Páginas

sábado, 30 de agosto de 2014

Una de tópicos

En España somos muy aficionados a los tópicos. Siempre hacemos chistes con la gente de cada sitio: que si los catalanes son tacaños, los vascos son exagerados, los andaluces son graciosos, los gallegos no se sabe si suben o si bajan...

Hay gente a la que estas cosas le molestan (y supongo que todo depende del tono, claro). Pero yo siempre he preferido verlos como algo divertido e incluso como una muestra de distinción y cariño. Tener un tópico significa que los demas piensan en ti, que eres importante. De hecho lo peor es no tener tópicos, lo peor es la indiferencia (os lo dice un asturiano... ¿qué tópicos hay acerca de Asturias? supongo que algo habrá acerca de vacas o la manera raruna de echar la sidra en el vaso, pero no somos demasiado famosos...). 

Hace tiempo estuve una semana en Barcelona y me hice amigo de un chico de alli. En una ocasión pasamos un rato divertidísimo con esto de los tópicos. Él había estado en Asturias en varias ocasiones por trabajo y yo llevaba varios días en Cataluña. Aquel día hablamos acerca de la comida en los dos sitios y la gracia vino cuando empezamos a hablar de las raciones (las cantidades). Comentamos que en Cataluña los platos eran más pequeños y llevan menos cantidad, y que en Asturias hay restaurantes en que son unos brutos y ponen unas cantidades tremendas de comida (me contó que en una ocasión le pusieron una cacerola enorme de comida en un restaurante y, como no se la terminaba, la dueña le preguntó con preocupación si es que no le había gustado). Por supuesto los dos nos lo pasamos muy bien aquel día y ninguno de los dos se sintió molesto. Ni él pensó que yo estuviera llamando tacaños a los catalanes ni yo pensé que él estuviera llamando brutos a los asturianos. Simplemente nos divertimos un montón con estas sutiles diferencias entre los dos sitios y recordamos lo bien que habíamos estado siempre en nuestros viajes. Porque eso es lo bueno de viajar: que en cada sitio hacen las cosas de una manera distinta, pero todos tienen un encanto propio.

En otra ocasión unos cuantos fuimos a visitar a un amigo que estaba estudiando en San Sebastian. Allí sucedió otra anécdota (también gastronómica, por cierto) que nos hizo mucha gracia. Uno de los días fuimos a comer a un restaurante que conocía mi colega. El Pais Vasco es conocido porque allí se come mucho y muy bien, y aquel día su fama quedó constatada. Pero al terminar, bien empachados, decidimos ir a dar un paseo por la ciudad. Por el camino encontramos una heladería, así que pensamos en comer un helado, pero como estábamos llenos, pedimos un helado pequeño. Fue muy gracioso comprobar que cuando pides algo pequeño en Euskadi se lo toman como un reto, porque los cucuruchos que nos dieron eran tremendos. Vamos, que salió a relucir el tópico vasco sobre lo exagerados que son. En el grupo iba gente de allí y también se rieron mucho con los comentarios acerca del tamaño de los helados pequeños donostiarras. Debo aclarar que el helado estaba buenísimo, así que nos alegramos mucho de que fuera así de grande.

Últimamente me he encontrado con algunas personas que están un poco hartas de sus tópicos. Un caso que me parece muy curioso es el de los andaluces. Yo siempre le he tenido mucho cariño a Andalucía: de pequeño estuve por allí muchas veces y casi toda la gente andaluza con la que he coincidido ha sido muy buena conmigo. Para mi el tópico andaluz por excelencia es ese que dice que son graciosos y se rien mucho. Pero nunca había pensado en esto como algo negativo. Al contrario: me parece un halago, me parece maravilloso que la gente relacione a tu comunidad con gente alegre y maja. Por eso me resulta un poco extraño que algunos andaluces se enfaden con estas cosas. Por otra parte, últimamente también me he encontrado con algunos cantamañanas de fuera de Andalucía que, por pura ignorancia, relacionan el tópico de la alegria con otros más negativos (no trabajar, etc.), así que he empezado a comprender la prevención que sienten algunos andaluces hacia sus tópicos.

En fin, lo que quería decir con esta entrada es que no deberíamos tomarnos este asunto de los tópicos como algo negativo, sino como una muestra divertida de aprecio. Creo que seria muy positivo ser capaces de reirnos de nosotros mismos y de los demás con respeto utilizando los tópicos. No deberíamos pervertir algo tan divertido convirtiéndolo en un insulto. Lo que deberíamos hacer es enorgullecernos de nuestros tópicos y entenderlos como una muestra de afecto. Al menos eso son para mi.

P.d. Madrileños sabihondos, castellanos secos, murcianos que hablan raro... :D

14 comentarios:

  1. Hola!

    Pues como buena Murciana que soy, he de decir que yo sí estoy molesta con los tópicos que hay sobre los Murcianos. No hablamos raro, para nada. Somos una ciudad de huerta y tenemos raices de nuestros antepasado huertanos. Tenemos un dialecto propio, llamado "Panocho". Que no pronunciamos las "eses" no siginifca que no sepamos hablar. Yo he escuchado a gente de otras ciudades y tampoco las entiendo. No por eso me meto con ellos. A Murcia siempre la nombran, en series, como "Cuéntame", o los propios humoristas que nos ponen como paletos. Pero mucha gente como los Madrileños y de otros lugares, vienen a mi ciudad para disfrutar de la playas tan bonitas que tenemos aquí. Yo me siento orgullosa de ser Murciana 100%.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Eowyn, no pretendía molestar. Ya sabes que a mi Murcia me gusta mucho y que esto de los tópicos lo digo en plan de broma.
    Lo de "hablar raro" no tienes que tomártelo en serio: es una tontería que se dice a veces (además, es un tópico que sirve para todo el mundo: en cada sitio se habla de una manera peculiar) :D
    De hecho, cuando hablaba del tópico murciano me acordaba de un video muy famoso que hubo por internet (ahora no lo encuentro) que era un videoclip hecho por gente de Murcia precisamente para reirse de estas cosas, que decian un montón de palabras como "acho" y "pijo" mientras mostraban sitios bonitos de la ciudad. Eran muy divertidos y se lo tomaban con mucho humor. :D
    En resumen, que Murcia mola mucho y que no hagas caso de los tópicos estos. :)

    ResponderEliminar
  3. Tarambana, no me ha molestado en absoluto lo de los tópicos. He querido dejar claro algunas cosas, pero no por tí, eh? Lo he dicho porque muchísima gente nos consideran paletos.

    El video al que te refieres es Murcianico Style? Lo digo porque ahí dicen esas dos palabras. Es muy divertido y me reí mucho cuando lo escuché. También hay otro que sale Samuel L. Jackson y John Travolta, en una escena de Pulp Fiction, doblado por dos murcianos hablando también de tópicos. Te lo recomiendo.

    Cierto, no recordaba que te gustaba Murcia! jaja. Memira Dory, que tengo últimamente.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Supongo que los tópicos pueden llegar a ser ofensivos si quien los expresa lo hace de manera peyorativa o irrespetuosa. Yo soy catalana, y a veces somos los propios catalanes los que hacemos broma con lo de "la pela es la pela". Saber reírse de uno mismo siempre es sano.

    Hablando de anécdotas gastronómicas, yo siempre me hago un lío a la hora de pedir café con leche o cortados fuera de Cataluña, porque no en todas partes te sirven lo mismo jaja

    Muchos abrazos! (¿ves como no somos tacaños? XD)

    ResponderEliminar
  5. Está claro que eres muy bien pensado, pero los tópicos de este estilo son siempre ofensivos. Otra cosa es que te los tomes con más o menos humor, pero están pensados para insultar y así se usan la mayoría de las veces.

    Dices lo de vascos exagerados y andaluces graciosos, pero yo lo percibo de otro modo. Los vascos tienen fama de bestias y los andaluces de vagos. Los madrileños de chulos y los de la mancha (Toledo, Albacete...) de paletos.

    Son todo cosas bastante negativas y dudo que nadie presuma de ellas. Quizá en un tono a amistoso, con gente de confianza, se pueden tolerar, pero jamás he pensado en ellos como señal de afecto.

    ResponderEliminar
  6. Y sobre el vídeo que le comentas a Éowyn, no es lo mismo que ellos se rían de sí mismos a que lo hagan los demás. Por ejemplo, Ernesto Sevilla ha estado años riéndose de las costumbres de su pueblo haciendo de Gañán y luego de Marcial. Él lo puede hacer porque es de allí (y aún así imagino que a muchos de sus vecinos les joderá la sarta de tópicos que encadena en cada sketch), pero si yo me presento en Albacete y me pongo a imitar su forma de hablar quedaré como una gilipollas.

    ResponderEliminar
  7. Eowyn, sí, me refería a Murcianico Style y otros de ese estilo, que son muy divertidos. :)

    Hiro, eso es, depende de la manera en que se utilicen. Y hay que tener claro que no todo el mundo lo entiende igual. En mi cabeza cuando recuerdo el tópico de los catalanes tacaños pienso todo lo contrario: me acuerdo de J. (el colega que menciono en la entrada) que es un tio generosísimo y graciosísimo, y todo lo que recuerdo son cosas buenas. Pero, claro, los demás no tienen por qué saberlo, así que tengo que cortarme un poco. :D
    En fin, que me alegra que te rías de estas cosas de vez en cuando y no te las tomes en serio.
    Es verdad, hay cosas que son distintas en cada sitio y es un lio (por si te sirve, por aqui el "cortado" suele ser un café solo con un poquito de leche y suele ir en una tacita pequeña; el "con leche" es café con leche en taza pequeña-mediana; y el "café mediano" es un café con leche grande, como para desayunar). :D

    Doctora, no sé, yo siempre lo he visto de otra manera. Veo los tópicos un poco como cuando fastidias a tu hermano: le dices cosas para "chincharle", pero no lo haces con mala intención, lo haces porque hay confianza y en el fondo los dos sabéis que no va con mala uva (aunque en ambos casos te pueden acabar mandando a la porra). No sé si me explico. :D
    Además, en el momento en que viajas un poco es imposible mantener los tópicos de manera tan negativa porque enseguida descubres que la gente normal, aunque cumple un poco con el tópico si te fijas mucho, suele ser maja. Por ejemplo, recuerdo una vez hablando con un madrileño que nos dio una "lección" enorme acerca de la sidra a mi y unos amigos (de ahí que nos acordáramos del tópico de sabihondos), pero también era un tío majísimo, muy agradable y muy amable (características muy frecuentes en madrileños con los que me he encontrado, y no lo digo para hacerte la pelota) ;)
    También es verdad lo que comentas: no es lo mismo cuando lo dice un lugareño que cuando lo dice uno de fuera. Por eso antes de hacer bromas de estas es necesario dejar claro en qué sentido las decimos. :)

    ResponderEliminar
  8. Hola Tarambana:

    Los tópicos vienen de la misma conducta que tenemos. Quienes nos ven desde afuera, los "exagera" un poco (más o menos), pero forman parte incluso de nuestro ser, que sin darnos cuenta lo utilizamos. la anécdota del helado en San sebastián lo demuestra claramente.

    Todo depende de como se diga y también como se escuche...Incluso hay los que se molestan con las parodias que les hacen el TV o en el cine.

    Ahora bien, me quedo con el helado pequeño vasco... :D pero que valga poco también :D

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Manuel, efectivamente, en cada sitio se hacen las cosas de manera ligeramente diferente, así que la gente de fuera exagera esas pequeñas cosas y las convierte en tópicos. Pero no significa que haya que tomárselos en serio. Al menos yo procuro no hacerlo.
    El helado "pequeño" estaba buenísimo y bien de precio, así que estábamos encantados. Luego pensamos en volver otro día para pedir un helado grande (por curiosidad), pero al final no lo hicimos. Apuesto a que hubiéramos necesitado un carretillo para llevarlo... :D

    ResponderEliminar
  10. Todo esto depende de si se dice con buena o mala intención. A mí los tópicos en forma graciosa no me molestan nada y sé de lo que hablo porque soy catalán y ampurdanés. A los ampurdaneses nos ven -incluso los catalanes- como muy "sobrados", tierra de artistas (Dalí, Pla...) la mejor gastronomía, playas y todo eso. De todos modos el viajar te hace ver las cosas más claras, lo que me molesta es la gente con prejuicios.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  11. Lo malo, como bien has dicho, es convertir un tópico positivo (ser generoso, simpático, etc...) en algo negativo.

    Algo que, de hecho, nos pasa a todos los españoles. Una amiga que trabajó en Holanda, en un equipo internacional de gente, decía que su jefe cuando la veía a ella, en concreto, siempre le decía
    - España fiesta!

    Y no veas lo mal que le sentaba estar dejándose la piel en el trabajo, para que su jefe la asociara únicamente a la fiesta esa que al parecer se celebra tanto en este país y a la que a mí, por lo menos, no me han invitado todavía.

    ResponderEliminar
  12. Miquel, eso es: depende mucho de la intención de quien habla. Hay gente malintencionada que los usa para molestar (eso no mola nada) pero hay gente que los utiliza con gracia y con respeto (esta es la opción buena). Lo que más mérito tiene es ser capaz de contarle un chiste de tópicos a una persona que sea del lugar en cuestión y lograr que se ría y se lo pase bien.
    Lo de los prejuicios es una lástima y no tiene sentido porque, como su propio nombre indica, son juicios previos a tener pruebas que los respalden, así que son objetivamente una tontería.
    Y, jo, "tierra de artistas, mejor gastronomía, playas...". A ver si van a tener razón en Barcelona y resulta que estáis un poco creciditos... ;D (Conste que no conozco la comarca, pero tengo ganas).

    Loque, es verdad que hay tópicos que se convierten en una carga, como el comentas de España. Y lo peor es que es por pura ignorancia. Por ejemplo, el tópico de españoles vagos y que duermen la siesta está basado en una clara falta de información: porque, efectivamente, hay zonas de España en las que se duerme la siesta, pero es por una cuestión de productividad (es imposible estar currando a pleno sol en el centro y sur de España a las 15 h. de la tarde en verano). Sin embargo, las horas que se ahorran en el mediodía o tarde, las ganan a otras horas (ya me gustaría a mi ver la enorme actividad que tiene el sur de España entre las 19 y las 23 h. en otros países de Europa, en los que a partir de las 17 h. está todo cerrado y no hay un alma en las calles) (¡Franceses y alemanes son unos vagos! ¡Después de las 17 h. están todos durmiendo o viendo la tele!) ;)
    De todos modos, lo de tu amiga a lo mejor no es con mala intención. Me refiero a que quizás el jefe no esté poniendo en duda su dedicación, sino que simplemente recuerda el tópico de gente alegre y optimista. Pero, vamos, que no lo sé, solo intento ponerme en lo mejor.

    ResponderEliminar
  13. Yo pensé que la gente se tomaba peor lo de los tópicos, pero viendo el éxito de 8 apellidos vascos ya me entra la duda. Ya ves, los gallegos siempre dudamos. Biquiños!

    ResponderEliminar
  14. Mandi, a mi "8 apellidos vascos" me pareció muy divertida y muy acertada precisamente por eso: porque se toma los tópicos a broma y nos recuerda que en el fondo todos somos personas y nos parecemos mucho.
    jaja, muy bien, defendiendo tu tópico de gallega :D

    ResponderEliminar