Páginas

martes, 15 de julio de 2014

Yo, el rancio (o una disertación sobre la importancia del bañador)

Conozco una playa pequeñita y relativamente apartada con mucho encanto, agua cristalina, arena fina y peces de esos que nadan a tu alrededor como si estuvieras en la peli de La Sirenita. El problema es que, como muchas calas relativamente apartadas, parece tener un atractivo especial para los nudistas. Y, aclaro, NO es una playa nudista. (De modo que allí conviven los bañistas "vergonzosos" y los "naturistas").

Como soy un tipo joven y moderno (eso se supone) supongo que lo que debería decir ahora es que, aunque yo no soy nudista, me debería dar igual que alguna gente se despelote en la playa. Que allá cada cual; que un pene arrugado o unas tetas colganderas son cosas naturales; que enfadarse con la gente porque se quite la ropa es cosa de puritanos...

Ben, ¿eso que llevas ahí es un 44
o es que te alegras de verme?
(gracias al bañador, nunca lo sabremos) ;)
Pero no es así: me fastidia que los nudistas se estén adueñando de la playa. Porque es verdad que el cuerpo humano es natural, etc., pero también es verdad que nos hemos criado en una sociedad determinada, una sociedad en la que enseñar según qué partes de nuestro cuerpo tiene un significado concreto. Podemos fingir que somos muy modernos y podemos repetirnos a nosotros mismos que el matorral que lleva esa chica entre las piernas es tan natural como una oreja o una mano, y nadie se escandaliza por ver una oreja o una mano. Pero en el fondo sabemos que no es lo mismo. Por eso acabamos pasándolo mal, haciendo escorzos para no mirar al personal nudista y que no te tomen por un mirón. Pasas el día de playa incómodo, con ganas de bañarte y largarte de allí rápidamente, porque parece que tú y tu bañador estáis de más. Y, finalmente, acabas por no ir a esas playas, porque estás de vacaciones y no quieres complicarte la vida ni preguntarte a cada rato si estás mirando en la dirección correcta o no.

Tal vez yo sea un rancio, pero creo que a todos nos iría mejor si cada uno respetara el espacio de los demás. ¿Que eres nudista?, me parece perfecto: disfruta de la playa en plan natural todo lo que quieras, pero hazlo en las playas señalizadas a tal efecto (que las hay y además suelen ser muy bonitas). Pero no te intentes adueñar de todos los enclaves pequeños y naturales (y encima echando miradas recriminatorias a los que van vestidos). Sé que la distinción entre estar desnudo o llevar bañador es una chorrada artificial inventada por la sociedad y que objetivamente no hay nada de vergonzoso en ir sin ropa. Pero los humanos somos así: damos significado a las cosas, eso es lo que nos diferencia en gran medida de otras especies. A veces es una lata y una estupidez, pero aún así nos afecta.

7 comentarios:

  1. No sabes cómo te comprendo! Me pasa exactamente lo mismo que a tí. Hay una playa a la que solía ir, (porque yao no voy) donde sin ser nudista, había gente que sí practicaba el nudismo. Yo me encontraba un poco incómoda, la verdad. Y al igual que tú, quería irme lo más pronto posible de allí. Está claro que el cuerpo es natural y tal... pero a mí, personalmente no me hace mucha gracia ver a un chico o una chica pasear como vinieron al mundo. Llamarme antigua y eso.... pero lo siento, me incomoda.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Y digo yo...si alguien se despelota delante tuyo, es su problema. A nadie le obligan a hacerlo, y si no le gusta que le miren, que se vaya a otra playa...
    ¡Tus ojos son tuyos!
    Tampoco entiendo lo de playas nudistas o no. Si a mí me gusta una playa en concreto, ¿por qué no puedo usarla? Ya puestos, que hagan turnos en todas las playas. Por la mañana para nudistas, y a partir de las 14 horas, para gente con bañador. Y al día siguiente, al revés. Así no hay discriminación. XDDD
    Yo no voy a playas nudistas porque soy pequeñito y me pisan ;D , pero seguro que si voy, se me ponen alrededor todos los grupos de abuelos con la baraja y las fiambreras de lomo, y no las jovencitas del equipo de animadoras aissssss

    ResponderEliminar
  3. Yo estoy de acuerdo contigo, a mí tampoco me gusta. Biquiños!

    ResponderEliminar
  4. Eowyn, es que es incómodo para todos: para los que llevan bañador y para los que no lo llevan. Objetivamente no deja de ser una distinción un poco tonta, pero sería más cómodo respetar esos acuerdos sociales y vestirse o desvestirse donde corresponde (existen sitios habilitados para ambas cosas).

    Jatz, sí, objetivamente estoy de acuerdo contigo: lo lógico sería que si alguien se despelota sea cosa suya. Y ni la gente vestida tiene por qué inmutarse ni el nudista tiene que sentirse observado. Pero en la práctica me da la sensación de que no ocurre eso, y todo el mundo está incómodo cuando hay nudistas y gente con bañador en la misma playa.
    jeje, lo de las playas nudistas o no... Supongo que tienes razón, pero por cuestiones prácticas es más fácil hacerlo así: nos repartimos las playas de manera que unas sean para nudistas y otras para gente con bañador, así todo el mundo tiene un espacio en el que sentirse cómodo. A mi me parece bien. No siento que me esté perdiendo nada importante por no visitar una playa catalogada como nudista si eso sirve para que otra gente disfrute quitándose la ropa.

    Cris Mandarica, a los que no nos gusta simplemente vamos a playas no nudistas. No se nos ocurre ir a una playa nudista con nuestro bañador. Del mismo modo es lógico pedirles a los nudistas que hagan lo mismo y utilicen las zonas señalizadas para su afición.
    Hay sitios para todos, no debería ser tan complicado repartirnoslos y que todos podamos disfrutar según nuestros gustos.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo contigo (claro que yo ya no soy una mozuelilla): que haya playas para todos los gustos y que cada uno vaya a la que quiera.

    Sobre todo por lo que tú dices, que tener que estar como mirando a otro lado para que no te acusen de mirón, cuando tú has ido ahí a jugar a las palas... pues es una lata, porque se supone que has ido a relajarte.

    ResponderEliminar
  6. Me molestan las mujeres que van muy escotadas o con esos pantalones que se han puesto de moda de pronto que van mostrando medio culo y se mosquean de que la gente les mire. Nadie mira nada que no esté a la vista, no te están levantando una falda, miran lo que vas enseñando, si no quieres que lo hagan ponte otra ropa.

    Esto es aplicable al tema que comentas, si no es un playa nudista lo normal es que la gente te mire raro si vas desnuda.

    ResponderEliminar
  7. Loque, eso es: hay sitios pensados para que todo el mundo pueda disfrutar a su manera. Lo lógico y lo más cómodo para todos sería respetarlos. De esa manera todos podríamos estar a gusto y relajados, cada uno con el estilo playero que prefiera.

    Doctora, es que además es algo involuntario: cuando algo llama la atención porque no es frecuente, miramos. Es un acto reflejo.
    Sin embargo en estas situaciones todo se vuelve incómodo. El que mira se incomoda al haber visto algo que no tiene claro si debería haber visto. Y la persona que recibe las miradas se incomoda porque se siente observada.
    De todos modos yo veo una intencionalidad oscura en todo esto (llámame malpensado si quieres). Lo que pasa es que los nudistas van a estas playas pequeñas, se despelotan y el resto de la gente se incomoda. De ese modo lo que pasa es que el resto de la gente acaba por no ir a esas playas y los nudistas se las acaban agenciando. Digamos que al final "echan" a la gente con bañador.

    ResponderEliminar