Páginas

viernes, 12 de septiembre de 2014

Enseñar a enseñar

He encontrado este video en internet en el que una maestra nos muestra su modo ver la educación y la importancia de establecer una relación adecuada con los alumnos. Merece la pena verlo:



En España hace años que las leyes advierten de la necesidad de entender la educación como algo continuo y global, y no como mera instrucción. La educación no debe limitarse a transmitir información, sino que debe perseguir el desarrollo integral del individuo, prestando atención no solo a su conocimiento científico, sino también a su desarrollo personal, su autoestima, su entorno y sus condiciones de vida.

Sin embargo en nuestro país es muy frecuente hacer énfasis en los errores y los fallos. Tuve un profe que trabajó con niños en EEUU y en España. Según sus palabras, las libretas de los niños españoles parecen "un campo de amapolas" (todo lleno de rojo). Por contra, la mayoría de las libretas americanas estaban llenas de frases positivas del estilo "good job!" o "great!" o caritas sonrientes.

Es importante hacer notar los errores para corregirlos, pero también es importante hacer notar los aciertos para mejorar la autoestima de los estudiantes. Muchos de los jóvenes que abandonan la escuela, lo hacen por inseguridad. Sencillamente piensan que no son capaces de aprobar y sacar buenas notas, así que ante la disyuntiva de reconocer que no pueden aprobar o rebelarse para demostrar que no quieren hacerlo (porque son así de chungos), eligen la segunda opción (prefieren hacer como que no aprueban porque no les da la gana, no por falta de capacidad). Es labor de toda la sociedad y especialmente de los profesionales de la educación demostrarles a esos estudiantes que sí que pueden aprobar, que deben arriesgarse a intentarlo porque tienen capacidad de sobra.

6 comentarios:

  1. Hay miles de trabajos a los que uno se puede dedicar sin que le guste, pero para ser profesor es importante que te mole.

    ResponderEliminar
  2. La experiencia finlandesa sobre esto, es interesante. Ha descartado exámenes y cada profesor, cumple los objetivos de acuerdo al trabajo y a la actividad del grupo. Han dicho en contra de este modelo que es un país pequeño y con escasa población, sin embargo, pienso que independientemente del tamaño ;D se puede tomar en cuenta.

    Un gran problema en España es que las leyes de educación no tienen tiempo de desarrollarse. Hay una nueva, que derogó la anterior que no llegó a 8 años y que a su vez derogó a la anterior que tampoco tuvo mucha vida. Así tampoco podemos saber si es efectiva y/o corregir lo negativo.

    El vídeo ya lo había visto. ay una película para la TV que se basó en esta dama.

    Saludos Tarambana

    ResponderEliminar
  3. Doctora, es verdad: hace falta cierto grado de vocación y dedicación para hacerlo bien. Es importante que un profe transmita el gusto por su trabajo, que esté convencido de lo que hace.

    Manuel, sí, hay algunas iniciativas muy interesantes en países nórdicos, con un sistema más colaborativo y menos competitivo. Seguro que muchos de esos enfoques darían grandes resultados en cualquier parte del mundo (con algo de adaptación, probablemente).
    Y sí, los cambios continuos en las leyes de educación no son positivos. De todos modos desde 1990 hasta la actualidad no han cambiado mucho en lo esencial.
    No sabía lo de la película. La verdad es que se nota que es carismática, de esas maestras agradables que caen bien a sus alumnos.

    ResponderEliminar
  4. No sé por qué pasa esto en España, pero no se valora nada el trabajo de los profes. Hay países en que los docentes tiene muchísimo prestigio, se les respeta mucho porque su trabajo es vital para el futuro de la sociedad.

    ResponderEliminar
  5. Speedy, estoy de acuerdo: es una profesión importantísima y debería valorarse más. Pero desde todos los ámbitos.
    Por ejemplo, a mi me parece tremendo que Magisterio sea la carrera "facilona" por excelencia de este país, la que cursan esos chavales que van a hacer una carrera porque les obligan los familiares pero que en realidad no tienen vocación ni ganas. Es muy poco alentador para nuestro futuro... (Y es injusto para quienes sí que la estudian porque les gusta y les importa, que también son muchos).

    ResponderEliminar