Páginas

martes, 3 de febrero de 2015

Solo cosas

Agujeros no, el mío tenía "abolladuras de velocidad".
Cuando saqué el permiso de conducir, mis padres compraron un coche de segunda mano. Era un Renault Clio rojo de unos 8 ó 10 años y que tenía unas cuantas pequeñas abolladuras porque los anteriores dueños lo habían tenido aparcado debajo de una granizada del copón. Era un 3 puertas, así que resultaba bastante incómodo en el momento en que se subían más de 2 personas, y tenía un embrague al que había que pillarle el punto porque con muy poco arco ya funcionaba (de todos modos esto debía ser común a todos los Clios de la época, porque un amigo mio que tenía otro parecido me comentó que a él le pasaba lo mismo).

La cuestión es que con aquel coche tenía una tranquilidad enorme. Como ya era un coche viejo desde el principio, todos en casa lo tratábamos como tal, esto es, sin preocupaciones. Podíamos aparcarlo en esos sitios en los que cuando vuelves a recogerlo te encuentras un par de abollones nuevos, podíamos subirnos cuando llevábamos los zapatos mojados o embarrados, podíamos utilizarlo para llevar cachivaches del Ikea en la parte de atrás... Era una maravilla porque nos permitía olvidarnos del "bienestar" del coche y centrarnos exclusivamente en el bienestar de las personas que lo utilizaban.

Me da un poco de pena cuando veo a alguien con un coche de esos supergeniales pero que le hace sufrir más que disfrutar. Hay personas que pasan un mal rato cuando se encuentran una rayita en la chapa de su coche o cuando se les mancha la tapicería. Por mi parte, aunque estoy de acuerdo en que hay que cuidar las cosas en la medida de lo posible y mantenerlas en un estado adecuado de conservación (tampoco hay que ser un guarro o un imprudente), procuraré no perder nunca de vista que son "solo cosas". Y por las cosas no hay que preocuparse demasiado.

8 comentarios:

  1. Cuido el coche, pero no al extremo. Al estar en un parking público (IKEA ya que nombras), es posible que aparezca un rayón o una abolladura, así que lo miro y pienso: Habrá que reunir otras abolladuras/rayas/o perdida del logo de la marca (como sale en la publicidad del mercedes nueva :D).

    El coche es para disfrutarlo y usarlo.

    Saludos Tarambana

    ResponderEliminar
  2. Una amiga mía que también tiene un Clio le pasa lo mismo del aceledaror. Toda la razón!!! Cuando veo a gente con cochazos, pienso, si alguna vez le pasa algo a ese descapotable, o a ese mereces último modelo... me imago al dueño/a histéricos y tirándose de los pelos...

    Yo antes me preocupaba preocupaba más de la cuenta, ahora ya no tanto. Como bien dices, son cosas. Llevando su cuidado, claro.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Desde un punto de vista Disney se puede ver de dos formas. Por un lado tu mensaje recuerda al de Timón y Pumba, despreocupado y optimista, pero por otro me has recordado al niño malvado de la primera de Toy Story.

    Lógicamente te quedarás con la primera opción, pero recuerda que por muy alegres que sonasen al final queda claro que la filosofía de Timón y Pumba era errónea, si Simba les hubiese hecho caso jamás habría vuelto para derrotar a Scar.

    En conclusión, cuida tu puto coche.

    ResponderEliminar
  4. Comparto al completo tu reflexión respecto al coche. El primer coche que me compré era un Polo de 3ª mano y iba más tranquilo que todo, porque sabía que no era un coche para presumir, sino para disfrutarlo (de hecho tengo que recoocer que se me pasaban muchos, en ocasiones demasiados, meses sin lavarlo y yo iba tan feliz...) Pero con respecto a según que otras cosas, ya me pongo más protector. Vease: tebeos, libros, películas... Esos si que los intento tratar con más mimo, ya que los siento como algo más íntimo. Pero bueno, me imagino que para otros el coche ser intimísimo.
    Curiosa e interesante entrada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Y bien que haces. Yo empecé con un clio verde de 18 años y estaba supertranquila, lástima que los años le pasasen factura. Biquiños!

    ResponderEliminar
  6. Manuel, eso es: es bueno hacerle un mantenimiento básico para que esté mínimamente limpio (los elementos de seguridad ni los menciono porque doy por sentado que es lo único que hay que tener siempre en óptimas condiciones), pero no hay que llevarlo al extremo. No puede ser que una máquina diseñada para prestarnos un servicio nos provoque preocupaciones. Es para usarlo, como dices.

    Eowyn, efectivamente: son solo cosas. Hay que tener un poco de cuidado para que tengan un mantenimiento adecuado, pero no hay que perder de vista que no son más que metal y plástico, ni sienten ni padecen. :)

    Doctora, gracias a que hizo caso a Pumba y Timón, Simba aprendió a comer de todo, las proteinas le hicieron crecer sano y fuerte, y al final pudo derrotar a Scar. En el fondo eran unos sabios. xD
    Pero, sí, hay ue cuidar el coche siempre y cuando no se convierta en una preocupación o un elemnto central. (Mi puto coche te agradece el detalle). :P

    León, claro que sí. Seguro que ibas encantado con tu Polo de 3ª mano.
    Es verdad, a mi también me pasa con los libros y los comics. Suelo tratar los comics con bastante mimo. :D
    Pero bueno, está bien tener algo de cuidado, siempre que no lleguemos al extremo de sufrir por ellos.

    Cris Mandarica, jeje, claro que sí, esa tranquilidad es el "extra" más importante de un coche. Pero, sí, los años acaban perjudicándolos (el mio hizo "catacrocker" y ya no está entre nosotros) xD

    ResponderEliminar
  7. Yo tengo esa misma actitud hacia mi coche. Mi bienestar, no el suyo :P

    El caso es que es viejo y está lleno de golpes, solo uno de ellos mío. Pero vaya, que nunca me ha importado que se manche o se estropee. Digamos que para mi el coche está al nivel de una taladradora: nunca lo tunearía, es peligroso en las manos inadecuadas, y me gustaría comprar uno y que durase para toda la vida.

    ResponderEliminar
  8. Holden, buen símil. :D
    Y estoy de acuerdo contigo: es una máquina con la que hay que ser responsables, pero sólo una máquina más.

    ResponderEliminar