Páginas

lunes, 2 de junio de 2014

El Cráter

El juego consiste en que dejes un comentario en esta entrada continuando el relato de El Cráter (cuyo comienzo está más abajo en esta misma entrada). Las condiciones son las siguientes:
  1. Todo el mundo puede participar.
  2. Puedes aportar cualquier idea y transformar el relato como te apetezca. ¡Tú decides!
  3. Cada participante debe continuar la historia de manera breve. Añádele sólo un par de líneas al relato (excepcionalmente puedes poner algo más si estás muy inspirado).
  4. Tu parte del relato debe continuar lo último que se haya escrito. Si hay otras personas que han continuado la historia, tu parte comienza después de ellas. Se trata de que vayamos ampliando el relato entre todos.
  5. Puedes participar varias veces si te apetece, pero no de manera consecutiva. Es decir, deja que otra persona escriba algo antes de volver a añadir tus ideas (esto es para darle variedad al juego).
Por supuesto, es importante que leas lo que vayan escribiendo los demás, para que tu parte del relato tenga relación con la trama que vayamos construyendo. Pero no te preocupes: si todos cumplimos con la condición 3 (ser breves), esto no te llevará mucho tiempo. ;)
 
Al final de esta semana reuniré todos los "trozos" en una entrada, para ver cómo nos queda el relato-collage hecho entre todos. ¿Te animas?

Empezamos:


Tina salió de la cama sobresaltada por el ruido. Se puso su abrigo y se dirigió corriendo al exterior de la casa. Donde antes estaba su huerta ecológica ahora sólo había un gigantesco cráter humeante. Tina se acercó con precaución y se asomó por el borde...

19 comentarios:

  1. Donde, para su sorpresa, en medio del humo unos pequeños seres con aspecto humano, saludaban sonrientes.

    ResponderEliminar
  2. -¿Eres Tina Smith? - preguntó uno de los seres, con voz digitalizada.
    -Sí, soy yo.... - respondió Tina.
    -Entonces te vienes con nosotros. No hace falta que lleves equipaje.

    ResponderEliminar
  3. El horóscopo del periódico ya le había anunciado que esto pasaría. "Vas a tener una gran oportunidad para viajar lejos. No la desaproveches".

    No iba a desaprovecharla. Tina siempre hacia caso al horóscopo.

    ResponderEliminar
  4. - ¿a dónde vamos?, preguntó Tina, ¿porqué yo?

    - "you're simply the best", dijo uno de los hombrecillos. abróchate el cinturón, que despegamos...

    ResponderEliminar
  5. Y sin que Tina pudiera articular palabra, se sintió propulsada hacia las alturas. De repente, bajo sus pies, la Tierra se había vuelto muy pequeña.

    ResponderEliminar
  6. Se detuvieron a cierta distancia del planeta y permanecieron flotando en el vacío del espacio. Uno de los hombrecillos, consciente del estupor de su invitada, se dirigió a ella con tono conciliador:
    - Bienvenida a la zona de redacción de todos los horóscopos de la Tierra...


    [Aprovecho para cometar que me gustan mucho todas vuestras aportaciones. Tenéis mucha creatividad... y algo de frikerío también]. :D

    ResponderEliminar
  7. - ¿Zona del horóscopo? (preguntó Tina, sorprendida). Pensé que eso lo hacían cuatro becarios frikis.

    - - ¿Nos has llamado becarios? (contestaron, indignados)

    ResponderEliminar
  8. -Si...lo pensé, pero ya veo que no lo son. Y ya que estamos aquí, qué haremos??

    - Haremos?....Nada de eso. está vez serás tu la que harás...

    ResponderEliminar
  9. Tina vio entonces cómo uno de los hombrecillos se acercaba a ella con un electroestimulador del que colgaban docenas de cables.

    -Y una polla.-exclamó Tina.

    De una patada lanzó por los aires a los dos extraterrestres que tenía más cerca y sin pensarlo dos veces emprendió la huida por la nave.

    ResponderEliminar
  10. Una vez dentro, empieza a buscar el botón que haga funcionar el extraño cacharro, pero de pronto un gran extruendo de golpes incesantes le interrumpe. Se asoma por la ventanilla y descubre que estan lloviendo donuts, asombrado mira a su alrededor...
    - ¡¡¡Dios mío, estoy en el país del chocolate!!!! Exclama emocionado.

    ResponderEliminar
  11. [Me paso por aquí un momento para agradecer vuestra participación. Cuánta imaginación tenéis, ¡mola!]. :D

    ResponderEliminar
  12. Lo que Tina no sabía es que, en realidad no estaban "raining donuts, Aleluya!" eran simplemente los hombrecillos, que estaban intentando distraerla para que no huyera.
    Y lo consiguieron, porque ellos sabían el destino de Tina.
    Y que era una golosona, la muy pícara.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Con Tina ya reducida con correas de cuero alienigena le dijeron:
    -Te llevamos estudiando meses y conocemos todos tus puntos débiles: no hay agricultor ecologista que no pierda el culo por los donuts de chocolate. Nunca has tenido posibilidad de escapar.
    -Bueno, pero por lo menos, mientras me hacéiss experimentos me daréis los que os han sobrado ¿no?

    ResponderEliminar
  15. jajaj.. me encanta!!
    *******************************


    -No tienes derecho a comer donuts.-
    -nos has engañado.Cuando nos des la receta de los sugus ecológicos que vendes entonces hablaremos.-

    **********
    sólo llevo dos cafés... se me perdona?? ;)

    ResponderEliminar
  16. [Esto se ha puesto muy interesante. ¡Qué giros de la trama!] :D

    ResponderEliminar
  17. - ¿Sugus ecológicos? (Preguntó Tina, sorprendida). Pero si yo no soy agricultora, solo iba a robarle fresas a la vecina.

    ¿Se habían equivocado los hombrecillos o estaba Tina echando un farol?

    ResponderEliminar
  18. -¿Pero que se creen estos liliputienses? ¿Que les voy a decir que la receta está en el calcetín de unicornios dentro de la mesita de noche?¿ después de engañarme con los donuts y el país del chocolate??
    - oh oh, acabo de decirlo todo en voz alta??

    ResponderEliminar
  19. Tengo que conseguir escapar pronto o a la vuelta, ni con mi mejor voz, me libraré de la paliza de Ike por llegar tarde al concierto.

    ResponderEliminar