ocurre cuando te tomas un copazo de garrafón.

    ResponderEliminar
  4. El mundo está repleto de cosas beneficiosas que dan asco, como los mocos. Los mocos sirven para atrapar el polvo y demás partículas chungas que si entraran en nuestro organismo nos perjudicarían. Pero eso no quita para que los mocos sean desagradables y no nos guste tenerlos.

    Lo importante es seguir tu consejo y no comérselos, porque eso no ayuda para nada, a los mocos les da igual que te los comas, y si te ve alguien pues la has cagado, porque en este país enseguida te tachan de guarro.

    ResponderEliminar
  5. Manuel, jaja, está claro que la "telilla" despierta muchas emociones en la gente. :D
    Saludos.

    Jill, gracias, me encanta que te hayas reído. :)

    A. Sandler, jaja, es verdad, da reparo como mínimo. :D
    Hoy he bebido agua de un garrafón. No es lo mismo que un copazo de garrafón pero algo es algo. ;D

    Doctora, joer, has hecho que vuelva a tener "sentimientos encontrados": por una parte me alegra leerte porque sé que eres tú y eres estupenda, pero por otra parte me has dado una grima tremenda con el comentario (normalmente no hay muchas cosas que me den asco, pero lo de la gente que se come los mocos, uf, qué horror).

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de que te haya servido de iluminación esa telilla. Yo con la telilla y la leche no tengo amor odio, tengo odio-odio, así que nunca me había llegado esta iluminación por esta vía :D
    Lo del significado de la navidad mientras te atabas los zapatos tienes que contarlo. Y si no era verdad tienes que inventarte algo decente :D

    ResponderEliminar
  7. Rune, jaja, me parece que no eres la única: la "telilla" de nata tiene muchos detractores. :D
    Y, sí, algún día tendré que contar lo del significado de la Navidad. Creo que lo mejor será que lo cuente con una canción, como en las películas de Disney... ;D

    ResponderEliminar
  8. Hay que ver que capacidad , sacar una entrada graciosa y ocurrente de un café con leche. Eres un crack y yo una dispersa ya te lo digo q pienso en tantas cosas en un monento que es imposible que me salga una sola entrada de eso o una decente. Solo de leerte pensé cafe instantaneo? Pondrá el café antes o después de calentar la leche, a veces creemos que todo el mundo hace las cosas como nosotros pero NO
    Luego al leer que la telilla de la nata te hacia sentir "amor" porque es buena pensé hombre buena buena... Buena la grasa? será buena de que esta la leche más rica porque para la salud no. O... Quién tendrá razón? Los que dicen que no deberíamos seguir tomando leche de adultos, q tiene mil cosas contraproducentes que ahora no recuerdo pero si recuerdo aquello de que somos el único mamífero que sigue tomando leche una vez destetando de su madre y encima de otras razas que no son la suya. O tendrán la razón los que dicen que el calcio entre otras cosas que nos aporta es buenísimo para el organismo?
    Como ves, es duro vivir en mi cabeza...

    Smuak!

    ResponderEliminar
  9. Celia, jaja, definitivamente tú eres una de esas "personas complicadas" a las que me refería al principio. :D
    De todos modos me alegra mucho que esta humilde entrada haya servido de desencadenante para toda esa ola de creatividad tuya.
    Smuak! para ti (ese es el sonido que hacen los patos, ¿no?) ;D
    P.d. La leche y su grasa son malas si tomas demasiada cantidad (pasa como con casi todo), pero tomar algún vaso de leche de vez en cuando no es malo. Yo también he oído esas cosas acerca de lo mala que supuestamente es, pero después de leer teorías a favor y en contra, creo que ganan los "pros". De todos modos, si descubres algo nuevo, cuéntamelo. ;)

    ResponderEliminar