Páginas

lunes, 31 de marzo de 2014

Capitán América: El soldado de invierno

¡Adivina qué peli he visto hoy en el cine!. Bueno, ahora que lo pienso, a lo mejor he dado demasiadas pistas al escribir el título de la entrada y poner el poster junto a estas líneas... Así que, sin más dilación, paso a contar brevemente de qué va Capitán América: El soldado de invierno y qué me ha parecido.

El Capitán América se está adaptando poco a poco a su vida en el siglo XXI. Como Steve Rogers hace nuevos amigos y como Capitán América colabora en las más arriesgadas misiones de S.H.I.E.L.D. para salvar el mundo. Pero todo se complicará cuando una organización secreta enemiga ataque a S.H.I.E.L.D. donde más le duele: en la persona de su director Nick Furia. El Capitán América se verá envuelto en una complicada trama de espías para desvelar cuál es la amenaza y, al mismo tiempo, enfrentarse al misterioso mercenario conocido como El Soldado de Invierno.

Lo primero que hay que aclarar cuando uno va a ver esta peli es a qué se parece. Porque creo que es un error esperarse una especie de continuación de Los Vengadores tal como dicen algunos anuncios o como aseveran algunos críticos. Es una gran película de acción con mucho sense of wonder marvelita pero, si quieres buscarle parecidos, a mi me recuerda más a una de 007 que a la cinta superheroica de Joss Whedon. Porque esta nueva entrega de las aventuras del Capitán América busca su propio enfoque lejos de Los Vengadores, ofreciendo una aventura con un juego de espías a la antigua usanza, una de esas historias en las que nadie confía en nadie y todo el mundo tiene algo que ocultar. Y la verdad es que el personaje protagonista y su compañera durante casi toda la cinta, la Viuda Negra, se desenvuelven muy bien en este ambiente, combinando las escenas de acción (muy abundantes y todas ellas soberbias) con una atmósfera de intriga que le da empaque al argumento.

Pero Capitán América: El soldado de invierno es ante todo una película de acción. La ensalada de golpes y de tiros y las persecuciones a las que asistimos a menudo durante los 128 minutos que dura la cinta están a la altura (e incluso superan) a los mejores momentos de películas como La Jungla de Cristal o Arma Letal. Aunque, eso sí, aquí también tenemos mucha ciencia-ficción marvelita en forma de los más descabellados inventos que harían palidecer al mismísimo Q (el que le hace los inventos a James Bond, para quien no esté de ello).

Sobre la caracterización de los personajes, la mayor virtud que cabe destacar es la buena química que hay entre todos ellos. Capitán América, Viuda Negra, El Halcón e incluso Nick Furia, parecen en esta ocasión sentirse más cómodos que nunca los unos con los otros, y el espectador lo agradece. A nivel individual, el Capi interpretado por Chris Evans es un buenazo adorable y nada sabihondo que enseguida se gana la simpatía del espectador y el respeto de sus compañeros.

Quizás en la sección de "peros" podríamos incluir que la peli se toma demasiado tiempo en algunos momentos para explicar algunas situaciones o establecer ciertas relaciones (a algunas personas se les puede hacer un pelín larga a veces). En todo caso son imperfecciones fáciles de perdonar en tanto que son necesarias para que nos encariñemos de los personajes o para explicar la trama de espionaje que subyace en todo momento.

Lo mejor: Ese Capitán América buenazo y nada repelente (virtud reseñable tratándose de este personaje), que lucha como en los cómics. Las escenas de acción. Las partes con sensación de película de espías (los actos de Nick Furia, el búnker y su "contenido", etc.).

Lo peor: La Viuda Negra debería haber sido menos adorable y más escalofriante. Una vez se descubre definitivamente al malo, da menos juego de lo que hubiéramos querido.

domingo, 30 de marzo de 2014

Qué ver durante la Fiesta del Cine

Ya sabes que los próximos días 31 de marzo y 1 y 2 de abril se celebra en la mayoría de cines de España la Fiesta del Cine, que permitirá a todo el mundo que tenga su acreditación (aquí puedes obtenerla) conseguir entradas de cine por 2,90 €. Con este precio está claro que vas a ir al cine estos días, así que la única incógnita que queda es qué vas a ver. A continuación te ofrezco algunas recomendaciones (son películas que aún no he visto, así que sólo puedo dar mis impresiones previas):

Capitán América: el Soldado de Invierno. El regreso del Capitán América a la pantalla grande después de Los Vengadores tiene todos los ingredientes para sorprender gratamente. Una nueva aventura repleta de acción, efectos especiales, intriga política y secundarios de lujo como La Viuda Negra y El Halcón en la que el héroe abanderado se enfrentará a un durísimo enemigo que tiene mucho que ver con su pasado. Una peli de superhéroes por la que ningún aficionado parecía apostar demasiado, pero que está recibiendo excelentes críticas de la gente que ya la ha visto. ¿Le damos una oportunidad?.

Guillaume y los chicos, ¡a la mesa!. La nueva apuesta del cine francés por la comedia viene esta vez en forma de una historia biográfica pero contada con tono de humor acerca de un chaval llamado Guillaume y la complicada relación con su madre (que le trata como si fuera una chica). Una peli que, a priori, nunca hubiera llamado mi atención, pero que está recibiendo críticas muy buenas tanto del público como de la prensa especializada. Mis fuentes en Francia me la han recomendado así que la pregunta es, ¿les hacemos caso?.

Enemy. Para los amantes de los thrillers psicológicos y las historias inquietantes llega Enemy, una película basada (libremente) en la novela El hombre duplicado. Cuenta la historia de un profesor de literatura que lleva una vida bastante normal y monótona hasta que un día, viendo una película, descubre a un actor que se le parece muchísimo (de hecho, es exactamente igual), así que empezará una investigación que le llevará por derroteros inesperados y angustiosos. Hay bastante consenso en las críticas que he leído de esta peli en que logra una gran atmósfera de suspense e incluso de agobio, pero que la historia no queda todo lo bien rematada que nos gustaría. De todos modos, puede ser una buena opción para quien quiera ir al cine y que se le pongan los pelos de punta. ¿Te atrae?.

Kamikaze. No quería terminar el repaso de estrenos que llegan justo para la Fiesta del Cine sin mencionar una peli española (hoy estoy patriota, ya ves), y Kamikaze es esa película. Cuenta la historia de Slatan, un hombre que planea hacer estallar un avión de pasajeros en un atentado, pero que debido a una tormenta se verá obligado a permanecer durante tres días alojado en un hotel junto a sus futuras víctimas. Allí descubrirá la historia de los demás viajeros y una manera más optimista de ver la vida y las relaciones. No tengo muchas referencias de esta película, pero promete presentar un relato emotivo y optimista salpicado con pequeños toques de humor acerca de las relaciones humanas, la camaradería y el amor. ¿Qué te parece?.

Hay más opciones, así que será mejor que le eches un vistazo a la cartelera. ¿Tú qué vas a ver durante la Fiesta del Cine?.

jueves, 27 de marzo de 2014

Mutantes del futuro

Últimamente, dado que la fecha de estreno está cada vez más cerca, la promoción de la nueva película de La Patrulla X, que se titulará X-Men: Días del futuro pasado, está al máximo. Lo último que han mostrado es un nuevo poster y el trailer final. Puedes ver ambas cosas debajo de estas lineas.




X-Men: Días del futuro pasado se podrá ver en las salas de cine a partir del día 23 de mayo.

lunes, 24 de marzo de 2014

Vuelve la Fiesta del Cine

Un año más vuelve la Fiesta del Cine, que nos permitirá obtener entradas de cine para los días 31 de marzo y 1 y 2 de abril por 2,90 € presentando la correspondiente acreditación del evento. Puedes consultar las salas de cine adheridas a la promoción y solicitar tu acreditación (es gratuita y sólo hace falta introducir tu nombre y tu dirección de e-mail) desde la página web oficial.

jueves, 20 de marzo de 2014

Viejuno

Lo he dicho muchas veces: me gusta la tercera edad. No veo el momento de ser un señor mayor, un viejuno, un anciano. En cierto modo, creo que ya soy un viejo que vive en el cuerpo de un joven (el otro día hasta me pasé un rato refunfuñando porque alguien había hecho unos graffitis en una pared de mi barrio) (en mi defensa diré que los graffitis bien hechos y en sitios adecuados me parecen estupendos, pero aquellos eran una birria y solo servían para ensuciar la ciudad) (esta juventud de hoy no respeta nada...).

Lo primero que haría como viejo es apuntarme a diversas actividades propias de mi edad. Me echaría unos cuantos amiguetes de mi quinta e iría todas las tardes a jugar a la brisca. De vez en cuando también jugaría al dominó, y cada vez que pusiera una ficha en la mesa la golpearía con todas mis fuerzas armando un gran alboroto y gritando cosas como "¡pito doble!". Seguro que sería maravilloso.

Pero eso sólo es el principio: donde mi vida sería fantástica es en mi relación con las chicas señoras. Sería todo un donjuan, un superligón de la tercera edad y un señor encantador. Sería uno de esos viejos clásicos y amabilísimos: ya me imagino a mi mismo con un traje impecable, colonia a cascoporro por el cuello y mis cuatro pelos perfectamente repeinados, yendo a buscar a esa señora que me haga tilín, que llevará su pelo perfectamente colocado después de haber dormido toda la noche con los rulos puestos. Le abriría las puertas, la dejaría pasar siempre primero y no pararía de decirle lo guapa que está... Pero, espera, estoy adelantando acontecimientos, primero tendría que ligar con ella.

Esa es la mejor parte de la tercera edad: ligar con señoras. Y es que, pensadlo, siendo un anciano se abre una posibilidad magnífica en el mundo del encandilamiento parejil: ¡ligar tratando a la chica de usted!. Me imagino una conversación de este tipo:
- Hola, doña Eufrasia, hoy está usted bellísima, si me permite decírselo.
- ¡Ay, qué cosas me dice, don Tarambana! ¡A mis años!
- ¿Cómo que "a sus años"?. ¡Con esa carita de angel no puede tener más de 60!.
- ¡Uy! ¡jujuju! ¡qué zalamero es usted! No no, tengo más.
- ¡No lo aparenta!. ¿Le apetece bailar el próximo pasodoble?.
- ¡Pero tráteme con cuidado!
- ¡No podría ser de otra manera!.
(Reconocedlo, chicas: mi "yo" anciano es irresistible).

Además, si la señora es una viuda con hijos y nietos tampoco habría ningún problema, porque sería un viejín tan encantador que seguro que cuando no estuviera delante hablarían de mi diciendo cosas como "¿habéis visto el noviete que se ha echado la abuela?, es un señorín muy agradable, déjalos que disfruten, que para la edad que tienen...".

En fin, sólo me queda desearos que os cuidéis mucho. A los chicos, tened cuidado con la próstata. A las chicas, tomad mucho calcio. Tenemos una cita dentro de 50 años... ;)

lunes, 17 de marzo de 2014

De series

De vez en cuando, si no hay otra cosa que hacer (o si hay otra cosa que hacer pero no tengo suficiente fuerza de voluntad para hacerla) me gusta poner la tele y ver alguna de las muchas series de televisión que existen. Están bien para hacer el vago durante un ratillo y entretenerse sin perder demasiado tiempo. Estas son algunas de las series con las que me he topado últimamente:

Imagen del escote de Bo y del resto del reparto.
La Reina de las Sombras. En versión original se titula Lost Girl. No la he visto de seguido pero, más o menos, va de una chica que descubre que en realidad no es humana, sino que es una fae y que en el mundo hay más seres como ella. Los faes, además de la fundación esa de Aznar, son unos seres mágicos que tienen diversos superpoderes (hay hombres-lobo, hadas, etc.) y que se dedican a hacer chanchullos por ahí sin que los humanos se den cuenta. Nuestra protagonista, que se llama Bo, tiene el superpoder de enamorar a la gente y chuparles algo así como la esencia vital cuando se enrolla con ellos. Así que va por ahí enseñando escote y dándose el lote con todo el mundo. Pero, como es buena gente, usa sus dones (ese par de dones que tiene) para hacer de detective y ayudar a la gente a resolver casos.

Para que os hagáis una idea, viene a ser una serie al estilo de Buffy Cazavampiros, llena de seres mágicos, curiosas conspiraciones y demás tópicos del género. A mi el personaje que más me gusta es el barman fae que ayuda a las protagonistas (el señor bajito a la izquierda de la imágen), que aunque parece que es un tipo sencillo que simplemente regenta un bar para criaturas mágicas, en la serie siempre están insinuando que sabe más de lo que parece, así que estoy esperando que en algún capítulo monte un buen pollo y se descubra como un mago poderosísimo o algo así.

En fin, que no será el no-va-más de las series pero es entretenida y, si te gustan las tramas de magia y fantasía, puede interesarte. Yo hago como que no me interesa mucho pero, así a lo tonto, ya he visto unos cuantos episodios. :P

Somos muy machotes, pero tenemos buen corazón.
Men at work. Es una sitcom de esas con risas enlatadas como tantas otras. Los protagonistas son cuatro hombres que trabajan en la redacción de una revista. Se dedican a hablar de sus cosas, a ligar con chicas y a verse envueltos en diversas situaciones cómicas o embarazosas. Realmente es una serie muy típica, pero supongo que me hizo gracia especialmente por un episodio que vi hace tiempo en el que hacían un montón de referencias a las series y películas de los años 80 y 90 (en un momento le decían a uno de ellos que parecía un villano de película familiar de los 80 y él les seguía la broma con bastante gracia).

De todos modos lo que os váis a encontrar ya lo sabéis: situaciones más o menos cómicas porque "los hombres no saben expresar sus sentimientos", malentendidos, situaciones vergonzosas, momentos cómicos en la relación con las chicas... Lo hemos visto todo, pero puedes sonreir un poco al son de las risas enlatadas si le das una oportunidad.

Y creo que aquí lo dejo por el momento, porque no me vienen a la memoria más series ligerillas de ficción que haya seguido últimamente (lo cual me tomo como una buena señal). ¡Hasta pronto!.

viernes, 14 de marzo de 2014

El Día Pi

Hoy, día 14 de marzo (en inglés, 03-14), los matemáticos y empollones de todo el mundo están de enhorabuena porque se celebra el día internacional del número más famoso, simpático y frustrante del mundo: el número π. Este número, que tiene infinitos decimales que no siguen ningún patrón concreto, se obtiene como resultado de relacionar la longitud de una circunferencia y su diámetro. El siguiente gif animado lo expresa muy bien:


El valor del número π es 3,14159265358... y así sigue la cosa hasta el infinito. Hasta ahora algunos de los estudios en los que se han extraído más cifras decimales han llegado a obtener más de 10 billones de dígitos decimales.

Tal vez te parezca que esta afición por "medir" el número π no tiene sentido (y en parte es verdad que estos cálculos en muchas ocasiones se hacen más por cuestiones de curiosidad u orgullo que por motivos científicos prácticos), pero no olvidemos que esta cantidad está en todo lo que nos rodea. Allá donde mires, si ves formas circulares o elípticas, el número π está involucrado, lo cual significa que somos incapaces de definir con precisión esos objetos o fenómenos. En resumen, que intentamos comprender el universo pero ni siquiera podemos medir con precisión total un balón de fútbol...

¡Feliz Día de π!.

lunes, 10 de marzo de 2014

Guerra de bailes

En este festival de break dance un pequeño bailarín decidió retar a uno de los más veteranos, ofreciendo a los asistentes una reñida competición de bailes. ¡Vaya par de campeones!.

jueves, 6 de marzo de 2014

El nombre

Hoy voy a hablar de una peli que he visto hace poco y me ha hecho pasar un rato muy divertido. Se trata de la comedia/drama El nombre. A continuación resumo de qué va:

Un grupo de buenos amigos se reunen en casa de dos de ellos para cenar. Se conocen desde siempre, así que hay mucha confianza, bromas, ambiente distendido... y el anuncio por parte de uno de ellos de que pronto va a tener un hijo. Pero lo que debía ser motivo de alegría pronto se torna en una fuerte discusión entorno al nombre que deberían ponerle al niño...

El nombre es una película curiosa, casi teatral, que se desarrolla casi por completo en el salón de una casa. La clave de su éxito, por tanto, no son las escenas espectaculares ni mucho menos los efectos especiales, sino las relaciones entre sus personajes y sus diálogos. Con un ritmo siempre ágil y un estilo divertido, nos envuelve en la dinámica de un grupo de amigos con los que, poco a poco, nos vamos encariñando.

Si bien la película nunca pierde el tono simpático, se vuelve más divertida justo en los momentos en que más se acerca a la comedia negra, justo cuando piensas que aquello va a acabar mal. A raíz de la discusión acerca del nombre del niño salen a relucir los trapos sucios y las pequeñas rencillas, de manera que la confrontación está servida.

Una peli muy sencilla en su composición y su desarrollo, cuyo punto fuerte está en un guión ágil e inteligente y en la interpretación de sus actores (todos ellos muy buenos). No es una comedia de carcajada continua, pero a mi me ha hecho pasar un rato muy divertido. La recomiendo.

Lo mejor: El momento en que se desvela el nombre y la discusión posterior. Todos los actores lo hacen muy bien, cada uno en su papel. A pesar de las discusiones, toda la película trasmite una sensación de amistad y buen rollo.

Lo peor: El personaje de Françoise es el más flojo (también es cierto que es mínimo).

lunes, 3 de marzo de 2014

Ande yo caliente...

"Ande yo caliente y ríase la gente", que decía Quevedo en uno de sus poemas. Es una frase que recuerdo a veces, cuando pienso en la necesidad de ser prácticos o, como mínimo, de no sacrificar demasiada comodidad en favor de cuestiones estéticas o del "qué dirán".

En ocasiones la gente puede llegar a soportar verdaderos suplicios para proteger su imagen. Darse una vuelta por algún evento social en el que la gente vaya un poco "arreglada" da una idea de estos sacrificios estéticos: zapatos de tacón imposibles, vestidos claramente incómodos, pelotazos de gomina en la cabeza... 

Aunque últimamente hay muchos varones muy sacrificados en temas estéticos (algunos hasta se depilan las piernas... que ya hay que tener ganas :P), la verdad es que tradicionalmente las chicas solían ser las más comprometidas con esto de la estética. La ropa, el maquillaje, el cuidado del pelo y hasta la actitud al relacionarse con los demás son susceptibles de ser controlados para estar más guapas a costa de la naturalidad y la comodidad.

Sin embargo últimamente me estoy encontrando con cada vez más chicas que parecen aplicar eso de "ande yo caliente y ríase la gente". Hace poco me enteré del caso de una conocida que llevaba una bufanda de fútbol. La chica necesitaba abrigarse el cuello y se encontró con la bufanda que usa el novio de su compañera de piso para animar a su equipo, así que la tomó prestada y la utilizó durante varios días a modo de prenda de abrigo normal, para salir a la calle. Probablemente a la gente de su entorno le haya parecido una idea extraña, pero lo cierto es que ella no pasó frío durante el invierno.

Otro caso es el de una vecina de barrio que durante unos días decidió utilizar la bici como medio de transporte (últimamente la usa menos, creo que se ha encontrado con demasiadas cuestas). Utilizar una bici no tiene nada de antiestético... salvo que sea esa bici en concreto. No sé de donde la sacó: se trata de una bicicleta de paseo viejísima, bastante hortera y llena de adornos extraños. Es uno de esos cacharros que hacen que la gente se gire para mirar. Pero ella vio que le podía resultar útil y ahí iba casi todas las mañanas montada, con su ropa normal de calle, su gorrito de lana... y su bici llamativa.

Tal vez estos ejemplos sean los más extremos, pero en todo caso creo que muchas chicas (al menos en mi entorno) cada vez prestan menos atención a los sacrificios estéticos excesivos y optan por la comodidad, la practicidad y la naturalidad. Y debo decir que me encanta que así sea. Me inspira mucho respeto y me hace pensar que eligen opciones más inteligentes. Esto no significa que dejen de estar guapas o que descuiden su aspecto, simplemente quiere decir que han optado por acotar más lo que están dispuestas a sacrificar por la belleza, que han decidido que hay otras cosas más importantes. Tampoco quiero decir con esto que me parezca menos inteligente que otras chicas opten por "arreglarse" más: de hecho también está muy bien que se pongan guapas si así lo desean y se sienten más cómodas (eso también es, a su manera, un "ande yo caliente y ríase la gente", ¿no?).

Supongo que he escrito todo esto a modo de reflexión propia, así que no me hagáis mucho caso. Pero si quieres extraer una conclusión de todo esto, es que tal vez aquello de sé tú misma no sea tan mal consejo después de todo. Por lo menos a mi me gusta, y no creo que yo sea tan raro... ;)