Páginas

lunes, 7 de abril de 2014

Las pequeñas diferencias

Si lo piensas, la mayoría de nosotros nos parecemos bastante. Casi todo lo que hacemos, decimos e incluso pensamos a lo largo del día es mucho más frecuente de lo que parece. Casi todos hemos vivido experiencias parecidas y prueba de ello es el éxito de todos esos chistes y monólogos en los que bromean con situaciones cotidianas que a todos nos resultan familiares (buscar en la nevera una y otra vez cuando tenemos hambre, el "no me engañáis a mi, os engañáis a vosotros mismos" de nuestras profesoras de primaria, discutir con tus hermanos [si tienes], etc.). Aunque en la intimidad de nuestra casa tenemos cierta tendencia a sentirnos únicos, lo cierto es que casi todos nos comportamos de manera similar. Y en el fondo lo sabemos.

Quizá sea por eso que, cuando compartimos momentos cotidianos con otras personas con las que habitualmente no los compartimos, nos sorprenden las pequeñas diferencias. Porque nos parecemos en lo esencial, pero nos diferenciamos en las pequeñas cosas. Y es muy divertido darse cuenta.

Hace poco cierta Doctora aficionada al cine y a los blogs hablaba con mucha gracia de una de estas pequeñas diferencias: guardar los plátanos en la nevera. Esta actividad cotidiana ha resultado ser toda una rareza para algunos y una actividad la mar de normal para otros. De hecho, concretamente a mi ver cualquier fruta en la nevera me parece inusual, porque es algo que en mi casa ocurre muy raramente (aqui comemos mucha fruta y no suele pasar por la nevera, sino que permanece en un frutero a temperatura ambiente). Estoy acostumbrado a ver vegetales en la nevera: lechugas, tomates, puerros, etc., pero no frutas dulces.

Otro campo en el que me he encontrado pequeñas diferencias es el de los yogures de sabores. En su día me llevé una sorpresa tremenda cuando un amigo mio dijo con tono de exasperación que no entendía por qué se siguen fabricando yogures de coco cuando, según él, a nadie le gustan. Una vez más las pequeñas diferencias entran en escena, y es que yo soy uno de esos que se comen los yogures de coco con todo el placer del mundo. (En realidad en esto no soy objetivo: ya comenté en alguna ocasión que tengo cierta debilidad por los yogures en general...).

También hay ocasiones en que las pequeñas diferencias son, objetivamente, costumbres extrañas. Pero están tan arraigadas que salen a relucir en el momento menos pensado. Un caso muy simpático de estos (pero que me apuesto un huevo un céntimo a que no es único en el mundo) es el de una compañera a la que vimos estrenar un libro recién comprado: fue sacarlo de su plástico, abrirlo... y aspirar su aroma como si estuviera hecho de Channel Nº 5. El gesto fue completamente automático: se conoce que la chica siempre que abría un libro nuevo lo disfrutaba con los 5 sentidos. Toda la gente que había alrededor (éramos unos cuantos) nos estuvimos riendo de la situación un ratillo, aunque también es cierto que a ninguno nos pareció una conducta especialmente extraña... Y es que, aunque yo no soy aficionado a olisquearlos, reconozco que tampoco me molesta el olor a libro nuevo. (Esto de los olores es muy subjetivo y cada uno tiene sus preferidos. Algunos de los más "polémicos" son el olor a coche nuevo, el olor a mueble nuevo, etc.).

En fin, que hay muchas pequeñas diferencias en las costumbres cotidianas de la gente, pero tampoco es cuestión de sacarlas todas a relucir ahora. Que también es bueno dejar algo de misterio...

14 comentarios:

  1. ¿Y qué me dices de las cabezas humanas?, hace tiempo una amiga vio que yo tenía cabezas humanas en el congelador y se asombró mucho. Se ve que en su casa las dejan fuera de la nevera.

    Cada persona es un mundo.

    ResponderEliminar
  2. cada uno hace toma sus pequeñas grandes decisiones, elige sus opción, pepsi o cocacola, el intermedio o el hormiguero, carne o pescado (a todos los niveles), que nos particularizan sin hacernos, quizás, del todo diferentes.

    ResponderEliminar
  3. Doctora, con tantos plátanos y cabezas humanas en tu nevera, seguro que no te queda sitio para la lache y tienes que guardar los briks en, no sé, ¿la bañera?.
    (Esto se está volviendo muy surrealista) :D

    Raúl, efectivamente, cada uno tiene sus particularidades. Pero al mismo tiempo nos parecemos lo suficiente como para que todos nos comprendamos bien los unos a los otros.

    ResponderEliminar
  4. Mi hija también come con placer el yogur de coco...Se lo ponen en el colegio y ahora hay una dictadura con el yogur de ese sabor en casa...

    Las frutas las pongo en la nevera en el verano (excepto el plátano porque en casa parecemos chimpancés y se acaban enseguida) En invierno están en un frutero.

    Dentro de lo común, somos particulares. Comemos carne, pero hecha o medio hecha...La fruta madura o verde (sobre todo mango ;D)

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. No hay mayor placer que esnifar un libro nuevo. Me encanta. Es por eso que el formato papel de los libros nunca dejará de existir por completo. <3

    Una de mis técnicas para saber si una persona está bien como ser humano es preguntarle dos cosas:

    - ¿Nesquick o Colacao?
    - ¿Nutella o Nocilla?

    Esas dos preguntas son esenciales. Siempre.

    ResponderEliminar
  6. Pd.: Puede parecer que las preguntas no tienen relación, pero es un poco lo mismo que con el yogurt de coco. :P

    ResponderEliminar
  7. A mí también me parece raro meter los plátanos en la nevera. Yo conservo todo a temperatura ambiente...

    A mí me dicen que soy muy rara por comerme el puchero con picantillos o cebolla cruda o el que le eche vinagre a las lentejas...en mi familia es de lo más normal...pero creo que no es lo normal en el resto.

    Kiss

    ResponderEliminar
  8. Manuel, veo que tu hija tiene un paladar exigente en lo relativo a yogures. :D
    Sí, lo de la fruta es lógico: si hace calor y ves que se va a poner "pocha", mejor guardarla en la nevera.
    No sé si he entendido eso último: ¿que te gusta que el mango esté verde?. Yo he probado el mango varias veces y me gusta mucho, pero tiene que estar maduro, sino me parece que debe ser casi como madera, ¿no?.

    Jill, jaja, así que tú eres de esa gente que disfruta del aroma de los libros. :D
    Sobre tus preguntas... yo no sé si sabría responderlas. Es que en mi cosa solo comemos productos de marca. (De marca Dia, de marca Hacendado...) ;D
    Ahora en serio: tengo en casa un cacao de marca Dia que está muy bueno. Es como más chocolateado que el Colacao, creo que se parece más al Nesquick.
    Por la parte de la Nocilla/Nutella la verdad es que hace muchísimo que no pruebo ni lo uno ni lo otro. Tendré que volver a comprar un tarro un día de estos. ¿Cuál es la buena y por qué?.

    La Estupenda, cebolla cruda en ensalada (junto con lechuga y tomate) está muy rica, no tiene nada de raro.
    Y el vinagre en las lentejas es un clásico, en mi casa también se practica. Aunque yo solo le echo una pizca. :D

    ResponderEliminar
  9. Tarambana la cebolla yo me la como cruda con el puchero de garbanzos: cuchara de puchero y bocado de cebolla....

    Puede ser que sea rara... porque me gustan las almendras y me chifla el chocolate...pero el chocolate con almendras no lo soporto...jajaja

    Kiss

    ResponderEliminar
  10. La Estupenda, ahm, pues eso de la cebolla no lo he hecho nunca. Pero tiene pinta de ser muy saludable. Tendré que probar alguna vez...
    Yo suelo preferir el chocolate separado de las almendras, pero de ahí a no soportar el chocolate con almendras... A ver si va a ser verdad que tienes una rareza ahí. :D

    ResponderEliminar
  11. La frutra como le dije a Bea, nosotros la tenemos fuera, en el frigo van los tomates y cosas de esas xD
    los danones de coco le encantan a mi hermano, yo creo que en el super se los ponen sólo para él xDD a mí me molan más los de macedonia.
    Y lo de oler un libro también lo hago, los nuevos huelen bien, pero los antiguos... son el chanel nº5 de olores líbricos xDD
    Tomate

    ResponderEliminar
  12. Tomate, claro que sí, la fruta hay que guardarla al natural (si la consumes rápido, claro).
    Tu hermano es una persona con buen criterio. Pero que conste a que a mi también me gustan los yogures de macedonia. :P
    jaja, pues muy bien, disfruta de los "olores líbricos", nuevos y viejos. :D

    ResponderEliminar
  13. Nosotros la mitad de la fruta la dejamos fuera y el resto en el frigo. Segun va terminando se va sacando.

    Pues.... a mi es el sabor de yogur que mas me gusta (junto con el de macedonia aunque este ult he de dcirque hace tiempos que no lo veo),puedo gruñir si alguien lo coge.

    Lo del vinagre en las lentejas... la primera vez que lo vi fue en casa de mi ex (jaen) y he de decir que casi se me calleron los ojos al suelo. Aqui jamas le he visto a nadie hacerlo

    ResponderEliminar
  14. Nube, pues buen sistema para mantener la fruta fresca.
    Con los yogures de coco no queda otro remedio que establecer un pacto: hay que reservar uno para cada aficionado a estos yogures y todos en la casa tienen que saberlo. :D
    Pues lo del vinagre no queda nada mal: le da un toque muy alegre (pero tampoco hay que pasarse). :D

    ResponderEliminar