Páginas

sábado, 2 de agosto de 2014

Noticias del corazón

¡Hola! ¿Qué tal va el verano? ¿Os ponéis protector solar a cholón? ¿Hacéis muchas excursiones? ¿Os quejáis del tráfico? Ya sé que probablemente no haya sido un verano perfecto porque habréis notado un vacío en vuestro interior durante los últimos días, como si os faltara algo y no supiérais qué... Tranquis, es normal: era yo, que no estaba. 

Seguramente (bueno, no) os preguntéis dónde he estado estos últimos días. Pues la verdad es que, como tengo un corazón estupendo y cariñoso rodeado un pericardio también estupendo y cariñoso (y un poco cantamañanas), la Seguridad Social me ha premiado con unos días en su Spa todo incluido. Así que allí he estado disfrutando de todas las actividades, incluidos los curiosos electrocardiogramas (todo un espectáculo de pegatinas y cosas chulas) y las ecocardios (no es por presumir, pero tengo una válvula mitral que os moriríais de envidia si la véis) (jo, me estoy convirtiendo en esa clase de tios vacilones que presumen de músculos...).

Vamos, en resumen, que he estado en el hospital curándome un poco, pero que ya estoy bien y aquí vuelvo. Pero el motivo por el que cuento esto es principalmente uno (y ahora me pongo serio): hablar de la sanidad pública.

Últimamente (y antes también, la verdad) se oye a mucho mastuerzo (por no decir algo más duro) despotricando cosas feas sobre lo público y dando a entender que toda persona que trabaja en el sector público es poco menos que un vago de siete suelas que se pasa el día en la hora del café. En general, el 99% de la gente que trabaja en los servicios públicos son profesionales de primerísima calidad (y esto no es un tópico amable: realmente es gente que ha pasado durísimas oposiciones y pruebas y que trabaja con materiales de alta calidad, cuyo trabajo es, en la mayor parte de los casos, impecable) y gente responsable y trabajadora. Me da una pena tremenda escuchar cómo los principales beneficiarios de estos servicios (que somos precisamente el común de los mortales, los que no podemos pagarnos una estancia en Clinica Ruber o en Houston cada vez que tenemos un catarro) hablan mal de los servicios públicos, asintiendo con la cabeza cuando el jefe de la patronal les atribuye supuestos privilegios laborales (un empleo estable es un aspiración muy noble, no un privilegio, a ver si nos enteramos) y apoyando las privatizaciones de los servicios (que solo sirven para que resulten más caros o menos efectivos, ya que con el mismo dinero, no solo hay que pagar a cierto número de trabajadores, sino también a un empresario que querrá su parte del pastel).

No dudo que el funcionamiento de los servicios públicos o el de la sanidad pública en particular pueda mejorarse y que haya trabajadores en el sector público que no estén lo suficientemente comprometidos con su deber. Pero este no es motivo para desmantelar un sistema tan bueno, eficaz y barato (porque no hay sanidad en el mundo que ofrezca un servicio tan completo a un precio tan bajo como la española). Las cosas que haya que mejorar, habrá que mejorarlas. Los trabajadores que no cumplan correctamente deberán ser reprendidos o sancionados (quizá hagan falta más inspectores). Pero no nos carguemos algo tan importante como la sanidad pública, por favor.

Yo he tenido un problema de salud, he ido al hospital y me han atendido de maravilla. He pasado un par de días ingresado y he estado en todo momento perfectamente atendido por un personal amable y profesional. Se han puesto a mi disposición todos los medicamentos, tecnología y conocimiento disponibles para mejorar mi estado y, en resumen, solo puedo decir que agradezco profundamente su labor a las personas que me han atendido y a vosotros, como parte de la sociedad, por hacerlo posible.

Cuidemos este sistema. No abusemos de él. No seamos críticos destructivos (no confundir con las críticas constructivas). Mantengamos a salvo esta magnífica garantía de saber que tenemos servicios públicos a nuestra disposición por si algún día los necesitamos. Esto es serio.

12 comentarios:

  1. Hola Tarambana,

    Mi verano ahí va.... ver pasar los días entre edifcios, y calles vacías los fines de semana. Vaya! Siento que hayas estado malito he ingresado en el hospital. Me alegra saber que estás bien. La verdad es que la sanidad pública, funciona. Cada vez que me han tenido que atender, lo han hecho correctamente, y no he tenido problema alguno.

    Totalmente de acuerdo con tu último párrafo.

    Cuídate mucho. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, lamento que hayas estado ingresado y me alegro de que estés ya mejor.

    Personalmente nunca he tenido suerte con los médicos que me han tocado, me he topado siempre con el más gilipollas o la más hija de puta del lugar, pero tenemos mucha suerte de tener este sistema. En países como EEUU si no tienes dinero para un tratamiento o una operación dejan que te mueras sin ningún pudor.

    ResponderEliminar
  3. Hola Tarambana:
    Bien que estés de regreso y con el corazón a punto.

    yo trabajo en el sistema desde hace algún tiempo. Intento que mis pacientes no abusen de un servicio del que solo nos acordamos cuando estamos malos, (La salud es un intangible y nos damos cuenta cuando lo perdemos). Pero hay quienes abusan despiadamente y con la coletilla de "yo te pago con mis impuestos...".

    Nosotros intentamos hacerlo lo mejor posible, más ahora cuando se notan los recortes que quizás con nuestro comportamiento también hemos provocado.

    Saludos. Tienes mi correo por si te surgiera alguna duda

    ResponderEliminar
  4. Eowyn, esa tranquilidad relativa del verano urbano también está bien. Hay que disfrutarla. :)
    La sanidad pública es muy importante, hay que cuidarla. Ahora con tanto recorte está todo el mundo de mal humor y con cada vez más problemas en todo lo público. Deberíamos tener cuidado entre todos para seguir contando con estos servicios y que sean de calidad.
    Gracias, otro abrazo para ti. :)

    Doctora, gracias. Pero sí, ya me pongo bien otra vez.
    Es una lástima toparte con gente poco amable, sobre todo en esos momentos que necesitas un poco más de atención. Supongo que nadie está libre de encontrarse con gente así a veces.
    Pero es lo que dices: en EEUU, si no tienes dinero, te dejan tirado sin pensárselo. Hay que cuidar del sistema de salud (por cierto, en Madrid creo que está "regulero" ultimamente).

    Manuel, ya estoy bien, sí. Un poco de calma unos días y como nuevo. :D
    Efectivamente, hay gente que con el soniquete de "pago mis impuestos" abusa del sistema. Habría que dejar claro que los impuestos dan derecho a tener un seguro sanitario tan bueno y acceso a las atenciones que se necesiten, pero el modo de que el sistema siga funcionando es utilizarlo correctamente. (Aqui hay que pedir responsabilidad a todos: ususarios, profesionales y administraciones públicas).
    Está bien que sigáis esforzándóos en vuestro sector (sé que lo hacéis), es una responsabilidad importante (además, lo médicos también pueden enfermar: es importante para todos que el sistema sanitario funcione bien en su conjunto).
    Gracias. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Tarambana! Me alegro que estés mejor :)
    Yo he deambulado bastante por el hospital, mi corazón también es una maravilla... Jajaja pero puedo asegurar que la mayoría de las veces me han tratado muy bien, así que estoy de acuerdo al 100% con tu entrada, hay que dejar de abusar, y desde luego no hacer recortes en sanidad!
    Tomate

    ResponderEliminar
  6. Tomate, gracias. Algunos parece que estamos abonados al hospital. ;)
    A mi también me han tratado muy bien. Afortunadamente hay mucha gente maja trabajando en esos sitios.
    A ver si nos hacen caso y se dejan de recortes en sanidad, que es algo muy importante. :)

    ResponderEliminar
  7. Hola, Tarambana. Me alegra tu recuperación.
    Yo también tuve suerte en la única noche que pasé en un hospital cuando mi operación de menisco. Hasta me dejaron ver la operación por una cámara de vídeo. El doctor era todo un poeta: "Es muybonito, los ligamentos se ven blancos como algas en el fondo del mar." Toma ya.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Esta bien que hables del tema, porque me toca bastante de cerca, ya que trabajo en la sanidad pública desde hace muchos años. Todos tenemos buenas y malas experiencias en todo momento, pero el sistema que tenemos es uno de los mayores orgullos del país. Y por mucho que los políticos, de cualquier color, que son los encargados de hacer las leyes necesarias para protegerlo, hagan todo lo contrario, dado que todos ellos tienen situaciones acomodadas que les permiten pagar un seguro privado. Seguro privado que por otra parte, se basa en atender con una sonrisa y poner plantas más bonitas principalmente en la sala de espera, porque en cuanto la cosa esta mala, y no empiezan a salir las cuentas, les derivan a la sanidad pública...
    Espero no haberme enrollado mucho, pero el tema me crispa bastante.
    Buena entrada, y lo que es más importante, que tu cuore funcione tan bien como escribes, y que tu y todos podamos disfrutar de la sanidad pública muchos años.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Miquel Zueras, gracias. Tu cirujano muy poético, sí. Pero no sé yo si a mi me hubiera gustado ver una operación sobre mi mismo en directo. No soy muy aprensivo, pero eso de ver los tejidos de uno mismo por dentro... uys. :D
    Pero me alegro de que tu menisco esté bien y todo haya salido como debe.

    León, pues eso, de acuerdo contigo. Es lo que dices: la sanidad privada está muy bien para tener plantas bonitas en la sala de espera o para que tengas una habitación privada mientras te recuperas de una diarrea, pero si tienes algo grave de verdad, el sitio donde seguro que te atienden y lo hacen con profesionalidad y calidad es la sanidad pública.
    Además, los seguros privados te atienden si les interesas. Que si eres viejo o tienes una enfermedad crónica o cualquier cosa poco rentable, sencillamente te retiran la cobertura y santaspascuas.
    No te has enrollado nada, y opino igual que tú.
    Gracias, y cuidemos de la sanidad pública entre todos.

    ResponderEliminar
  11. Ayyyyyyyyyy, Tarambana, que no me había enterado de que habías estado malito!!! Pooobre! Bueno, pues me alegro de que ya estés mejor y cuídate mucho!! Y por cierto, si es para enseñarnos tu corazón super-sano por mí puedes presumir de musculitos todo lo que quieras... jajaja

    ResponderEliminar
  12. Speedy, gracias. Ya estoy mejor, si. :D
    El corazón ya está bien, ahora solo me queda fortalecer todos los demás músculos... xD

    ResponderEliminar