Páginas

martes, 29 de abril de 2014

Literatura pendiente

Tengo un problema con esto de planear lecturas futuras. Siempre que alguien me recomienda un libro digo cosas como "¡me lo apunto!" o "¡buena pinta! ¡lo leeré en breve!". Y el caso es que en el momento lo digo de verdad, esa es mi auténtica intención. Pero, a la larga, siempre lo acabo dejando "para luego" y al final no leo un pimiento. Pero que no se diga que dejo de intentarlo. A continuación dejo una lista de lecturas pendientes que espero disfrutar dentro de muy poco tiempo (pero no prometo nada).

1. Miracleman. Se acaba de confirmar la reedición en España para este verano de Miracleman, uno de esos cómics que, según los expertos de este mundillo, es una auténtica maravilla. Es un tebeo de superhéroes pero que prima los temas profundos, sociales y psicológicos frente a la simple acción. Como curiosidad, decir que está escrito por Alan Moore (creo), que es un guionista de cómic gruñón y raruno pero mayoritariamente considerado como una especie de genio, pero que se enfadó con la editorial y prohibió que pongan su nombre en el libro. Si acaso, lo que menos me gusta es que leo por ahí que van a editarlo en un "formato de lujo", y eso hace que mi cartera tenga miedo...

2. Mejor Manolo. Seguramente seáis unos cuantos los que, como yo, guardan gratos recuerdos de sus ratos de lectura cuando eran (más) pequeños gracias a los libros de Manolito Gafotas. Pues su autora, Elvira Lindo, tampoco se ha olvidado de nosotros y ha continuado la historia del vecino más famoso de Carabanchel (Alto) y sus amigos, pero esta vez ya de mayor. No tengo muchas referencias sobre esta secuela, así que todavía ignoro si es una gran novela o una historia del montón, pero desde luego me han entrado ganas de leerlo y saber que ha sido de Manolito, perdón, Manolo, después de todos estos años.

3. Rachel Rising. Normalmente no me gustan las cosas de terror per se, pero de este libro me han hablado muy bien. En formato cómic, el escritor y dibujante Terry Moore cuenta una historia de intriga y suspense acerca de una chica que emerge del suelo junto a un rio y que no recuerda cómo ha llegado allí, pero que tiene unas feas marcas de estrangulamiento entorno al cuello. Todo apunta a que Rachel ha vuelto de entre los muertos, y su situación suscita muchas preguntas. Una obra que ha recibido excelentes críticas tanto del público como de la prensa especializada, y que se caracteriza por una historia intrigante y una altísima calidad gráfica. Aunque la sinopsis asusta un poco, hay bastante consenso en que la historia es muy interesante, así que he pensado que debería comprobarlo.

4. Cien años de soledad. Me da hasta vergüenza no haber leído todavía esta aclamadísima novela del escritor Gabriel García Márquez, por la que ganó el premio Nobel de Literatura en 1982. Está considerada como una de las mejores y más valoradas obras de la literatura en lengua española del siglo XX (y de todos los tiempos). Y casi todo el mundo que la ha leído dice maravillas de ella. Por mi parte, he intentado abstraerme todo lo que he podido para no saber prácticamente nada sobre ella y descubrir todas las sorpresas cuando la lea. Que la leeré. Algún día. Pronto.

5. El gran diseño. Últimamente tengo un poco abandonada la divulgación científica, pero sigue gustándome mucho. Es muy curioso descubrir un montón de ideas sobre el funcionamiento del universo cuando te lo explican de manera clara y sencilla (ya decía Einstein que si realmente lo entiendes, debes poder explicárselo hasta a tu abuela) (tomen nota de eso, profesores del mundo). El gran diseño es el último libro de divulgación de Stephen Hawking, que sigue la estela de Historia del tiempo, pero actualizando algunos datos y aportando nueva información. Además ha estado rodeado de cierta polémica porque en sus páginas insinúa que no hay motivo científico para creer en la existencia de un Dios que haya creado el universo, y que éste puede haberse formado y regido siempre por principios naturales y leyes físicas, sin acudir a explicaciones religiosas. De todos modos la controversia religiosa es lo que menos me interesa, a mi lo que me gusta es saber más cosas sobre el funcionamiento de las cosas.

Y, por el momento, aquí lo dejo. Espero ponerme con estas lecturas muy pronto y pasar muchos ratos de entretenimiento con ellas. ¿Me recomiendas alguna más?.

9 comentarios:

  1. Con "Cien años de soledad" debería ponerme yo también, si es que no tengo perdón. Biquiños!

    ResponderEliminar
  2. yo también tengo algo abandonada la lectura, los últimos intentos fueron infructuosos, además, no sé, yo te recomendaría cosas de autores que nunca me han fallado, idelfonso falcones, almudena grandes, ken follet, es decir, novela histórica, civilizaciones, guerra civil, novelones, vamos, bestsellerescos

    ResponderEliminar
  3. Yo es que de un tiempo a esta parte me lo paso mejor escribiendo que leyendo.

    ResponderEliminar
  4. Me apetece mucho el de Manolo Solo.

    Respecto a Cien Años de Soledad, lo leí a los pocos años del Nobel y en su momento me gustó, pero sinceramente no es el libro que le diría a alguien que "se tiene" que leer.

    Además de todo, porque me parece la mejor manera de que se odie un libro.

    ResponderEliminar
  5. Me apetece mucho el de Manolo Solo.

    Respecto a Cien Años de Soledad, lo leí a los pocos años del Nobel y en su momento me gustó, pero sinceramente no es el libro que le diría a alguien que "se tiene" que leer.

    Además de todo, porque me parece la mejor manera de que se odie un libro.

    ResponderEliminar
  6. Hola Tarambana.

    Cien años de soledad es...indescriptible. El realismo mágico que hace que te identifiques con alguno de sus personajes o con el mismo Macondo. La he leído unas cuantas veces (es lectura en los estudios secundarios en Venezuela). Los insectos juegan un papel importante en la novela...Las mariposas amarillas y las hormigas...

    Miracleman...Interesante.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Cris, pues a ver si tenemos ocasión de leerlo en breve. Hay que ponerse a ello. :)

    Raúl, pues esos libros bestsellerescos suelen ser una apuesta casi segura: suelen tener grandes aventuras y enganchan enseguida. Tengo que leer alguno de Ken Follet, que todavía no lo he catado (aunque me da pelin de pereza porque son muy gordos). :D

    Doctora, escribir también es muy entretenido, así que ¡a escribir!. A mi me gusta mucho tu manera de contar las cosas, así que anímate a seguir escribiendo (y a publicar), que yo lo leeré.

    Loque, del de Mejor Manolo he oído que "no es para tirar cohetes", pero yo también le daré una oportunidad.
    Tienes razón: no hay mejor manera de odiar un libro que leerlo por obligación o ponerle unas expectativas excesivas. Siempre pienso que si alguna vez escribo un libro, pediré que ningún profesor lo ponga como "lectura obligatoria" en ningún sitio. :D

    Manuel, veo que te unes a los que critican positivamente Cien años de soledad. Lo dicho, tengo muchas ganas de leerlo y espero hacerlo en breve.
    Miracleman podría estar muy bien, estoy de acuerdo.

    ResponderEliminar