Páginas

lunes, 3 de noviembre de 2014

Ecología básica

No hace falta convertirse en vegano radical o irse a vivir a una montaña y cantarles a los pajaritos como una princesa Disney, pero hay algunas cuestiones de ecología o de respeto al medio ambiente y al planeta en que vivimos que, creo, son de sentido común y no cuesta nada tenerlas en cuenta. Por eso todos los años por estas fechas me frustra mucho (como ya comenté en alguna ocasión) enterarme de que es época de angulas.

Las angulas son los alevines de las anguilas. Son crías inmaduras, "pezqueñines". Cada año que pasa se pescan menos, porque cada vez hay menos en los rios. Hace unos años (hablo de cuando yo era adolescente) (y actualmente tengo 28 años, así que tampoco estoy contando batallitas de la antigüedad) había muchísimas anguilas por los rios del norte de España; actualmente es dificil encontrar alguna. Se están extinguiendo, lisa y llanamente. Sin embargo nadie parece relacionar la escasez de angulas/anguilas en los ríos con la pesca de alevines de estos peces. Y año tras año, se siguen pescando angulas y se siguen vendiendo por precios altísimos.

No voy a extenderme mucho más, sólo quiero pediros que, por favor, aunque tengáis ocasión, no pidáis angulas en ningún restaurante. Hay muchos manjares ricos y caros que no requieren la extinción de una especie animal para su disfrute, así que es mejor que optéis por esas alternativas. Y si me lee algún responsable de alguna institución pública con autoridad en esta materia: por favor, prohiban la pesca de angulas durante, al menos, unos pocos años. Demos la oportunidad de recuperarse a estos peces.

________________________________________________

Y aprovechando que estoy en plan ecobrasas, también quiero llamar vuestra atención acerca de una plaga que cada vez supone un peligro mayor para nuestro entorno natural. Me refiero a la planta conocida como plumero o hierba de la Pampa (la de la imágen junto a estas lineas). Se trata de una planta invasora que asfixia y destruye la flora autóctona y se extiende con gran rapidez. Hay muchísimas sobre todo en zonas de costa, pero también pueden crecer en el interior. Si véis alguna (o cientos, cosa fácil en algunos sitios) lo más ecológico que podéis hacer es intentar destruirlas. Y, por supuesto, procurar no utilizarlas en jardines como planta decorativa. De verdad que es importante, porque estas plantas suponen un peligro para la biodiversidad local.

9 comentarios:

  1. Molaría que estas plantas fuesen comestibles, podrían venderse en navidad en lugar de las angulas y así resolveríamos los dos problemas a la vez. Todo es cuestión de probarlas, quizá sean venenosas o sepan fatal, pero no lo sabremos hasta que lo intentemos.

    ResponderEliminar
  2. Doctora, me encanta tu manera de pensar. Me has recordado a un extracto de unos textos de Leonardo Da Vinci (lo leí en este libro) en que, para poner remedio al hambre en el mundo, pretendía cocinar hierba de diferentes maneras.
    La verdad es que esa solución sería estupenda, pero me temo que no nos va a servir (en el caso de Da Vinci, lo único que consiguió fue producirle indigestiones y diarreas a su ayudante). :D

    ResponderEliminar
  3. No como angulas. Nunca me ha gustado el sabor. Y a la hierba de la pampa, hay aquí en la el pueblo las han colocado de adorno en las rotondas, pero no me parecen agradables a la vista.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Tranquilo q por mi parte no va a ver consumo de Angula.
    Lo de la planta lo sabia porque cuando trabaje en ikea la empresa hizo un grupo de voluntarios ecologistas que cincuenta vamos a lo clientes y en horario de trabajo hacíamos visitas para firmarnos ( un lujo) hicimos una salida a un vertedero de basuras (impactante!) y por el camino la guía estaba indignadisima con esta planta me pareció exagerado porque pense q era porque no era autóctona pero no sabia que impide que esten otras plantas que si son autóctonas

    ResponderEliminar
  5. Manuel, está bien que no comas angulas: los ríos te lo agradecen. :)
    Pues esas plantas son muy negativas para los seres vivos del entorno, así que el ayuntamiento haría bien en informarse y sustituirlas por otras más inocuas para el medio ambiente.

    Celia, se nota que en Ikea tienen muchos detalles de empresa moderna, están bien esas cosas.
    Claro, el problema de estas plantas invasoras es que destruyen a las plantas locales. Proliferan demsiado rápido y destruyen a las autóctonas. Hay que tener cuidado con ellas.

    ResponderEliminar
  6. Yo nunca he comido angulas, ni pretendo hacerlo! Así que pueden estar tranquilitas por mi parte!

    Lo de la planta plumero, en mi cuidad creo que no hay, al menos por los jardines que tengo cerca de casa y otros que están un poco más lejos. Pero si veo alguna por ahí perdida, a por ella voy! :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Eowyn, me parece muy bien.
    Y lo de la planta, pues es una suerte que no hayan colonizado tu ciudad. Pero es que cuando empiezan a proliferar, se multiplican en pocos meses. Así que me alegra saber que estarás vigilante. :)

    ResponderEliminar
  8. Es verdad. La gente no tiene sentido común a la hora de vender o comercializar según qué cosas...

    lo de Pezqueñines me marcó de por vida :D

    Abrazos T!!!

    ResponderEliminar
  9. David, es que da la sensación de que, hasta que se extingan, no piensan parar...
    jeje, lo de "pezqueñines" marcó a una (o varias) generaciones. :D

    ResponderEliminar