Páginas

martes, 2 de diciembre de 2014

Gastronomia tarambanil

En este blog he hablado de muchas cosas, pero creo que nunca os he dado unas directrices básicas para alimentaros y crecer sanos y frikis como yo cuando vuestras madres o mayordomos no estén en casa. Pobrecillos: ya os imagino ahí famélicos y desesperados, mascando el mismo chicle desde hace tres días, esperando a que publique esta entrada... Pero no os procupéis, que a continuación presento un exquisito menú para un día entero, especialmente pensado para gourmets cuyas habilidades en la cocina son, digamos, limitadas. Bon appetit!

Desayuno

El desayuno es la comida más importante del día. Pero también debe reunir ciertas características prácticas, por ejemplo que se pueda preparar rápidamente y que no manchemos mucha vajilla (en general esto es importante para todas las comidas, que luego fastidia mucho lavar sacar los platos del lavavajillas). Mi consejo de desayuno es un gran descubrimiento que hice hace unos años por casualidades del destino. Se tratan de unos cereales para niños pequeños que yo llamo cereales blancos. Parece ser que ya los había probado de pequeñín, pero los volví a comer hace unos años, y son todo un descubrimiento. Son unos polvos blancos que vienen en una caja como la de la foto, que al mezclarlos con leche, forman una papilla espesa. A mi me gusta sobresaturar la solución, de modo que el resultado sea una taza de algo así como cemento. :P

La cosa es que, aunque el aspecto final sea parecido a lo que comían los protas de Matrix en su nave, está muy bueno y es muy sano. Además, si después de unos días te cansas de desayunar siempre lo mismo, puedes añadir un poquitín de cacao a la mezcla, de modo que se obtiene una papilla chocolateada nada desdeñable. Yo últimamente estoy desayunando cacao con galletas, pero pienso volver a los cereales estos en cuanto vaya a comprarlos.

Comida

Siendo sinceros, en esta época invernal lo mejor es comer algo de cuchara. Un cocido de garbanzos, un guiso de patatas con carne o una espectacular fabada. Pero, asumámoslo, tú no vas a ponerte a hacer nada de eso. Así que mejor buscamos un plato más sencillo o, como mínimo, más divertido.

Yo te recomiendo salchichas con gabardina. La cosa es sencilla: solo necesitas unas salchichas tipo Frankfurt, masa de hojaldre (se compra en el supermercado) y un huevo. El modo de preparación consiste en estirar la masa y envolver las salchichas individualmente con ella. Cuando tengamos todas las salchichas envueltas en masa de hojaldre cruda, las ponemos en la bandeja del horno y pintamos la parte de arriba con un poquito de yema de huevo (esto sirve para que queden brillantes y mole más, que somos vagos pero nos gustan las cosas chulas como a todo el mundo). Finalmente ponemos el horno a unos 150º y esperamos a que el hojaldre se haga (si estalla en llamas es que te has pasado de tiempo). Y voilà, ya tienes tus salchichas en gabardina, que te aseguro que están de toma pan y moja, y que se pueden comer frias o calientes, el mismo día o al siguiente. (Soy un poeta, lo sé).

Nota: Ten en cuenta que cuando sacas las salchichas del horno recién hechas están calientes. Que no serías el primero con quemaduras de tercer grado en los dedos por culpa del ansia. Ejem.

Si quieres añadirle algo de salud al menú, pilla un poco de lechuga (o incluso una de esas ensaladas que ya vienen lavadas y empaquetadas), ponle un poco de aceite de oliva y un poco bastante vinagre y te haces una ensalada. Y si todavía quedas con hambre, hazte un bocata. Raro será que no haya algo por casa que se pueda meter entre dos panes.

Merienda

En la merienda hay que ser creativos, no os lo voy a dar yo todo hecho. En general cualquier porquería del estilo de galletas, patatas fritas y bollos de todo tipo son meriendas perfectamente saludables en una dieta rica en colesterol del malo.

Si eres muy gourmet, pilla un croissant (cuanto mejor sea el croissant, mejor; pero también valen los de supermercado), ábrelo por el medio como si fuera un bocata y métele mermelada como si no hubiera un mañana. Luego mójalo en leche con cacao y a disfrutar. No te garantizo una vida larga, pero sí una vida feliz. :P

Cena

Normalmente a la hora de cenar no apetece cocinar. Pero si has tenido actividad durante la tarde, sí que querrás recuperar fuerzas. En mi opinión, puede ser un momento perfecto para un bocata.

El apasionante mundillo de los bocatas es casi infinito. Desde que el antiguo homo hambrientus descubrió que podía meter casi cualquier comida entre dos panes, una larga estirpe de cocineros de alto nivel y estudiantes de Erasmus han hecho bocadillos de muy distinta índole. Si bien el bocadillo caliente de bacon frito (bien churruscadito... mmm...) ha provocado más orgasmos que todo el catálogo de cachivaches eróticos de Durex, tiene el enorme inconveniente de que requiere sartén, aceite, y ponerse a freir. Y lo que queremos es comer cosas ricas, no trabajar.

Por eso yo recomiendo el socorrido bocata de atún. Para realizar este plato de cocina molecular casera hace falta pan, atún de lata en aceite de oliva y... ya está. Metes el atún entre dos panes y te lo comes.

Esto por sí solo ya está muy rico, pero también puedes añadir al atún un poquito de salsa de tomate frito (tipo Solís o uno de esos). A mi no me gusta pringarlo demasiado, pero darle un toquecito rojo si que está bien y hace que quede un bocata todavía más jugoso y rico.

Y si todavía te apetece algo más, puedes redondear la cena con un par de yogures y algo de fruta, que así podrás convencerte a ti mismo de que has comido algo medianamente sano.

Bonus track: chucherías

Como os habéis portado muy bien, no quisiera irme sin recomendar algunas chucherías que son pura maravilla. En época prenavideña como la que vivimos hoy en día, una chuche muy buena son los polvorones, que si son buenos pueden alegrarte la tarde (y pueden empachar lo suyo). También recomiendo que hagáis una visita a un supermercado tipo Lidl y visitéis la sección de chocolates, que hay cosas muy interesantes para ti que eres un peazo glotón comensal sensible. 

Por último no me canso de recomendar que busquéis bombones de Los Pirineos por todas partes. Desgraciadamente en España no los venden en casi ningún sitio (en Francia son más abundantes). Pensaréis que estos bombones de supermercado son todos parecidos, pero os aseguro que no. Estos son muy buenos, los recomiendo encarecidamente. Si los encontráis en algún supermercado, avisadme, que yo busco por todas partes pero no hay manera.

____________________________________________
Pues con esto termino por hoy. Ya me contarás si te animas a preparar alguna exquisitez de estas. Y si me recomiendas alguna otra receta tipo cocina para monguers pero que esté rica, también lo agradezco. ¡Hasta pronto!

8 comentarios:

  1. Querido amigo colesteroso, ha sido un placer conocerte, pero te vas a morir en breve como sigas con esa dieta chungarra.

    En serio, métele unos capitanes pescanova por lo menos, que el pescao tiene mucho omega tres, que suena a super guerrero de la galaxia lejana, o algo.
    Y súmale también frutas, que hay unos potingues en los supermercaos que son como purés de frutas bebibles (si eres incapaz de pelarte una mísera naranja) de rechupete(ar).

    Y ya, el colmo me parece que te dediques a encender hornos y meter salchichas cuando puedes comerte las salchichas solas, que inflan menos y pués comer más.
    Anuque las legumbres son indispensables también, creo que derberías darle a los botes (que no conservas). Abres, vuelcas, aclaras, les echas un poco de vinagre, un pimiento picao y un poco de atún (el bocata por la noche te lo haces de salmón aumao) y hala. A petarlo guapamente por cero coma de dineros.

    Hala, se me cuide y por favor, meriende sano, meriende feliz.

    Pd. me sumo a las papillas en cero coma, va a ser desayuno familiar por antonomasia.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, si Mahoma no va a la montaña, internec sí.

    http://www.lindt-shop.es/bombones/pyreneens-leche-bombonera-219g.html

    Besicos, guapo!

    ResponderEliminar
  3. El otro día fui a comprar un bote de fabada a la tienda, pero cuando le pregunté a la dependienta si la fabada era espectacular no supo qué responder y no me la llevé.

    Los bombones navideños del Mercadona están muy ricos y tienen de sobra. El chocolate es chocolate, no seas snob. Y el engrudo ese que te comes en plan papilla no creo que sea muy sano. A los niños igual les va bien para el crecimiento, pero a un adulto... y si encima te hace falta una hormigonera para remover el tazón...

    ResponderEliminar
  4. Hay que mejorar el aporte calórico :D Sobretodo en la merienda :D

    Más frutas y pescado (el atún de lata vale bien) y Menos grasas trans que después no dan ganas de cocinar y fregar los cacharros y tampoco de ir al gimnasio :D

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Los Pirineos, tomo nota.

    Receta sencilla sencillísima y bastante sana.

    - Endivias
    - Jamón
    - Queso

    Se lavan las endivias y se cortan en dos mitades transversalmente. Se echa un poquito de sal y pimienta.

    Encima de cada mitad se pone una capa de jamón y otra de queso.

    Se mete al horno precalentando a 180ºC, unos 12 - 15 minutos.

    En serio, está bueno.

    ResponderEliminar
  6. Fle, jeje, la verdad es que no es un menú para todos los días. Yo sólo lo hago excepcionalmente, y la prueba es que estoy hablando contigo a través de internet y no a través de una ouija. xD
    Lo de los capitanes pescanova... no sé qué decirte, que al final te metes pal cuerpo una fritanga que no es plan. Para eso lo bueno es pillar una buena merluza y hacerla con un poco de salsa... mmm... :D
    Las salchichas estas con el hojaldre de verdad que están muy ricas. Están muy bien para ponerlas como aperitivo. Te las recomiendo.
    Gracias por el enlace de los bombones. Lo que pasa es que me fastidia pagar casi un 50% del precio en gastos de envio... Jo, a ver si se ponen las pilas los del Hipercor o algún sitio de esos. :D

    Doctora, es que la fabada madrileña no tiene tanta fama, qué se le va a hacer... xD
    Los bombones estos que digo son muy buenos, de verdad que no es snobería (si no existe la palabra, me la invento). Pero, sí, tienes razón en que los de Mercadona están bien. Tendré que pillar unos cuantos la próxima vez que vaya.
    Y los cereales cementosos me los recomendó una enfermera que trabaja en endocrinología en un hospital, así que me fio de su criterio. Pero me ha hecho mucha gracia lo de la hormigonera porque es muy de ese estilo. Un día de esas veces en que volvi a comerlo siendo mayor, me lo dijo mi padre también. :D

    Manuel, sí, es verdad que no es un menú muy equilibrado. Pero tranquilo, que suelo comer más sano habitualmente. De todos modos, no negaré que algún domingo he hecho menús de este tipo y peores... :D

    Loque, si encuentras esos bombones entenderás que no exagero. Recomiendo meterlos un ratillo en la nevera antes de comerlos. Son una pasada. ;)
    Oye, pues probaré eso de las endivias, que tiene buena pinta. Además, hace poco comí una receta parecida en casa de unas amigas: ellas le ponían a la endivia y el queso un poco de vinagre balsámico por encima, y también le daba un toque muy bueno. :)

    ResponderEliminar
  7. Lo que me alucina es la papilla mi primo que tiene 20 años también la desayuna y la merienda. Gusto y textura aparte siempre hubiera pensado que era como sobre alimentarse y dejaste de piedra con lo de que te lo recomendaron!
    Probaste el hummus? Te gusta? Es igual de fácil que hacer guacamole y es sanisimo.

    ResponderEliminar
  8. Celia, los cereales esos son muy sanos. Puedes mirar la composición en la caja: están pensados para que no les sobre ni les falte de nada, de modo que sean nutritivos para los niños pero tampoco sean demasiado fuertes. Una taza de eso viene a ser como desayunar un muesli variado y con frutas, para que te hagas una idea.
    Sí que probé el humus y sí que me gusta. Y el guacamole también. Son dos cosas muy sanas y muy socorridas a casi cualquier hora, es verdad. :)

    ResponderEliminar