Páginas

viernes, 10 de enero de 2014

Historia de dos ciudades

Durante las pasadas fiestas, a parte de ingerir alimentos hipercalóricos, repartir felicitaciones a diestro y siniestro y ver unas cuantas pelis (la mayoría bastante malas, por cierto) también aproveché para leer un poco, que es un entretenimiento que tenía algo abandonado últimamente. La novela elegida fue Historia de dos ciudades, de Charles Dickens, que la tenía pendiente desde hacía un tiempo. A continuación me pongo en plan club de lectura (tengo que comprarme unas gafitas de esas de leer) y cuento qué me ha parecido este libro.

Historia de dos ciudades trascurre a finales del siglo XVIII entre Gran Bretaña y Francia, en una época de cambios sociales y políticos en Europa. La gente vivía a las órdenes de aristócratas y reyes, algunos más despóticos que otros. Mientras que en Inglaterra la monarquía había empezado a dar pasos por la vía parlamentaria, en Francia la aristocracia concentraba todo el poder sin darse cuenta de que estaba creando el caldo de cultivo perfecto para una buena bronca (la Revolución Francesa). La novela nos cuenta las vidas de varios personajes de la época cuyos destinos se cruzarán de maneras insospechadas. Un aplicado hombre de negocios inglés, un misterioso hombre con un pasado marcado por la injusticia, una joven de apariencia delicada que sin embargo está destinada a mantener fuerte a toda su familia ante la adversidad, un joven profesor de honor incuestionable pero procedencia sospechosa, un humilde tabernero francés y su sibilina esposa... Todos ellos mezclados en una gran aventura entre dos países muy distintos con el telón de fondo de una Francia en sus horas más convulsas y la guillotina funcionando a pleno rendimiento. 

Nunca antes había leído una novela de Dickens, pero si las demás se parecen en algo a esta, puedo asegurar que entiendo por qué este hombre está considerado como uno de los grandes escritores de la historia. Su estilo es ágil y fluído, y mantiene siempre el interés, incluso en los momentos de mayor calma. Cada personaje es único, multidimensional, vivo. Todos tienen la capacidad de sorprendernos al pasar de página. No hay "buenos" y "malos", sino que cada uno tiene un poco de todo. Por supuesto, no deja de ser una aventura clásica con héroes y villanos, pero tanto el clima en que está ambientada como la viveza y la psicología de los personajes nos obligan a replantearnos continuamente quienes son lo uno y quienes lo otro.

Además, los temas que se esconden en el fondo de la novela (el poder, el honor, el despotismo, la venganza, el amor, la preocupación sincera por los seres queridos...) nunca pasan de moda. No deja de ser curioso cómo un libro escrito hace casi 200 años y ambientado hace unos 250 parece tan actual. Esos poderosos que sólo parecen preocuparse por sí mismos, esa sensación de indignación e impotencia de la gente normal ante las injusticias más flagrantes, esa mezquindad de las personas que acceden a una pequeña parcela de poder, ese manejo de la opinión pública a través del miedo y la manipulación... Si bien nuestra vida actual es, sin duda, mucho más cómoda y justa que en aquellos tiempos, no deja de haber en el fondo un cierto regusto que hace pensar a uno "todo esto me suena de algo".

Dickens aprovecha para mostrarnos el error que supone buscar la justicia a través de la violencia, sea esta violencia ejercida por la aristocracia o por la plebe. Porque la violencia lleva irremediablemente a la injusticia. Cuando comienza a correr la sangre, los abusos se suceden de uno y otro lado, y la libertad queda sustituída por el miedo. Lejos de la visión romántica y heroica de la Revolución Francesa que solemos ver en muchos libros, Dickens opta por una posición más neutral. Si bien nos hace celebrar el más que justificado levantamiento, también pone ante nuestra cara la pregunta que viene después, el "¿y ahora qué?". Porque una vez que las cabezas empiezan a rodar (literalmente), cada vez resulta más dificil distinguir a las culpables de las inocentes.

En resumen, una gran novela para disfrutar de literatura de la buena. Personajes interesantes, viajes, juicios, historias de amor... todo lo que tiene que tener un buen libro y además una excusa para reflexionar un poco. ¡Ah!, y un final realmente trepidante.

11 comentarios:

  1. Este es uno de esos clásicos que siempre me digo que debería leer, pero al final nunca lo hago...
    De Dickens sólo he leído Oliver Twist y me gustó mucho, tenía un estilo irónico muy bueno ^^
    Tomate

    ResponderEliminar
  2. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento.

    ResponderEliminar
  3. No entiendo como lo voy año tras año dejando de lado en la estantería y no me lo leo. A ver si este año cae.

    kiss

    ResponderEliminar
  4. Creo que pronto me lo leeré, no he leído nada de Dickens y la verdad es que tengo ganas.

    ResponderEliminar
  5. Éste lo tengo por ahí y a leer tu entrada me han dado ganas de cogerlo (bueno cogerlos, que lo tengo dividido en dos tomos)pero tengo unos cuantos tochos por delante ¬¬
    Besos pequeño tarambana!
    Pimiento

    ResponderEliminar
  6. Este libro lo he leído algunas cuantas veces. También hubo una miniserie sobre la novela que fue muy interesante.

    Me contenta que lo hayas descubierto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Tomate, a mi me pasó un poco lo mismo, pero una vez que me puse a leerlo me gustó mucho. No tiene un ritmo frenético todo el tiempo, pero a cambio tiene personajes curiosos que se cruzan en los sitios menos pensados según avanza la trama y que pasan por situaciones que tienen consecuencias según avanza la historia. Está bien llevado.
    Tomo nota de Oliver Twist, a ver si me lo leo próximamente. :)

    Doctora, efectivamente, mi joven padawan. :D

    La Estupenda, es una historia muy bien hilvanada y muy interesante. Si te animas este año, espero que te guste. :)

    El ojo que todo lo lee, pues espero que te resulte interesante y entretenido. A mi me parece que está muy bien escrito. Espero que lo disfrutes mucho.

    Pimiento, me parece que es el típico libro que tenemos en una estantería y siempre lo dejamos para otro momento. Pero ya te digo que, por lo menos a mi, me ha gustado. Espero que tú también lo disfrutes si te animas a leerlo (cuando hayas acabado con las lecturas pendientes que tengas, claro) :D

    Manuel, pues sí que me ha gustado mucho. Veo que coincidimos.
    No sabía lo de la miniserie.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. eres científico y letrado, lo tienes todo! :)

    ResponderEliminar
  9. Raúl, lo sé. :D
    Ahora hablando en serio, la historia está bien escrita y mantiene el interés. Aunque no sea un libro muy corto, es entretenido. :)

    ResponderEliminar
  10. Me alegra que hayas entrado en el universo Dickens con buen pie. Yo este libro, precisamente, no lo he leído, pero sí (y me entusiasman) "Grandes Esperanzas" y "David Copperfield"

    También he leído Tiempos Difíciles, pero te lo recomiendo mucho menos.

    ResponderEliminar
  11. Loque, pues tomo nota de tus dos sugerencias principales: seguro que también me gustan mucho. :)

    ResponderEliminar