Páginas

jueves, 5 de junio de 2014

Street Fighter: La leyenda

Hoy voy a hablar de una película (por llamarla de alguna manera) que he visto recientemente. Una obra maestra del arte mierder que se titula Street Fighter: la leyenda y que está basada (libremente) en el videojuego homónimo.

La prota de la historia es Chun Li, una niña medio china y medio americana que, desde pequeña, ha aprendido artes marciales con su padre, que es un empresario bastante importante. Un día unos malosos irrumpen en su casa y se llevan al señor con muy malas maneras, así que Chun Li se queda sola y se dedica a tocar el piano. Más adelante, después de una función de piano, alguien le deja un pergamino antiguo escrito en chinorris en el que le dicen que tiene que irse a Bangkok, y ella va y le hace caso. Y así sigue la cosa...

Si te parece que el trozo de sinopsis que he puesto aquí encima no tiene ni pies ni cabeza, que conste que no es porque yo me exprese mal (bueno, un poco sí) sino porque la peli no tiene ningún sentido. Todo en esta historia pasa porque sí, y la lógica y la coherencia brillan por su ausencia. Pasan cosas como que una chica de clase alta reciba un anónimo en chino durante un concierto, que ella vaya a que se lo traduzca la primera mujer con rasgos asiáticos que se encuentra en un mercadillo, que la señora en cuestión le diga que según el pergamino debe irse a Bangkok, y que la chica, ni corta ni perezosa, coja el primer avión rumbo a Bangkok para irse a vivir allí como vagabunda. Vamos, que si el mundo funcinara así, la agencia de viajes de El Corte Inglés se pasaría el día enviando pergaminos a la gente, y Bangkok tendría superpoblación de vagabundos occidentales.

Respecto a los malos, pues más sinsentidos. Para empezar, el plan maestro del villano consiste en hacer especulación urbanística en Bangkok. Y para eso asesina a un mogollón de gente. Según lo veía no podía sentir más que lástima por él, porque cualquier alcalde corrupto del levante español llevó a cabo planes malvados más sencillos y más rentables que los de M. Bison (el malo de la peli) durante la época de la burbuja inmobiliaria.

Otra cosa que no se entiende es la ambientación de la peli en Bangkok. Supongo que el ayuntamiento de esa ciudad les daba beneficios fiscales por rodar allí o algo, porque no hay mucha más explicación.

Pero si hay algo a destacar de esta peli son las relaciones que, como te puedes imaginar, son complejas y sutiles (¡ja!). Hay una pareja de detectives de la interpol entre los que parece haber una continua tensión sexual, pero es todo rarísimo, como cuando dos quinceañeros se gustan pero no saben qué hacer y se limitan a lanzarse indirectas sin atreverse a hacer nada más. En este caso tenemos el típico beso para disimular mientras vigilan a los malos (que no parezca que somos policías, que parezca que somos una pareja normal dándose el lote en un BMW enorme justo delante de la sede mundial de Malos S.A.) o el paseíllo más injustificado del mundo que una chica en sujetador se haya dado delante de un compañero de trabajo (fue en plan "este es mi sujetador, ¿a que mola?, pues ahora me visto y me voy"). 

También hay otro momento genial, de mágica seducción lésbica (pretendo ser sarcástico). Leyendo esto tal vez hayas pensado "¿lesbianas seductoras? ¡mola!". Tranqui, ya te digo yo que NO. Y que conste que lo siento por Kristin Kreuk, que se nota que se esfuerza e intenta poner cara de "estoy a puntico de tener un orgasmo", pero es que a la pobre no le sale, y encima el director no ayuda con sus movimientos de cámara. Pero bueno, la buena noticia es que acaban a hostia limpia en el baño, así que no sufrimos mucho con el romance.

En resumen, que tenemos ante nosotros un formidable truño de peli, una cinta sin el menor sentido ni coherencia pero envuelta en un gran halo de solemnidad, como si todo lo que estuviera pasando ahí fuese superimportante. Una de esas genialidades que todo el mundo debería ver para luego despotricar de ella. Me encanta.

Lo mejor: Michael Clarke Duncan haciendo de Balrog, que no es un gran papel, pero el tio es enorme y negro y mola muchísimo.

Lo peor: Uf... no sé, es que es todo tan genial... xD

8 comentarios:

  1. Yo es que a la Kristin no le veo de poner demasiadas caras... La chica es muy mona, pero poco expresiva.
    Dan más ganas de darle 10€ para un bocadillo que de otra cosa. :P

    ResponderEliminar
  2. si es que la portada ya tira p'atrás... gracias por ahorrarnos el posible disgusto de un visionado accidental :)

    ResponderEliminar
  3. Si yo tuviera una amiga que se llamara Chun Li la llamaría Chulín, por joder :P

    Ya la de Van Damme es famosa por ser un rollo, y se supone que esa se la tomaron en serio, así que esta ya...

    De todas formas hubiera tenido más éxito en España si en vez de llamarla "Street Fighter: la leyenda" la hubiesen titulado "Street Fighter: Chun Li contra Paco el pocero".

    ResponderEliminar
  4. Jatz, efectivamente, no es muy expresiva.
    A mi me dan ganas de pellizcarle los mofletes, como las señoras mayores. :D

    Raúl, sí, la portada no es muy allá. :D

    Doctora, recuerdo unas vacaciones cuando era pequeño en las que íbamos a veces a un restaurante en el que tenían una recreativa de Street Fighter. Había unos niños "mayores" (tendrían 12 años) que siempre estaban jugando allí y a Chun Li la llamaban "la chuli". Siempre me hizo gracia ese mote para ella. (Qué batallita te he contado...) :D
    La de Van Damme es una pena que sea tan mala, porque se nota que él se esforzó para intentar que quedara bien. (Pero es muy mala, la verdad).
    El título que propones hubiera sido acertadísimo. :D

    ResponderEliminar
  5. A veces uno se lleva unos chascos...Quizás la vea en una tarde de guardia de fin de semana cuando la den por la TV :D

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Manuel, jaja, pues espero que la disfrutes si se da el caso. Si no te la tomas muy en serio, la peli no está tan mal...

    ResponderEliminar
  7. Llevo años oyendo que la opelícula es mala y sin ganas de verla, pero tras leer tu reseña me han dado ganas de verla haber que tan mal esa jaja.

    ALguien me dijo que lo que ella busca toda la película lo trae un tipo que ella conoce antes de irse a china...y que en resumen todo es estupido... es cierto?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. WarrioR, jaja, pues si decides verla sin tomártela muy en serio, espero que te diviertas mucho.
    A mi el viaje a Tailandia me pareció un poco injustificado o, como mínimo, precipitado. Pero si que lo aprovecha (es verdad que el tipo que debía ver allí ya lo había encontrado en occidente, pero se supone que debía viajar a Bangkok igualmente como parte de su entrenamiento, para vivir como vagabunda por allí y aprender humildad, etc.). Pero está todo contado de manera un poco extraña, es como si los personajes tomaran grandes decisiones sin pensárselo, a lo loco. :D

    ResponderEliminar