Páginas

sábado, 27 de septiembre de 2014

Periodismo de chichinabo

Ya lo he comentado en alguna ocasión: el periodismo es una actividad necesaria y muy importante. Los periodistas nos informan y nos dan acceso a todo lo que está ocurriendo en el mundo, ofreciéndonos la oportunidad de participar con conocimiento en la vida social mundial. Por eso, porque su labor es demasiado importante como para no prestarle atención, a menudo pienso en ellos... y me siento muy decepcionado.

Últimamente (y entiéndase este "últimamente" en un sentido muy amplio) el periodismo está de capa caída. Cada vez es más descuidado, amarillento e incluso malintencionado. Es esa clase de periodismo que no solo no informa o informa a medias sino que, directamente, desinforma. Por supuesto, también sigue habiendo algunos periodistas íntegros y profesionales que informan de manera objetiva y efectiva, pero a veces da la sensación de que se están convirtiendo en una minoría.

Hace unas semanas se le dio mucho bombo periodístico al caso de unos padres británicos, testigos de Jehová, que presuntamente habían secuestrado de un hospital a su propio hijo de 5 años enfermo con un tumor cerebral y se lo habían llevado. La noticia se presentó de tal manera que la conclusión a la que llegamos la mayoría de los lectores de prensa era muy sencilla: que unos padres integristas de una "secta" querían negar el tratamiento médico a su hijo debido a sus creencias religiosas. Obviamente el mundo entero y, en particular, los que desconfiamos de los excesos religiosos, nos indignamos con unos padres tan irresponsables que parecían anteponer unas hipotéticas creencias religiosas a la salud de su hijo.

Unos días después, sin embargo, descubrimos la verdad. Lo cierto era que el hecho de que los padres fuesen testigos de Jehová no tenía relevancia alguna en la noticia. Y lo cierto era que la noticia anterior estaba incompleta, dado que los padres no se habían llevado al niño del hospital británico sin más. En el hospital británico habían dado por concluido el caso y habían informado a los padres de que no podían hacer nada más por el niño (según aquellos médicos, el niño moriría irremediablemente en unos meses). Así que los padres buscaron alternativas para salvar la vida del pequeño y descubrieron que existe una terapia más moderna con protones que sí que podía salvar al niño si se aplicaba a tiempo. Dado que los padres tenían recursos suficientes para costearse la nueva terapia, se llevaron a al niño con la intención de trasladarlo a Praga e iniciar el nuevo y mejor tratamiento en otro hospital. Sin embargo esto no debió sentar bien al orgullo de los médicos británicos, que denunciaron el secuestro del niño con lo que se creó el posterior revuelo (que incluso terminó con el padre en la cárcel durante varios días).

En resumen, que debido a una noticia mal dada, todos condenamos de antemano a un par de personas inocentes que lo único que querían era salvar la vida de su hijo de 5 años. No hay derecho a que pasen estas cosas. (Por cierto, afortunadamente, y a pesar de todos los obstáculos que les han puesto periodistas y autoridades europeas, actualmente el niño y los padres se encuentran en Praga, donde el menor ya está recibiendo el nuevo tratamiento).

En fin, como siempre, animo a los periodistas a tomarse en serio su trabajo y a contrastar y completar la información, procurando actuar siempre con profesionalidad. Necesitamos periodistas buenos, que de los sensacionalistas y los parciales ya tenemos suficientes.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Zapping de internet (2)

Como sé que tienes demasiado tiempo libre, te presento el juguete definitivo con el que siempre soñaste. Directamente venido de Japón, funciona sin pilas y tiene mucha marcha. ¡Mr. Knocky!




Y si esto te ha parecido poco, todavía hay más: el torneo de poker más emocionante que jamás se jugará en Eurovegas. De taquicardia continua... :P

jueves, 18 de septiembre de 2014

La caza del documento

Nota: Este relato está basado en hechos reales.

El videófono de mi habitación sonó. Se trataba de un mensaje pregrabado de Burocracia Central. La pantalla titubeó un momento antes de encenderse y una burócrata con su uniforme azul con cuellos blancos y cofia celeste que cubria el pelo rubísimo y perfectamente colocado en un moño apretado pronunció el mensaje de manera clara y escueta, imbuida de esa amabilidad corporativa que caracteriza a los trabajadores de la organización.
- Agente Bana, pase a recoger los documentos correspondientes a su última misión. Edificio Central, planta 1ª, sector Alfa.

Me puse rumbo a mi destino. Llegué enseguida, ya que no estaba lejos. Era un edificio blanco y enorme. Una gran mole de hormigón macizo cubierta de una fina capa de suavidad blanca y brillante. Era casi como una metáfora de la organización: un gran ente brillante y moderno pero lleno de recovecos insondables para quien no supiera mirar bien.

Yo caminando por los pasillos de Burocracia Central
Accedí al interior, con un gran vestíbulo que desembocaba en un mostrador donde un agente de seguridad daba el alto a cuantos visitantes se le acercaban para pedirles su documentación y otorgarles acceso al punto concreto del gran edificio al que se dirigieran.
- Buenos días -me dijo, al tiempo que me repasaba con su ojo biónico en un escaneo inicial.
- Soy el agente Bana, me han llamado para...
- ¿Bana? ¿T. Aram Bana? -dijo, mientras buscaba en la pantalla de su computadora de acceso.
- Sí ese soy yo.
- 1ª planta, sector Alfa. Por favor, deje los objetos metálicos en la bandeja y pase por el arco.

Obedecí. Extraje de mis bolsillos mi pequeño ordenador portátil, una radio en miniatura, una cámara fotográfica y varios carretes, un busca, un reloj, una calculadora y un pequeño modelo de televisor reproductor de diapositivas. Hubiera tardado menos si existiera algún invento futurista que reuniera todo eso en una sola máquina, pero desgraciadamente la realidad no es como las novelas de ciencia-ficción.

Uno de los despachos de Burocracia Central
Volví a recoger todos mis objetos una vez hube accedido al otro lado del arco detector de metales. El guardia me proporcionó una tarjeta perforada con mis datos y me indicó uno de los ascensores, que me llevaría directamente a la primera planta. Una vez allí tuve que buscar el sector Alfa. Ante mi, varios trabajadores de Burocracia Central se afanaban en sus tareas. Varias secretarias con sus moños apretados tecleaban en sus máquinas de escribir llenando el ambiente con un armónico "tac-tac-tac". Los burócratas caminaban de acá para allá, ensimismados en sus asuntos, mirando a través de sus diminutas gafas y fumando cigarrillos casi consumidos. El sector Alfa bullía de actividad corporativa, pero mi deber era obtener mis documentos y largarme, no quedarme allí a mirar.

Debajo de un cartel de neón que decía "Documentos", había una mujer cuyo cuerpo quedaba prácticamente sepultado detras de una gran mesa llena de papeles. Una vez más pensé que ojalá existiera algún modo de reunir toda esa información en un soporte menos aparatoso, tal vez algún tipo de cinta o microfilm que se pudiera consultar a través un cómodo televisor de tubo. Desvaríos propios de un aficionado a la fantasía.

- ¿Agente Bana? -preguntó la mujer.
- El mismo.
- Aguarde un momento.
Abrió un cajón clasificador y lo repasó minuciosamente con sus dedos rechonchos pero ágiles y acostumbrados al trabajo de oficina. Pasados unos segundos, extrajo un pliego lleno de datos y me lo entregó.
- Ahora debe firmarme el "recibí" -así lo hice- Ponga sus iniciales aquí... su nombre aquí... su número donde se le indica... la fecha... el nombre de su superior... otra vez las iniciales... otra vez su firma... un autógrafo en este hueco... su huella dactilar... una célula madre... y por último firme aquí.

Después de eso puse rumbo a casa. Había sido un día largo para conseguir mis papeles codificados de Burocracia Central, pero lo había conseguido. Al llegar a casa los pasé por el descodificador: resultó ser una bonita felicitación de cumpleaños corporativa. Hay que reconocer que tienen unos detalles muy buenos cuando quieren.

____________________________________________
Nota: Todo este rollo me lo inspiró el hecho de ir a un edificio público a por un diploma y haber tenido que pasar por un detector de metales. Pero para ser justos tengo que decir la administración pública ha mejorado mucho en los últimos años y es injusto que no se le quite el sanbenito de ineficaz y pasota. El edifició al que accedí hoy es un sitio moderno, seguro, bien acondicionado para el trabajo que se desempeña en él y con unos trabajadores amables y eficaces. Así que espero que os hayáis divertido con mi relato "retrofuturista", pero que quede claro que sólo tengo buenas palabras para los empleados públicos con los que me he encontrado.

martes, 16 de septiembre de 2014

La energía de las estrellas

El sol es un gran productor de energía nuclear
"La energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma". Eso nos dijeron siempre en el cole y es la pura verdad. Sin embargo, dado que cada vez necesitamos más energía para mantener nuestro estilo de vida, y las fuentes tradicionales (petróleo, carbón, gas, etc.) se están agotando y las renovables (solar, eólica, hidroeléctrica, etc.) no parecen tener suficiente potencial para nuestras necesidades, los científicos no dejan de buscar nuevas formas alternativas de obtener energía. Y una de las más prometedoras viene de las estrellas.

La fusión nuclear es una de estas nuevas formas de producción de energía. A diferencia de lo que ocurre en las actuales plantas de fisión nuclear, en las que se obtiene energía al "cortar" átomos grandes de elementos como el uranio o el plutonio, en la fusión el proceso es el contrario: la obtención de energía se logra después de "unir" átomos pequeños y crear elementos químicos más complejos. De hecho eso es lo que ocurre en el interior de las estrellas como el sol, donde se producen cantidades enormes de energía.

Este sistema tiene muchas ventajas. Por una parte, su materia prima es el hidrógeno (el elemento químico más simple y abundante del universo). Además el proceso es mucho más limpio que el de las actuales centrales nucleares de fisión, ya que apenas se producen residuos radiactivos y aquellos que se producen son menos agresivos (los residuos de las centrales nucleares actuales pueden permanecer activos durante miles de años, mientras que los de las centrales de fusión podrían quedar inertes en no mucho más de 10 años). Además, dado que estas centrales producen energía a partir de la creación de nuevos elementos químicos complejos en lugar de su destrucción, no sería descabellado pensar que en el futuro sirvieran para crear la materia que necesitemos (por ejemplo, podría llegar a darse la situación de construir una planta de fusión nuclear que produzca oxígeno para futuras misiones espaciales largas).

El problema de la fusión nuclear es que es muy difícil de lograr. Para crear reacciones de fusión atómica es necesario reproducir unas condiciones similares a las que existen en el interior del sol. Esto significa que hay que calentar materia a temperaturas elevadísimas (más de 100 millones de grados) y someterlas a presiones enormes.

Sin embargo ya existen algunos experimentos que apuntan en la buena dirección. Este mismo año, se ha logrado por primera vez en la historia producir más energía de la que se gastó en un experimento de fusión nuclear en California (EE.UU.). Aunque el beneficio neto no ha sido más que del 1%, supone un gran logro.

El reactor termonuclear ITER, en construcción
El experimento más grande y prometedor que está en marcha actualmente es ITER, una gran planta experimental de fusión nuclear que se está construyendo en Cadarache (al sur de Francia) con la participación de varios países de todo el mundo (entre ellos España). ITER contendrá un enorme reactor nuclear capaz de calentar combustible a más de 100 millones de grados mediante rayos láser de alta potencia y comprimirlo en un pequeño recipiente en el que se producirá la fusión de los átomos de hidrógeno para crear helio. Para contener el combustible a una temperatura tan elevada, el reactor utilizará un blindaje de alta tecnología, aunque lo que realmente evitará que nos quememos será un sofisticado sistema de campos magnéticos diseñados para mantener el plasma en su interior (el plasma es un estado de la materia que se consigue al calentarla mucho; es parecido al estado gaseoso, aunque es más inestable y sensible al electromagnetismo). Si todo va bien, ITER debería estar en disposición de crear sus primeros elementos químicos y energía limpia en 2020.

viernes, 12 de septiembre de 2014

Enseñar a enseñar

He encontrado este video en internet en el que una maestra nos muestra su modo ver la educación y la importancia de establecer una relación adecuada con los alumnos. Merece la pena verlo:



En España hace años que las leyes advierten de la necesidad de entender la educación como algo continuo y global, y no como mera instrucción. La educación no debe limitarse a transmitir información, sino que debe perseguir el desarrollo integral del individuo, prestando atención no solo a su conocimiento científico, sino también a su desarrollo personal, su autoestima, su entorno y sus condiciones de vida.

Sin embargo en nuestro país es muy frecuente hacer énfasis en los errores y los fallos. Tuve un profe que trabajó con niños en EEUU y en España. Según sus palabras, las libretas de los niños españoles parecen "un campo de amapolas" (todo lleno de rojo). Por contra, la mayoría de las libretas americanas estaban llenas de frases positivas del estilo "good job!" o "great!" o caritas sonrientes.

Es importante hacer notar los errores para corregirlos, pero también es importante hacer notar los aciertos para mejorar la autoestima de los estudiantes. Muchos de los jóvenes que abandonan la escuela, lo hacen por inseguridad. Sencillamente piensan que no son capaces de aprobar y sacar buenas notas, así que ante la disyuntiva de reconocer que no pueden aprobar o rebelarse para demostrar que no quieren hacerlo (porque son así de chungos), eligen la segunda opción (prefieren hacer como que no aprueban porque no les da la gana, no por falta de capacidad). Es labor de toda la sociedad y especialmente de los profesionales de la educación demostrarles a esos estudiantes que sí que pueden aprobar, que deben arriesgarse a intentarlo porque tienen capacidad de sobra.

lunes, 8 de septiembre de 2014

Placeres culpables

Uno intenta hacerse una imagen de tipo culto y sensible, pero a veces no le queda otra que reconocer que en el fondo también hay momentos en que disfruta con lo absurdo, lo simple y lo gracioso. Por eso hoy he preparado una lista con algunas de esas pelis que no están precisamente reconocidas por la crítica como grandes logros del cine, pero que a mi me han hecho pasar algunos buenos ratos. (Pero que conste que luego negaré haberlo reconocido).

1. "Dredd" (Acción/Ci-fi). La última adaptación de este superduro personaje de cómic a la pantalla grande tuvo una acogida, como mucho, discreta, entre el público. Cuenta la historia de un Juez y su ayudante que, en un futuro distópico y violento, ejercen a la vez la labor de policías, jurados y verdugos. Después de realizar una detención en el interior de un enorme edificio-ciudad, quedan atrapados a merced de todo un ejército de sicarios y delincuentes que harán lo posible por acabar con ellos. Una peli de acción muy violenta llena de disparos, golpes, explosiones y un montón de gente con ganas de resolver sus diferencias de todas las maneras posibles excepto mediante el diálogo, pero con un ritmo imparable que la hace perfecta para que desconectemos nuestro cerebro y disfrutemos de lo lindo. Normalmente no me gustan las pelis demasiado violentas, pero esta en particular tiene cierto carisma que me ha permitido disfrutarla.

2. "Dos tontos muy tontos" (Comedia). Para mi la comedia payasa y absurda por excelencia. No os engañéis: todo lo que ocurre en esta peli es un completo despropósito y una sucesión de escenas absurdas y estúpidas. Pero me parto de risa con casi todo. Cuenta la historia de Harry y Lloyd, un par de amigos con pocas luces que deciden emprender un largo viaje para devolverle una maleta a una bella mujer que se la dejó olvidada en el aeropuerto. Por el camino viven todo tipo de situaciones descabelladas especialmente pensadas para que nos partamos de risa. Y no os equivoquéis: aquí no hay ni una pizca de humor inteligente y sofisticado. Lo que debes esperar si no has visto la peli son chistes de pedos, malentendidos estúpidos y payasadas varias. Sólo digo que, en su día, casi me asfixio de la risa viendo la escena del laxante. :P

3. "Impacto inminente" (Acción/Espías). Esta peli me trae muy gratos recuerdos de cuando la veía en mi infancia/adolescencia. En realidad lo que la hace especial no es su argumento ni su ritmo ni su fotografía, etc., sino su protagonista: Jackie Chan. Y es que esta peli reune todas las bondades del cine de este actor. Tiene ese carisma especial, esa inocencia y ese sentido del humor inconfundibles especialmente diseñados para entretener y para lograr que su protagonista nos caiga irremediablemente bien. El argumento es bastante tópico pero cumple con  su cometido: un grupo con oscuras intenciones ha robado un arma nuclear así que el agente secreto interpretado por Chan deberá investigar el caso y detener a los malos. Pero lo genial de todo esto es esa mezcla de drama y comedia de que están imbuidas las pelis de Jackie Chan, con esos combates imposibles a velocidad de vértigo, las caras del prota cuando se pilla los dedos con una escalera plegable o cuando algún  enemigo le golpea en alguna parte sensible, y esa inocencia y bondad de fondo que trasmite en cada escena. Por cierto me acabo de enterar por Fimaffinity que es la 4ª parte de no-sé-qué saga pero, vamos, que no hay que ver ninguna otra peli para enterarse del argumento.

4. "Taxi 2" y "Taxi 3" (Acción/Comedia). Vale, aquí es donde destruyo mi imagen para siempre. Pero es que esta peli me la encuentro de vez en cuando mientras zappeo a la hora de la sobremesa, y resulta perfecta para quedarse embobado durante ese duerme-vela de después de comer. Cuenta las aventuras de Emilien, un policía de Marsella despistado y pringadillo, y su amigo Daniel, un taxista hiperactivo y loco de los coches, que tendrán que ayudarse mutuamente para enfrentarse a los criminales que asolan a la ciudad francesa de Marsella. Un par de películas completamente chorras que mezclan algo de Transporter y algo de A Todo Gas, pero quitándole todo el glamour y el comomolismo de aquellas sagas e intercambiándolos por un humor estúpido pero inocentón y un montón de alocadas carreras a ritmo de hip-hop (o tecno... o lo que leñes sea eso que suena). Supongo que me hace gracia esa versión de bajo presupuesto de Fast and furious, cambiando a los musculosos y dentalmente perfectos Vin Diesel y Paul Walker por este par de poco ortodoxos protas. Aunque reconozco que cuando estoy viendo alguna de estas pelis y entra alguien en la sala, cambio de canal rápidamente, como si fuera un quinceañero que estaba viendo una película de tetas, como diciendo "err... uh... ¡que yo no veo esas cosas, andevamosaparar!". (Por cierto, aqui he puesto 2 pelis porque realmente no sé cuál es cuál, pero las dos son básicamente iguales, así que son intercambiables).

Y por el momento no me vienen a la cabeza más pelis chungas con las que me lo haya pasado bien. Pero apuesto a que tú también tienes algún secretillo cinematográfico de estos. Entre nosotros, ¿me cuentas tu placer culpable? ;)

jueves, 4 de septiembre de 2014

Si yo fuera rico

Últimamente he visto por internet artículos acerca de la vida de algunas personas (por ejemplo este hombre o esta mujer) que se caracterizan principalmente por poseer grandes fortunas y dedicarlas a montar fiestas desproporcionadas, contratar pilinguis y comprar coches, barcos y demás cachivaches caros. Y,  por supuesto, hacerse muchas fotos para presumir de todo ello.

Sinceramente, me cuesta mucho admirar a estas personas. Son muy guapos y muy ricos y, dado que han amasado sus fortunas jugando al poker, no me cabe duda de que tienen una inteligencia bastante elevada (para ganar en el poker lo mejor es que se te den bien las matemáticas y que tengas buena memoria y buena aptitud de toma de decisiones). Sin embargo, no puedo dejar de pensar que, además de unos gustos muy diferentes de los míos, tienen muy poca creatividad e inquietudes.

Viajaría a las Islas Galápagos
Todo eso de las fiestas, las chicas semidesnudas, el alcohol y los coches deportivos es de lo más vulgar. Y no lo digo en sentido moralista (allá cada cual con sus gustos) sino en sentido vital. Es decir, imagínalo: tienes una enorme fortuna y por tanto todo el tiempo, recursos y tranquilidad del mundo para explorar, visitar y descubrir la infinidad de lugares, personas, costumbres, parajes, conocimientos, aficiones, entretenimientos, espectáculos, paisajes, objetos, seres vivos, eventos y demás cosas que existen a lo largo y ancho de este planeta enorme y lleno de cosas que llamamos Tierra, ¿y lo único que se te ocurre es contratar a un grupo de gente en bikini para que te haga la pelota por tu dinero mientras te haces fotos para subirlas a Instagram? Lo dicho, pocas inquietudes.

Visitaría la Ciudad Prohibida
Si yo fuera asi de rico tal vez me comprara un barco, pero lo utilizaría para viajar. A bote pronto se me ocurre que visitaría las Islas Galápagos, que siempre parecen tan interesantes en los documentales. Pero también me informaría de qué sitios podría visitar por todo el mundo y procuraría verlos. Visitaría los monumentos más emblemáticos, navegaría por los mares más profundos, sobrevolaría las montañas más altas, presenciaría las costumbres más exóticas y los espectáculos más solemnes, comería manjares de todos los continentes y me hospedaría en los sitios con más encanto. Con comodidades, por supuesto, pero con ganas de disfrutar de todo lo que ofrece el mundo y aprender tanto como me fuera posible.

Vería el cielo nocturno desde el desierto de Chile
Para acompañarme invitaría a mis amigos, gente con quien tenga confianza, con quien pueda hablar y divertirme y que sé que me quieren por algo más que mis euros. También invitaría a alguna chica, pero os aseguro que no estaría allí por el dinero, sino porque realmente se siente cómoda conmigo y es alguien a quien quiero y admiro y que tiene suficientes principios como para mandarme a freir espárragos si algún día me vuelvo un ricachón caprichoso y estúpido. Y, por supuesto, os garantizo que mantendría mi anonimato todo lo que pudiera: lo último que haría es salir en televisión o en internet presumiendo de mi fortuna. ¿Para qué? ¿Por qué habría de demostrar nada?

En fin, supongo que esta es una cuestión de gustos y que cada uno hace las cosas a su manera. Por mi parte, lo único que puedo decir es que, si Mr. Bilzerian y Ms. Boeree pretendían que les admiremos o les envidiemos, conmigo no lo han coseguido. Puedo admirar a algunos millonarios (se me ocurre el caso de Bill Gates, que se forró gracias a sus ideas y que parece, por lo poco que sé de él, un hombre bastante discreto, razonable y solidario), pero no a este par de jugadores de poker. Pero bueno, esta es solo mi opinión, y probablemente yo sea un raro, así que no me hagáis mucho caso.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Zapping de internet

A veces, cuando no tengo nada mejor que hacer (o sí que lo tengo pero no me apetece hacerlo) me dedico a vagabundear por internet viendo las diversas chorradillas que hay en la red de redes. Estas son algunas de las tontunas con que me he encontrado en los últimos meses:

- A veces internet intenta ponerse en plan educativo y enseñarnos la mejor manera de llevar una vida productiva, sana y segura. Pero, claro, el estilo de internet no es ese, y todo acaba saliéndose de madre. Y si no me crees, échale un vistazo a este descacharrante documental de prevención de riesgos laborales titulado El primer día de Klaus. (Nota: merece la pena verlo entero, de verdad que la cosa va mejorando por momentos. Nota 2: No apto para delicados, que ya os adelanto que en esa empresa ocurren accidentes muy "gore"). 



- Pero no todo es trabajo en internet. También debe haber tiempo para relajarse y disfrutar de las aficiones, cosas como la música o los videojuegos... o las dos cosas a la vez. Y si puedes aderezarlo con un poco muchísimo frikismo, mucho mejor. He aquí el Guile Style. (Es superchorras, pero cuando lo vi me partí de risa). :D



- ¿Qué? ¿Cómo se os ha quedado el cuerpo? Bueno, no os preocupéis, que siempre se pueden encontrar músicas más agradables y bailarines más monos. Y si no, que se lo pregunten al pequeño Groot de este gif. (Haz clic aquí para lograr el ambiente adecuado).


- De todos modos en internet también podemos encontrar divertidas curiosidades y aprender unas cuantas cosas. En este enlace puedes encontrar un artículo escrito por un viajero americano que se pasó un tiempo en España aprendiendo algunas de nuestras expresiones más peculiares y creando su propia lista de Palabras Favoritas en Español. Hay que reconocer que nos expresamos de una manera muy curiosa para quien no esté acostumbrado. :)


- Pero no podemos terminar este zapping sin recordar otra de las actividades principales que se pueden realizar en internet: buscar a esa persona especial con quien compartir momentos románticos o lo que surja. Y es que en internet, el que no pilla cacho es porque no quiere... y si no que se lo pregunten a este: xD



En fin, internautas, que tengáis buena semana y navegad con moderación, no sea que se nos reblandezca el cerebro. Hoy más que nunca creo que debo despedirme con este gif: