Páginas

jueves, 29 de mayo de 2014

Voluntad

Estaba yo pensando en todo lo que tengo por hacer y me dije "voy a dejarlo para luego y ahora hago una entrada de blog". Porque así funciona mi mente cuando tiene obligaciones por hacer: posponiéndolas.

Es una parte de mi mismo que no me gusta nada. Generalmente acabo cumpliendo con mis obligaciones, pero también es bastante normal que se me acumulen las tareas o que tarde muchísimo en hacerlas. Suelo empezar con mucha ilusión y mucha motivación, pero enseguida se esfuma todo y tengo que hacer acopio de mis escasas reservas de voluntad para terminarlo.

Hace unos días me apunté a... un rollo misterioso que prefiero no desvelar de momento porque es a largo plazo y todavía falta mucho para obtener algún resultado (si es que llego a obtenerlo algún día, cosa que no es en absoluto segura). Pero la cosa es que tengo que estudiar un mogollonazo de apuntes y hacer un proyecto que es una lata y, uf, me da una pereza tremenda. Es decir, me ilusiona porque es el medio para lograr un objetivo loable y tal, pero también es un coñazo (y perdón por la expresión).

¿Está Tarambana estudiando para astronauta?. La respuesta es... NO.
Así que, mis queridos amiguetes, quisiera preguntaros algo: ¿cómo andáis de fuerza de voluntad?. Porque hay gente por ahí que hace de todo y es una maravilla, así que si eres una de esas personas tremendamente activas y trabajadoras que no paran de hacer del mundo un lugar mejor, me gustaría que me des algún consejo revolucionario para parecerme a ti (o unas palabras mágicas o algo). Y en caso de que seas un ciudadano normal (es decir, de los que posponen las cosas), tu ayuda también será bienvenida para darme palabras de ánimo o gritarme algo como "¡mueve el culo, margarito!". (No suelo enlazar videos en asturiano, pero es que lo de "margaritos" me hace mucha gracia :D).

En fin, aquí lo dejo. Voy a dar una vuelta por casa, a mirar lo que hay en la nevera (otra vez) y... ogh... a estudiar. Hasta pronto.

15 comentarios:

  1. Me pasa exactamente igual, pero no sólo para obligaciones, incluso para ponerme a hacer cosas que me gustan. Cualquier cosa que requiera que esté concentrada más de 10 minutos ya sea escribir o dibujar, me da mucha pereza y siempre lo pospongo todo lo que puedo.

    Luego a lo mejor me tiro escribiendo 4 horas seguidas, pero ponerme a ello me cuesta.

    ResponderEliminar
  2. Yo, si es a hacer croquetas, te ayudo. Pero un proyecto, paso bastante,. Aunque todos tenemos un precio, claro.... XDD

    ResponderEliminar
  3. Doctora, eso es, muchas veces lo más difícil es arrancar. Luego vemos que no es para tanto.
    Y ¡ánimo!, a ver si vences esa reticencia inicial y dibujas alguna cosilla un día de estos que te apetezca, que quedaría muy bien en Paso de Twitter (yo sólo lo comento)... ;D

    Jatz, jaja, ya veo que si hay croquetas involucradas, te apuntas a lo que sea. (Pero que sean croquetas de verdad, no de esas redondas). :D

    ResponderEliminar
  4. ¿conoces a felipe, el de mafalda? pues yo tengo más o menos la misma voluntad que él, así que puedo te puedo aconsejar! cuando algo me gusta, sí, entonces disfruto, las horas pasan volando, ahí tengo una fuerza de voluntad extraordinaria :)

    ResponderEliminar
  5. Lo de croquetas está adquiriendo últimamente otro significado, asi que me estoy partiendo con vuestros comentarios sobre ellas xD
    Yo soy lo más vago que pisa la tierra, asi que te mando mucho ánimo desde mi sofá :)
    Pimiento

    ResponderEliminar
  6. ¡Uf! me temo que no te voy a ser de mucha ayuda. Soy una procrastinadora nata: mis intenciones siempre son buenas pero me falta fuerza de voluntad. En cambio, cuando lo que tengo que hacer me gusta, me falta tiempo para empezar. Supongo que todo es cuestión de motivación.
    Así que muchos ánimos y a mover el culo!! XD

    ResponderEliminar
  7. No es que seamos vagos o tengamos poca fuerza de voluntad, es que nos gusta la adrenalina!!! Hacerlo todo en el último momento con prisas y miles de cafés por no poder siquiera ni dormir jajaja
    ¿cuál será el terrible secreto? ¿quizás has encontrado un armario que va al país del chocolate, y estás estudiando como ir y no morir de sobredosis de azucar? eh? eh? CONFIESA! xD
    Tomate

    ResponderEliminar
  8. Yo soy la reina de la procrastinación, que hace algunos meses descubrí que es lo que me pasa a mí: dejarlo todo para mañana.

    Vale, no te he ayudado en nada, pero ¿y lo bien que se queda cuando se dice procrastinación por el mundo?

    - Mira ese, lo deja todo para mañana, pero ¿y lo bien qué habla?

    ResponderEliminar
  9. Raúl, es que haciendo cosas que nos entretienen, resulta mucho más fácil ponerse a ello. Es lo que dices: las horas pasan volando. :D

    Pimiento, ¿otro significado?. Tienes que explicarme eso (aunque las croquetas siempre son simpáticas, eso está claro). :D
    jaja, pues gracias, y disfruta del sofá. :D

    Hiro, eso de las buenas intenciones y la falta de voluntad, me suena. ;D
    Gracias por los ánimos: ya tengo el culo inquieto. xD

    Tomate, efectivamente, debe ser que nos gusta vivir al límite. :D
    No voy a contar nada (porque los habitantes del país del chocolate me han pedido que lo mantenga en secreto porque temen que una hortaliza golosa los encuentre y devore todo su país). :D

    Loque, pues sí: te expresas muy bien. Y apuesto a que aprendiste la palabra en algún momento en que deberías estar haciendo otra cosa, pero la dejaste para otro momento y te dedicaste a aprender palabrejas. :D
    Buen finde, reina (de la procrastinación). ;D

    ResponderEliminar
  10. Yo voy tirando...A veces con muchas ganas, otras con algo menos (bastante menos).

    En estos días me ha dado por escribir varias entradas al mismo tiempo...Y espero con ansías las vacaciones...

    Saludos. Que estudies con voluntad ;D

    ResponderEliminar
  11. Yo diría que nos han educado para ser así, esto le pasa a la mayoría de gente, sobre todo con el trabajo (de hecho incluso a mucha gente le molesta que alguien se pueda ganar la vida haciendo algo que le guste y no le dé pereza todo el tiempo...)

    ResponderEliminar
  12. Yo me uno al club... Aunque he mejorado últimamente, todo sea dicho. En mi caso sí uso unas palabras mágicas que funcionan sorprendentemente bien: "te jodes".

    Por ejemplo, llega el pensamiento negativo de turno:

    - Agh, qué pereza estudiar ahora.
    Respuesta mental: Te jodes.

    - Ahora no iría al gimnasio ni muerta.
    Respuesta mental: Te jodes.

    - Estoy harta de dibujar por hoy.
    Respuesta mental: Te jodes.

    Lo bueno es que así no hay contrargumento posible que pueda justificar dejar de hacer lo que deberías hacer. Simplemente te jodes, y lo haces. ¡Pruébalo y dime qué tal! :)

    ResponderEliminar
  13. Manuel, me parece que a ti te sobra fuerza de voluntad, que hasta haces las entradas en tandas de varias. :D
    Gracias. Y que vengan pronto las vacaciones, sí.

    Jordim, es verdad eso que dices, y yo nunca lo he entendido. Deberíamos intentar disfrutar con lo que hacemos y alegrarnos por la gente que lo consigue.
    Ea, pues ya está: a partir de ahora me propongo intentar disfrutar del estudio y convertirme en un empollón feliz. :D

    Sharpnailis, jaja, creo que estamos formando un club muy popular. :D
    No sé, eso de "te jodes" me suena un poco agresivo. Así que te voy a hacer caso pero tuneando un poco la frase: yo pensaré "te jodes como Herodes". (Siempre me ha dado la risa esa frase, supongo que porque la oí en algún contexto divertido).
    Ays, que pocas ganas tengo de empezar un nuevo tema.
    -Respuesta mental: te jodes como Herodes (¡fistro!)
    . :D

    ResponderEliminar
  14. El que más y el que menos, procastina de vez en cuando, y el que no lo hace no es de fiar. Biquiños!

    ResponderEliminar
  15. Cris Mandarica, jaja, es verdad, el que no procastina aunque sólo sea un poquito, no es de fiar. :D

    ResponderEliminar