Páginas

miércoles, 8 de abril de 2015

Esteroides y malas pulgas para salvar el mundo

¡Viva los bíceps grandes!
Ya sabéis que le tengo un cariño especial a la década de los 90. Supongo que se debe a que en aquella época yo era un niño que se lo pasaba en grande, libre de las preocupaciones de la complicada vida del siglo XXI. Sin embargo entre los aficionados a los cómics existe una mezcla de desafección y cachondeo generalizado al recordar esos tiempos, ya que están comúnmente considerados como muy negativos para el mundillo del cómic (por lo menos para el de superhéroes). Por aquel entonces las cabezas pensantes de Marvel tuvieron la feliz idea de reiniciar a sus personajes en un evento editorial llamado Heroes Reborn, que consistía en dar una visión nueva y actualizada de los principales héroes. El resultado fue un fiasco que solo duró un año y que estuvo a punto de acabar con la hoy todopoderosa Marvel (sí, esa de las pelis de Iron Man, Vengadores y demás cosas chulas).

(Voz de Torrente): No son tetas, chaval,
son pectorales
.
Los años noventa eran optimistas e imaginativos. El siglo XXI se veía en el horizonte como un momento lleno de oportunidades y prosperidad, y las nuevas tecnologías empezaban a hacernos disfrutar de verdad con los efectos especiales modernos (de aquellos años son películas como Independence Day o Parque Jurásico). Por aquel entonces al público le gustaba la acción, las explosiones y los músculos. Schwarzenegger y Stallone lucían palmito en su máximo apogeo, y Pamela Anderson y Denise Richards hacían lo mismo con sus respectivas partes prominentes. A la gente de los noventa le gustaban las cosas grandes, claro está. Y el mundo del cómic no podía permanecer ajeno a aquella moda de lo turgente.

Y ahí es donde entra Heroes Reborn y su escritor/dibujante estrella: Rob Liefeld. Aunque hoy en día el bueno de ROB! está considerado como uno de los peores dibujantes del mundo del cómic, en su día su estilo era, en apariencia, justo lo que quería la gente. Es cierto que la anatomía no era lo suyo y que sus historias no tenían mucho sentido, pero si por algo se caracterizan sus comics es por los músculos hipertrofiados, los dientes apretados, las pistolas XXL y las tetas con gravedad propia. ¡Eso tenía que molar sí o sí!

La mía es más grande que la tuya.
Yo de estos comics sabía muy poco. Hasta hace poco solo había leído el típico cachondeo que se monta cuando los aficionados actuales los comentan, pero no había catado de primera mano el "arte" de estos Heroes Reborn. Sin embargo últimamente les he conseguido echar una ojeada por encima a los Vengadores de Liefeld y... en fin, que no defraudan. El resumen es el que comentaba antes: músculos enormes, caras de mala uva... Realmente hay poco más que decir. Las expresiones faciales son todas parecidas, las historias no son demasiado originales y todo parece pensado para llamar mucho la atención visualmente, aunque no tenga mucho sentido. Por la parte positiva, es verdad que se notan ciertas ganas de actualizar a los personajes y deslizar ideas nuevas, como un actualizado (aunque no demasiado innovador) origen de Ultron, o una visión de las mujeres en apariencia más moderna aunque en el fondo sigue siendo frívola y poco inteligente. Del evento Heroes Reborn tal vez se salva (por los pelos) la parcelita destinada a Los 4 Fantásticos, de la que en su día se hizo cargo Jim Lee, ya que este hombre si que es buen dibujante (aunque tenga su punto más débil en las expresiones faciales: todos sus personajes tienen caras muy parecidas) y sí que procuró darles un estilo innovador, aunque solo fuera acentuando las características preexistentes del cuarteto (La Cosa se vuelve más americano republicano, la Mujer Invisible se convierte en emprendedora de éxito, La Antorcha se vuelve más infantil y ligón, y Mr. Fantástico sigue en su línea de genio científico).

Aquí está Goku Thor.

En resumen, que aunque nos sirva para reirnos un rato con/de él, este evento de Heroes Reborn fue un aunténtico fiasco del que os recomiendo alejaros tanto como podáis. No hay nada interesante aquí salvo, quizá, la nostalgia de recordar los grandilocuentes y optimistas años 90. Por lo demás, si realmente queréis leer un cómic noventero bueno habría que esperar a Heroes Return, el eslogan con que regresó la Marvel tradicional a finales de los 90 (hacia 1997) para dar una visión realmente nueva, interesante, atractiva e inteligente de los superhéroes y entre cuyas páginas se encuentran algunos de los que, para mi, son los mejores cómics de superhéroes que se han hecho. Pero de eso hablaré otro día. ¡Buena semana!

9 comentarios:

  1. Rob Liefeld fue el creador de Masacre, así que cuidadito ¬¬

    Vale que su estilo dibujando sea un poco imposible, pero yo no creo que en los 90 se hicieran comics peores de los que se hacen ahora, en su momento molaban y aún hoy se pueden rescatar muchas historias estupendas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que algunas ideas buenas ha tenido: ha creado unos cuantos personajes importantes y estuvo involucrado en pelis y series de TV, así que algo tiene. Pero estos Vengadores suyos de los 90 no hay por donde cogerlos, te lo aseguro (por suerte son solo 12 números).
      De todos modos con esto no quiero decir que todos los comics de los 90 sean malos: estoy de acuerdo en que hay muchos muy chulos y con historias muy entretenidas.

      Eliminar
  2. Esa serie no me gustó Y soy bastante seguidor de Thor, pero aquellos años...Realmente fue muy mala

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran cómics muy grandilocuentes pero no eran realmente buenos. Yo solo he leído trozos, pero me ha parecido todo bastante extravagante y poco interesante, y con dibujos muy toscos.

      Eliminar
  3. Aquí se ve que te llevo unos años...
    Para mí Jim Lee fue en su día Dios y su etapa con Claremont en los X-Men, lo más cercano a la perfección que mi cerebro de once años había vivido por aquella época. Los años han aumentado mi perspectiva, y aunque disfruto con sus historias me doy cuenta que tenía sus fallos...
    A lo que vamos, que me voy por las ramas: dí palma con las orejas cuando se dijo que esta gente iba a reidear los 4f y los vengadores. Siendo fan de Lee y de Iron Man, esperaba con mucha más ganas estas dos series que los vengadores y el Capi de Liefeld, y fijate que curiosamente, me terminaron gustando más estos últimos que los primeros. La trama de Liefeld me pareció más audaz con ese rollo de las amnesias y las traiciones, que la de Lee, que era más de los mismo.
    No he vuelto a releer ninguno de ellos, y creo que sería un ejercicio de riesgo, pero también creo que el fandom es demasiado injusto con ellos.
    Eso si, para reinvención alucinante, las que se marco Millar con los primeros números del universo Ultimate. Aquello si que fue (y es) canela en rama. De hecho, todas las historias cinematográficas de Marvel que ahora nos maravillan, son herederas directas de lo que hizo este hombre...
    Saludos y buena entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que todos tuvimos una etapa de admiración hacia Jim Lee: hay que reconocer que es muy espectacular y que dibuja escenas de acción que molan mucho.
      De Iron Man de la época no he leído nada, pero lo que leí fue los 4F de Jim Lee (que, como dices, es más de lo mismo argumentalmente, pero los dibujos de Jim Lee son muy buenos) y Los Vengadores de Liefeld (reconozco que sin mucho detenimiento porque me aburrían, quizás por tener prejuicios, no sé). La cosa es que con Liefeld todo es demasiado excesivo, empalaga con solo ver unas páginas. Creo que haces bien en no volver a leerlos y conservar la imagen de comomolismo que recuerdas, porque seguramente te encontrarías con diálogos simplones y aburridos (pero muy solemnes) y dibujos reguleros como mucho.
      De Ultimate apenas he leído nada. Y me resisto a conciencia, que bastante tengo ya con lo tradicional. :D (Pero supongo que algún día tendré que darle una oportunidad).

      Eliminar
    2. Yo ya no leo Ultimate, pero los 25 primeros numeros de Ultimate X-men y de Ultimates son un must en toda regla. En serio, agenciatelos que no te arrepentirás un ápice...
      Saludos

      Eliminar
  4. No he leído absolutamente nada de lo que comentas, me siento totalmente ignorante XD Pero coincido contigo en que los 90 fueron una época con cómics espectaculares. Me quedo con lo publicado de Spiderman de Todd Mcfarlane y lo posterior de Venom y Carnage que no recuerdo el nombre del dibujante ahora mismo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que eran espectaculares... para lo bueno y para lo malo. :D
      El Venom y Carnage que comentas no lo he leído, así que ahí no puedo opinar.

      Eliminar