Páginas

jueves, 8 de agosto de 2013

Punk Rock Jesús

Últimamente leo cada vez menos cómics, pero intento diversificar más la selección para aprovechar al máximo los momentos que le dedico a esta bonita (y desconocida para gran parte de la gente que, curiosamente, sí que es aficionada a la literatura y al arte) afición. En este intento de cambiar un poco de palo me hice recientemente con Punk Rock Jesús, un tebeo de la línea Vértigo de DC (la parte más independiente y adulta de la editorial) del que había leído buenas críticas y que prometía crear cierta polémica. A continuación comento mis impresiones acerca del libro.

La historia de Punk Rock Jesús está ambientada en un futuro próximo, cuando una gran compañía de entretenimiento decide crear el reality show definitivo: traer a la vida a un clon de Jesucristo y retransmitir su vida minuto a minuto. A partir de una muestra de ADN del Santo Sudario y una madre jóven y virgen, traen a la vida al niño que está destinado a convertirse en un nuevo mesías para algunos, una auténtica blasfemia para otros y un chico normal para los demás. Pero lo que nadie esperaba es que el pequeño Chris (así se llama el clon) acabe convirtiéndose en un adolescente ateo y rebelde aficionado al punk rock y con ganas de agitar muchas conciencias.

Cuando uno ve el título y la sinopsis de esta historia, no sabe muy bien qué esperarse: ¿una historia polémica que nos haga reflexionar? ¿una adaptación moderna de la Biblia? ¿los desvaríos de algún escritor que quiere vender tebeos y utiliza el nombre de Jesús como reclamo publicitario?. Afortunadamente Punk Rock Jesús logra presentar algo nuevo y diferente, lo cual es una buena noticia en si misma. Fruto del recién adquirido ateísmo de su autor, el cómic pretende enviar un mensaje de reflexión sobre las religiones y los efectos (positivos y negativos, aunque poniendo más énfasis en los negativos) que tienen sobre las personas. Pero sobre todo se adivina un interés especial por llamar la atención acerca del uso que ciertos sectores de la sociedad hacen de las creencias de la gente y de la capacidad que estas creencias tienen para movilizar y enfrentar a las personas. Podría decirse (así lo entiendo yo) que Punk Rock Jesús es principalmente un alegato en contra de los fanatismos de cualquier tipo, de ese afán que tienen algunas personas por creerse en posesión de la verdad (ya sean estas personas creyentes o ateas).

Pero, si bien Punk Rock Jesús tiene una lectura social e intelectual, tampoco debemos llamarnos a engaño: no nos encontramos ante un ensayo de filosofía o de sociología, sino un tebeo de ciencia-ficción pensado para entretener. A lo largo de las páginas del libro encontraremos todo lo necesario para engancharnos a la lectura de la historia, incluyendo alta tecnología, personajes diversos y problemáticos (cabe destacar a Thomas McKael, el sombrío pero muy especial guardaespaldas del protagonista, o la Dra. Epstein, todo un ejemplo de como crear a un personaje que no es ni bueno ni malo, sino que se mueve a la perfección en una amplia gama de "grises"), y amplias dosis de acción incluyendo disparos y persecuciones.

Con todo, debo decir que, aunque no negaré que Punk Rock Jesús es una lectura entretenida y curiosa a la que merece la pena echar un vistazo, tampoco es la panacea del "noveno arte". Tanto los guiones como el dibujo de su autor completo, Sean Murphy, son buenos y a menudo plantean buenas ideas, pero no alcanzan el grado de brillantez necesario para considerar esta historia como una obra de culto. Digo esto porque he leído alguna crítica en la que se comparaba la capacidad de innovación y la inteligencia de este cómic con grandes iconos del medio como el Watchmen de Alan Moore, cosa que debo desmentir porque me parece exagerar bastante. 

Punk Rock Jesús es, en resumen, un buen cómic que ofrece algo diferente a quien le da una oportunidad. Un historia adulta que mezcla emoción, acción y crítica social en un cóctel que no es perfecto, pero sí legible. Se echa en falta una narrativa visual más ágil en algunas páginas, y hay personajes a los que no se les llega a sacar todo el partido que podrían haber ofrecido, pero aún así el resultado final es una obra a la que podemos aprobar con holgura, lo cual no es poco (pero tampoco mucho). :P


Lo mejor: Hay momentos bien conseguidos, como la doble página en la que el prota decide empezar a estudiar por sí mismo y escuchar otro tipo de música. El personaje de Gwen Fairling, cuya historia es triste pero está bien contada. La historia del pasado de Thomas McKael, todo un alegato en contra de los extremismos y la violencia... contada con mucha violencia. Creo que el cómic mantiene el respeto hacia todas las creencias en todo momento (y también las critica a todas cuando se vuelven extremas: religiosas, científicas y económicas).

Lo peor: Las tres o cuatro viñetas finales, que fastidian la imágen que nos habían dado de un personaje importante por una inexplicable ansia de hacer escenas violentas (aclaro que el cómic en general no es excesivamente sangriento, se puede leer). Hay personajes y situaciones que no quedan del todo bien retratados.

7 comentarios:

  1. Buena entrada. Soy un seguidor de Vertigo DC, sus álbumes suelen ser buenos. Me apunto este.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  2. He visto por ahí algunas revistas.

    Te comento que a lo mejor la entrada del lunes de mi blog, te va a interesar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Reconozco que el cómic no está en mi lectura habitual pero encuentro que son fundamentales para completar la oferta literaria. Me da igual lo que la gente lea, mientras lea.

    ResponderEliminar
  4. No me ha gustado la idea, quizá el cómic no esté mal, pero de entrada me llama muy poco la atención.

    ResponderEliminar
  5. Miquel, gracias. Si finalmente te haces con él, espero que te resulte interesante y entretenido. Saludos.

    Manuel, pues espero impaciente esa entrada: seguro que será muy interesante.

    A. Sandler, pues es un tipo de literatura que puede ser muy bonito. Hay obras mejores y otras peores, pero si le das una oportunidad, seguro que encuentras algún cómic que te guste. Y estoy de acuerdo: es bueno que la gente se aficione a la lectura.

    Doctora, la idea es extraña, a mi también me lo pareció la primera vez que oí hablar del cómic. Pero me hice con él porque leí buenas críticas de otra gente.
    De todos modos ya te digo que no es una maravilla (está bien, pero tampoco destaca demasiado), así que si no te apetece leerlo tampoco te perderás algo imprescindible.

    ResponderEliminar
  6. La tecnología es una característica para que la historia enganche????? jajajaja, nunca lo habría dicho. Se supone que a las historias enganchan la típica relación de pareja complicada, de esas de "ahora sí, ahora no" como en los culebrones, no la tecnología jajaja

    ResponderEliminar
  7. Speedy, quería decir que el cómic tiene detalles de acción e imaginación que aligeran la lectura (vamos, que no es todo crítica social e ideas polémicas).
    De todos modos, me parece que a ti los culebrones y el romanticismo complicado te gustan más que al lector medio de cómics de acción... ;D

    ResponderEliminar