Páginas

miércoles, 31 de diciembre de 2014

¡Feliz 2015!

Últimamente estoy desaparecido por aquí, ya lo sé. Pero para el año próximo haré propósito de enmienda y procuraré frecuentar más esto de los blogs, que es una cosa muy entretenida y hay gente muy maja.

Pero ¿qué venía a decir yo aquí? Ah, sí: que tenemos el año 2014 moribundo y el 2015 ya está aquí. Un año curioso porque, para empezar, a pesar de acabar en 5, no tiene rima fácil. Eso quiere decir que va a ser un año serio pero también especial, así que tenemos que aprovecharlo.

Como va a ser año de elecciones seguro que los políticos se vuelven bastante más amables que de costumbre, así que en ese sentido tenemos casi asegurado un respiro (ya veremos en qué nuevos berengenales nos meten para el 2016, pero esa es otra historia). Además tengo entendido que para finales de año estará disponible el Windows 10, así que los que tengáis esa cagarruta que es Windows 8 podréis cambiar de ordenador (y los que tenemos un ordenador de la edad de Matusalén, también). Resumiendo: que son todo buenas noticias, estoy deseando que llegue este nuevo añazo. ;)

Disfrutad de la Nochevieja y, sobre todo, ¡FELIZ 2015!

lunes, 22 de diciembre de 2014

Buenos deseos

¿Qué tal? ¿Cómo lo llevas? Tenemos este 2014 temblando... y eso que parece que fue ayer cuando estábamos empezándolo, con sus propósitos de Año Nuevo, sus uvas, su Ramón García en la tele... y ya estamos entrando en la semana navideña. Por cierto, no sé si te has enterado de que esta Nochebuena vuelven Ramón García y Ana Obregón. Llamadme antiguo pero a mi me hace ilusión, que ya son casi parte de la familia. :P

Bueno, que me voy por la tangente. Había venido a desear cosas buenas y todo eso que se hace hacia estas fechas. De todos modos creo que es más importante hacer "el bien" durante todo el año, y no solo ahora (que lo hacéis por el interés, para que los Reyes Magos os traigan muchas cosas, que nos conocemos). Y es que la gente se hace mucho la puñeta los unos a los otros durante el año, así que vendría bien un poco más de buena voluntad. Por ejemplo, recuerdo una vez en que un vecino de mi comunidad (esta, nuestra comunidad) se enfadó con un hombre de otro edificio porque iba a tirar su basura en los cubos de mi edificio. Que, jopé, ¿tan malo es que si el otro hombre, por lo que sea, ha sacado la basura antes de que pongan los cubos de su edificio, utilice los del nuestro? 

Luego todos somos muy solidarios deseando la paz en el mundo y criticando lo mal que está el país, pero cuando tenemos la oportunidad de ayudar directamente a un vecino la pasamos por alto. Pues no, yo creo que hay que ser más colaboradores todos los días, que no cuesta nada (o cuesta un poco, pero nos esforzamos).

Venga, ya no me enrollo más. Sé que por aquí somos todos más majos que las pesetas (los euros no tienen tanto carisma, pero aún así espero que os toquen unos cuantos con la lotería) así que voy a dejar los discursos moralistas y limitarme a desearle felices fiestas a todo quisqui, y que os lo paséis muy bien, y que sobrellevéis los empachos navideños con salud y alegría. Y aunque sé que no todo el mundo es tan creyente como yo, os lo deseo igualmente: ¡que Superman os traiga muchos regalos!


¡Felices fiestas!

jueves, 18 de diciembre de 2014

Un soneto

Vale, antes de que digáis nada, ya lo sé: me estoy pasando con las entradas sobre literatura clásica. Pero de verdad que para la próxima cambiaré de tema, que no quiero que penséis que soy un bohemio raruno o algo así. Porque puedo ser un bohemio, puedo ser un raruno... ¡pero de actor porno no tengo nada! (Esto... creo que me he liado). :P

La cosa es que quería compartir un soneto de Lope de Vega que aprendí en el instituto y que me hizo admirar el talento de este escritor. La cosa es que por aquel entonces estábamos estudiando diferentes tipos de poesía. Ya sabéis que cada una debe tener un número de sílabas por verso y unas rimas determinadas. Por ejemplo, el soneto debe tener 11 sílabas en cada verso (cada línea) y los versos deben rimar según la lógica ABBA ABBA CDC DCD. Os cuento este tostón porque, en una ocasión a Lope le mandaron escribir un soneto para comprobar si era buen poeta, así que él escribió el siguiente:

Un soneto me manda hacer Violante,
que en mi vida me he visto en tal aprieto;
catorce versos dicen que es soneto:
burla burlando van los tres delante.

Yo pensé que no hallara consonante
y estoy a la mitad de otro cuarteto;
mas si me veo en el primer terceto
no hay cosa en los cuartetos que me espante.

Por el primer terceto voy entrando
y parece que entré con pie derecho,
pues fin con este verso le voy dando.

Ya estoy en el segundo, y aún sospecho
que voy los trece versos acabando;
contad si son catorce, y está hecho.

Si cuentas las sílabas de cada línea, verás que son 11. Y si te fijas en las rimas, verás que cumplen con la lógica de los sonetos. Vamos, que escribió un soneto acerca de cómo escribir un soneto. Vaya crack. :D

martes, 9 de diciembre de 2014

Don Quijote vs. el sistema educativo español

Esta mañana han dicho en televisión que se ha presentado una nueva edición de Don Quijote de la Mancha, con prólogo y anotaciones de Arturo Perez-Reverte para hacer la obra, en teoría, más accesible al público joven. Decía Perez-Reverte durante la presentación que el Quijote es un libro complejo, difícil y no sé cuantas cosas más, así que es normal que a los chavales de instituto les cueste trabajo ponerse con él. Sin embargo yo no estoy de acuerdo.

El Quijote es una novela de humor y aventuras. Aunque esté escrita hace muchísimo tiempo, tiene todos los ingredientes para hacer que nos guste, porque cuenta con personajes carismáticos, momentos de acción y un montón de situaciones de lo más absurdas y divertidas. Cualquiera que se ponga a leer este libro con buena disposición puede pasar un rato entretenidísimo. Por poner un ejemplo, yo siempre recuerdo un capítulo en que Don Quijote y Sancho pasan la noche en una posada regentada por una asturiana, durante la cual se monta una comedia descacharrante. Así, en resumidas cuentas, lo que pasa es que la posada en cuestión resulta ser algo así como un club de alterne de la época, pero en la cabeza honorable (y algo grillada) del prota, lo que ocurre es que hay un montón de doncellas puras e inocentes que reciben unas visitas extrañísimas por parte de individuos muy intrigantes. Obviamente se acaba montando un buen barullo entre las pilinguis, los clientes, los demás huéspedes y el despistado Don Quijote, que contado en castellano antiguo y con toda la inocencia de la época es todavía más gracioso.

Historias de este tipo se suceden continuamente en esta obra, que comúnmente está considerada como una de las más importantes de la literatura universal. Sin embargo el sistema educativo español, al menos en la etapa que me ha tocado a mi, ha convertido todo esto en algo aburrido, pesado y poco interesante.

Desde que era pequeño me han desvelado mogollón de spoilers del Quijote, me han obligado a leer trozos (con la pérdida de interés que conlleva para un niño/adolescente hacer cosas por obligación), me han hecho leer y escuchar opiniones de supuestos expertos y profesores acerca de lo que significa este o aquel capítulo del Quijote cuando ni siquiera lo había leído... En resumen, me han destrozado el Quijote. A día de hoy, aunque quisiera leerlo entero de principio a fin, ya no podría disfrutarlo, porque ya me han destripado toda la trama y me lo han convertido en una especie de puzzle aburrido y anticuado.

Creo que el motivo por el que a los jóvenes les da pereza leer el Quijote es por todo esto, no porque el Quijote sea demasiado complejo ni, mucho menos, aburrido. Debemos darles a las futuras generaciones la oportunidad de leer el Quijote y dejarse sorprender por él. Deberíamos recomendarles encarecidamente que lean esta magnífica obra, pero que lo hagan cuando quieran, cuando les apetezca y se sientan preparados para ello. De nada sirve obligar a un niño a leer capítulos sueltos, o destriparle trozos del argumento cuando ni siquiera le interesa. Está bien que el cole ayude a los más jóvenes a introducirse en la literatura clásica, pero no tiene sentido hacerlo obligándoles a leer una novela tan larga como el Quijote, ya que no hay que ser un lince para darse cuenta de que pocos quinceañeros la leerán (la mayoría leerán fragmentos o buscarán resúmenes en internet). En su lugar, el colegio debería centrarse en los relatos breves, poemas u obras de teatro que sean accesibles y que sirvan como "trailer" de lo que puede ofrecer la literatura universal, dejando a elección de cada uno las obras que realmente quiere conocer pormenorizadamente, para que las disfrute.

No sé si me estará leyendo algún profe de literatura pero, por favor, no le destroces el Quijote a tus alumnos, que es una pena.

jueves, 4 de diciembre de 2014

La gallina marchosa

Hoy traigo uno de esos videoclips interneteros que rebosan arte e innovación. Hay música, moda aviaria y gallinas de animación. Sí, como ya os habréis imaginado, el único resultado posible es algo maravilloso. :D


martes, 2 de diciembre de 2014

Gastronomia tarambanil

En este blog he hablado de muchas cosas, pero creo que nunca os he dado unas directrices básicas para alimentaros y crecer sanos y frikis como yo cuando vuestras madres o mayordomos no estén en casa. Pobrecillos: ya os imagino ahí famélicos y desesperados, mascando el mismo chicle desde hace tres días, esperando a que publique esta entrada... Pero no os procupéis, que a continuación presento un exquisito menú para un día entero, especialmente pensado para gourmets cuyas habilidades en la cocina son, digamos, limitadas. Bon appetit!

Desayuno

El desayuno es la comida más importante del día. Pero también debe reunir ciertas características prácticas, por ejemplo que se pueda preparar rápidamente y que no manchemos mucha vajilla (en general esto es importante para todas las comidas, que luego fastidia mucho lavar sacar los platos del lavavajillas). Mi consejo de desayuno es un gran descubrimiento que hice hace unos años por casualidades del destino. Se tratan de unos cereales para niños pequeños que yo llamo cereales blancos. Parece ser que ya los había probado de pequeñín, pero los volví a comer hace unos años, y son todo un descubrimiento. Son unos polvos blancos que vienen en una caja como la de la foto, que al mezclarlos con leche, forman una papilla espesa. A mi me gusta sobresaturar la solución, de modo que el resultado sea una taza de algo así como cemento. :P

La cosa es que, aunque el aspecto final sea parecido a lo que comían los protas de Matrix en su nave, está muy bueno y es muy sano. Además, si después de unos días te cansas de desayunar siempre lo mismo, puedes añadir un poquitín de cacao a la mezcla, de modo que se obtiene una papilla chocolateada nada desdeñable. Yo últimamente estoy desayunando cacao con galletas, pero pienso volver a los cereales estos en cuanto vaya a comprarlos.

Comida

Siendo sinceros, en esta época invernal lo mejor es comer algo de cuchara. Un cocido de garbanzos, un guiso de patatas con carne o una espectacular fabada. Pero, asumámoslo, tú no vas a ponerte a hacer nada de eso. Así que mejor buscamos un plato más sencillo o, como mínimo, más divertido.

Yo te recomiendo salchichas con gabardina. La cosa es sencilla: solo necesitas unas salchichas tipo Frankfurt, masa de hojaldre (se compra en el supermercado) y un huevo. El modo de preparación consiste en estirar la masa y envolver las salchichas individualmente con ella. Cuando tengamos todas las salchichas envueltas en masa de hojaldre cruda, las ponemos en la bandeja del horno y pintamos la parte de arriba con un poquito de yema de huevo (esto sirve para que queden brillantes y mole más, que somos vagos pero nos gustan las cosas chulas como a todo el mundo). Finalmente ponemos el horno a unos 150º y esperamos a que el hojaldre se haga (si estalla en llamas es que te has pasado de tiempo). Y voilà, ya tienes tus salchichas en gabardina, que te aseguro que están de toma pan y moja, y que se pueden comer frias o calientes, el mismo día o al siguiente. (Soy un poeta, lo sé).

Nota: Ten en cuenta que cuando sacas las salchichas del horno recién hechas están calientes. Que no serías el primero con quemaduras de tercer grado en los dedos por culpa del ansia. Ejem.

Si quieres añadirle algo de salud al menú, pilla un poco de lechuga (o incluso una de esas ensaladas que ya vienen lavadas y empaquetadas), ponle un poco de aceite de oliva y un poco bastante vinagre y te haces una ensalada. Y si todavía quedas con hambre, hazte un bocata. Raro será que no haya algo por casa que se pueda meter entre dos panes.

Merienda

En la merienda hay que ser creativos, no os lo voy a dar yo todo hecho. En general cualquier porquería del estilo de galletas, patatas fritas y bollos de todo tipo son meriendas perfectamente saludables en una dieta rica en colesterol del malo.

Si eres muy gourmet, pilla un croissant (cuanto mejor sea el croissant, mejor; pero también valen los de supermercado), ábrelo por el medio como si fuera un bocata y métele mermelada como si no hubiera un mañana. Luego mójalo en leche con cacao y a disfrutar. No te garantizo una vida larga, pero sí una vida feliz. :P

Cena

Normalmente a la hora de cenar no apetece cocinar. Pero si has tenido actividad durante la tarde, sí que querrás recuperar fuerzas. En mi opinión, puede ser un momento perfecto para un bocata.

El apasionante mundillo de los bocatas es casi infinito. Desde que el antiguo homo hambrientus descubrió que podía meter casi cualquier comida entre dos panes, una larga estirpe de cocineros de alto nivel y estudiantes de Erasmus han hecho bocadillos de muy distinta índole. Si bien el bocadillo caliente de bacon frito (bien churruscadito... mmm...) ha provocado más orgasmos que todo el catálogo de cachivaches eróticos de Durex, tiene el enorme inconveniente de que requiere sartén, aceite, y ponerse a freir. Y lo que queremos es comer cosas ricas, no trabajar.

Por eso yo recomiendo el socorrido bocata de atún. Para realizar este plato de cocina molecular casera hace falta pan, atún de lata en aceite de oliva y... ya está. Metes el atún entre dos panes y te lo comes.

Esto por sí solo ya está muy rico, pero también puedes añadir al atún un poquito de salsa de tomate frito (tipo Solís o uno de esos). A mi no me gusta pringarlo demasiado, pero darle un toquecito rojo si que está bien y hace que quede un bocata todavía más jugoso y rico.

Y si todavía te apetece algo más, puedes redondear la cena con un par de yogures y algo de fruta, que así podrás convencerte a ti mismo de que has comido algo medianamente sano.

Bonus track: chucherías

Como os habéis portado muy bien, no quisiera irme sin recomendar algunas chucherías que son pura maravilla. En época prenavideña como la que vivimos hoy en día, una chuche muy buena son los polvorones, que si son buenos pueden alegrarte la tarde (y pueden empachar lo suyo). También recomiendo que hagáis una visita a un supermercado tipo Lidl y visitéis la sección de chocolates, que hay cosas muy interesantes para ti que eres un peazo glotón comensal sensible. 

Por último no me canso de recomendar que busquéis bombones de Los Pirineos por todas partes. Desgraciadamente en España no los venden en casi ningún sitio (en Francia son más abundantes). Pensaréis que estos bombones de supermercado son todos parecidos, pero os aseguro que no. Estos son muy buenos, los recomiendo encarecidamente. Si los encontráis en algún supermercado, avisadme, que yo busco por todas partes pero no hay manera.

____________________________________________
Pues con esto termino por hoy. Ya me contarás si te animas a preparar alguna exquisitez de estas. Y si me recomiendas alguna otra receta tipo cocina para monguers pero que esté rica, también lo agradezco. ¡Hasta pronto!