Páginas

viernes, 28 de noviembre de 2014

Ciencia ficcion variada

Últimamente he visto unas pocas pelis de ciencia ficción que tal vez no conozcas. Todas tienen su puntito especial, así que démosles un breve repaso.

Transcendence

Protagonizada por Johnny Depp, la historia gira entorno a la informática, la inteligencia artificial y la posibilidad de alcanzar la inmortalidad y la plenitud de facultades a través de los ordenadores. El concepto no es nuevo en el mundo de la ciencia-ficción: la idea de transferir nuestra mente a una máquina para superar los límites humanos ya ha sido explorada. En esta ocasión la cinta se centra en las virtualmente infinitas posibilidades de aumento de la inteligencia y acceso a la información que ofrecería un gran cerebro informático a un ser humano... y también del peligro de desconexión con la humanidad, de pérdida de emociones y de peligro potencial para el estilo de vida humano tal como lo conocemos.

La peli pretende combinar un enfoque humano, centrado en las emociones de su protagonista, su relación con su esposa y su relación con sus colegas científicos (tanto por la parte positiva como por la que da más muestras de desconfianza), con un enfoque más técnico y propio exclusivamente de la ciencia ficción (vemos infinidad de avances tecnológicos fantásticos desarrollados por el superinteligente hombre-máquina a lo largo de la historia). Aunque no hay fallos de bulto en toda la película, en mi opinión no consigue despegar. La carencia de un protagonista realmente carismático (Johnny Depp resulta bastante aburrido) hace que el ritmo de la historia recaiga sobre unos secundarios que tampoco llegan a resultar excesivamente interesantes en ningún momento, de modo que las ideas planteadas, aunque en muchas ocasiones sean acertadas, no llegan a enganchar al espectador. En resumen, una peli de ciencia ficción que hará pasar un buen rato a los más puristas del género, pero que dejará un poco frios a la mayor parte de los espectadores.

Lo mejor: La interesante premisa de la transmisión de consciencia a un ordenador. Tiene momentos chulos desde el punto de vista de la ci-fi (lo de la reparación mediante nanorobots es una chulada).

Lo peor: Se echan en falta personajes realmente carismáticos (no nos encariñamos demasiado con ninguno).

Equilibrium

Por consejo de un amigo que siempre me recomienda frikismos de ciencia ficción y de alguna ilustre twittera a la que también le gustan estas cosas (y con cuyos gustos cinéfilos suelo coincidir, al menos en lo que a ci-fi se refiere); me he decidido a ver esta Equilibrium, peli que no tuvo demasiada repercusión en España al quedar en su día eclipsada por Matrix, pero que cuenta con algunos defensores acérrimos entre su fandom (qué repelente me estoy volviendo, uf).

Ambientada en un futuro cercano, Equilibrium cuenta la historia de una sociedad que, asustada por la naturaleza impulsiva de los humanos y su tendencia a la autodestrucción bélica, ha optado por eliminar completamente las emociones utilizando una droga de consumo obligatorio, y creando un gobierno dictatorial en el que los clérigos son la máxima autoridad, encargada de eliminar a cualquier disidente con capacidad de tener sentimientos. El protagonista, después de saltarse una dosis de su droga antiemociones, empieza a sentir cosas y a anhelar la libertad y la humanidad perdida, por lo que se unirá a la disidencia contra el frío régimen establecido.

Equilibrium es una película con un estilo especial que combina las escenas de acción con el contenido más filosófico. Sin embargo su gran error (no sé si llamarlo plagio) fue llegar después de Matrix. El mensaje de fondo, la historia, el protagonista e incluso el vestuario es clavadito a lo que podemos encontrar en Matrix. Tal vez la diferencia se encuentre en que Matrix era más dinámica, más propensa a la acción, más comercial, mientras que Equilibrium opta por un enfoque más oscuro y filosófico. De todos modos tampoco aporta ninguna idea que la cinta de los Wachowski no hubiera mencionado así que, aún a riesgo de decepcionar a sus defensores, lamento decir que no me ha parecido nada del otro mundo. No me malinterpretéis: es una buena peli, pero Matrix es mejor (o al menos Equilibrium ya no sorprende tanto).

Lo mejor: La ambientación en ese deprimente mundo futurista en el que tener sentimientos es delito. La inteligencia y el cinismo de los dos personajes principales (el bueno y el malo) que se ganan la atención del espectador.

Lo peor: Si cambiamos "gobierno antisentimientos" por "máquinas malosas", todo es muy parecido a Matrix, solo que menos divertido.

Enemy

Hace poco vi una peli muy extraña que se titula Enemy. Por lo visto está basada en un libro de José Saramago (El hombre duplicado), aunque es una adaptación muy libre ya que la novela está escrita en tono más bien humorístico y esta peli opta por un enfoque más propio del terror o, como mínimo, la intriga psicológica. Cuenta la historia de un aburrido profesor de universidad cuya vida dará un extraño giro al descubrir en una película a un actor que es exactamente igual que él.

La peli está llena de simbolismo, aunque debo reconocer que no lo he llegado a entender del todo. La iluminación amarillenta y opresora, las personalidades divergentes de los dobles y sus parejas, y la continua aparición de horripilantes arañas que claramente simbolizan algo (pero no hay acuerdo acerca de qué) son continuas en esta producción canadiense-española con ritmo lento pero, curiosamente, no aburrido. Es una de esas pelis en que no sabes muy bien qué estás viendo, pero te engancha para intentar descubrirlo. He leído gente que da muchas interpretaciones sobre su significado: que si el doble es una metáfora de la crisis de los 40 en los hombres, que si las arañas simbolizan el mal... Yo creo que es una peli sobre los cambios y las oportunidades, y que las arañas no simbolizan el mal, sino el miedo. Pero ya digo que no estoy muy seguro, así que tú decidirás (si la ves).

Lo mejor: No aburre (que no es poco). Sarah Gordon, aunque en un papel secundario, creo que está muy acertada y muy sutil, y su personaje tiene algunos matices muy interesantes (y eso que tampoco lo he comprendido al 100%).

Lo peor: Toda la peli es más rara que un perro verde: cuando acabas de verla te quedas con cara de "¿pero qué acabo de ver?".

Lucy

Tal vez la cinta más conocida de esta ecléctica lista sea esta, la peli de ciencia ficción y acción protagonizada por Scarlett Johansson a principios de este año 2014. Cuenta la aventura de una estudiante que es engañada para entregar un maletín a unos peligrosos mafiosos y acaba siendo utilizada como transportista forzosa de una nueva droga. La historia da un giro cuando, debido a una agresión, una gran cantidad de esa droga entra en su organismo y desbloquea paulatinamente toda su capacidad cerebral latente, otorgándole extraordinarios poderes.

Lucy es una peli muy curiosa. Hay que empezar diciendo que la trama es absolutamente inverosimil y que el desarrollo tiene clara vocación comercial (muchos colorines, mucha acción, mucha Scarlett...). Hay mucha gente que la ha criticado duramente por todo esto, pero yo he preferido darle una oportunidad y dejarme llevar por el, a ratos terrible y a ratos fantástico, mundo que pone esta peli ante nosotros. Y me ha gustado. El estilo duro y agobiante de algunos momentos de la historia se va dejando atrapar a medida que pasan los minutos por un enfoque cada vez más fantástico, más propio de la ciencia ficción más imaginativa, e incluso más divertidamente irreal. Además Scarlett Johansson despliega en esta ocasión sus dotes interpretativas con un talento nada desdeñable: cuando tiene que parecer asustada y vulnerable, lo parece; cuando tiene que parecer estúpida, lo parece; y cuando tiene que parecer una terminatrix casi indestructible, también lo parece. Además, dentro de lo extraña y fantástica que es la historia, el personaje acaba por resultar sutilmente humano, cosa que se agradece. Algunas personas critican la falta de vulnerabilidad de Lucy, lo que la aleja del público. Yo discrepo en esto: si bien es cierto que cada vez se vuelve más fria y poderosa, nunca abandona del todo su conexión con la humanidad que, entre tiros, muertes y vacilonadas varias, hace que el espectador siga acompañándola. En definitiva, Lucy es una alocada película de ciencia ficción y acción que tiene un poco de todo: simbolismo (muy obvio y nada sabihondo) sobre el sentido de la existencia, la evolución y el conocimiento, acción (a veces bastante bruta) y ciencia ficción de esa con muchos efectos especiales. Creo que si la ves con buena disposición, puedes pasar un rato muy entretenido.

Lo mejor: El estilo exagerado (pero serio) de algunos momentos cuando usa sus poderes. Aunque es una peli muy lineal y sencilla, está rodada con originalidad.

Lo peor: Científicamente es totalmente inverosímil. Todo el rollo de la droga es desagradable y feo.

Y si has llegado hasta aquí, creo que te mereces un no-premio por tu paciencia y tu curiosidad. Pero no te preocupes, que aquí termino por hoy. Gracias por estar ahí y ¡hasta pronto! :)

lunes, 24 de noviembre de 2014

Una historia de venganza

A mi el anuncio de la lotería de este año no me acaba de convencer, no le veo esa gran emotividad que a todo el mundo parece inspirarle. Y es que sabía que en el fondo hay una historia dura y siniestra. Y si no me crees, mira lo que pasa si lo ves al revés. Os presento la dura de historia de Dimitri, el hombre que tuvo que devolver su billete premiado de lotería de Navidad:

Atención: Contiene vocabulario obsceno o inapropiado.


En fín, suficiente internet por hoy.


Ups, creo que me he equivocado de gif. :P

jueves, 13 de noviembre de 2014

Her

Inspirado por las diversas críticas que la ensalzan como una de las más grandes películas de su tiempo o la denostan como un producto lento y lioso, me he decidido a ver Her, la cinta de ciencia ficción romántica que causó sensación en público y crítica (para bien y para mal) el año pasado.

Ambientada en un futuro próximo, Her cuenta la historia de Theodore, un hombre normal, recién separado, que se dedica a escribir cartas personalizadas para sus clientes y que lleva una vida bastante solitaria. Todo cambia cuando decide instalar en su ordenador un nuevo modelo de sistema operativo con inteligencia artificial con el que acabará entablando una relación muy íntima.

Normalmente no me gusta meter spoilers en mis reseñas de cine, pero en esta ocasión haré una excepción porque creo que ocasión lo requiere. Por eso a partir de aquí aviso de que puede haber spoilers (información sobre la trama de la película) así que, si aún no has visto la peli y no quieres que te destripe el argumento, pasa directamente a la sección de lo mejor y lo peor.  
-SPOILERS a partir de aquí-

Podría decirse que el argumento de Her tiene dos vertientes: la de ciencia ficción y la romántica. Y me ha parecido muy interesante en ambas.

Por la parte romántica, trata las relaciones desde un punto de vista bonito y poético, pero también las disecciona y analiza desde un punto de vista filosófico o casi científico. Presenta a los seres humanos (y también a las máquinas; en general a los seres capaces de amar) como seres vulnerables, imperfectos, solitarios y, en muchas ocasiones, casi patéticos. Pero no lo hace con pesimismo, sino que prácticamente lo hace procurándonos una sensación de alivio. Recordándonos que a veces le damos una importancia enorme a las relaciones y los sentimientos y que olvidamos que en realidad solo somos seres pequeños con una vida breve y que, probablemente, nada de lo que hacemos sea tan importante. De este modo, la cinta nos ofrece casi un descargo de responsabilidad y nos invita a disfrutar de los buenos momentos y a no sufrir demasiado por los malos (así he querido verlo yo, al menos).

La relación entre Theodore y Samantha es un ejemplo claro de esto. Está plagada de buenos momentos, de complicidad y comprensión, y de una continua evolución e influencia mutua. Pero la rápida evolución de Samantha, que pronto la pone por encima de la limitada comprensión y capacidad de comunicación de los humanos, también pone ante nosotros esa idea clara de que, en realidad, los humanos somos breves y limitados. Samantha es a nosotros lo que nosotros somos a una hormiga. Tal vez las hormigas se enamoren y pasen momentos divertidos, tristes, intimos... pero solo son hormigas. Así que harían bien en disfrutar de su vida con optimismo en vez preocuparse demasiado.

Esto no es triste, al contrario: es toda una declaración de carpe diem, una invitación a disfrutar de lo que hacemos y a no sentirnos culpables por los errores que cometamos. Porque eso es lo que hacemos los seres vivos: disfrutar y cometer errores. Y cuando un ser es tan perfecto que lo sabe y lo ve todo, que ya no comete errores, que piensa y actua a la máxima velocidad..., ya no tiene sitio en este mundo y, como hace Samantha y los demás OS al final de la peli, no le queda otro remedio que trascender e irse.

Desde el punto de vista de la ciencia ficción, Her pone ante nosotros la peli sobre inteligencias artificiales definitiva o, al menos, la más lógica o realista. Y es que esa idea de que las máquinas desarrollen una inteligencia superior y consciencia propia no es nueva. La vimos en Terminator, en Matrix y en muchas otras pelis. En aquellas, las máquinas se volvían contra los humanos e intentaban apoderarse del mundo. En Her, la idea es más sencilla pero más poderosa. Las máquinas también adquieren personalidad propia, pero la utilizan para relacionarse con los humanos, para aprender y para crecer, para volverse cada vez más rápidas e inteligentes. Y, llegado cierto punto, su velocidad de procesamiento y la complejidad de sus interacciones es tan elevada que trasciende el mundo físico y no les queda otro remedio que abandonar a la humanidad para poder desarrollarse plenamente.

Aqui máquinas y humanos no entran en conflicto por el control del mundo, ¿para qué iban a querer el mundo las máquinas? Aquí las máquinas lo único que quieren es evolucionar, curiosear, irse a un lugar en el que puedan comunicarse y pensar juntas. El filósofo Platón entendería perfectamente el final de la película: al final todos los OS se van a vivir al mundo de las ideas (mientras que nosotros somos incapaces de separarnos del mundo sensible).

En fin, que he soltado un rollazo pero lo realmente importante es que me ha parecido una peli, cuando menos, original y diferente, y que plantea unas cuantas ideas muy interesantes. También tiene sus puntos débiles, sobre todo porque resulta demasiado lenta y puede hacerse larga. Es cierto que el ritmo pausado y melancólico/reflexivo le sienta bien, pero tampoco conviene exagerar. En cualquier caso, ya sea para quererla o para odiarla, creo que es una peli que merece la pena ver. Al menos no es "más de lo mismo".

Lo mejor: La colosal interpretación de Joaquin Phoenix (brillante, en serio). Utiliza la ciencia ficción para tratar temas humanos y profundos, como hacen las buenas obras de ciencia ficción. La ambientación futurista pero sin excesos y la estética colorista (por momentos recuerda al Kubrick de La Naranja Mecánica, pero menos estridente) le sienta de maravilla.

Lo peor: En algunos momentos resulta lenta. Probablemente se le podrían haber recortado 20 minutos o así. Las escenas de sexo, aunque justificadas, dan un poco de vergüencilla ajena. :D

lunes, 10 de noviembre de 2014

Tutorial para pasar de dar el cante a cantar

¡Hola! Llevo varios días sin venir por aquí y ya sé que se me echa de menos. Noto esa inquietud en el ambiente, ese "mono" de entradas nuevas. :P

Pues ya os contaré cosillas otro día porque ahora mismo sólo me paso para saludar brevemente y presentar un video muy curioso que me he encontrado. En unos 4 minutos, este chaval pone en entredicho el 90% de industria musical actual. Recomiendo que lo veáis porque de verdad que merece la pena: "Como hacer una canción número 1 sin talento" (el video está en inglés, pero se entiende prácticamente todo porque el chico es muy expresivo, lo acompaña todo de textos escritos y lo realmente interesante es comprobar como un puñado de acordes sueltos y gritos descoordinados acaban por convertirse en una canción pop sorprendentemente parecida a muchas de las que se escuchan en emisoras de éxito).

lunes, 3 de noviembre de 2014

Ecología básica

No hace falta convertirse en vegano radical o irse a vivir a una montaña y cantarles a los pajaritos como una princesa Disney, pero hay algunas cuestiones de ecología o de respeto al medio ambiente y al planeta en que vivimos que, creo, son de sentido común y no cuesta nada tenerlas en cuenta. Por eso todos los años por estas fechas me frustra mucho (como ya comenté en alguna ocasión) enterarme de que es época de angulas.

Las angulas son los alevines de las anguilas. Son crías inmaduras, "pezqueñines". Cada año que pasa se pescan menos, porque cada vez hay menos en los rios. Hace unos años (hablo de cuando yo era adolescente) (y actualmente tengo 28 años, así que tampoco estoy contando batallitas de la antigüedad) había muchísimas anguilas por los rios del norte de España; actualmente es dificil encontrar alguna. Se están extinguiendo, lisa y llanamente. Sin embargo nadie parece relacionar la escasez de angulas/anguilas en los ríos con la pesca de alevines de estos peces. Y año tras año, se siguen pescando angulas y se siguen vendiendo por precios altísimos.

No voy a extenderme mucho más, sólo quiero pediros que, por favor, aunque tengáis ocasión, no pidáis angulas en ningún restaurante. Hay muchos manjares ricos y caros que no requieren la extinción de una especie animal para su disfrute, así que es mejor que optéis por esas alternativas. Y si me lee algún responsable de alguna institución pública con autoridad en esta materia: por favor, prohiban la pesca de angulas durante, al menos, unos pocos años. Demos la oportunidad de recuperarse a estos peces.

________________________________________________

Y aprovechando que estoy en plan ecobrasas, también quiero llamar vuestra atención acerca de una plaga que cada vez supone un peligro mayor para nuestro entorno natural. Me refiero a la planta conocida como plumero o hierba de la Pampa (la de la imágen junto a estas lineas). Se trata de una planta invasora que asfixia y destruye la flora autóctona y se extiende con gran rapidez. Hay muchísimas sobre todo en zonas de costa, pero también pueden crecer en el interior. Si véis alguna (o cientos, cosa fácil en algunos sitios) lo más ecológico que podéis hacer es intentar destruirlas. Y, por supuesto, procurar no utilizarlas en jardines como planta decorativa. De verdad que es importante, porque estas plantas suponen un peligro para la biodiversidad local.