Páginas

miércoles, 14 de octubre de 2015

Bienvenidos, Premios Princesa de Asturias

Al fondo, el teatro Campoamor
El próximo día 23 de octubre se entregarán en Oviedo los Premios Princesa de Asturias. Y como ocurre cada año desde hace unos pocos, hay cierta polémica entorno al evento. Una de las últimas en sumarse al jaleo ha sido la teniente de alcalde de Oviedo, Ana Taboada (Somos Oviedo), que ha cargado contra estos premios alegando que "hay otras prioridades" y cuestionando la subvención del ayuntamiento de la ciudad a la Fundación Princesa de Asturias (de unos 350.000 €). Además, se ha convocado una manifestación para el día de la entrega de premios en las inmediaciones del Teatro Campoamor (el lugar donde se entregan los galardones) protestando contra la monarquía (supongo).

El Principado de Asturias es una comunidad autónoma uniprovincial de aproximadamente 1 millón de habitantes (equivalente a un par de barrios de Madrid o Barcelona, vaya). No somos una comunidad particularmente rica, ni particularmente sobresaliente en casi nada. Apuesto a que, salvo los asturianos, pocos de vosotros sabríais decir quién es el presidente de Asturias sin buscarlo en Google. En resumen, no llamamos mucho la atención.

Sin embargo, a este pequeño reducto del norte de España rodeado de montañas acude una vez al año lo más puntero del mundo en ciencias, artes y humanidades, y el único motivo por el que acuden estas personas es porque aquí se entregan los Premios Príncipe de Asturias (a partir de este año serán Princesa de Asturias).

Durante las semanas anteriores a la entrega de premios, la comunidad autónoma entera se llena de actividades culturales relacionadas con los premiados del año. Exposiciones y conferencias en el edificio histórico de la universidad de Oviedo, pósters científicos en el parque de San Francisco, coloquios en las facultades y escuelas universitarias, proyecciones de películas de culto en marcos incomparables (estos días ha habido proyecciones de Drácula en una iglesia abandonada, dicen los que han ido que es una pasada) (yo no conseguí entradas, que eran gratis, a tiempo), exposiciones y actividades tecnológicas en La Laboral de Gijón, talleres y demostraciones en diferentes ciudades... En resumen, cultura del más alto nivel.

Francis Ford Coppola, Premio Princesa de Asturias de
las Artes 2015
Este año, entre los premiados están Francis Ford Coppola (Artes), Emilio Lledó (Comunicación y humanidades) o Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna (Investigación Científica y Técnica). En años anteriores (y que yo recuerde así de memoria), han pasado a recoger estos premios (y dar las consiguientes conferencias y actividades) Stephen Hawking, Howard Gardner o Leonard Cohen.

¿Por qué cuento todo esto? Pues porque los Premios Princesa de Asturias son de lo mejor que tenemos en Asturias. Una actividad cultural de primer nivel no ya nacional, sino mundial. Es (y no exagero) lo más parecido que tenemos en España a los Premios Nobel. Y sin embargo hay gente que parece empeñada en cargárselos porque llevan el nombre "Princesa" en el título. Pues yo digo que no. Yo digo que espero que estos premios sigan celebrándose durante muchos años más, que los premiados sigan teniendo este nivelazo, que se sigan celebrando actividades culturales y que se sigan dando estas subvenciones. Creo que aportar 350.000 € para que se celebre una actividad cultural tan sumamente importante es lo justo (tengamos en cuenta que los premios cuestan mucho más, pero la mayor parte corre por cuenta de la Fundación Princesa de Asturias, que es privada). Creo que es deber de las administraciones públicas cuidar de esta clase de eventos que enriquecen a la población tanto en cultura como económicamente (tengamos en cuenta que estos premios también son un modo de proyectar la imagen de Asturias y de España hacia todo el mundo).

Si algún día tenemos una república en España estaré encantado de que los premios se llamen "Premios Presidente de la República", pero espero que la mecánica siga siendo la misma, que se sigan celebrando aquí, que siga habiendo actividades culturales en torno a ellos y que se sigan subvencionando adecuadamente. No nos confundamos de enemigo.

9 comentarios:

  1. Los problemas son los extremismos Tarambana. A está gente se le olvida que el premio va a fundaciones que siguen investigando sobre enfermedades, humanidades y artes.

    Pero ya sabes...No ven más allá de sus extremismos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si llega a extremismo, yo creo que simplemente se equivocan de razonamiento. A mi Ana Taboada me cae bien y creo que tiene razón en otras cuestiones, pero en este asunto de los Premios me da la sensación de que algunas personas confunden los términos: como son republicanos (no les gusta la monarquía) piensan que tienen que oponerse a todo lo que suene a "princesas" y cosas por el estilo. No se paran a pensar que los Premios Princesa de Asturias van más allá que simplemente hablar de princesas o de reyes.
      Es mi impresión, al menos.

      Eliminar
  2. Creo que llevas razón, critican los premios por el nombre y porque tienen que criticar todo lo relacionado con la monarquía, por principios. Pero igual no se dan cuenta de que esos premios están unidos a Asturias, es lo que de verdad pesa, y que sean "príncipe" antes o "princesa" ahora o, como tú dices, "presidente" en un futuro, es lo de menos.

    Algo tan enriquecedor debería quedar al margen de polémicas que, encima, no critican el fondo de los premios, sino el nombre (o eso creo yo, igual que tú). Además, la subvención es mínima para el beneficio que reportan a la ciudad (por dios, con las subvenciones absurdas que hay, criticar esa precisamente ya tiene delito).

    Estaré pendiente, espero que las protestas sean finalmente de cuatro gatos.

    :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La protesta es una mezcla de antimonárquica y de "malestar general" (estamos en crisis, hay gente pasándolo mal y parece que les parece feo estéticamente ver a tanto Audi y tanto señorón vestido de etiqueta estos días). Creo que, a pesar de la estética formal, estos premios no quitan fondos de la lucha contra la crisis sino que, por contra, hacen accesible la cultura de primer nivel a mucha gente que no tendría acceso a ella de otra manera y atraen actividad económica que probablemente agradezca mucha gente. Por eso me parece que se equivocan de enemigo.
      Y no, me temo que no son sólo cuatro gatos. :/

      Eliminar
  3. Tal y como lo pintas, me das hasta ganas de subirme allí la semana antes para participar en todo eso. Nunca me lo había planteado, la verdad. Pero vamos, bastante poco se invierte ya en cultura en este país como para encima maltratar a estos premios simplemente por su relación nominal con los borbones. ¡Espero que se mantengan mucho tiempo!

    PD: no sabía el nombre de vuestro presi.
    PPD: El domingo tenemos unos colegas y yo reserva en un asturiano para beber sidra y comer Cachopo, pastel de cabracho y arroz con leche. Que es la gastronómica la parte de vuestra cultura que más comparto xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso opino yo: precisamente en cultura no es donde deberíamos ahorrar.

      P.d. Mmm... pastel de cabracho.... xD
      (Bueno, yo hoy voy a comer callos, que creo que es algo que también compartimos entre Madrid y Asturias).

      Eliminar
    2. Jajajaja ¡Grande Homero! Era broma, era broma. Homer y sólo Homer.

      Los callos también me ponen baboso a mí :P

      Eliminar
  4. Ponte todo lo digno que quieras, pero el asturiano más célebre del momento es Melendi y lo sabes ;P

    ResponderEliminar