Páginas

lunes, 10 de febrero de 2014

Contraproducente

Los humanos somos muy listos. Normalmente, cuando tenemos alguna necesidad, elaboramos un plan infalible en nuestra cabeza y encontramos una solución adecuada que nos hace salir airosos de casi cualquier apuro. Sin embargo nuestras brillantes ideas no siempre tienen el resultado esperado y, a veces, lo que conseguimos es justamente lo opuesto a lo deseado. Por ejemplo:

Plan 1: Gritarle "¡CÁLMATE!" a una persona que, obviamente, no está nada calmada. Como todos sabemos, es de lo más útil para relajar el ambiente en mitad de una discusión o un momento de tensión.

Plan 2: No tener ganas de estudiar y pensar con muy buen criterio "me tomo un ratillo de descanso y después estudio". A esto técnicamente se le llama procrastinar o dejarlo pa luego. Si eres humano seguro que lo has puesto en práctica alguna vez. Y seguro que te ha dado excelentes resultados...

Plan 3: Acostarse y querer dormirse rápidamente porque al día siguiente hay que madrugar. No hay nada mejor que tener prisa por dormirse para disfrutar de un buen sueño reparador, ¿verdad?. (Nota: para los más audaces, una manera de mejorar más el plan es dedicarse a calcular mentalmente de cuántas horas de sueño disfrutaremos en vista de la hora que es y sabiendo a qué hora hay que levantarse al día siguiente).

8 comentarios:

  1. También es un clásico ver a alguien con cara de mala hostia y preguntarle si le pasa algo, o tras ver cómo alguien casi se mata preguntarle si se ha hecho daño.

    ResponderEliminar
  2. el plan 2 también se podría llama "autoengaño", no? los humanos somos una especie única practicando esta técnica, sí :)

    ResponderEliminar
  3. No hay día que cueste más dormir que aquél que necesitas estar descansado para el día siguiente, ése que te acuestas muy temprano porque madrugas mucho más de lo habitual y en el mejor de los casos no consigues dormirte hasta la hora habitual.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Si señor, tres consejos muy útiles.
    Soy especialmente sensible al primero. Soy capaz de comerme al que dice la dichosa palabra... Grrrr...

    ResponderEliminar
  5. Con el tercero, no tengo problema...Si pongo a cabeza en la almohada...Ya está :D

    Del segundo tengo un tratado

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Doctora, bueno, pero esos todavía tienen cierta justificación porque sirven para recavar información.
    Lo peor es que la persona esté de mala hostia porque está buscando algún objeto que no encuentra y alguien le diga "pues estará donde lo hayas dejado". Eso sí que puede ser desesperante... :D

    Raúl, sí, el dejarlo pa luego es un autoengaño que tiene mucho éxito. :D

    Sese, efectivamente: "en el mejor de los casos". En lo que al sueño se refiere, las prisas no son buenas.

    Celia, jaja, es que además ese plan puede llevar a una espiral de palabras de calma y enfado progresivo. En fin, hay que intentar llevarlo con toda la diplomacia que podamos. :D

    Manuel, yo también suelo dormirme rápido, pero en ocasiones señaladas se puede complicar el proceso. :D
    jaja, dejar las cosas para otro momento es todo un clásico. Yo también soy un experto en ese campo. ;D

    ResponderEliminar
  7. De verdad es que el ser humano es tonto, menos mal que yo soy una especie digievolucionada y no hago nada de eso.... en el primer caso, hay que liarse a repartir hostias, en el 2º hay que encadenarse a la silla para no moverte del sitio, claro que si es una de silla de ruedas también habría que encadenarse a la mesa.
    Y en el 3º hay que sacar los apuntes y ya verás como te entra sueño xD
    De nada jajaja
    Tomate

    ResponderEliminar
  8. Tomate, jajaja, me encantan tus tres soluciones. La primera me ha recordado a esto. Sobre la segunda, me parto de risa con lo de la silla de ruedas. Y, sí, los apuntes son claramente la solución para el insomnio. :D
    Va a ser verdad que eres de una especie superior, digievolucionada. :D

    ResponderEliminar