Páginas

martes, 9 de diciembre de 2014

Don Quijote vs. el sistema educativo español

Esta mañana han dicho en televisión que se ha presentado una nueva edición de Don Quijote de la Mancha, con prólogo y anotaciones de Arturo Perez-Reverte para hacer la obra, en teoría, más accesible al público joven. Decía Perez-Reverte durante la presentación que el Quijote es un libro complejo, difícil y no sé cuantas cosas más, así que es normal que a los chavales de instituto les cueste trabajo ponerse con él. Sin embargo yo no estoy de acuerdo.

El Quijote es una novela de humor y aventuras. Aunque esté escrita hace muchísimo tiempo, tiene todos los ingredientes para hacer que nos guste, porque cuenta con personajes carismáticos, momentos de acción y un montón de situaciones de lo más absurdas y divertidas. Cualquiera que se ponga a leer este libro con buena disposición puede pasar un rato entretenidísimo. Por poner un ejemplo, yo siempre recuerdo un capítulo en que Don Quijote y Sancho pasan la noche en una posada regentada por una asturiana, durante la cual se monta una comedia descacharrante. Así, en resumidas cuentas, lo que pasa es que la posada en cuestión resulta ser algo así como un club de alterne de la época, pero en la cabeza honorable (y algo grillada) del prota, lo que ocurre es que hay un montón de doncellas puras e inocentes que reciben unas visitas extrañísimas por parte de individuos muy intrigantes. Obviamente se acaba montando un buen barullo entre las pilinguis, los clientes, los demás huéspedes y el despistado Don Quijote, que contado en castellano antiguo y con toda la inocencia de la época es todavía más gracioso.

Historias de este tipo se suceden continuamente en esta obra, que comúnmente está considerada como una de las más importantes de la literatura universal. Sin embargo el sistema educativo español, al menos en la etapa que me ha tocado a mi, ha convertido todo esto en algo aburrido, pesado y poco interesante.

Desde que era pequeño me han desvelado mogollón de spoilers del Quijote, me han obligado a leer trozos (con la pérdida de interés que conlleva para un niño/adolescente hacer cosas por obligación), me han hecho leer y escuchar opiniones de supuestos expertos y profesores acerca de lo que significa este o aquel capítulo del Quijote cuando ni siquiera lo había leído... En resumen, me han destrozado el Quijote. A día de hoy, aunque quisiera leerlo entero de principio a fin, ya no podría disfrutarlo, porque ya me han destripado toda la trama y me lo han convertido en una especie de puzzle aburrido y anticuado.

Creo que el motivo por el que a los jóvenes les da pereza leer el Quijote es por todo esto, no porque el Quijote sea demasiado complejo ni, mucho menos, aburrido. Debemos darles a las futuras generaciones la oportunidad de leer el Quijote y dejarse sorprender por él. Deberíamos recomendarles encarecidamente que lean esta magnífica obra, pero que lo hagan cuando quieran, cuando les apetezca y se sientan preparados para ello. De nada sirve obligar a un niño a leer capítulos sueltos, o destriparle trozos del argumento cuando ni siquiera le interesa. Está bien que el cole ayude a los más jóvenes a introducirse en la literatura clásica, pero no tiene sentido hacerlo obligándoles a leer una novela tan larga como el Quijote, ya que no hay que ser un lince para darse cuenta de que pocos quinceañeros la leerán (la mayoría leerán fragmentos o buscarán resúmenes en internet). En su lugar, el colegio debería centrarse en los relatos breves, poemas u obras de teatro que sean accesibles y que sirvan como "trailer" de lo que puede ofrecer la literatura universal, dejando a elección de cada uno las obras que realmente quiere conocer pormenorizadamente, para que las disfrute.

No sé si me estará leyendo algún profe de literatura pero, por favor, no le destroces el Quijote a tus alumnos, que es una pena.

10 comentarios:

  1. Muy acertado tu punto de vista. Yo tengo el Quijote en el Kindle para leer, para cuando tenga tiempo, porque ya no recuerdo absolutamente nada, así que es como si empezara de cero. Biquiños!

    ResponderEliminar
  2. Comparto tu opinión Tarambana. Yo también leí el Quijote (en secundaria) y lo disfruté mucho cuando lo retomé por mi cuenta años después. No solo sucedió con el Quijote, también con Cien años de Soledad, Casas Muertas y Doña Bárbara (estas dos últimas son novelas venezolana)

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Arturo Perez-Reverte, ese escritor aclamado por la juventud...

    Si hay un tochazo por excelencia después de La Biblia ese es El Quijote. Más allá de que esté escrito de esa forma o de que el tema mole más o menos, lo que acojona del Quijote es el volumen. Es larguísimo, y eso a los chavales que no se sienten atraídos por la lectura es mortal.

    ResponderEliminar
  4. Cris Mandarica, pues espero que lo disfrutes mucho, porque es una novela muy buena y muy divertida cuando le pillas el tranquillo. :D

    Manuel, es una lástima que ocurran estas cosas, porque son obras literarias muy buenas que podrían hacernos pasar unos ratos espectaculares si tuvieramos la oportunidad de leerlas en las circunstancias adecuadas.

    Doctora, es verdad que el volumen del Quijote puedeparecer un poco intimidante a primera vista. De todos modos este tampoco me parece un motivo determinante para que los adolescentes no lo lean, y prueba de ello son novelas como las de Harry Potter o las de Juego de Tronos, que también son unos tochos considerables y sin embargo muchos niños y adolescentes están encantados de leerlas. Yo creo que al Quijote le falta un "marketing" más atractivo, hay que informar a la gente de que es una novela entretenida, no un tostón que mandan leer en los colegios para torturar a los alumnos. :D

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo cuando me leí el Quijote, me resultó un poco tostón, sinceramente. Pero me gustó. Creo que todo el mundo debería leerlo. Aunque como bien decís, el volumen es bastante considerable. Hoy en día es complicado que un chaval lo lea, pero bueno... al menos se hace un intenteo de ello. Creo que a mi sobrina se lo mandaron leer!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Eowyn, es demasiado largo como para leerlo por obligación. Por eso no me parece buena idea mandarlo en los colegios. Pero si se pilla con ganas, puede resultar muy entretenido. :D

    ResponderEliminar
  7. Grandísima entrada. Planteas una reflexión muy interesante sobre el Quijote, y la manera de venderlo. Y yo soy la mejor demostración: me tengo por una persona que lee bastante, y nunca me lo he leído. Espero ponerle remedio algún día....
    Lo dicho, buen trabajo
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  8. León, gracias. A mi me pasa lo mismo: tampoco lo he leído entero, sólo he leído trozos en distintos momentos. Pero, como dices, habrá que ponerle remedio algún día. Desde luego la obra lo merece.

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que la mayor dificultad para que los chavales lean El Quijote es el castellano antiguo. A mi me encantaba leer y cuando me lo mandaron en el cole me costó meterme por el tipo de lenguaje. Sin embargo me regalaron un comic que resumía las aventuras del libro y me encantó y me animó a terminarlo. Al contrario que a ti, en mi caso los spoilers funcionaron. ;

    ResponderEliminar
  10. Speedy, estoy de acuerdo en que el castellano antiguo también puede suponer una dificultad añadida para los adolescentes. En todo caso, es un motivo más para no obligar a leer el Quijote, sino recomendarlo para que lo lean con buena disposición y tiempo.
    Es verdad que un cómic bonito puede tener un innegable efecto llamada. Supongo que no debería ser tan categórico con lo de los spoilers: a veces un poquito de información bien presentada no "destripa" la trama sino que nos provoca más curiosidad sobre la misma. :)

    ResponderEliminar