Páginas

martes, 13 de mayo de 2014

Un par de comics (made in Spain)

Hoy voy a hablar de un par de comics nuevos que poco tienen que ver entre sí, más allá del hecho de que sus autores son españoles y que me han gustado mucho. Son estos:

Beowulf
Me sonaba la historia de Beowulf (un antiguo poema inglés de aventuras) porque había visto alguna de sus versiones cinematográficas (todas ellas diferentes y libres) y había oído mencionar ese nombre en varias ocasiones, pero lo cierto es que no conocía la historia en profundidad. Así que opté por dejar que sean Santiago García y David Rubín quienes me la cuenten en este cómic de aventuras y acción con tono de leyenda. 

Realmente la historia de Beowulf es muy sencilla: se trata de un guerrero en busca de aventuras y gloria que se dedica a enfrentarse a los monstruos más peligrosos allí donde se encuentren. Por eso el secreto de este comic radica más en el cómo que en el qué. Y es que los dos autores se entienden a la perfección para lograr que nos involucremos en la aventura. Los guiones de García son cortos, directos y efectivos, aportando lo justo y necesario (y nada más) para que comprendamos a los personajes, para que sepamos que son guerreros duros y fuertes, y para que empaticemos con ellos pero sin encariñarnos en exceso. Por su parte, Rubín hace un trabajo espectacular en el apartado gráfico, sin desviarse de su toque personal pero dotando a toda la aventura de un tono serio, oscuro, sanguinario cuando es necesario, pero al mismo tiempo lo suficientemente realista y dinámico como para que sintamos la acción, y sin traspasar nunca la linea roja del buen gusto. Además experimenta con algunos recursos que resultan bastante acertados, como esos cuadros con la visión subjetiva de los monstruos al más puro estilo Predator, o esos otros diseñados para que no nos perdamos pequeños detalles de los grandes dibujos a página entera o doble página. Si acaso, por sacarle un "pero" (y me estoy poniendo muy "tiquismiquis") he notado un ligero abuso de los primeros planos en algunas páginas que, si bien dotan a las viñetas de gran epicidad y solemnidad, también limitan la perspectiva y van en detrimento de la acción.

En cualquier caso, estos inconvenientes son pequeñeces en comparación con las virtudes de este gran cómic que, además, está editado en un formato gigante que contribuye a darle el aspecto solemne, duro y espectacular que tan bien le sienta.

 _________________________________________________________

Señor Pacheco: Agente Secreto
Cambiando totalmente de tercio, paso a este pequeño y casi inclasificable cómic de humor y aventuras de Laura Pacheco, en el que la propia autora y su padre se convierten en personajes de ficción para embarcarse en una alocada misión secreta.

Partiendo de un curioso ejercicio de "ruptura de la cuarta pared" o de "metacomic" o como quieran llamarlo los eruditos, el Señor Pacheco y su hija se reunen para escribir un cómic y relatar una aventura que no tiene por qué ser creíble (no lo es), pero sí divertida. El Señor Pacheco, haciendo gala de todo su carisma y un divertidísimo sentido de la aventura, imagina para nosotros una peligrosa misión internacional que le llevará hasta Corea del Norte con el objetivo de conseguir la paz en tan convulsa región del mundo. Sin perder un solo instante (es un comic-book de 24 páginas, no hay tiempo que perder) las viñetas que se suceden ante nuestros ojos están cargadas humor sano, acción y guiños humorísticos al lector. El dibujo, por su parte, es sencillo pero efectivo y lleno de expresividad (las caras de los personajes, el aspecto de los soldados coreanos y la aparición de alguna figura célebre, son prueba inequívoca de la habilidad de Pacheco con el lápiz). 

No se trata de una historia profunda, ni pretende serlo, sino de un pequeño tebeo de aventuras diseñado para hacernos pasar un buen rato. Ibañez puede estar tranquilo: sus agentes secretos de la TIA tienen el relevo asegurado gracias al Señor Pacheco y su retoña.
_________________________________________________________

Me he quedado muy satisfecho con este par de cómics patrios. Tanto que ya estoy pensando en los próximos que van  a caer. Por lo pronto ya tengo en mi punto de mira al Infame de Nestor F. (tiene pinta de ser un auténtico cachondeo) y Memorias de un hombre en pijama de Paco Roca (todo el mundo dice que es una maravilla). A ver si saco tiempo próximamente.

6 comentarios:

  1. Me han gustado las propuestas, especialmente la del Señor Pacheco, no sé estoy yo más para aventuras en Corea que otra cosa.

    ResponderEliminar
  2. Loque, son par de comics curiosos, que se salen un poquito de lo normal. Las aventuras del Señor Pacheco en Corea tienen unos cuantos golpes graciosos, está bien para echarse unas risas. :D

    ResponderEliminar
  3. la familia pacheco mola mucho, yo tengo "let's pacheco", es muy divertido, y bueno, qué te va a decir un pacheco, coño! :)

    ResponderEliminar
  4. Ninguno me llama mucho, pero me hizo gracia el tío que sale en la portada del segundo dándole una patada a la nada.

    ResponderEliminar
  5. El segundo me gusta. lo buscaré a ver que tal

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Raúl, claro, tú también eres un Señor Pacheco, normal que te gusten estos comics. :D
    Yo todavía no he leído Let's Pacheco, pero intentaré acabar con esa carencia dentro de poco. ;)

    Doctora, jaja, debe ser uno de los temibles soldados coreanos, haciendo estiramientos antes del combate. :P

    Manuel, es muy cortito, pero es divertido. Espero que te guste.

    ResponderEliminar