Páginas

viernes, 31 de enero de 2014

Segundas impresiones

Cuando tenía unos 15 años me hice daño en la espalda y me machaqué un par de vértebras. Estando así no podía moverme mucho ni hacer esfuerzos ni agacharme (por ejemplo, me tenían que ayudar a atarme los cordones de los zapatos), y me dolía bastante la espalda con cada movimiento. Sin embargo, mi aspecto para la gente que no sabía nada de mi lesión era el de un quinceañero normal y corriente que camina y se mueve, aparentemente, con normalidad.

La cosa es que en una ocasión, estando en una librería, a un hombre de mediana edad se le cayó un bolígrafo justo al lado de donde yo estaba. Yo ví el boli caer y él también... y los dos nos quedamos un momento mirando al objeto que estaba en el suelo. En condiciones normales, me hubiera agachado y lo habría recogido para dárselo pero, dado que mi espalda me impedía hacer tal cosa, me limité a quedarme allí de pie. Finalmente el hombre recogió el boli y se fue, no sin antes dedicarme una mirada bastante furiosa, como diciendo "estos quinceañeros de hoy en día no tienen educación".

Desde el punto de vista de aquel hombre, lo que había pasado es que su boli había caído cerca de un quinceañero maleducado y descortés que no quiso recogerlo y entregárselo a una persona mayor que él. Desde mi punto de vista, sencillamente no podía realizar ese gesto y, además, no me pareció procedente explicarle los motivos al hombre dado que no lo conocía de nada y no era cuestión de ponerme a contarle cual era mi estado de salud.

Me parece que esta experiencia aporta una lección importante: no hay que pensar mal de la gente de buenas a primeras. Aunque en apariencia todo indique que alguien está siendo un imbécil, siempre es bueno recordar que la gente es complicada y que puede haber matices que se nos estén escapando. A veces nos encontramos con gente estúpida (eso es así y hay que asumirlo), pero otra veces merece la pena dar una segunda oportunidad al personal. Por lo menos yo siempre lo intento.

viernes, 24 de enero de 2014

¿Qué le pasó a Tarambana?

Después de unos días de ausencia del mundillo virtual pensé que lo razonable sería dar algunas explicaciones acerca de dónde he estado y qué he hecho. Después me dí cuenta de que si hiciera lo razonable, dejaría de ser digno apodarme Tarambana. Así que en lugar de eso he pensado que lo mejor es que cada uno decida por sí mismo cuál ha sido mi destino de entre esas opciones que seguramente se os han pasado por la cabeza:

1. Al borde de la ley. Una posibilidad es que detrás de mi imagen virtual de tipo majete y sencillo en realidad se esconde un playboy multimillonario (me hace gracia la expresión "playboy multimillonario" porque siempre me imagino a un tipo hortera con una bata de raso flanqueado por un par de pilinguis en bikini, todo de muy dudoso gusto) que ha tenido un encontronazo con la ley. Mi tren de vida desenfrenado de vivir rodeado de "mujeres florero", jacuzzis, coches deportivos poco ecológicos y comida de esa que tiene nombres como "oca caramelizada sobre una sábana de foie estofado con aroma de boletus adobado con caviar de huevos de cóndor" ha acabado por llamar la atención de la Hacienda pública y, claro, se encontraron con que tengo un montón de cuentas secretas en Suiza, en las Islas Caiman y en las costuras del colchón de mi cama. Así que me han acusado de fraude fiscal, blanqueo de dinero, alzamiento de bienes, fuga de capitales y una multa de tráfico por aparcar mi Lamborghini en la plaza de minusválidos del club de campo. Afortunadamente, el ministro ya me ha concedido el indulto y vuelvo a estar tan campante en mi mansión en la Luna (así de rico soy).

2. Un viaje inesperado. A la vuelta de las rebajas, dado que no llegué a comprarme ninguna prenda de vestir, lo que hice fue rebuscar en mi armario a ver si encontraba algo pasado de moda que siga estando en buen estado y me haga parecer un moderno retro (mejor no analicéis demasiado este concepto porque puede daros un colapso mental). La cosa es que buscando y buscando activé un mecanismo ancestral en el fondo del mueble y me trasladé a un mundo de fantasía de animales parlantes, gente de aspecto medieval y cosas así (me resulta difícil hacer las referencias que tengo en mente porque sólo vi un trocito de Las Crónicas de Narnia hace tiempo en la tele, pero como sois muy listos seguro que ya le habéis pillado la gracia y os estáis partiendo de risa). La cosa es que he vivido aventuras apasionantes en ese universo de fantasía, he salvado a todos los buenos, he vencido a todos los malos e incluso he besado a una princesa de esas que son ultraguapas, que no se despeinan nunca y que además tienen mucho caracter y son guerreras (que estamos en el siglo XXI). Al final encontré el camino de vuelta a casa y ahora no estoy seguro de si realmente he vivido esa aventura o simplemente he sufrido una reacción alérgica a la naftalina que me ha hecho alucinar. El único cambio que he notado es que ahora que he salido del armario encuentro inusualmente atractivo al Gran Wyoming...

3. Encuentros en la enésima fase. Iba yo tan tranquilo por la calle cuando, sin comerlo ni beberlo llegué a ser el chuleta de un barrio llamado Bel-Air, fui abducido por extraterrestres. Al principio me dio un poco de miedo que quisieran hacerme pruebas médicas invasivas, así que me pasé casi todo el rato apretando el esfínter, por si acaso. Pero enseguida me dí cuenta de que eran tipos muy majos y que no tiene sentido que viajen millones de años luz de distancia sólo para explorar el colon de los humanos (de hecho sólo vienen para hacer turismo y para otorgarle poderes paranormales y material de obra a Sandro Rey). La cosa es que estaban un poco perdidos para volver a casa y me pidieron indicaciones. Al principio intenté explicarles por dónde tenían que tirar, pero acabé diciéndoles "casi mejor os acompaño yo un poco, que luego hay una dirección prohibida y es un lío", así que acabé yendo hasta Andrómeda como guía y luego tuve que volver. Entre una cosa y otra, más de una semana de viaje.

____________________________
En fin, hablando más en serio, que sepáis que estoy bien y que vuelvo a estar por aquí. Espero no tener más desapariciones próximamente, porque me gusta mucho contar batallitas y compartir ratos divertidos con vosotros. Nos leemos. :)

miércoles, 15 de enero de 2014

Pausa

Hola coleguillas. Por circunstancias sobrevenidas voy a estar fuera unos cuantos días, así que tendréis que sobrevivir sin mi durante un tiempo. Espero que sólo sea una semana o poco más, pero no puedo asegurar nada de momento. En cualquier caso, en cuanto pueda, volveré.

lunes, 13 de enero de 2014

¡Viva las rebajas!

Llega un momento en la vida de toda persona de clase alti-medi-baja en que debe hacer de tripas corazón, prepararse física y mentalmente, y sumergirse en ese maremagnum consumista que nos gusta llamar Las Rebajas. Hace unos días tuve mi primera toma de contacto del año con este caos capaz de poner a prueba la cordura del más imperturbable comprador.

Estaba yo en casa, poniéndome mi chaqueta de lana de cuando hace frío y dándome cuenta de que está a un nivel de desgaste que me hace pensar que podría desintegrarse si alguien la mira demasiado fuerte, así que pensé "va siendo hora de comprar otra...". E hice lo que hubiera hecho cualquiera: acudir al centro comercial más grande de la zona y meterme de lleno en las rebajas de enero, a la caza de alguna prenda suficientemente ponible y que tenga un precio suficientemente bajo como para poder comprarla sin pedirle un préstamo a la mafia.

Nada más llegar, entro en la primera tienda. Es una con un nombre británico que no recuerdo, pero parece ser que es una filial de Zasca (ya sabéis, la empresa de Amancio Hortiga). Levanto la mirada en busca de algo que me pueda servir. Descarto las blusas con trasparencias que tengo justo al lado (las que están justo debajo del cartel que dice "woman") porque no creo que combinen bien con el color de mis ojos. Así que cruzo tooooooda la tienda hasta llegar a la zona de "man" (que significa "chavalín" en spanglish). Allí paso junto a un grupito de hipsters, de esos con sombrerito, gafas de pasta y pantalones ceñidos, y me pongo a mirar las chaquetas. Descarto las que tienen capucha, porque no tengo pensado hacerme rapero a corto plazo. Descarto las que parecen sacadas de una peli americana de los 80 (mangas rojas, cuerpo blanco, una letra enorme en el pecho... ya sabéis, la que llevaba el guaperas justo antes de quedar con la jefa de las animadoras para el baile de fin de curso) (es que a mi siempre me ha gustado más la chica timida del club de debate). Descarto unas americanas con puntitos blancos, que parece que traigan caspa de serie. Descarto unas chaquetillas que parecen hechas de plástico... A estas alturas pensaréis que soy superexigente con la ropa, pero es que todavía no he visto una chaqueta normal y corriente sin florituras raras. ¡Que no es mucho pedir!.

Así que continúo mi peregrinaje por las tiendas. Paso por Los Algodonares, por M&H, por Shelbyville, por Pull & Tiger, por Zasca, por Mozart, por Cortepromiscuo, por Cables, por Dassimo Muti... Ninguno tiene la prenda sencilla que busco. A estas alturas estoy agotado, deshidratado, deslumbrado y, en resumen, hasta los mismísimos cataplines de las rebajas. Y entonces veo un oasis de paz en la distancia. El Fcash.

Entro en esa tienda, paso junto a las tablets, dejo atrás los discos, me olvido de la sección de cine... y llego a la zona de cómics (que, por cierto, está un poco desmejorada últimamente). Allí veo a mi gente: la chica de los leotardos ojeando los tebeos manga, el padre que intenta inculcarle su afición por Superman a su pequeñajo, el chaval de camiseta negra que rebusca en la sección de terror... Y yo, que voy en plan friki a echar un vistazo panorámico de lo que hay. Finalmente pillo un libro del que he leído buenas críticas, pago en el mostrador de un dependiente de mi edad que me mira con aprobación y me vuelvo a casa. Que les den a las chaquetas: en mi primer día de rebajas me he comprado un comic. Ya lo intentaré con la ropa otro día.

viernes, 10 de enero de 2014

Historia de dos ciudades

Durante las pasadas fiestas, a parte de ingerir alimentos hipercalóricos, repartir felicitaciones a diestro y siniestro y ver unas cuantas pelis (la mayoría bastante malas, por cierto) también aproveché para leer un poco, que es un entretenimiento que tenía algo abandonado últimamente. La novela elegida fue Historia de dos ciudades, de Charles Dickens, que la tenía pendiente desde hacía un tiempo. A continuación me pongo en plan club de lectura (tengo que comprarme unas gafitas de esas de leer) y cuento qué me ha parecido este libro.

Historia de dos ciudades trascurre a finales del siglo XVIII entre Gran Bretaña y Francia, en una época de cambios sociales y políticos en Europa. La gente vivía a las órdenes de aristócratas y reyes, algunos más despóticos que otros. Mientras que en Inglaterra la monarquía había empezado a dar pasos por la vía parlamentaria, en Francia la aristocracia concentraba todo el poder sin darse cuenta de que estaba creando el caldo de cultivo perfecto para una buena bronca (la Revolución Francesa). La novela nos cuenta las vidas de varios personajes de la época cuyos destinos se cruzarán de maneras insospechadas. Un aplicado hombre de negocios inglés, un misterioso hombre con un pasado marcado por la injusticia, una joven de apariencia delicada que sin embargo está destinada a mantener fuerte a toda su familia ante la adversidad, un joven profesor de honor incuestionable pero procedencia sospechosa, un humilde tabernero francés y su sibilina esposa... Todos ellos mezclados en una gran aventura entre dos países muy distintos con el telón de fondo de una Francia en sus horas más convulsas y la guillotina funcionando a pleno rendimiento. 

Nunca antes había leído una novela de Dickens, pero si las demás se parecen en algo a esta, puedo asegurar que entiendo por qué este hombre está considerado como uno de los grandes escritores de la historia. Su estilo es ágil y fluído, y mantiene siempre el interés, incluso en los momentos de mayor calma. Cada personaje es único, multidimensional, vivo. Todos tienen la capacidad de sorprendernos al pasar de página. No hay "buenos" y "malos", sino que cada uno tiene un poco de todo. Por supuesto, no deja de ser una aventura clásica con héroes y villanos, pero tanto el clima en que está ambientada como la viveza y la psicología de los personajes nos obligan a replantearnos continuamente quienes son lo uno y quienes lo otro.

Además, los temas que se esconden en el fondo de la novela (el poder, el honor, el despotismo, la venganza, el amor, la preocupación sincera por los seres queridos...) nunca pasan de moda. No deja de ser curioso cómo un libro escrito hace casi 200 años y ambientado hace unos 250 parece tan actual. Esos poderosos que sólo parecen preocuparse por sí mismos, esa sensación de indignación e impotencia de la gente normal ante las injusticias más flagrantes, esa mezquindad de las personas que acceden a una pequeña parcela de poder, ese manejo de la opinión pública a través del miedo y la manipulación... Si bien nuestra vida actual es, sin duda, mucho más cómoda y justa que en aquellos tiempos, no deja de haber en el fondo un cierto regusto que hace pensar a uno "todo esto me suena de algo".

Dickens aprovecha para mostrarnos el error que supone buscar la justicia a través de la violencia, sea esta violencia ejercida por la aristocracia o por la plebe. Porque la violencia lleva irremediablemente a la injusticia. Cuando comienza a correr la sangre, los abusos se suceden de uno y otro lado, y la libertad queda sustituída por el miedo. Lejos de la visión romántica y heroica de la Revolución Francesa que solemos ver en muchos libros, Dickens opta por una posición más neutral. Si bien nos hace celebrar el más que justificado levantamiento, también pone ante nuestra cara la pregunta que viene después, el "¿y ahora qué?". Porque una vez que las cabezas empiezan a rodar (literalmente), cada vez resulta más dificil distinguir a las culpables de las inocentes.

En resumen, una gran novela para disfrutar de literatura de la buena. Personajes interesantes, viajes, juicios, historias de amor... todo lo que tiene que tener un buen libro y además una excusa para reflexionar un poco. ¡Ah!, y un final realmente trepidante.

domingo, 5 de enero de 2014

¡Despierta Rosetta!

En 2004 se lanzó al espacio la sonda europea Rosetta junto al lander Philae. Rosetta era muy especial porque tenía por delante un viaje muy largo que le llevaría a explorar lugares desconocidos del Sistema Solar. En cuanto salió de la Tierra se puso en marcha viajando alrededor de Marte, el Sol y el cinturón de asteroides. Finalmente entraría en hibernación para continuar su largo viaje en busca de su objetivo final: el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Esta es su historia:

Nota: Puedes activar los subtitulos en español en el botón de la parte inferior derecha del video.


Han pasado 10 años desde que Rosetta abandonara la Tierra y ya está llegando a su destino. Y para celebrarlo, en la ESA han ideado un curioso concurso que se llama "Wake up, Rosetta!" ("¡Despierta, Rosetta!"). Se trata de que todo el mundo haga su propio video animando a nuestra sonda favorita a despertarse y volver al trabajo. Los 10 videos más votados serán trasmitidos al espacio con una potente señal y sus autores recibirán un lote de regalos de la Agencia Espacial Europea. Además, habrá dos afortunados autores que podrán asistir al centro de control de Darmstadt (Alemania) el día en que el lander Philae se pose sobre el cometa (en noviembre de este año). Si te animas, puedes enviar tu video hasta el día 20 de enero a través de la página del concurso en Facebook. ¡Participa!.

miércoles, 1 de enero de 2014

Cartelera 2014

Durante los últimos años (¡años!) se han ido creando ciertas costumbres o tradiciones en este humilde (pero resultón) blog. Una de ellas es aprovechar el día de Año Nuevo para hacer un breve repaso del cine que nos espera durante el recién estrenado ciclo. A continuación está mi particular selección de estrenos a tener en cuenta en 2014:

1. Monuments Men. (21 febrero). La nueva película de George Clooney ambientada en tiempos de la II Guerra Mundial cuenta la historia basada en hechos reales de un curioso equipo del bando aliado cuya misión es encontrar y rescatar obras de arte de manos de los nazis. Una cinta que promete combinar una buena trama con algunas dosis de humor y acción.


2. Trascendence. (18 abril). La nueva película de ciencia-ficción protagonizada por Johnny Depp cuenta la historia de un ingeniero experto en inteligencia artificial que descubre el modo de alcanzar la inmortalidad transfiriendo su consciencia a un ordenador. Un filme que nos tienta con el regreso de la ciencia-ficción más seria y profunda, la que no sólo va de efectos especiales, sino de los grandes temas humanos como la vida, la muerte y el significado de ser humanos. Si sale bien, podría ser una de las grandes películas del año.


3. X-Men: Días del Futuro Pasado. (23 mayo). El regreso de los mutantes de Marvel a la gran pantalla en su más ambiciosa aventura cinematográfica hasta el momento. Viajes en el tiempo, centinelas, racismo mutante, dos generaciones de X-Men... todo esto y mucho más mientras seguimos los pasos de un Lobezno más viejo y curtido que nunca. A mi me han entrado ganas de verla, ¿qué queréis que os diga?. :P


4. Jupiter Ascending. (1 agosto). El nuevo largometraje de los hermanos Wachowski (Matrix) narra la vida de Jupiter Jones, una humilde trabajadora inmigrante que se verá envuelta en una enorme trama intergaláctica debido a que su composición genética le da derecho a liderar a toda una especie de seres superiores. Una especie de cuento de caballerías de estilo futurista del que poco sé pero que podría resultar, cuando menos, intrigante.


5. Guardianes de la Galaxia. (22 agosto). La llegada de la Marvel más cósmica a los cines de la mano de este atípico grupo de superhéroes (o antihéroes) galácticos liderados por Starlord, encargados de hacer frente a las amenazas que pretenden desequilibrar todo nuestro universo. Si se parece en algo al cómic en que está basada, podemos esperar una gran aventura espacial llena de lugares espectaculares, personajes curiosos, acción a raudales y mucho sentido del humor.


6. Interstellar. (7 noviembre). La nueva propuesta de Christopher Nolan, de la que poco se sabe todavía, plantea una historia ambientada en un futuro próximo, después de que la humanidad descubra el modo de realizar grandes viajes por el espacio aprovechando agujeros de gusano. Una historia de exploración, relaciones y ciencia-ficción de la que supongo que sabremos algo más a medida que avence el año.


Como siempre, esto no es todo. El año 2014 traerá mucho cine. En esta línea, de películas de ficción y fantasía, cabe destacar el reboot de Robocop que podremos ver a partir del 14 de febrero, o el regreso del Capitán América (28 de marzo) y Spiderman (16 de abril) a los cines. También habrá un nuevo remake de Godzilla (16 de mayo) y la nueva aventura de Tom Cruise sobre un soldado atrapado en el tiempo titulada Al filo de la mañana (30 de mayo). Pero todo eso y más habrá que ir descubriéndolo durante los próximos meses.

¡Feliz Año Nuevo!

Tumblr

Diversión, curiosidades, imágenes, videos y un montón de cosas de internet de manera rápida y visual en Tumblr. ¡Descúbrelo con un clic!

Twitter

Puedes seguir disfrutando de La Terraza de manera rápida y breve (pero molona) en Twitter. ¡No te lo pierdas!


Échales un vistazo a los tweets de @TarambanaTrz.