Páginas

sábado, 7 de septiembre de 2013

"De toda la vida"

La historia de las ciencias está llena de curiosos experimentos. Hoy traigo uno que me parece muy simpático e interesante (tal vez pelín cruel), y que creo que merece la pena conocer. Pongo directamente la explicación que han hecho en la web Microsiervos, que es muy breve y clara:
Monos y Plátanos
Un grupo de científicos encerró a cinco monos en una jaula, en cuyo centro colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de plátanos.
Cuando uno de los monos subía la escalera para agarrar los plátanos los científicos lanzaban un chorro de agua fría sobre los que se quedaban en el suelo.
Pasado algún tiempo, los monos aprendieron la relación entre la escalera y el agua, de modo que cuando un mono iba a subir la escalera, los otros lo molían a palos.
Después de haberse repetido varias veces la experiencia, ningún mono osaba subir la escalera, a pesar de la tentación de los plátanos.
Entonces, los científicos sustituyeron a uno de los monos por otro nuevo.
Lo primero que hizo el mono novato nada más ver los plátanos fue subir la escalera. Los otros, rápidamente, le bajaron y le pegaron antes de que saliera el agua fría sobre ellos.
Después de algunas palizas, el nuevo integrante del grupo nunca más subió por la escalera.
Un segundo mono fue sustituido, y ocurrió lo mismo con el que entró en su lugar.
El primer sustituido participó con especial entusiasmo en la paliza al nuevo.
Un tercero fue cambiado, y se repitió el suceso.
El cuarto, y finalmente el quinto de los monos originales fueron sustituidos también por otros nuevos.
Los científicos se quedaron con un grupo de cinco monos que, a pesar de no haber recibido nunca una ducha de agua fría, continuaban golpeando a aquél que intentaba llegar hasta los plátanos.
Si fuera posible preguntar a alguno de ellos por qué pegaban con tanto ímpetu al que subía a por los plátanos, con certeza ésta sería la respuesta: «No lo sé. Aquí, las cosas siempre se han hecho así».

12 comentarios:

  1. Ya había leido esto antes, es realmente curioso y lo inteligentes que son... :)
    Pimiento

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenos días!

    Me ha parecido curioso e interesante el experimento. Tengo que decir que me ha hecho un poco de gracia lo que los monos hacían con los nuevos, que mala soy! :( Y con la frase de la respuesta. Hay que reconocer que son inteligentes.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Esta historia viene a decir lo mismo, y sin maltrato animal de por medio.

    Realmente es una vergüenza las movidas que les hacen a los animales (no sé si esta historia de los chimpancés será verdad, pero aunque no los ea seguro que les hacen cosas peores). Ya sabemos que son muy listos, dejadles en paz.

    ResponderEliminar
  4. Mmmm me recuerdan a otra especie, a quien era?? ahhh si, al ser humano!!!
    En fin...todo se aprende, no se la verdad me cuesta aceptar lo de que experimente con animales...

    ResponderEliminar
  5. Es lo que sucede cuando aceptamos algo como dogma. Sin preguntarnos por qué lo aceptamos.

    Aunque estoy seguro, que el trabajo en equipo hubiese funcionado...Todos a la vez a la escalera...

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Primero de todo: ¡disculpad que haya tardado tanto!. Llevo unos días un poco desordenados, pero ya estoy de vuelta.

    Pimiento, es verdad, son muy listos. Y creo que podemos extraer una buena lección de esta experiencia... :)

    Eowyn, los monos parecen simpáticos prácticamente en todas las situaciones, y yo creo que es porque se nos parecen mucho.
    Sobre la frase, creo que merece la pena reflexionar sobre ella: la gente también hace muchas cosas (demasiadas) "porque siempre se han hecho así". ;)

    Doctora, a mi tampoco me gusta que se haga sufrir a los animales.
    De todos modos, que sepas que existe una normativa internacional muy estricta acerca del uso de animales en experimentos científicos. Ninguna revista científica de prestigio del mundo publica trabajos en los que los animales hayan sufrido de manera innecesaria. Y en los raros casos en que un experimento requiere que el animal sufra, es obligatorio pedir un permiso especial y demostrar que es indispensable realizar ese experimento en concreto.
    En ese sentido (el del cuidado de los animales) la ciencia ha avanzado mucho en el último siglo. :)

    Verillo, pues sí, a mi también me recuerdan a esa otra especie. :)
    Como le decía a Doctora, el uso de animales en experimentos está muy controlado, así que hoy en día se reduce al mínimo el sufrimiento.

    Manuel, eso es.
    Y me gusta tu idea: trabajando en equipo todo hubiera salido mejor. En teoría, en eso deberíamos ser mejores los humanos... :)

    ResponderEliminar
  7. los humanos, en muchas ocasiones, aunque parezca increíble, también usan el mismo argumento!! pregúntale a los de tordesillas, por ejemplo, porqué se divierten matando un toro a lanzazos y verás qué te contestan.

    ResponderEliminar
  8. Vaya! me he quedado con la boca abierta, da qué pensar...
    Y no sabía tampoco eso que dices de la normativa internacional, que me imaginaba que algún tipo de control había pero no lo sabía...

    ResponderEliminar
  9. Rune, estoy de acuerdo: merece la pena pensarlo.
    Lo de la normativa, aunque yo no sé mucho de los pormenores, me lo contó un profe una vez. La idea viene a ser que si algún científico maltrata animales, su trabajo no se publica ni se tiene en cuenta (y a parte se le puede multar, según la gravedad de lo que haya hecho).

    ResponderEliminar
  10. Raúl, no sé qué pasaba, pero me había salido tu comentario como spam. Creo que ya lo he arreglado.
    Está claro que los humanos somos muy aficionados a hacer cosas porque "así se han hecho siempre". Sería buena idea pararse a pensar si todas esas cosas son correctas o si algunas de ellas podemos cambiarlas o mejorarlas.

    ResponderEliminar
  11. ¿Sabes qué es lo más curioso?, que ese fenómeno no solo sucede con los monos, sino también con nosotros los humanos. Un ejemplo romántico para esto es la historia de Romeo y Julieta, donde 2 familias van arrastrando odio por un hecho que ocurrió tiempo atrás y por el que muchos inocentes pagaron y sin saber ni por que. Vamos, esa es una historia, pero casos similares y verídicos suceden a diario, y es curioso que en ocasiones y para ciertas cosas nos limitamos a imitar lo que nuestros allegados hacen o hicieron, y no cuestionamos la razón de eso, jiji, un parecido más que nos acerca al supuesto parentesco con estos animales :D

    ResponderEliminar
  12. Alezhi, efectivamente, ahí está la cuestión: que a los humanos también nos pasa muy a menudo. Está bien pensar en ello. :)

    ResponderEliminar