Páginas

sábado, 28 de junio de 2014

Semana Ci-Fi: ¡Participa!

La Semana Ci-Fi llega a su fin. Han sido unos días intensos pero muy entretenidos (a mi me lo han parecido) y una buena manera de despedir la "temporada pre-veraniega" de blogs (ya sabéis que a partir de estas fechas la blogsfera se vacía y los internautas se convierten en guiris repartidos por todo el mundo). :P

Pero, para despedir esta semana como es debido, propongo un reto. Vamos a poner a prueba nuestra inventiva y nuestro espíritu de aventureros de ciencia ficción. ¿Y cómo hacemos eso? Pues escribiendo un relato entre todos. Salvo que esta vez vamos a hacerlo diferente y más difícil. Vamos a hacer un relato a la inversa.

El reto consiste en que, más abajo en esta entrada, encontraréis el final de un relato. La idea es que entre todos vayamos escribiendo qué sucedió antes. Estas son las condiciones del juego:
  1. Todo el mundo puede participar.
  2. Puedes aportar cualquier idea y transformar el relato como quieras. ¡Tú decides!
  3. Cada participante debe escribir su parte del relato en los comentarios, de tal manera que cada uno cuente qué sucedió antes. Es decir, cada nuevo escritor debería aportar información acerca de lo sucedido antes de lo que haya escrito el último participante.
  4. Es importante que todos procuremos ser breves: escribe sólo 2 o 3 lineas. De este modo te aseguras de que a todo el mundo le de tiempo a leer tu aportación. :)
  5. Puedes participar varias veces si te apetece. La única condición es que no lo hagas dos veces consecutivas. Es decir, deja que otro participante escriba algo antes de volver a aportar tus ideas.
Por supuesto, no hace falta decir que es importante leer lo que han escrito los demás participantes para que tu aportación sea coherente con el relato. Pero si todos somos breves en nuestros textos, eso no te llevará mucho tiempo. ;)

Como siempre, al final de la semana que viene haré una entrada recopilando todas las respuestas, con el relato a la inversa completo. ¿Te animas?



La puerta del ascensor se abrió y el hombre salió corriendo tan rápido como podía. Su atuendo, cuya parte más llamativa era la casaca roja de la parte superior y el sable que blandía en su mano derecha, era lo menos llamativo a ojos de los huéspedes del hotel, que le miraban atónitos mientras cruzaba a la carrera el vestíbulo de la planta 20. El hombre pasó junto a varias personas sin chocar con ninguna hasta llegar al amplio ventanal, que se llevó por delante con ayuda de su sable. Saltó al vacío sin que nadie pudiera hacer nada... y volvió a aparecer, flotando en el aire.

9 comentarios:

  1. Vio entonces que lo que había pensado podía pasar. Una especie de salto cuántico en tiempo y espacio y porque no en persona. Tomo el ascensor, que iba más lento que sus ideas...

    Saludos Tarambana

    ResponderEliminar
  2. Estaba totalmente atrapado en el hotel, pues si salía, lo apresarían rápidamente, sin darle tiempo a explicar nada. Tampoco permanecer dentro era la solución, pues entrarían a por él, más tarde o más temprano. Tal vez pudiera pasar desapercibido durate la convención de bloggers, pero cuando todos se fueran sería blanco fácil...

    (no puedo creeerme, Tarambana, la semana tan fantástica que me he perdido de tu blog, enhorabuena, curradísima, me ha encantado).

    ResponderEliminar
  3. No sabía cómo había llegado hasta allí, ni por qué su piel era ahora de color verde, pero de alguna forma se había teletransportado a la habitación de un hotel. La buena noticia es que conservaba su espada. La mala, que al asomarse por la ventana vio entrar en el edificio a los hombres que le perseguían.

    ResponderEliminar
  4. "¡Qué grande era su espada!" pensó. Como todo hombre siempre distrayéndose con cosas absurdas como el tamaño. Eso fue lo que hizo que no lo viese venir y que le asestasen un golpe en la cabeza que lo dejó k.o.

    Y hasta ahí mi aportación por hoy. Como siempre me encantan estas cosas que nos propones. Biquiños!

    ResponderEliminar
  5. [Me paso un momento por aquí para agradecer vuestra participación: está quedando una cosa rarísima, pero me encanta. :D

    Manuel, mola eso del salto cuántico, muy ci-fi. :D

    Rune, llegas justo a tiempo para la semana de la ciencia ficción. Me alegra que te haya gustado.
    Y el relato, te ha quedado muy peliculero, casi puedo ver la escena. ¡Muy bueno!

    Doctora, así me gusta: aportando misterio, suspense y persecución. :)

    Mandi, vamos, que lo que importa no es el tamaño de la espada, sino la maña del espadachín, ¿no? :D ]

    ResponderEliminar
  6. la blanca baba que blandía del glande ya blando miraba como un bobo... (no sé si lo de la espada va por aquí, con el tema de pensar p'atrás y la locura del contenido estoy perdío!)

    ResponderEliminar
  7. [Raúl, si te soy sincero, no he entendido bien tu aportación. De todos modos te recuerdo que este juego se enmarca en la "semana de la ciencia ficción", no la "semana de la anatomía" o la de los "dobles sentidos".
    Aqui hay libertad creativa, pero procuremos que todo lo que hagamos sea apto para todos los públicos.]

    ResponderEliminar
  8. Raúl, no te preocupes, que estamos entre colegas. Sólo pretendía que intentemos mantener el blog en plan "todos los públicos" entre todos. :)

    ResponderEliminar