Páginas

jueves, 15 de enero de 2015

Runaways, pequeños fugitivos con grandes problemas

Esta pal Feisbuc
Estos días he desempolvado unos comics que tenía en mi colección y de los cuales ya no me acordaba así que, aunque técnicamente era la segunda vez que los leía, me he entretenido como si fuera la primera. Hablo de Runaways, la serie ambientada en el universo Marvel pero protagonizada por un curioso grupo de adolescentes a la fuga. Una serie muy interesante para todos aquellos a los que les gusten los cómics de superhéroes pero estén un poco hartos (o simplemente quieran cambiar un poco) de leer historias parecidas.

La historia es sencilla: los padres de Alex, Nico, Chase, Gertrude, Karolina y Molly se reunen una vez al año para hablar de negocios. Pero todo se vuelve mucho más complicado cuando los pequeños presencian un siniestro ritual y descubren que sus padres son en realidad supervillanos. A partir de ahí comienza una huída desesperada para salvar la vida y derrocar a la siniestra organización de sus progenitores.

¡Ah! ¡Adolescentes problemáticos!
Aunque en la actualidad parece que poca gente la recuerda (hasta que hagan la película, verás), en su día esta serie tuvo un éxito bastante importante. Y no es de extrañar teniendo en cuenta la frescura y la originalidad que ofrece. A pesar de estar ambientada en el mismo mundo que Spiderman, Los Vengadores y compañía, Runaways huye del estilo santurrón y super épico de los cómics tradicionales de superhéroes para ofrecer una visión distinta, híbrida entre las historias de ciencia ficción y fantasía juveniles como Buffy Cazavampiros y las series de televisión cómicas y también las más reconocibles acerca de los conflictos de la "edad del pavo" (poned vosotros el ejemplo que queráis de series de adolescentes). Todo ello resulta en una curiosa mezcla de acción, conflicto adolescente y toques de comedia, agitados con unos cuantos superpoderes (y hormonas).

No cabrees a Molly
Pero no sólo lo que cuenta está impregnado de un toque de originalidad (toda la serie va, en resumidas cuentas, de rebelarse contra la autoridad), sino también el cómo lo cuenta. Los guiones de Brian K. Vaughan (y posteriormente los de Joss Wheedon) están llenos de diálogos ingeniosos, que mezclan la inocencia propia de unos protagonistas tan jóvenes (la menor tiene 12 años y el mayor 17), las ocurrencias más divertidas que podrían salir de boca de cualquier chaval de instituto y un montón de referencias a la cultura popular actual (música, series de televisión, películas, etc.). Además el dibujo de Adrian Alphona ilustra de maravilla las aventuras de estos jóvenes, con un estilo a medio camino del cartoon más divertido y el pulp más serio capaz de darle un toque dramático u oscuro cuando hace falta y sin renunciar al dinamismo en las escenas de acción, y todo ello coloreado con las últimas técnicas digitales, logrando un resultado tremendamente colorido y vistoso (alguno dirá que soy un ingnorante por fijarme en algo tan nimio como el color, pero es que hay páginas preciosas con noches estrelladas o el brillo multicolor de los poderes de Karolina).

"¡Agarraos bien!"
La serie se desenvuelve igual de bien en los momentos más frívolos, cómicos y desenfadados que en los más tristes, angustiosos y serios. Y es que, además de diversión, los guionistas no se olvidan de que sus protagonistas son adolescentes fugados con problemas de adolescentes. La convivencia entre ellos, el aprendizaje sobre el mundo, las dudas sobre sí mismos, la pena por la pérdida de sus padres, etc. también están presentes, y todo ello mientras se enfrentan a todo tipo de peligros. Sin embargo la amistad, el compañerismo y el sentido del humor equilibran la balanza hasta conseguir una obra de lo más completa. Tal vez, por buscarle un "pero", podríamos hablar de la rotundidad con que Vaughan (el guionista) trata algunos temas. Así, el mensaje acerca de la necesidad de ser críticos (que aquí está llevado hasta las últimas consecuencias, al criticar hasta a los propios padres) queda un poco exagerado al representar a todos los adultos como seres susceptibles del mal, de tal modo que parece que sólo los niños pueden albergar auténtica inocencia y bondad.

Lo mejor: Los guiones son muy ingeniosos y muy fluídos, estos cómics se leen volando. Los dibujos son muy bonitos casi siempre.

Lo peor: Algunas historias o escenas tienen un aire pesimista que en mi opinión es innecesario en un cómic de vocación tan alegre.

4 comentarios:

  1. Tras lo de Birdman va a tener que pasar un tiempo hasta que vuelva a tener en cuenta alguna de tus recomendaciones ¬¬

    ResponderEliminar
  2. Bueba recuperación, si señor!!!!!!! A mi también me parece de los mejor que publico Marvel la década pasada, sobre todo la parte de Vaughn, que la parte de Whedon me decepcionó bastante. Puestos a compararlos con una serie, la que yo creo que se ha acercado más a ellos, aunque en más macarra, fue la divertidísima "Misfits", que si no conoces, te recomiendo encarecidamente.
    Y no es gratuito hablar de la aplicación de el color, que en esta serie está tremendo, sobre todo por la manera que lo utilizan para resaltar los volúmenes: pocas veces he visto sacar tanto provecho a la separación por ordenador de los colores.
    Buena entrada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Tiempo sin saber de runaways. una serie a la que se enganchó mi hijo, pero luego abandonó.

    Ya retomaré las revistas. Pero tengo que coger fuerza :D

    Saludos Tarambana

    ResponderEliminar
  4. Doctora, anda ya, con lo bien que te lo has pasado luego poniéndola a parir con gifs y todo... xD

    León, me alegra ver que coincidimos. Es que es una serie muy entretenida y original.
    Sí que conozco Misfits y, efectivamente, también tiene mucho en común, aunque Runaways es menos gamberra y malhablada (cosa que agradezco, la verdad) :D

    Manuel, estas series a veces se alargan demasiado en el tiempo, así que es normal dejarlas tarde o temprano, aunque no se hayan acabado. Yo he leído los volúmenes 1 y 2, pero sé que luego continuaron al menos otros volúmen más (con menos éxito, eso sí). De todos modos, me alegra que también se haya divertido con estos Runaways.



    ResponderEliminar