Páginas

viernes, 14 de febrero de 2014

Consejos de un caballero

Verás, chico, hay dos maneras de obtener la atención de una mujer.
¿Ah, sí?
La primera es el romanticismo. A las mujeres les encanta el romanticismo. Les gusta la delicadeza, la amabilidad, la intimidad... Si quieres encandilar a una mujer, tienes que lograr que cada momento con ella sea único. Tienes que hacerla vibrar.
¿Y eso cómo se hace?.
En mis tiempos lo primero que hacíamos era ponernos un buen traje y comprarles flores.
Vaya secreto, ¿crees que lo sabrán los de la CIA?.
Lo digo en serio, chico. Tienes que ponerte tu mejor traje, así le demuestras que tienes clase, que no eres un mindundi cualquiera. Las mujeres dan mucha importancia a esos detalles. Además tienes que comprarle flores. Rosas rojas a ser posible.
Eso de las flores es una horterada. Y está anticuado.
Los clásicos nunca pasan de moda, chico. Regálale rosas rojas a una mujer y habrás iniciado el camino hacia su corazón.
Eres todo un poeta... Pero creo que con un traje y unas flores no basta.
No, no basta. Lo siguiente que tienes que hacer es cortejarla.
¿"Cortejarla"? ¿Es que esa palabra todavía existe?.
Tienes que ir a verla y tienes que invitarla a cenar. Llévala a un sitio bonito, no hace falta que sea muy caro, pero que tenga clase. Un sitio agradable. Tienes que asegurarte de buscar una mesa un poco apartada. Un sitio íntimo, donde podáis hablar sin que os molesten.
¿Crees que servirá el McDonalds?.
¡Te estoy hablando en serio, chico!. Llévala a un buen restaurante y compórtate como es debido. Porque esa es otra cosa que tenéis que aprender los jóvenes de hoy: tenéis que aprender a tratar a las mujeres.
¿Y cómo es eso?.
A una mujer hay que tratarla con cortesía. Está bien ser apasionado y espontáneo, pero también hay que tener tacto, hay que tener... "savoir faire". 
¿Qué diablos es eso?.
Elegancia. Tienes que olvidarte de las bromas estúpidas y de las palabras como "guay", "mola" y todas esas tonterías. Debes recordar que intentas demostrarle que eres un tipo serio, que eres un hombre... ¡que eres un caballero!. Tienes que hablar con clase, ser cortés, educado, detallista. Y esas palabras de adolescente sólo te hacen parecer un idiota.
...
Además tienes que escucharla. Interésate por ella, descubre sus gustos, comparte sus preocupaciones, escucha lo que tenga que decirte. Y al final, dile algo bonito.
¿Como qué?.
Cada chica es distinta. No existe un piropo estándar para todas y, si existiera, no serviría. Tienes que demostrarle que es especial, tienes que decirle por qué te gusta, por qué ella es única para ti. Tienes que expresar con palabras el motivo de que te hayas puesto ese traje, le hayas dado esas flores, la hayas invitado a cenar y te hayas interesado por ella durante tanto tiempo. Debes explicarle por qué tu mundo es mejor gracias a ella.
Vaya... supongo que tendré que pensarlo.

Los dos hombres avanzaron un par de pasos, hasta situarse delante del mostrador. Entonces el más jóven volvió a dirigirse al mayor.
Habías dicho que hay dos maneras de captar la atención de una mujer. Una es el romanticismo pero, ¿cuál es la otra?.
Desgraciadamente el romanticismo requiere mucho tiempo, así que a veces tenemos que usar otros métodos.
El hombre se llevó la mano al interior de la chaqueta y sacó su revolver Magnum 44, que estaba sorprendentemente bien oculto bajo su axila. Lo posó sobre el mostrador, junto a los folletos que anunciaban planes de pensiones, y apuntó con el cañón directamente a la cajera.
Buenos días, señorita. Esto es un atraco. Ahora que me presta atención, por favor mantenga la calma y abra la caja fuerte.

9 comentarios:

  1. Nota: Hoy hay una "entrada secreta" escondida en el blog.
    ¡A VER SI LA ENCUENTRAS!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Me gustan estos relaticos!!

    PD: No encuentro ná, más allá de la sección ¿nueva? de los Relatos :D
    Besus

    ResponderEliminar
  3. La he encontrado!!! jaja
    El relato está muy chulo, siendo la chica prefiero la primera opción, pero hay que reconocer que con la 2ª se consigue atención mucho más rápido xD
    Mola ^^
    Tomate

    ResponderEliminar
  4. Ío, ¡gracias!. Me alegra que te gusten. :)
    La entrada secreta está por ahí escondida. Una pista: el acceso es rojo pasión. ¡Seguro que enseguida la encuentras!. ;D

    Tomate, jaja, ¡muy bien!.
    Sí, yo también prefiero la primera opción: es mucho más bonita. :D
    ¡Gracias!.

    ResponderEliminar
  5. ;D No soy romántico...Me hice el interesante y picó... ;D

    Sin embargo he de decir que la primera opción es mejor para todos...

    La entrada secreta...La busco después

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Manuel, jaja, esa también es una buena técnica: hacer como que no va contigo la cosa. :D
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. el poder de persuasión de una magnun del 44 es inigualable, sí, y por la vía rápida! buen relato :)

    ResponderEliminar
  8. Lo cortés no quita para lo valiente.
    Es un buen relato, la confluencia de dos historias que todo relato que se precie debe contener.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Raúl, jaja, sí, eso sí que es "poder de persuasión". :D
    ¡Gracias!.

    Pitt Tristán, ya ves: es un personaje de contrastes. :D
    ¡Gracias!.

    ResponderEliminar